Tratado de Marrakech

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Tratado de Marrakech, conocido oficialmente como «Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso»,[1]​ es un tratado multilateral impulsado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que fue firmado en Marrakech, Marruecos, el 28 de junio de 2013.[2]​ Este tratado entró en vigor a partir del 30 de septiembre de 2016.[3]

Objetivos y definiciones[editar]

El tratado de Marrakech hace referencia a las excepciones al derecho de autor, que posibilitan la creación de versiones accesibles de obras protegidas, a personas con discapacidades que impliquen dificultades de acceso a la lectura convencional. Este instrumento establece una serie de normas para que los países que forman parte de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), ratifiquen el tratado e implementen excepciones en sus legislaciones locales, tanto para la creación como para la importación y exportación de obras en formatos accesibles. Así mismo,los países que hayan ratificado el Tratado tendrán la potestad de intercambiar documentos en formatos accesibles entre ellos.

Para entender los términos del acuerdo, se definen los siguientes cuatro conceptos fundamentales:[4]

  • Obra: «Se entenderá por obra cualquier realización literaria y artística en forma de texto, notación y/o ilustraciones conexas con independencia de que hayan sido publicadas o puestas a disposición del público por cualquier medio».
  • Ejemplar en formato accesible: «Se entenderá la reproducción de una obra, de una manera o forma alternativa que dé a los beneficiarios acceso a ella.Toda obra en formato accesible debe respetar la integridad de la obra prístina, siendo posible realizar los cambios pertinentes para lograr cubrir las necesidades de accesibilidad de los beneficiarios».
  • Entidad autorizada: «Se entenderá toda entidad autorizada o reconocida por el gobierno para proporcionar a los beneficiarios, sin ánimo de lucro: educación, formación pedagógica, lectura adaptada o acceso a la información». Se destaca que las bibliotecas, los archivos, los museos y las entidades educativas son, por su propia razón de ser, entidades autorizadas.
  • Partes Contratantes: «Todo Estado miembro de la OMPI podrá ser parte en el presente Tratado».

Antecedentes[editar]

La Organización Mundial de la Salud estimó que en el año 2017 la cantidad de personas con discapacidad visual fue de 253 millones: 36 millones con ceguera y 217 millones con discapacidad visual moderada a grave. Esta situación posee una importante dimensión de sobre el desarrollo de distintos países, teniendo en cuenta de que el 90% de las personas con alguna discapacidad visual vive en países en desarrollo, contando con menos oportunidades educativas y laborales. Según La Unión Mundial de Ciegos (UMC), más del 90% de todo el material publicado resulta inaccesible para las personas ciegas o con problemas de visión.

En muchos países, las normas de derechos de autor impiden que se produzcan materiales accesibles, sin tener que solicitar autorización previa al autor o titular del derecho de autor, para brindar acceso a personas con algún tipo de discapacidad, por esta razón la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual- OMPI dirigió la campaña internacional para la elaboración del Tratado de Marrakech [5].

Varios de los Estados miembros de la OMPI han firmado el tratado, el cual fue adoptado el 27 de junio del 2013, en el marco de la Conferencia Diplomática en la ciudad de Marrakech, Marruecos. Fueron necesarias 20 adhesiones o ratificaciones para que el Tratado entrara en vigor, logrando este objetivo el 30 de septiembre de 2016, lo que constituye un hecho histórico. El Tratado de Marrakech forma parte de un cuerpo de tratados internacionales sobre Derechos de Autor administrados por la OMPI[5]​, que facilita el acceso a los contenidos de texto impreso para distintos sectores de la población, como el de las personas ciegas y otras personas con dificultad para acceder al texto impreso que viven en las distintas partes del mundo.

Este tratado es un instrumento facilitador para ejercer el derecho del acceso democrático a la información. Permite el acceso a la lectura en igualdad de condiciones y el intercambio de libros accesibles entre los países firmantes, quienes deben crear condiciones para que este derecho sea efectivo.

Ratificación por países latinoamericanos[editar]

El primer país latinoamericano en ratificar e implementar el Tratado de Marrakech fue Uruguay. La Cámara de Senadores aprobó su ratificación mediante la ley Nº 19262 del 29 de agosto de 2014[6]​. Introduce en su legislación la excepción de derecho de autor en beneficio de personas ciegas o con otras discapacidades para la lectura o discapacidades sensoriales. La aprobación del Decreto 295/2017 hace posible la aplicación del tratado en este país.

Otro de los países que se encuentra entre los primeros 20 países en ratificar es Paraguay. Fue ratificado mediante la Ley nº 5362/2014, promulgada en fecha 24 de noviembre del 2014[7][8]​. Como antecedente, en Paraguay se puede mencionar que existe una Ley n° 1328/98 de Derecho de autor y Derechos Conexos, por medio del cual se garantiza el acceso a la información a las personas con discapacidad visual. La misma establece lo sigue:

Art. 39.- Respecto de las obras ya divulgadas, es permitida sin autorización del autor ni pago de remuneración: Inc. 6.- La reproducción de las obras mediante el sistema Braille u otro procedimiento específico, para uso exclusivo de invidentes, siempre que la misma no persiga un fin lucrativo o que las copias no sean objeto de utilización a título oneroso.[9]

Costa Rica es otro país firmante del Tratado de Marrakech durante la conferencia diplomática, convocada por la OMPI, el 27 de junio de 2013 y luego lo ratifica como país el 9 de octubre de 2017 mediante el Decreto Legislativo nº9454[10]​. Como antecedente se puede mencionar el Taller Subregional sobre la Implementación efectiva del Tratado de Marrakech, en el Hotel Wyndham, Herradura, llevado a cabo el 13 al 15 junio de 2017, con el objetivo de fomentar en la región la implementación efectiva del Tratado de Marrakech[11]​.

Argentina se suma a la lista de países firmantes, mediante la Ley n° 27061; sancionada el 3 de diciembre de 2014. Esta Ley fue promulgada el 23 de diciembre de 2014 y publicada en el Boletín Oficial el 14 de enero de 2015.

Brasil, posteriormente, refrenda su adhesión mediante el Decreto Legislativo n° 261 del 25 de noviembre de 2015.[12]

Chile ratifica el tratado a través del Decreto 97, en donde se ratifica su adhesión. Este decreto fue promulgado con fecha 19 de mayo de 2017, publicándolo oficialmente el 4 de noviembre de 2017[13]​.

Beneficiarios[editar]

El tratado incluye una definición amplia de “personas beneficiarias” en su implementación.

1 Las personas que son ciegas.

2 Personas que tienen una discapacidad visual que les impide leer trabajos impresos y personas que tienen un impedimento perceptivo, como la dislexia que hace difícil aprender a leer, escribir y deletrear correctamente.

3 Personas con una discapacidad física que les impide mantener o girar las páginas de un libro.

Aunque el tratado está dirigido a personas con discapacidades visuales o con dificultades de acceso a materiales impresos, el artículo 12 (2) confirma el importante punto de que no impide la adopción de excepciones de derecho de autor en beneficio de las personas con otras discapacidades.[4]​. Respecto de las obras destinadas a los beneficiarios, deberá entenderse como: La reproducción de una obra, de una manera o forma alternativa para que los beneficiarios tengan acceso a ella, siendo dicho acceso tan viable y cómodo como el de las personas sin discapacidad visual o sin otras dificultades para acceder al texto impreso. El ejemplar en formato accesible será utilizado exclusivamente por los beneficiarios y debe respetar la integridad de la obra original.

Entidades autorizadas[editar]

Por "entidad autorizada" se entenderá por aquellas autorizada o reconocida por el gobierno para proporcionar a los beneficiarios, sin ánimo de lucro, educación, formación pedagógica, lectura adaptada o acceso a la información. Se entenderá también toda institución gubernamental u organización sin ánimo de lucro que proporcione los mismos servicios a los beneficiarios, como una de sus actividades principales u obligaciones institucionales[1]​.

Como proveedores de información a personas beneficiarias, las bibliotecas califican como entidades autorizadas al no tener un ánimo de lucro. Para cumplir con el propósito del tratado, es importante que todos los tipos de bibliotecas – desde las bibliotecas especiales que sirven a personas ciegas y con discapacidad visual, hasta las bibliotecas académicas y públicas,ubicadas en grandes ciudades o en zonas rurales – se les anime a asumir el papel de entidades autorizadas y están facultadas para proporcionar a los usuarios con dificultades de acceso al texto impreso, acceso oportuno a materiales accesibles. Para cumplir con la definición del tratado, una biblioteca debe establecer y seguir sus propias prácticas para asegurar que las personas a las que sirve sean beneficiarias, limitar la distribución de copias en formato accesible a los beneficiarios, desalentar el uso de copias no autorizadas y mantener la debida diligencia en el manejo de copias de obras y en el mantenimiento de registros, respetando al mismo tiempo la privacidad de los usuarios[4]​.

Las bibliotecas como otras organizaciones que funcionan como entidades autorizadas y en el que sus países forman parte de la OMPI habiendo ratificado el tratado de Marrakech, podrán proveer y recibir información en diferentes soportes de manera accesible para personas con discapacidad, generando de esta forma un intercambio de información transfronteriza y ampliando así, el acervo documental en diversos formatos.

Desde las bibliotecas y los profesionales de la información, enfrentan el reto de nuevos soportes al incorporarlos a sus fondo documentales. Es importante que las entidades autorizadas tengan en cuenta las necesidades de los usuarios para brindar un fácil acceso a la información y al formato requerido por ellos, tanto como tomar los recaudos necesarios para prevenir la vulneración de los mecanismos de protección de derechos de autor.[14]

Países que adhieren al Tratado de Marrakech[editar]

La adopción del Tratado de Marrakech supone transitar por distintas etapas, desde la firma hasta su ratificación y posterior implementación, mediante la generación de limitaciones y excepciones al derecho de autor para personas con discapacidad[15]​. La promulgación implica el ingreso del Tratado al marco jurídico de un Estado Parte mientras que la implementación supone las reformas necesarias en ese marco normativo local para dar cumplimiento al compromiso asumido ante la OMPI.

Estado Parte Firma del Tratado Ratificación Promulgado en Implementación
Afganistán 28 de junio de 2013
Alemania 20 de junio de 2014
Argentina 21 de mayo de 2014 1 de abril de 2015 23 de diciembre de 2014 pendiente
Australia 23 de junio de 2014 10 de diciembre de 2015 22 junio de 2017
Austria 25 de junio de 2014
Bosnia y Herzegovina 28 de junio de 2013
Bostwana Adhesión: 5 de octubre de 2016
Brasil 28 de junio de 2013 11 de diciembre de 2015 8 de octubre de 2018
Burkina Faso 28 de junio de 2013 31 de julio de 2017
Burundi 28 de junio de 2013
Bélgica 25 de junio de 2013
Camboya 28 de junio de 2013
Camerún 28 de junio de 2013
Canadá Adhesión: 30 de junio de 2016
Chad 28 de junio de 2013
Chile 28 de junio de 2013 10 de mayo de 2016 20 de octubre de 2016 (Decreto 155/16)
China 28 de junio de 2013
Chipre 28 de junio de 2013
Colombia 28 de junio de 2013
Comoras 28 de junio de 2013
Congo 28 de junio de 2013
Costa Rica 28 de junio de 2013 9 de octubre de 2017 24 de mayo de 2017 (Ley 9454)
Cote d'Ivoire 28 de junio de 2013
Dinamarca 28 de junio de 2013
Yibuti 28 de junio de 2013
Ecuador 8 de mayo de 2014 29 de junio de 2016
El Salvador 11 de octubre de 2013 1 de octubre de 2014 10 de julio de 2014 (Decreto 736)
Emiratos Árabes Unidos Adhesión: 15 de octubre de 2014
Eslovenia 16 de mayo de 2014
Estados Unidos de América 2 de octubre de 2013
Etiopía 28 de junio de 2013
Federación de Rusia Adhesión: 8 de febrero de 2018
Finlandia 20 de junio de 2014
Francia 30 de abril de 2014
Ghana 28 de junio de 2013
Grecia 30 de abril de 2014
Guatemala 2 de junio de 2014 29 de junio de 2016
Guinea 28 de junio de 2013
Haití 28 de junio de 2013
Honduras Adhesión: 29 de marzo de 2017
India Adhesión: 29 de marzo de 2017
Indonesia 24 de septiembre de 2013
Irán (República Islámica del) 27 de junio de 2014
Israel Adhesión: 21 de marzo de 2016
Jordania 28 de junio de 2013
Kenia 28 de junio de 2013 2 de junio de 2017
Kirguistán Adhesión; 15 de mayo de 2017
Liberia Adhesión: 6 de octubre de 2016
Lituania 27 de septiembre de 2013
Luxemburgo 28 de junio de 2013
Líbano 28 de junio de 2013
Malawi Adhesión: 14 de julio de 2017
Malí 28 de junio de 2013
Marruecos 28 de junio de 2013
Mauricio 28 de junio de 2013
Mauritania 28 de junio de 2013
Mongolia 28 de junio de 2013 23 de septiembre de 2015
Mozambique 22 de agosto de 2013
México 25 de junio de 2014 29 de julio de 2015 30 de abril de 2015
Namibia 12 de agosto de 2013
Nepal 28 de junio de 2013
Nigeria 28 de junio de 2013 4 de octubre de 2017
Noruega 20 de junio de 2014
Panamá 28 de junio de 2013 10 de febrero de 2017
Paraguay 28 de junio de 2013 20 de enero de 2015
Perú 28 de junio de 2013 2 de febrero de 2016 Decreto Supremo 069/2015
Polonia 24 de junio de 2014
Reino Unido 28 de junio de 2013
República Centroafricana 28 de junio de 2013
República Popular

Democrática de Corea

28 de junio de 20163 19 de febrero de 2016
República de Corea 26 de junio de 2013 8 de octubre de 2015
República de Moldavia 28 de junio de 2013 19 de febrero de 2018
República Árabe Siria 22 de noviembre de 2013
San Vicente y las Granadinas Adhesión: 5 de septiembre de 2016
Santa Sede 28 de junio de 2013
Santo Tomé y Príncipe 28 de junio de 2013
Senegal 28 de junio de 2013
Sierra Leona 28 de junio de 2013
Singapur Adhesión: 30 de marzo de 2015
Sri Lanka Adhesión: 5 de octubre de 2016
Sudán 28 de junio de 2013
Suiza 28 de junio de 2013
Togo 28 de junio de 2013
Turquía 1 de noviembre de 2013
Túnez 28 de junio de 2013 7 de septiembre de 2016
Uganda 28 de junio de 2013
Unión Europea 30 de abril de 2014
Uruguay 28 de junio de 2013 1 de diciembre de 2014 Decreto 2017-11-0001-2865
Zimbabue 2 de octubre de 2013

Propiedad intelectual y derecho al acceso a la información[editar]

Para entender mejor las implicancias del Tratado de Marrakech, es pertinente mencionar la tensión que existe entre los derechos vinculados a la propiedad intelectual y el derecho de acceso a la información.

Ambos temas están presentes en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos[16]​:

Derecho de acceso a la información:

Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

Derecho sobre propiedad intelectual:

Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora

A.1 Propiedad intelectual[editar]

De acuerdo a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)[17]​, “la propiedad intelectual se relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio” (P. 2)

Siguiendo con la OMPI, la propiedad intelectual contiene:

  • Propiedad industrial
  • Derechos de autor

La Propiedad industrial «abarca las patentes de invención, las marcas, los diseños industriales y las indicaciones geográficas». El Derechos de autor «abarca las obras literarias, como: las novelas, los poemas y las obras de teatro; las películas, la música, las obras artísticas, como: el dibujos, pinturas, fotografías y esculturas y los diseños arquitectónicos».

En lo que respecta al tratado de Marrakech, son los derechos de autor los implicados en el tema.

A.1.1. Derechos de autor[editar]

El artículo 15.C del Pacto de Derechos Sociales, Culturales y Políticos[18]​ indica:

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a:
c) Beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Los derechos de autor implican entonces los derechos morales y los patrimoniales. Los primeros protegen la autoría o el vínculo entre el autor y su obra; los segundos protegen el disfrute económico o usufructo de la obra.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en su Observación General Nº 17[19]​ (2005), señala al respecto:

El derecho humano a beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales resultantes de las producciones científicas, literarias o artísticas propias protege la vinculación personal entre los autores y sus creaciones y entre los pueblos, comunidades y otros grupos y su patrimonio cultural colectivo, así como los intereses materiales básicos necesarios para que contribuyan, como mínimo, a un nivel de vida adecuado.

Los derechos morales son imperecederos, pero los materiales tienen un lapso de protección y por lo tanto caducan con el tiempo. Cada país limita este plazo con leyes nacionales. Se puede revisar la duración en cada país de la protección de los derechos materiales aquí

A.2. Acceso a la información[editar]

El artículo 15.1.a del Pacto de Derechos Sociales, Culturales y Políticos dice:[20]

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a: a) Participar en la vida cultural.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en su Observación General Nº 21 (2009), señala sobre la definición de cultura, en los términos del Pacto de Derechos Sociales, Culturales y Políticos, de la siguiente manera:

A juicio del Comité, la cultura es un concepto amplio e inclusivo que comprende todas las expresiones de la existencia humana. La expresión "vida cultural" hace referencia explícita al carácter de la cultura como un proceso vital, histórico, dinámico y evolutivo, que tiene un pasado, un presente y un futuro.

En seguida explica el derecho a participar en la vida cultural:

El derecho a participar en la vida cultural puede calificarse de libertad. Para realizarlo, es necesario que el Estado parte se abstenga de hacer algo (no injerencia en el ejercicio de las prácticas culturales y en el acceso a los bienes culturales), por una parte, y que tome medidas positivas (asegurarse de que existan las condiciones previas para participar en la vida cultural, promoverla y facilitarla y dar acceso a los bienes culturales y preservarlos), por la otra. La decisión de una persona de ejercer o no el derecho de participar en la vida cultural individualmente o en asociación con otras es una elección cultural y, por tanto, debe ser reconocida, respetada y protegida en pie de igualdad.

Según la OMPI, la propiedad intelectual se relaciona con las creaciones de la mente, entre las que incluye a las obras literarias.

La legislación protege la Propiedad Intelectual a través del “Derecho de Autor

Responsabilidad de bibliotecas y editoriales[editar]

La responsabilidad de las bibliotecas radica en asumir el rolde entidades autorizadas y apoyar la implementación del Tratado de Marrakech en sus países, tanto como la gestión de limitaciones y excepciones al derecho de autor para bibliotecas, y principalmente en beneficio del acceso a la información para personas con discapacidad. También será responsabilidad de las bibliotecas velar por el respeto a la privacidad de los datos de los beneficiarios, atendiendo a las leyes de protección de datos vigentes en el país de origen.

Las bibliotecas como entidades autorizadas serán las encargadas de fomentar el intercambio de obras con otros países ya sea a través de otras entidades o un beneficiario en otro país, así mismo juegan un papel crucial en la creación y distribución de obras accesibles dentro de su territorio.[21]

Será responsabilidad de editores y editoriales, el compromiso social por la producción de obras accesibles en distintos formatos, atendiendo a las necesidades de información de las personas con distintos tipos de discapacidades que impliquen dificultades de acceso a la lectura convencional. En tanto esto no suceda, las entidades autorizadas contarán con las excepciones al derecho de autor para producir las versiones accesibles requeridas por los beneficiarios.

Implementación del Tratado de Marrakech en América Latina[editar]

A la hora de implementar el Tratado de Marrakech cada país debe establecer una serie de requerimientos legales que impactarían de forma muy importante en la vida de las personas con discapacidad que impliquen dificultades de acceso a la lectura convencional, por eso es una de las claves por las que la Unión Mundial de Ciegos[22]​ está trabajando intensamente con los países que forman parte de ella.

Un total de 51 países firmaron el tratado en la conferencia diplomática de Marrakech en 2013. De ellos, se necesitó que 20 países lo ratifiquen y pueda entrar en vigor.[23]​ El 27 de marzo de 2014, Israel aprobó una ley que implementa y amplía las obligaciones contenidas en el Tratado de Marrakech.[24]India ratificó el tratado el 24 de junio de 2014, y se convirtió el primer país en hacerlo.[25]​ El 1 de octubre de 2014, El Salvador se convirtió en el primer país de América Latina y segundo a nivel mundial en ratificarlo.[26]​ El 30 de junio de 2016, Canadá se convirtió en el vigésimo país en ratificar el tratado, consiguiendo su entrada en vigor en tres meses, el 30 de septiembre de 2016.[3]​ El día anterior, el 29 de junio, Guatemala y Ecuador también ratificaron el documento.[27]​ Actualmente, son 35 los países ratificantes[28]​, de los cuales 13 pertenecen a América Latina.

Posteriormente a la entrada en vigor del Tratado de Marrakech, muchas organizaciones de personas con discapacidad visual de América Latina, en conjunto con la Unión Latinoamericana de Ciegos[29]​ y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual; han desarrollado una serie de talleres y capacitaciones hacia una efectiva implementación del Tratado de Marrakech en sus respectivos países.

Los países firmantes del tratado de Marrakech elaboran herramientas para efectivizar la implementación del mismo, con el fin de cumplir con los objetivos y lineamientos de trabajo. Es en este sentido que Uruguay se encuentra avanzado en la aplicación del Tratado. El año 2017 comenzó a funcionar la primera Biblioteca Digital y Accesible[30]​ (BIDYA) que surge de una alianza entre la Unión Nacional de Ciegos y UDELAR (Universidad de la República), cuyo objetivo es desarrollar la primera Biblioteca Digital Accesible. Esto permite favorecer el acceso en formatos accesibles a los textos de estudio por parte de personas con discapacidad visual. El soporte tecnológico (sistema de digitalización de libros) hará posible el acceso en línea a través de un repositorio de libros y otros materiales en formatos accesibles.

BIDYA fue una de las 6 propuestas aprobadas entre más de 500 de toda la región, que se presentaron a la subvención del Programa FRIDA-IRDC. La Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU), integrante del Núcleo REA, fue la institución responsable de presentar el proyecto al fondo. De esta manera se buscó el financiamiento adecuado para explorar y potenciar herramientas tecnológicas de la información y comunicación buscando la accesibilidad de recursos que favorezcan la reinserción, tránsito y permanencia en el sistema educativo formal, de la población con discapacidad visual o baja visión, garantizando la igualdad de oportunidades. El acceso de materiales de estudio ( en braille, audio, soporte electrónico o caracteres ampliados con que se encuentran aquellos/as que están insertos en el sistema educativo facilitará el desempeño y la continuidad educativa de estudiantes con problemas de ceguera y auditivos.

Como el proyecto BIDYA se encuentra enmarcado en el Tratado de Marrakech, exige facilitar el acceso a las obras en formatos como el Braille, letra grande y audiolibros para personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso, exigiendo a las partes contratantes la modificación de sus legislaciones a los efectos de permitir la reproducción, la distribución y la puesta a disposición del público de obras publicadas en formato accesible sin ser necesaria la autorización de los titulares de derechos de autor.

Argentina ha continuado avanzando respecto al tratado. Es en este sentido que en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), del 18 al 21 de octubre de 2016, se realizó el Taller subregional “Hacia la implementación efectiva del Tratado de Marrakech”[31]​ y la Jornada sudamericana de producción e intercambio de materiales en soportes accesibles, que contaron con la participación de los países sudamericanos parte del Tratado.

Por otro lado, en Uruguay se llevó a cabo la IX Asamblea General de la Unión Latinoamericana de Ciegos que, reunida en la ciudad de Montevideo los días 28 y 29 de abril de 2016, aprobó una importante resolución (Resolución de la IX Asamblea General de ULAC sobre el Tratado de Marrakech[32]​) a favor de una rápida entrada en vigor e implementación del Tratado de Marrakech. A partir de la misma se insta a todos los países de la región a avanzar en la construcción y elaboración de políticas que faciliten implementación del Tratado de Marrakech, promoviendo la producción y distribución de textos accesibles y facilitando el intercambio internacional.

En San José de Costa Rica del 13 al 15 de junio de 2017, se realizó el Taller Subregional de la OMPI sobre la Producción y el Intercambio de Obras en Formatos Accesibles con la participación de los países de Centroamérica y El Caribe que han ratificado el Tratado.

Países latinoamericanos que ratifican el Tratado de Marrakech[28][editar]

País Ratificación
Argentina 1 de abril de 2015
Brasil 11 de diciembre de 2015
Chile 10 de mayo de 2016
Costa Rica 9 de octubre de 2017
Ecuador 29 de junio de 2016
El Salvador 1 de octubre de 2014
Guatemala 29 de junio de 2016
Honduras 29 de marzo de 2017 (adhesiòn)
México 29 de julio de 2015
Panamá 10 de febrero de 2017
Paraguay 20 de enero de 2015
Perú 2 de febrero de 2016
Uruguay 1 de diciembre de 2014

Referencias[editar]

  1. a b «Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso». wipo.int. Consultado el 9 de julio de 2014. 
  2. «Conferencia Diplomática sobre la conclusión de un tratado que facilite a las personas con discapacidad visual y a las personas con dificultad para acceder al texto impreso el acceso a las obras publicadas». wipo.int. Consultado el 9 de julio de 2014. 
  3. a b Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (30 de junio de 2016). «Canada’s Accession to Marrakesh Treaty Brings Treaty into Force» (en inglés). Consultado el 5 de julio de 2016. «Canada today became the key 20th nation to accede to the Marrakesh Treaty to Facilitate Access to Published Works for Persons Who Are Blind, Visually Impaired or Otherwise Print Disabled, which will bring the Treaty into force in three month’s time on September 30, 2016.» 
  4. a b c «El Tratado de Marrakech». Guía eifl para biblioteca. octubre de 2015. Consultado el 6 de abril de 2018. 
  5. [1]
  6. [2]
  7. [3]
  8. Paraguay
  9. [4]
  10. nº9454
  11. «Copia archivada». Archivado desde el original el 8 de abril de 2018. Consultado el 7 de abril de 2018. 
  12. http://legis.senado.leg.br/legislacao/DetalhaSigen.action?id=585537
  13. «Promulga el protocolo por el que se enmienda e acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio». Biblioteca Del Congreso Nacional de Chile. 19 de mayo de 2017. 
  14. EIFL. (2015). El Tratado de Marrakech: Guía EIFL para bibliotecas. EIFL. En: http://www.eifl.net/system/files/resources/201710/marrakesh_sp_v2_low.pdf
  15. «Tratados administrados por la OMPI». www.wipo.int. Consultado el 6 de abril de 2018. 
  16. «La Declaración Universal de Derechos Humanos». www.un.org. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  17. «WIPO - World Intellectual Property Organization». www.wipo.int (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2018. 
  18. «ACNUDH | Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales». www.ohchr.org. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  19. «Observación general Nº 17: Derecho de toda persona a beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autor(a) (apartado c) del pár». Red-DESC. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  20. «Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales». www.ohchr.org. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  21. EIFL. (2015). El Tratado de Marrakech: Guía EIFL para bibliotecas. EIFL. En: http://www.eifl.net/system/files/resources/201710/marrakesh_sp_v2_low.pdf
  22. «UMC». www.worldblindunion.org. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  23. «Stevie Wonder se felicita por el tratado de la OMPI, de importancia histórica, que permitirá un considerable aumento del acceso de los ciegos y las personas con discapacidad visual a las obras publicadas». wipo.int. 28 de junio de 2013. Consultado el 9 de julio de 2014. 
  24. «Israel Implements Marrakesh Treaty». Israel Technology Law Blog (en inglés). 28 de abril de 2014. Consultado el 9 de julio de 2014. 
  25. «India ratifies Marrakesh Treaty for visually impaired». The Hindu (en inglés). 3 de julio de 2014. Consultado el 9 de julio de 2014. 
  26. a b «El Salvador ratifica el "Tratado de Marrakech"». Verdad Digital. 2 de octubre de 2014. Consultado el 7 de julio de 2016. 
  27. a b Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador (30 de junio de 2016). «Con el Tratado de Marrakech, Ecuador concreta acciones en favor de personas con discapacidad». Consultado el 7 de julio de 2016. 
  28. a b Organizaciòn Mundial de la Propiedad Intelectual. «Países que ratifican el Tratado de Marrakech». 19 de febrero de 2018. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  29. «ULAC: Inicio». www.ulacdigital.org. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  30. «Biblioteca Digital y Accesible». 
  31. Unión Latinoamericana de Ciegos. «Plan para la Implementación efectiva del Tratado de Marrakech en la región sudamericana». 21 de octubre de 2016. Archivado desde el original el 9 de abril de 2018. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  32. Unión Latinoamericana de Ciegos. «Resolución de la IX Asamblea General de la Unión Latinoamericana de Ciegos». 29 de abril de 2016. Archivado desde el original el 9 de abril de 2018. Consultado el 8 de abril de 2018. 
  33. Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay (2 de diciembre de 2014). «Ratificación por parte del Uruguay del “Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso”». Consultado el 7 de julio de 2016. 
  34. «Suscribe México tratado para facilitar lectura a ciegos». La Jornada. 29 de julio de 2015. Archivado desde el original el 11 de octubre de 2016. Consultado el 7 de julio de 2016. 
  35. Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (3 de febrero de 2016). «Perú completa proceso de ratificación del Tratado de Marrakech a favor de personas con discapacidad visual». Consultado el 7 de julio de 2016. 
  36. Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (10 de mayo de 2016). «Chile deposita Tratado de Marrakech en OMPI». Archivado desde el original el 14 de agosto de 2016. Consultado el 7 de julio de 2016. 

Enlaces externos[editar]