Trasplante de microbiota fecal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trasplante de microbiota fecal
E coli at 10000x, original.jpg
Escherichia coli con un aumento de 10,000 ×
Sinónimos Bacterioterapia fecal,
transfusión fecal,
trasplante fecal,
trasplante de heces
Microbiota humana
Flora humana
Trastornos y terapias
  • Disbiosis
  • Transferencia fecal
  • SBID
  • Relacionado:
  • Proyecto Microbioma Humano
  • OpenBiome
  • Organismos no patógenos
  • Microbiota del tracto reproductivo inferior femenino

  • El trasplante de microbiota fecal o trasplante de heces[1]​ (FMT Fecal Microbiota Trasplant, por sus siglas en inglés) es el proceso mediante el que se transfieren los microbios intestinales de las heces de un individuo sano al intestino grueso del receptor. El FMT trasplante de microbiota fecal, implica la restauración de la microflora del colon mediante la introducción de una flora bacteriana "saludable" a través de la infusión de heces, por ejemplo, mediante colonoscopia, enema, tubo orogástrico, o por vía oral en forma de una cápsula que contiene material liofilizado, obtenido de un donante sano. Se ha demostrado eficacia del FMT, en ensayos clínicos para el tratamiento de la infección por Clostridioides difficile (CDI),[2][3]​ que puede causar desde diarrea hasta colitis pseudomembranosa.

    Usos médicos[editar]

    Infección por Clostridioides difficile[editar]

    Clostridioides difficile 01

    El trasplante de microbiota fecal (FMT) es aproximadamente del 85 al 90 por ciento efectivo en aquellos para quienes los antibióticos no han funcionado o en quienes la enfermedad recurre después de los antibióticos.[4][5]​ La mayoría de las personas con CDI se recuperan con un tratamiento de FMT.[6][7][8]

    Un estudio de 2009 encontró que el trasplante de microbiota fecal FMT era un procedimiento simple y efectivo, más rentable que la administración continua de antibióticos y reducía la incidencia de resistencia a los antibióticos.[9]

    Algunos profesionales médicos lo consideraron una vez como "terapia de último recurso" debido a su naturaleza inusual e invasividad en comparación con los antibióticos, el riesgo potencial percibido de transmisión de infecciones y la falta de cobertura de Medicare para las heces de los donantes, declaraciones de posición de especialistas en enfermedades infecciosas y otras sociedades[6]​ han estado moviendo hacia la aceptación del FMT como terapia estándar para la recaída de CDI y también la cobertura de Medicare en los Estados Unidos.[10]

    Se ha recomendado que el FMT endoscópico se eleve a un tratamiento de primera línea para personas con deterioro e infección severa recurrente por C. difficile.[8]

    Colitis ulcerosa y otras afecciones gastrointestinales[editar]

    En mayo de 1988, el profesor australiano Thomas Borody trató al primer paciente con colitis ulcerosa mediante un trasplante de microbiota fecal, lo que condujo a una resolución duradera de los síntomas.[11]​ Después de eso, Bennet publicó el primer informe del caso que documenta la reversión de la propia colitis de Bennet usando FMT.[12]​ Mientras que C. difficile se erradica fácilmente con una sola infusión de FMT, generalmente este no parece ser el caso de la colitis ulcerosa. La experiencia publicada del tratamiento de la colitis ulcerosa con FMT muestra en gran medida que se requieren infusiones múltiples y recurrentes para lograr una remisión o cura prolongada.[13]

    Efectos adversos[editar]

    Los efectos adversos se entendieron mal a partir de 2016. Incluyeron infecciones bacterianas en la sangre, fiebre, síndrome similar al SIRS, exacerbación de la enfermedad inflamatoria intestinal en personas que también tenían esa afección y malestar gastrointestinal leve que generalmente se resolvió poco después del procedimiento, incluyendo flatulencia, diarrea, deposiciones irregulares, distensión abdominal/hinchazón, dolor/sensibilidad abdominal, estreñimiento, calambres y náuseas.[14][15]

    Una persona murió en los Estados Unidos en 2019 después de recibir un trasplante fecal que contiene bacterias resistentes a los medicamentos; otra persona que recibió el mismo trasplante también fue infectada.[16]​ La FDA emitió una advertencia contra las consecuencias potencialmente mortales del trasplante de trasplantes de microbiota fecal (FMT) probados incorrectamente.[17]

    Técnica[editar]

    Actualmente existe una serie de pautas de consenso basadas en la evidencia con respecto a la administración óptima de FMT trasplante de microbiota fecal. Dichos documentos han esbozado en detalle el procedimiento de FMT, incluida la preparación de material, la selección y selección de donantes, y la administración de FMT.[6][18][19][20]

    La microbiota intestinal comprende todos los microorganismos que residen a lo largo del tracto gastrointestinal, incluidos los organismos comensales, simbióticos y patógenos. El trasplante de microbiota fecal o FMT es la transferencia de material fecal que contiene bacterias y antibacterianos naturales de un individuo sano a un receptor enfermo.[6]

    Selección de donantes[editar]

    La preparación para el procedimiento requiere una cuidadosa selección y selección del donante potencial. Los parientes cercanos a menudo se eligen debido a la facilidad de detección;[6][21][22]​ sin embargo, en el caso del tratamiento de C. difficile activo, los miembros de la familia y los contactos íntimos pueden ser más propensos a ser portadores.
    Este examen incluye cuestionarios de historia médica, exámenes para varias enfermedades médicas crónicas (por ejemplo, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn, cáncer gastrointestinal, etc.),[23][24][25]​ y pruebas de laboratorio para infecciones gastrointestinales patógenas (por ejemplo CMV, C. difficile, salmonella, Giardia, parásitos gastrointestinales, etc.)

    Preparación de espécimen[editar]

    No se han acordado valores estándar de laboratorio,[26]​ por lo que las recomendaciones varían según el tamaño de la muestra a preparar, que van desde 30 a 100 gramos (1.1 a 3.5 onzas) de material fecal para un tratamiento efectivo.[21][5][27][25]​ Las heces frescas se usan para aumentar la viabilidad de las bacterias dentro de las heces y las muestras se preparan dentro de 6 a 8 horas. Luego, la muestra se diluye con 2.5–5 veces el volumen de la muestra con solución salina normal, agua estéril, o leche al 4%.[6]​ Algunos lugares mezclan la muestra y el solvente con un mortero y una maja, y otros usan una licuadora. Existe preocupación por el uso de la licuadora debido a la introducción de aire que puede disminuir la eficacia,[28]​ así como la aerosolización de las heces que contaminan el área de preparación. Luego se cuela la suspensión a través de un filtro y se transfiere a un recipiente de administración. Si la suspensión se va a usar más tarde, puede congelarse después de diluirse con glicerol al 10%, y usarse sin pérdida de eficacia en comparación con la muestra fresca. El material de trasplante fecal se prepara y administra en un entorno clínico para garantizar que se tomen precauciones.

    Administración[editar]

    Después de convertirse en suspensiones, el material fecal se puede administrar de través de tubos nasogástricos y nasoduodenales, o de respaldo a través de un colonoscopio o como un enema de retención.[6]

    Mecanismo de acción[editar]

    Una hipótesis detrás del trasplante de microbiota fecal se basa en el concepto de interferencia bacteriana, es decir, el uso de bacterias inofensivas para desplazar organismos patógenos, como la exclusión competitiva de nicho.[21]​ En el caso de CDI, el patógeno C. difficile es identificable.[29]​ Recientemente, en un estudio piloto de cinco pacientes, se demostró que el filtrado fecal estéril tiene una eficacia comparable a la FMT convencional en el tratamiento de CDI recurrente.[30]​ La conclusión de este estudio fue que los componentes de filtrado solubles (como bacteriófagos, metabolitos y/o componentes bacterianos, como las enzimas) pueden ser los mediadores clave de la eficacia de FMT, en lugar de las bacterias intactas. Ahora se ha demostrado que el valerato de ácido graso de cadena corta se restaura en muestras fecales humanas de pacientes con CDI y un modelo de biorreactor de CDI recurrente por FMT, pero no solo por cese de antibióticos;[31]​ como tal, esto puede ser un mediador clave de la eficacia de FMT. Otros estudios han identificado cambios de inicio rápido pero bien mantenidos en el perfil de bacteriófagos intestinales después de una FMT exitosa (con colonización del receptor con bacteriófagos de donantes),[32][33][34]​ y esta es, por lo tanto, otra área clave de interés.

    Por el contrario, en el caso de otras afecciones, como la colitis ulcerosa, todavía no se ha identificado a ningún culpable.[35]​ Sin embargo, el análisis de los cambios en el microbioma intestinal y el metabonoma después del FMT como tratamiento para la colitis ulcerosa ha identificado algunos posibles candidatos de interés.[36]

    Historia[editar]

    El concepto de tratar las enfermedades del colon con materia fecal se originó en la India. Charak Samhita y muchos otros textos antiguos de Ayurveda que datan de más de 3000 años recomiendan la ingesta de orina de estiércol de vaca para múltiples trastornos relacionados con el estómago. La literatura médica china del siglo IV también menciona el uso de materia fecal para tratar la intoxicación alimentaria y la diarrea severa. 1200 años después, el médico de la dinastía Ming, Li Shizhen, usó "sopa amarilla" (también conocida como "jarabe dorado") que contenía heces frescas, secas o fermentadas para tratar enfermedades abdominales.[37]​ La "sopa amarilla" estaba hecha de materia fecal y agua, que la persona bebía.[38]

    El consumo de "heces de camello frescas y calientes" también ha sido recomendado por los beduinos como remedio para la disentería bacteriana; su eficacia probablemente atribuible a la subtilisina antimicrobiana producida por Bacillus subtilis fue confirmada anecdóticamente por soldados alemanes de Afrika Korps durante la Segunda Guerra Mundial.[39]

    El primer uso de FMT en la medicina occidental fue publicado en 1958 por Ben Eiseman y sus colegas, un equipo de cirujanos de Colorado, que trataron a cuatro personas críticamente enfermas con colitis pseudomembranosa fulminante (antes de que C. difficile fuera la causa conocida) usando enemas fecales, que resultó en un rápido retorno a la salud.[40]​ Durante más de dos décadas, Thomas Borody, el proponente moderno de FMT, ha ofrecido FMT como una opción de tratamiento en el Centro de Enfermedades Digestivas en Five Dock. En mayo de 1988, su grupo trató al primer paciente con colitis ulcerosa usando FMT, lo que resultó en la resolución completa de todos los signos y síntomas a largo plazo.[41]​ En 1989 trataron a un total de 55 pacientes con estreñimiento, diarrea, dolor abdominal, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn con FMT. Después de FMT, 20 pacientes fueron considerados "curados" y otros 9 pacientes tuvieron una reducción en los síntomas.[42]​ Los trasplantes de heces se consideran aproximadamente 90 por ciento efectivos en aquellos con casos severos de colonización por Clostridium difficile, en quienes los antibióticos no han funcionado.[4]

    El primer ensayo controlado aleatorio en la infección por Clostridium difficile se publicó en enero de 2013.[2]​ El estudio se detuvo temprano debido a la efectividad de la FMT, con el 81% de los pacientes logrando la cura después de una sola infusión y más del 90% logrando la cura después de una segunda infusión.

    Desde entonces, varias instituciones han ofrecido FMT como una opción terapéutica para una variedad de afecciones.[43]

    Sociedad y cultura[editar]

    Regulación[editar]

    El interés en FMT creció en 2012 y 2013, medido por el número de ensayos clínicos y publicaciones científicas.[44]

    En los Estados Unidos, la FDA anunció en febrero de 2013 que celebraría una reunión pública titulada "Microbiota fecal para trasplantes" que se celebró del 2 al 3 de mayo de 2013.[45]​ En mayo de 2013, la FDA también anunció que había estado regulando el material fecal humano como medicamento.[46]​ La American Gastroenterological Association (AGA), el Colegio Estadounidense de Gastroenterología (ACG), la Sociedad Estadounidense de Endoscopia Gastrointestinal (ASGE) y la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (NASPGHAN) solicitaron aclaraciones, y el Centro de la FDA para La Evaluación e Investigación de Productos Biológicos (CBER, por sus siglas en inglés) declaró que el FMT está dentro de la definición de un producto biológico como se define en la Ley del Servicio de Salud Pública y la definición de un medicamento en el sentido de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos. Argumentó que dado que el FMT se usa para prevenir, tratar o curar una enfermedad o afección, y que tiene la intención de afectar la estructura o cualquier función del cuerpo, "un producto para tal uso" requeriría una aplicación de Investigaciones de Nuevos Medicamentos (IND).[47]

    En julio de 2013, la FDA emitió una política de cumplimiento ("orientación") con respecto al requisito de IND para usar FMT para tratar la infección por C. difficile que no responde a las terapias estándar (78 FR 42965, 18 de julio de 2013).[48]

    En marzo de 2014, la FDA emitió una actualización propuesta (llamada "borrador de orientación") que, cuando se finaliza, tiene la intención de reemplazar la política de cumplimiento de julio de 2013 para FMT para tratar infecciones por C. difficile que no responden a las terapias estándar. Propuso un período de aplicación discrecional provisional, si:

    1. se utiliza el consentimiento informado, mencionando el aspecto y los riesgos de la investigación,
    2. el donante de heces es conocido por la persona con la afección o el médico, y
    3. el donante de heces y las heces se examinan y evalúan bajo La dirección del médico (79 FR 10814, 26 de febrero de 2014). Algunos médicos y personas que quieren usar FMT han estado preocupados de que la propuesta, si se finaliza, cierre el puñado de bancos de heces que han surgido, utilizando donantes anónimos y enviando a proveedores a cientos de millas de distancia.[44]

    El FMT 2015 para infecciones recurrentes por C. difficile se puede realizar sin pruebas obligatorias de donantes de heces, mientras que el FMT para otras indicaciones no se puede realizar sin un IND.[46]

    Bancos de heces[editar]

    En 2012, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts fundó OpenBiome, el primer banco público de heces en los Estados Unidos.[49]

    En toda Europa, han surgido numerosos bancos de heces para satisfacer la creciente demanda. Si bien existe una buena relación de consenso,[50]​ los procedimientos operativos estándar siguen siendo diferentes. Las instituciones en los Países Bajos han publicado sus protocolos para gestionar FMT,[25]​ y en Dinamarca las instituciones gestionan FMT de acuerdo con la directiva europea sobre tejidos y células.[51]

    En 2016, un equipo de empresarios lanzó el Asia Microbiota Bank en Hong Kong, que es el primer banco comercial de heces en Asia.[52]​ El Banco también apoya el Centro Digestivo de Hong Kong, que suministra trasplante de microbiota fecal tanto mediante enema como cápsula oral.

    Investigación[editar]

    Las bacterias intestinales cultivadas se están estudiando desde 2013, como una alternativa al trasplante de microbiota fecal.[53]​ Un ejemplo es la bacterioterapia rectal (RBT), desarrollada por Tvede y Helms, que contiene 12 cepas cultivadas individualmente de bacterias anaerobias y aerobias que se originan a partir de heces humanas "sanas".[54]​ También se han realizado investigaciones para identificar los microbios más relevantes dentro de los trasplantes fecales, que luego podrían aislarse y fabricarse mediante fermentación industrial; dichos productos estandarizados serían más escalables, reducirían el riesgo de infecciones por microbios no deseados y mejorarían el estudio científico del enfoque, ya que se administraría la misma sustancia cada vez.[55]

    Uso veterinario[editar]

    Elefantes, hipopótamos, koalas y pandas nacen con intestinos estériles, y para digerir la vegetación necesitan las bacterias que obtienen al comer las heces de sus madres, una práctica denominada coprofagia. Otros animales comen estiércol.[56][57]

    En medicina veterinaria, el trasplante de microbiota fecal se conoce como "transfaunación" y se usa para tratar animales rumiantes, como vacas y ovejas, al alimentar el contenido de rumen de un animal sano a otro individuo de la misma especie para colonizar su tracto gastrointestinal con normalidad. bacterias.[58]

    Terminología[editar]

    Los términos previos para el procedimiento incluyen bacterioterapia fecal, transfusión fecal, trasplante fecal, trasplante de heces, enema fecal e infusión probiótica humana (HPI). Debido a que el procedimiento implica la restauración completa de toda la microbiota fecal, no solo un agente único o una combinación de agentes, estos términos ahora han sido reemplazados por el nuevo término trasplante de microbiota fecal.[6]

    Véase también[editar]

    Referencias[editar]

    1. Rowan, Karen (20 de octubre de 2012). «'Poop Transplants' May Combat Bacterial Infections» (en inglés). LiveScience.com. Consultado el 20 de octubre de 2012. 
    2. a b van Nood E., Vrieze A., Nieuwdorp M., Fuentes S. (Enero de 2013). «Duodenal infusion of donor feces for recurrent Clostridium difficile». The New England Journal of Medicine (en inglés) 368 (5): 407-415. PMID 23323867. doi:10.1056/NEJMoa1205037. 
    3. Moayyedi P., Yuan Y., Baharith H., Ford A.C. (Agosto de 2017). «Faecal microbiota transplantation for Clostridioides difficile-associated diarrhoea: a systematic review of randomised controlled trials». The Medical Journal of Australia (en inglés) 207 (4): 166-172. PMID 28814204. doi:10.5694/mja17.00295. 
    4. a b Burke K.E., Lamont J.T. (Agosto de 2013). «Fecal transplantation for recurrent Clostridium difficile infection in older adults: a review». Journal of the American Geriatrics Society (en inglés) 61 (8): 1394-1398. PMID 23869970. doi:10.1111/jgs.12378. 
    5. a b Drekonja D., Reich J., Gezahegn S., Greer N., Shaukat A., MacDonald R., (Mayo de 2015). «Fecal Microbiota Transplantation for Clostridium difficile Infection: A Systematic Review». Annals of Internal Medicine (en inglés) 162 (9): 630-8. PMID 25938992. doi:10.7326/m14-2693. 
    6. a b c d e f g h Bakken J.S., Borody T., Brandt L.J., Brill L.J., De Marco D.C., Franzos, M.A., Kelly C., Khoruts A., Louie T., Martinelli L.P., Moore T. A., Russell G., Surawicz C. (Diciembre de 2011). «Treating Clostridium difficile infection with fecal microbiota transplantation». Clinical Gastroenterology and Hepatology (en inglés) 9 (12): 1044-1049. PMC 3223289. PMID 21871249. doi:10.1016/j.cgh.2011.08.014. 
    7. Kelly, Colleen R.; de Leon, Lauren; Jasutkar, Niren (2012-02). «Fecal Microbiota Transplantation for Relapsing Clostridium difficile Infection in 26 Patients: Methodology and Results». Journal of Clinical Gastroenterology (en inglés) 46 (2): 145-149. ISSN 0192-0790. doi:10.1097/MCG.0b013e318234570b. 
    8. a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Brandt
    9. Bakken, Johan S. (2009-12). «Fecal bacteriotherapy for recurrent Clostridium difficile infection». Anaerobe (en inglés) 15 (6): 285-289. doi:10.1016/j.anaerobe.2009.09.007. 
    10. Floch, Martin H. (2010-09). «Fecal Bacteriotherapy, Fecal Transplant, and the Microbiome:». Journal of Clinical Gastroenterology (en inglés) 44 (8): 529-530. ISSN 0192-0790. doi:10.1097/MCG.0b013e3181e1d6e2. 
    11. «Fecal microbiota transplantation: current status and future directions». Expert Review of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 5 (6): 653-5. Diciembre de 2011. PMID 22017691. doi:10.1586/egh.11.71. 
    12. Bennet, J. D.; Brinkman, M. (21 de enero de 1989). «Treatment of ulcerative colitis by implantation of normal colonic flora». Lancet (London, England) 1 (8630): 164. ISSN 0140-6736. PMID 2563083. doi:10.1016/s0140-6736(89)91183-5. 
    13. Sunkara, Tagore (31 de agosto de 2018). «Fecal microbiota transplant – a new frontier in inflammatory bowel disease». Journal of Inflammation Research (en inglés). doi:10.2147/jir.s176190. 
    14. Goloshchapov, Oleg V.; Olekhnovich, Evgenii I.; Sidorenko, Sergey V.; Moiseev, Ivan S.; Kucher, Maxim A.; Fedorov, Dmitry E.; Pavlenko, Alexander V.; Manolov, Alexander I. et al. (30 de diciembre de 2019). «Long-term impact of fecal transplantation in healthy volunteers». BMC Microbiology (en inglés) 19. ISSN 1471-2180. doi:10.1186/s12866-019-1689-y. 
    15. Baxter, M.; Colville, A. (2016-02). «Adverse events in faecal microbiota transplant: a review of the literature». The Journal of Hospital Infection 92 (2): 117-127. ISSN 1532-2939. PMID 26803556. doi:10.1016/j.jhin.2015.10.024. 
    16. Grady, Denise (13 de junio de 2019). «Fecal Transplant Is Linked to a Patient's Death, the F.D.A. Warns». The New York Times (en inglés). 
    17. «Fecal Microbiota for Transplantation: Safety Communication- Risk of Serious Adverse Reactions Due to Transmission of Multi-Drug Resistant Organisms». FDA (en inglés). 14 de junio de 2019. Consultado el 18 de junio de 2019. 
    18. Cammarota, Giovanni; Ianiro, Gianluca; Tilg, Herbert; Rajilić-Stojanović, Mirjana; Kump, Patrizia; Satokari, Reetta; Sokol, Harry; Arkkila, Perttu et al. (2017-4). «European consensus conference on faecal microbiota transplantation in clinical practice». Gut 66 (4): 569-580. ISSN 0017-5749. PMC 5529972. PMID 28087657. doi:10.1136/gutjnl-2016-313017. 
    19. Mullish, Benjamin H; Quraishi, Mohammed Nabil; Segal, Jonathan P; McCune, Victoria L; Baxter, Melissa; Marsden, Gemma L; Moore, David J; Colville, Alaric et al. (2018-11). «The use of faecal microbiota transplant as treatment for recurrent or refractory Clostridium difficile infection and other potential indications: joint British Society of Gastroenterology (BSG) and Healthcare Infection Society (HIS) guidelines». Gut (en inglés) 67 (11): 1920-1941. ISSN 0017-5749. doi:10.1136/gutjnl-2018-316818. 
    20. Mullish, Benjamin H; Quraishi, Mohammed Nabil; Segal, Jonathan P; McCune, Victoria L; Baxter, Melissa; Marsden, Gemma L; Moore, David J; Colville, Alaric et al. (2018-11). «The use of faecal microbiota transplant as treatment for recurrent or refractory Clostridium difficile infection and other potential indications: joint British Society of Gastroenterology (BSG) and Healthcare Infection Society (HIS) guidelines». Gut (en inglés) 67 (11): 1920-1941. ISSN 0017-5749. doi:10.1136/gutjnl-2018-316818. 
    21. a b c Cammarota, Giovanni; Ianiro, Gianluca; Tilg, Herbert; Rajilić-Stojanović, Mirjana; Kump, Patrizia; Satokari, Reetta; Sokol, Harry; Arkkila, Perttu et al. (2017-04). «European consensus conference on faecal microbiota transplantation in clinical practice». Gut (en inglés) 66 (4): 569-580. ISSN 0017-5749. PMC 5529972. PMID 28087657. doi:10.1136/gutjnl-2016-313017. 
    22. Merenstein, Daniel; El-Nachef, Najwa; Lynch, Susan V. (2014-08). «Fecal microbial therapy: promises and pitfalls». Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition 59 (2): 157-161. ISSN 1536-4801. PMC 4669049. PMID 24796803. doi:10.1097/MPG.0000000000000415. 
    23. Woodworth, Michael H.; Carpentieri, Cynthia; Sitchenko, Kaitlin L.; Kraft, Colleen S. (4 de mayo de 2017). «Challenges in fecal donor selection and screening for fecal microbiota transplantation: A review». Gut Microbes (en inglés) 8 (3): 225-237. ISSN 1949-0976. PMC 5479407. PMID 28129018. doi:10.1080/19490976.2017.1286006. 
    24. Jørgensen, Simon M.D.; Hansen, Mette M.; Erikstrup, Christian; Dahlerup, Jens F.; Hvas, Christian L. (2017-11). «Faecal microbiota transplantation: establishment of a clinical application framework». European Journal of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 29 (11): e36-e45. ISSN 0954-691X. doi:10.1097/MEG.0000000000000958. 
    25. a b c Terveer, E.M.; van Beurden, Y.H.; Goorhuis, A.; Seegers, J.F.M.L.; Bauer, M.P.; van Nood, E.; Dijkgraaf, M.G.W.; Mulder, C.J.J. et al. (2017-12). «How to: Establish and run a stool bank». Clinical Microbiology and Infection (en inglés) 23 (12): 924-930. doi:10.1016/j.cmi.2017.05.015. 
    26. Jørgensen, Simon M.D.; Hansen, Mette M.; Erikstrup, Christian; Dahlerup, Jens F.; Hvas, Christian L. (2017-11). «Faecal microbiota transplantation: establishment of a clinical application framework». European Journal of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 29 (11): e36-e45. ISSN 0954-691X. doi:10.1097/MEG.0000000000000958. 
    27. Merenstein, Daniel; El-Nachef, Najwa; Lynch, Susan V. (2014-08). «Fecal Microbial Therapy: Promises and Pitfalls». Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition (en inglés) 59 (2): 157-161. ISSN 0277-2116. PMC 4669049. PMID 24796803. doi:10.1097/MPG.0000000000000415. 
    28. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas BorodyKhoruts2011
    29. Kelly, Colleen R.; Kahn, Stacy; Kashyap, Purna; Laine, Loren; Rubin, David; Atreja, Ashish; Moore, Thomas; Wu, Gary (2015-07). «Update on Fecal Microbiota Transplantation 2015: Indications, Methodologies, Mechanisms, and Outlook». Gastroenterology (en inglés) 149 (1): 223-237. PMC 4755303. PMID 25982290. doi:10.1053/j.gastro.2015.05.008. 
    30. Ott, Stephan J.; Waetzig, Georg H.; Rehman, Ateequr; Moltzau-Anderson, Jacqueline; Bharti, Richa; Grasis, Juris A.; Cassidy, Liam; Tholey, Andreas et al. (2017-03). «Efficacy of Sterile Fecal Filtrate Transfer for Treating Patients With Clostridium difficile Infection». Gastroenterology (en inglés) 152 (4): 799-811.e7. doi:10.1053/j.gastro.2016.11.010. 
    31. McDonald, Julie A.K.; Mullish, Benjamin H.; Pechlivanis, Alexandros; Liu, Zhigang; Brignardello, Jerusa; Kao, Dina; Holmes, Elaine; Li, Jia V. et al. (2018-11). «Inhibiting Growth of Clostridioides difficile by Restoring Valerate, Produced by the Intestinal Microbiota». Gastroenterology (en inglés) 155 (5): 1495-1507.e15. PMC 6347096. PMID 30025704. doi:10.1053/j.gastro.2018.07.014. 
    32. Zuo, Tao; Wong, Sunny H; Lam, Kelvin; Lui, Rashid; Cheung, Kitty; Tang, Whitney; Ching, Jessica Y L; Chan, Paul K S et al. (24 de mayo de 2017). «Bacteriophage transfer during faecal microbiota transplantation in Clostridium difficile infection is associated with treatment outcome». Gut (en inglés): gutjnl-2017-313952. ISSN 0017-5749. PMC 5868238. PMID 28539351. doi:10.1136/gutjnl-2017-313952. 
    33. Zuo, Tao; Wong, Sunny H; Lam, Kelvin; Lui, Rashid; Cheung, Kitty; Tang, Whitney; Ching, Jessica Y L; Chan, Paul K S et al. (24 de mayo de 2017). «Bacteriophage transfer during faecal microbiota transplantation in Clostridium difficile infection is associated with treatment outcome». Gut (en inglés): gutjnl-2017-313952. ISSN 0017-5749. PMC 5868238. PMID 28539351. doi:10.1136/gutjnl-2017-313952. 
    34. Draper, L. A.; Ryan, F. J.; Smith, M. K.; Jalanka, J.; Mattila, E.; Arkkila, P. A.; Ross, R. P.; Satokari, R. et al. (2018-12). «Long-term colonisation with donor bacteriophages following successful faecal microbial transplantation». Microbiome (en inglés) 6 (1): 220. ISSN 2049-2618. PMC 6288847. PMID 30526683. doi:10.1186/s40168-018-0598-x. 
    35. Zhang, Yu-Jie; Li, Sha; Gan, Ren-You; Zhou, Tong; Xu, Dong-Ping; Li, Hua-Bin (2 de abril de 2015). «Impacts of Gut Bacteria on Human Health and Diseases». International Journal of Molecular Sciences (en inglés) 16 (12): 7493-7519. ISSN 1422-0067. PMC 4425030. PMID 25849657. doi:10.3390/ijms16047493. 
    36. Paramsothy, Sudarshan; Nielsen, Shaun; Kamm, Michael A.; Deshpande, Nandan P.; Faith, Jeremiah J.; Clemente, Jose C.; Paramsothy, Ramesh; Walsh, Alissa J. et al. (2019-04). «Specific Bacteria and Metabolites Associated With Response to Fecal Microbiota Transplantation in Patients With Ulcerative Colitis». Gastroenterology (en inglés) 156 (5): 1440-1454.e2. doi:10.1053/j.gastro.2018.12.001. 
    37. Gerke, Henning (Diciembre de 2014). «Whats the lowdown on 'fecal transplantation'?». Health at Iowa (en inglés). U of Iowa. Consultado el 14 de enero de 2015. 
    38. «Therapeutic Poop: Hope for Cure of Childhood Diarrhea Comes Straight from the Gut». The Johns Hopkins Children's Center (en inglés). The Johns Hopkins University. 29 de julio de 2013. 
    39. Lewin, Ralph A. (2001). «More on Merde». Perspectives in Biology and Medicine (en inglés) 44 (4): 594-607. ISSN 1529-8795. doi:10.1353/pbm.2001.0067. 
    40. Eiseman, B.; Silen, W.; Bascom, G. S.; Kauvar, A. J. (1958-11). «Fecal enema as an adjunct in the treatment of pseudomembranous enterocolitis». Surgery 44 (5): 854-859. ISSN 0039-6060. PMID 13592638. 
    41. Borody, Thomas Julius; Campbell, Jordana (2011-11). «Fecal microbiota transplantation: current status and future directions». Expert Review of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 5 (6): 653-655. ISSN 1747-4124. doi:10.1586/egh.11.71. 
    42. Borody, T.J.; George, L.; Andrews, P.; Brandl, S.; Noonan, S.; Cole, P.; Hyland, L.; Morgan, A. et al. (1989-05). «Bowel‐flora alteration: a potential cure for inflammatory bowel disease and irritable bowel syndrome?». Medical Journal of Australia (en inglés) 150 (10): 604-604. ISSN 0025-729X. doi:10.5694/j.1326-5377.1989.tb136704.x. 
    43. Borody, Thomas Julius; Campbell, Jordana (2011-11). «Fecal microbiota transplantation: current status and future directions». Expert Review of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 5 (6): 653-655. ISSN 1747-4124. doi:10.1586/egh.11.71. 
    44. a b «FDA struggles to regulate fecal transplants» (en inglés). CBS News. Associated Press. 26 de junio de 2014. 
    45. «Public Workshop: Fecal Microbiota for Transplantation» (en inglés). Food and Drug Administration. 10 de marzo de 2014. 
    46. a b Smith, Mark B. (19 de febrero de 2014). «Policy: How to regulate faecal transplants» (en inglés). 
    47. «AGA Confirms IND is Required for Fecal Microbiota Transplantation • American Gastroenterological Association (AGA)». web.archive.org (en inglés). 5 de junio de 2013. 
    48. «Guidance for Industry: Enforcement Policy Regarding Investigational New Drug Requirements for Use of Fecal Microbiota for Transplantation to Treat Clostridium difficile Infection Not Responsive to Standard Therapies» (en inglés). Food and Drug Administration. Julio de 2013. 
    49. Smith, Peter Andrey (17 de febrero de 2014). «A New Kind of Transplant Bank» (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014. 
    50. Cammarota, Giovanni; Ianiro, Gianluca; Tilg, Herbert; Rajilić-Stojanović, Mirjana; Kump, Patrizia; Satokari, Reetta; Sokol, Harry; Arkkila, Perttu et al. (2017-04). «European consensus conference on faecal microbiota transplantation in clinical practice». Gut (en inglés) 66 (4): 569-580. ISSN 0017-5749. PMC 5529972. PMID 28087657. doi:10.1136/gutjnl-2016-313017. 
    51. Jørgensen, Simon M.D.; Hansen, Mette M.; Erikstrup, Christian; Dahlerup, Jens F.; Hvas, Christian L. (2017-11). «Faecal microbiota transplantation: establishment of a clinical application framework». European Journal of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 29 (11): e36-e45. ISSN 0954-691X. doi:10.1097/MEG.0000000000000958. 
    52. «How healthy poo saves lives and relieves irritable bowel syndrome» (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2018. 
    53. DuPont, Herbert L. (2013-10). «Diagnosis and Management of Clostridium difficile Infection». Clinical Gastroenterology and Hepatology (en inglés) 11 (10): 1216-1223. doi:10.1016/j.cgh.2013.03.016. 
    54. Tvede, M.; Tinggaard, M.; Helms, M. (2015-01). «Rectal bacteriotherapy for recurrent Clostridium difficile-associated diarrhoea: results from a case series of 55 patients in Denmark 2000–2012». Clinical Microbiology and Infection (en inglés) 21 (1): 48-53. doi:10.1016/j.cmi.2014.07.003. 
    55. Allen-Vercoe, Emma; Petrof, Elaine O (2013-05). «Artificial stool transplantation: progress towards a safer, more effective and acceptable alternative». Expert Review of Gastroenterology & Hepatology (en inglés) 7 (4): 291-293. ISSN 1747-4124. doi:10.1586/egh.13.16. 
    56. «BBC Nature – Dung eater videos, news and facts» (en inglés). Bbc.co.uk. n.d. Consultado el 27 de noviembre de 2011. 
    57. DePeters, E. J.; George, L. W. (2014-12). «Rumen transfaunation». Immunology Letters 162 (2 Pt A): 69-76. ISSN 1879-0542. PMID 25262872. doi:10.1016/j.imlet.2014.05.009. 
    58. DePeters, E.J.; George, L.W. (2014-12). «Rumen transfaunation». Immunology Letters (en inglés) 162 (2): 69-76. doi:10.1016/j.imlet.2014.05.009. 

    Otras lecturas[editar]

    • BIBBÒ Stefano, IANIRO Gianluca, GASBARRINI Antonio, CAMMAROTA Giovanni (December 2017). «Fecal microbiota transplantation: past, present and future perspectives». Minerva Gastroenterologica e Dietologica 63 (4): 420-430. PMID 28927251. doi:10.23736/S1121-421X.17.02374-1. 

    Enlaces externos[editar]