Tren turístico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un tren turístico o con encanto, es un tren que tiene alguna característica que le da capacidad de generar turismo, ya sea por ser un tren con un diseño único, por realizar un recorrido singular o emblemático, por prestar un servicio exclusivo, o por cualquier otra cosa que lo distinga de otros trenes sin ninguna característica destacada.

La empresa que actualmente tiene la mayor oferta del mundo es la empresa española FEVE, que cuenta con varios trenes turísticos en España, incluyendo el Transcantábrico Gran Lujo, considerado el tren más lujoso del mundo.[1]

Historia[editar]

El concepto de un ferrocarril turístico nace y se desarrolla en el Reino Unido, donde se denomina heritage railway o ferrocarril preservado. En esta nación, el 11 de octubre de 1950 se crea la primera asociación para la recuperación con fines turísticos del ferrocarril de Talyllyn en el centro de País de Gales. En 1955, una vez que el plan para la modernización de los ferrocarriles británicos se espera, muchas locomotoras de vapor se dejaron de lado y se conservan por los grupos de aficionados a los cientos de líneas con poco tráfico que cerraron durante los años 60. En la actualidad hay más de 100 ferrocarriles turísticos que operan solamente en el Reino Unido, con más de 2000 locomotoras históricas, no sólo de vapor, sino también la primera generación de diesel y eléctrica, conservadas para funcionar. La prohibición de la tracción a vapor en las líneas principales en el Reino Unido se retiró en 1971.

Situación en España[editar]

En España existen diversos trenes antiguos que se denominan "turísticos" debido a la singularidad que supone viajar en un tren con historia, por lo que estos trenes se han convertido en una atracción turística en si mismos. El primer "tren turístico" que se puso en funcionamiento fue el Limón Exprés en 1971, que recorría el norte de la Costa Blanca, en Alicante, por la que transcurría una línea de FEVE (actualmente de FGV).[2]

Debido al éxito que supuso el Limón Exprés se crearon o recuperaron nuevas rutas para uso turístico. Una de las más antiguas es el Tren de Sóller, que aunque no se diseñó como una ruta turística, actualmente tiene la consideración de tren turístico debido a que funciona ininterrumpidamente desde 1912 con una máquina de principios del siglo XX.

En la actualidad España cuenta con una de las mayores ofertas en trenes turísticos, especialmente en trenes de lujo, destacando el Transcantábrico y el Tren Al Andalus.[1]

En Costa Rica[editar]

En 1993 se cierra el ferrocarril al Atlántico de Costa Rica que comunicaba la provincia de San José con la Provincia de Limón, este fue un hermoso recorrido que atravesaba desde pequeños pueblos, valles enteros e innumerables rios. Por esa razón el Instituto Costarricense de Ferrocarriles reactivó un tramo de este “no completo" pero si buena parte del antiguo recorrido, tanto para trenes de carga como turísticos estos últimos muy atractivos y aceptados por los costarricenses. Estos viajes se realizan principalmente en los meses de julio y agosto entre Siquirres y Moín dentro de la provincia de Limón.

Estos viajes se realizan en trenes antiguos con coches de madera los cuales datan de finales de la década de los 20'.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]