Trasplante de cabeza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El 13 de enero de 1959, el cirujano soviético Vladímir Démijov realizó por última vez el trasplante de la cabeza de un perro en el cuerpo de otro perro vivo.

Un trasplante de cabeza es una operación quirúrgica que implica el injerto de la cabeza de un organismo en el cuerpo de otro. No se debe confundir con otra operación quirúrgica hipotética, el trasplante de cerebro. El trasplante de cabeza implica decapitar al paciente. No se sabe si algún ser humano fue sometido a tal procedimiento, y aunque se ha realizado en perros, monos y ratas,[1] la tecnología necesaria para volver a unir una médula espinal cortada todavía no se ha desarrollado. Es decir, quien fuera objeto de un trasplante de cabeza se convertiría en tetrapléjico, de la misma manera que le ha sucedido a los animales mencionados, a menos que se desarrollaran las terapias adecuadas.

Sergio Canavero ―miembro del Grupo de Neuromodulación Avanzada, en Turín (Italia)― en un trabajo publicado recientemente afirmó que ya se han superado las barreras tecnológicas por las que este arriesgado procedimiento no fue factible cuando se intentó por primera vez en 1970. Todo lo que quedaría por hacer sería someterlas a prueba y error. Sin embargo sus afirmaciones han sido recibidas con gran escepticismo por la comunidad científica, ya que si realmente se hubieran superado las barreras tecnológicas, ya se podrían tratar las lesiones medulares de los parapléjicos y tetrapléjicos.[2]

La investigación de Canavero está basada en la del doctor Robert White, quien en 1970 logró trasplantar con relativo éxito la cabeza de un simio en el cuerpo de otro, aunque sin conectar el sistema nervioso. Esta técnica se ha propuesto como posiblemente útil para personas que ya son tetrapléjicas y que también sufren de fallos orgánicos generalizados que de otro modo requerirían muchas cirugías de trasplante diferentes y difíciles. La cuadriplejía puede ser una opción aceptable para los enfermos terminales. No existe un consenso uniforme sobre la ética de un procedimiento de este tipo.[3]

Historia[editar]

En 1954 el científico soviético Vladímir Démijov llevó a cabo el primer transplante de cabeza conocido, habiendo sido intercambiadas las cabezas de dos perros.[4] En 1959, China anunció que había tenido éxito en el trasplante de la cabeza de un perro en el cuerpo de otro, en dos oportunidades.[5] El 14 de marzo de 1970,[6] un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland (Ohio),[7] ―dirigida por Robert J. White, un neurocirujano y profesor de cirugía neurológica que se inspiró en la obra de Vladímir Démijov―, realizó una operación altamente controvertida para trasplantar la cabeza de un mono en el cuerpo de otro. El procedimiento fue un éxito, en cierta medida, ya que el animal fue capaz de oler, gustar, oír y ver el mundo a su alrededor. En la operación participaron arterias y venas cauterizadas con cuidado mientras que la cabeza estaba siendo cortada para evitar la hipovolemia. Debido a que los nervios se quedaron totalmente intactos, se conectó el cerebro a un suministro de sangre manteniéndolo químicamente con vida. El animal sobrevivió durante algún tiempo después de la operación, incluso hubo momentos en que intentaba morder a algunos de los empleados.[8] Con posterioridad, Xiaoping Ren, investigador de la Universidad de Medicina de Harbin (China) realizó también investigaciones sobre el tema,[9] [10] [11] consiguiendo que algunos ratones con cabeza transplantada sobrevivieran un día.[12] Una parte de la comunidad científica considera este tipo de intervención poco viable.[12]

Históricamente, el nombre del trasplante de cuerpo ha sido indebidamente popularizado como «trasplante de cabeza», y por ello parece conveniente conservarlo incluso para el presente artículo.

Interpretaciones filosóficas y religiosas[editar]

Debe observarse que la identidad personal del receptor del cuerpo (no humano, hasta ahora) no se ve afectada por la sustitución de sus órganos extracefálicos, es decir ubicados fuera de su cabeza. Tampoco estos desarrollos técnico-quirúrgicos necesitan basarse en las ideas de que
a) la identidad personal, el carácter y y los recuerdos emerjan del cerebro porque el psiquismo no tendría realidad independiente; o
b), que ni la memoria, ni la personalidad ni la identidad podrían «almacenarse» en la estructura o la química cerebrales porque el psiquismo sí posee realidad objetiva e independiente del cerebro; o
c), que un alma inmortal se halla presente en la cabeza del receptor. Numerosos sostenedores de esas tres maneras diferentes de ver, o sus combinaciones, han tratado de hallar, en el progreso de los "trasplantes de cabeza", una confirmación de su propia postura. Sin embargo, las tres posturas predicen el mismo resultado observado en las intervenciones quirúrgicas practicadas.

Polémica por el posible primer trasplante de cabeza[editar]

La atrofia muscular espinal (AME) es una grave enfermedad genética que ataca las neuronas motoras y es degenerativa. Esta es la enfermedad que padece el programador ruso Valeri Spiridónov, que será el primer hombre en someterse a un trasplante de cabeza, siendo unido a un nuevo cuerpo a través de la unión con la espina dorsal. Spiridónov prefiere someterse a esta pionera cirugía, jamás antes realizada, a pasar el resto de su vida en una silla de ruedas y muriendo lentamente debido a la AME. Para concretar su trasplante contactó con el controvertido doctor italiano Sergio Canavero, quien forma parte del Grupo Avanzado de Neuromodulación de Turín. Tras el anuncio científico, que puso fecha para la primera operación de trasplante de cabeza en el año 2017, se ha desatado una fuerte polémica sobre su alcance ético y social. Según las declaraciones de Sergio Canavero, responsable del desarrollo de un revolucionario método para el trasplante de cabezas humanas, la primera operación de esta índole será posible en 2016. El experto aseguró que, a través de un cuerpo donado, cualquier paciente podrá combatir distintos tipos de cáncer y degeneraciones nerviosas.[13]

Referencias[editar]

  1. «The Future of Brain Transplants». NOVA. Consultado el 11 de mayo de 2012. 
  2. «Expertos españoles tachan el trasplante de cuerpo entero de “delirio sin base científica”», artículo del 27 de febrero de 2015 en el diario El Mundo (Madrid). Consultado el 11 de abril de 2015.
  3. Krauthammer, Charles (January 19 de 1998). «Of headless mice... and men». Time.  Analiza la posible clonación de seres humanos sin cabeza.
  4. «Transplanted Head». Time. 17 de enero de 1955. Consultado el 2007-12-16. 
  5. «Dog-Head Transplant Claimed by Chinese». Washington Post. December 9 de 1959. 
  6. Bennun, David. «Dr Robert White». The Sunday Telegraph Magazine. Consultado el 20 de marzo de 2013. 
  7. Pace, Eric (November 25 de 1998). «Vladimir P. Demikhov,( Vladímir Démijov ) 82, Pioneer in Transplants, Dies». New York Times. 
  8. Laura, Putre (9 de diciembre de 1999). «The Frankenstein Factor Cleveland brain surgeon Robert J. White has a head for transplanting.». Cleveland Scene. 
  9. Head Transplantation in Mouse Model, junio de 2015.
  10. Allogeneic head and body reconstruction: mouse model, diciembre de 2014.
  11. Concepts, challenges, and opportunities in allo-head and body reconstruction (AHBR), marzo de 2014.
  12. a b ¿Por qué no es posible aún el trasplante de cabeza?, diario El País, 26 de junio de 2015.
  13. «El primer trasplante de cabeza ya tiene fecha y desató la polémica», artículo de 2015 en el sitio web Tu History (México).

Otras lecturas[editar]

Enlaces externos[editar]