Traumatismo penetrante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Traumatismo penetrante
Shotgun wound.JPG
Traumatismo penetrante agudo en la rodilla una lesión por onda expansiva a corta distancia provocada por una escopeta. Las bolitas de perdigones son visibles en la herida de la rótula destrozada. El fajo de pólvora del cartucho de la escopeta ha sido extraído de la herida, y es visible en la parte superior derecha de la imagen.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Medicina de emergencia
CIE-10 T14.1
Sinónimos
  • Perforación penetrante
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El traumatismo penetrante es un tipo de traumatismo que se produce cuando un objeto perfora la piel y entra en un tejido del cuerpo, provocando una herida abierta.

En una contusión o traumatismo no penetrante, puede haber un impacto, pero la piel no necesariamente se rompe. El objeto penetrante puede permanecer en los tejidos, volver a salir de la forma en que entró, o pasar a través de los tejidos y salir por otra área.[1]​ Un traumatismo en el que el objeto entra en el cuerpo o en una estructura y pasa todo el camino a través es llamado un perforación penetrante, mientras que un traumatismo penetrante implica que el objeto no pasa a través.[2]​ El traumatismo penetrante está asociado con una herida de entrada y a menudo una herida de salida más grande.

El traumatismo penetrante puede ser causado por un objeto extraño o por los fragmentos de un hueso roto. Usualmente ocurre en un crimen violento o en un combate armado,[3]​ las lesiones son provocadas por disparos y puñaladas.[4]

El traumatismo penetrante puede ser grave, ya que puede dañar los órganos internos y puede un riesgo de shock e infección. La gravedad del traumatismo varía dependiendo de las partes del cuerpo involucradas, las características del objeto penetrante, y la cantidad de energía transmitida a los tejidos.[4]​ La evaluación puede implicar rayos X o tomografías computarizadas, y el tratamiento puede incluir cirugía, por ejemplo, para reparar las estructuras dañadas o eliminar objetos extraños.

La perforación y la penetración son similares, sin embargo, una perforación es diferente desde una herida penetrada en la que no hay herida de salida en casos de perforaciones. Este tipo de trauma puede verse en un apuñalamiento, o en una herida de bala en la que se utilizó una bala de una pistola de baja velocidad.

Mecanismo[editar]

Como un proyectil pasa a través del tejido, se desacelera, disipando y transfiriendo energía cinética a los tejidos, esto es lo que causa la lesión.[1]​ La velocidad del proyectil es un factor más importante que su masa en la determinación de cómo se hace mucho daño;[1]​ aumenta la energía cinética con el cuadrado de la velocidad. Además de la lesión causada directamente por el objeto que entra en el cuerpo, los traumatismo penetrantes pueden estar asociados con lesiones secundarias, debido por ejemplo a una lesión por explosión.[2]​ Los objetos a alta velocidad usualmente son proyectiles como las balas de rifles de alto poder, tales como fusiles de asalto[5]​ o fusiles de francotirador. Balas clasificadas como proyectiles de velocidad media incluyen las de las armas cortas, escopetas,[5]​ y metralletas. Objetos de velocidad baja tales como cuchillos, suelen ser impulsados por la mano de una persona, y por lo general sólo dañan el área que está directamente en contacto con el objeto.[5]​ El espacio dejado por el tejido que se destruye por el objeto penetrante como pasa a través de forma una cavidad; es llamado cavitación permanente.[6]​ Además de causar daño a los tejidos que entran en contacto, los proyectiles de media y alta velocidad provocan una lesión de cavitación secundaria: como el objeto entra en el cuerpo, se crea una onda de presión que obliga a los tejidos de la forma, la creación de una "cavidad temporal" que puede ser mucho mayor que el propio objeto.[6]​ Los tejidos pronto se mueven desde su lugar hacia atrás, la eliminación de la cavidad, pero la cavitación hace con frecuencia daños considerables de primera.[5]​ La cavitación temporal especialmente puede ser perjudicial cuando afecta a los tejidos delicados tales como el cerebro, como ocurre en traumatismo penetrante de cabeza.

Las características del tejido lesionado también ayudan a determinar la gravedad de la lesión; por ejemplo, mientras más denso el tejido, mayor será la cantidad de energía transmitida a la misma.[6]​ La trayectoria de un proyectil puede ser estimada por imaginar una línea desde la herida de entrada hasta la herida de salida, pero la trayectoria real puede variar debido al rebote o las diferencias en la densidad del tejido.[4]​ En un corte, la decoloración y la hinchazón de la piel provocada por un golpe sucede debido a la ruptura de vasos sanguíneos y escape de sangre y lesiones de líquidos y fluidos y otras lesiones que interrumpen la circulación.[7]

Cabeza[editar]

Mientras que un traumatismo penetrante de cabeza representa sólo un pequeño porcentaje de los traumatismo encefálicos craneanos, es asociado con una alta tasa bruta de mortalidad y sólo un tercio de las personas con traumatismo craneal penetrante logra sobrevivir el tiempo suficiente para llegar al hospital.[8]​ Las lesiones por armas de fuego son las causas relacionadas con el TEC que conlleva a la muerte.[8]​El traumatismo penetrante de cabeza puede ocasionar contusiones cerebrales y laceraciones, hemorragias intracraneales, pseudoaneurismas, y fístulas arteriovenosas.[8]​ El pronóstico de las lesiones penetrantes en la cabeza es muy variable.[8]

El traumatismo facial penetrante puede suponer un riesgo para la vía aérea y la respiración; la obstrucción de la vía aérea puede ocurrir más tarde debido a la hinchazón o el sangrado.[9]​ El traumatismo ocular penetrante puede provocar la ruptura del globo ocular o que el humor vítreo se escape de él, y representa una seria amenaza para la vista.[10]

Tórax[editar]

Radiografía que muestra una bala en el corazón.

La mayoría de las lesiones son heridas en el tórax y tienen una tasa de mortalidad (tasa de muerte) de menos del 10%.[11]​ El traumatismo torácico penetrante puede dañar órganos vitales como el corazón y los pulmones y puede interferir con la respiración y la circulación. Las lesiones pulmonares que pueden ser causadas por un traumatismo penetrante incluyen laceración pulmonar (corte o desgarro), contusión pulmonar (moretón), hemotórax (una acumulación de sangre en la cavidad del pecho fuera del pulmón), neumotórax (una acumulación de aire en la cavidad del pecho) y hemoneumotórax (acumulación de sangre y aire). La succión del traumatismo torácico y la tensión del neumotórax puede resultar.

El traumatismo penetrante también puede causar lesiones al corazón y al sistema circulatorio. Cuando el corazón es perforado, puede sangrar profusamente en la cavidad toráxica si la membrana que lo rodea (el pericardio) se desgarra significativamente, o puede causar taponamiento cardiaco si el pericardio no es interrumpido.[12]​ Las fracturas de costillas comúnmente producen traumatismo de tórax penetrante cuando los huesos afilados atraviesan los tejidos.

Abdomen[editar]

El traumatismo abdominal penetrante (TAP) puede ser mortal porque los órganos abdominales, especialmente aquéllos en el retroperitoneo pueden sangrar profusamente, y el retroperitoneo puede contener gran cantidad de sangre.[2]​ Si el páncreas está lastimado, puede ser herido más por sus propias secreciones, en un proceso llamado "autodigestión".[2]​ Las lesiones del hígado, que son comunes debido al tamaño y a la ubicación del órgano, presentan un grave riesgo para el shock debido a que el tejido hepático es delicado y tiene una gran cantidad y capacidad de sangre.[2]​ Los intestinos ocupando una gran parte del abdomen bajo, también corren el riesgo de perforación.

Las personas con traumatismo abdominal penetrante pueden tener signos de shock hipovolímico (insuficiencia de sangre en el sistema circulatorio) y peritonitis (una inflamación del peritoneo, la membrana que recubre la cavidad abdominal).[2]​ La penetración puede abolir o disminuir los ruidos intestinales debido a una hemorragia, una infección, e irritación, y las lesiones en las arterias pueden causar soplos (un sonido distintivo al soplos cardiacos) sea oíble.[2]​ La percusión del abdomen puede revelar hiperresonancia (indicando aire en la cavidad abdominal) o embotamiento (lo que indica una acumulación de sangre).[2]​ El abdomen puede estar distendido o blando, signos que indican una necesidad urgente de cirugía.[2]

Evaluación y tratamiento[editar]

La evaluación puede ser difícil porque gran parte del daño a menudo es interno y no visible.[4]​ El paciente es examinado a fondo.[2]​ Los rayos X y la tomografía computarizada se pueden usar para identificar el tipo y la ubicación de las lesiones potencialmente letales.[2]​ A veces, antes de realizar la radiografía de una persona con traumatismo penetrante de un proyectil, se graba un clip más de entrada y salida de las heridas para mostrar su ubicación en la película.[2]​ Al paciente se le administra por vía intravenosa fluidos para reemplazar la sangre perdida.[2]​ La cirugía puede requerir objetos empalados y asegurados en su lugar para que no se muevan ni causen una lesión mayor, y sean retirados en un quirófano.[2]​ Los cuerpos extraños tales como las balas pueden ser removidos, pero también se los puede dejar en su lugar si la cirugía necesaria para sacarlos causase más daño de lo que les deja.[9]​ Las heridas se desbridan para elimiar el tejido que no puede sobrevivir y otro material que presenta riesgo de infección.[2]

Historia[editar]

Antes del siglo XVII, los médicos vertían aceite caliente en las heridas con el fin de cauterizar los vasos sanguíneos dañados, pero el cirujano francés Ambroise Paré desafió el uso de este método en 1545.[13]Paré fue el primero en proponer el control de la hemorragia mediante la ligadura.[13]

Durante la Guerra de Secesión, el cloroformo fue usado durante la cirugía para reducir el dolor y permitir más tiempo para las operaciones.[2]​ Debido en parte a la falta de una técnica de esterilización en los hospitales, la infección fue la principal causa de muerte en los soldados heridos.[2]

En la Primera Guerra Mundial, los doctores comenzaron a reemplazar el fluido perdido de los pacientes con soluciones salinas.[2]​ Con la Segunda Guerra Mundial, vino la idea de los bancos de sangre, teniendo cantidades de sangre donada disponible para reemplazar los fluidos perdidos. El uso de antibióticos también llegó a practicarse en la Segunda Guerra Mundial.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Head, Face, and Neck Trauma: Comprehensive Management
  2. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r 10.1016/j.ccell.2006.05.007 16962459
  3. Head, Face, and Neck Trauma: Comprehensive Management
  4. a b c d Emergency Care and Transportation of the Sick and Injured
  5. a b c d Daniel Limmer and Michael F. O'Keefe. 2005. Emergency Care 10th ed. Edward T. Dickinson, Ed. Pearson, Prentice Hall. Upper Saddle River, New Jersey. Pages 189-190.
  6. a b c DiGiacomo JC, Reilley JF (2002). "Mechanisms of Injury/Penetrating trauma". In Peitzman AB, Rhodes M, Schwab W, Yearly DM, Fabian T. The Trauma Manual. Hagerstown, MD: Lippincott Williams & Wilkins.
  7. Disease And Its Causes
  8. a b c d 10.1016/j.ccell.2006.05.006 16962454
  9. a b Head, Face, and Neck Trauma: Comprehensive Management
  10. Manual of Emergency Medicine
  11. 10.1097/00002727-199408000-00004 8055358
  12. Cardiovascular/respiratory physiotherapy
  13. a b 10.1016/j.ccell.2006.05.007 16962459