Tortura en Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La tortura en Venezuela es un delito establecido la Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes,[1]​ vigente desde el 22 de julio de 2013. Se define como "actos por los cuales se inflige intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos, ya sea físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos sufrimientos sean infligidos por un funcionario público o funcionaria pública u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento. Asimismo se entenderá como tortura la aplicación sobre una persona de métodos tendientes a anular la personalidad de la víctima o a disminuir su capacidad física o mental; aunque no acusen dolor físico o angustia psíquica".

La definición de la tortura en la legislación venezolana corresponde con lo establecido en el artículo 1 de la Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes,[2]​ suscrita por el Estado venezolano el 15 de febrero de 1985 y ratificada el 29 de julio de 1991. El artículo 46 de la constitución de Venezuela dice que «ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes».[3]

Historia[editar]

Dictadura de Juan Vicente Gómez[editar]

Calabozos numerados en La Rotunda, en Caracas.
Preso político de la Rotunda portando perno y grillete en los tobillos para impedir su movilidad

Los hombres que eran apresados en la Rotunda por motivos políticos cargaban con grilletes y pernos de acero en los pies y eran víctimas de numerosas torturas. Los grillos sujetaban los tobillos de los prisioneros, inmovilizándolos e hiriéndolos. Se solía introducir veneno en los alimentos de reos sobre los que pesaran órdenes de asesinato, y vidrio molido en sus bebidas para causar mayor sufrimiento a la hora de la muerte. Todo aquel que se opusiera al régimen de Gómez era asesinado, encarcelado o desaparecido. Entre el peor de los castigos se encontraba esta cárcel. Los métodos de tortura iban desde los más convencionales hasta la pena de muerte.[4][5]

Muchos de los presos políticos de la Rotunda eran enviados a cumplir con trabajos forzados, el más famoso de los cuales fue la construcción de la carretera Trasandina en los Andes venezolanos, que aún sigue en funcionamiento. Uno de los torturadores más crueles de esta cárcel fue un preso común llamado Nereo Pacheco quien, por órdenes de Gómez, fue utilizado por los vigilantes como elemento de castigo contra los presos políticos.[6]

La Rotunda fue demolida en el año 1936, por el presidente Eleazar López Contreras. López Contreras escogió el nombre de "La Concordia" para la plaza que se ubicaría en el mismo lugar donde había estado la cárcel, para dar una idea de un nuevo tiempo de entendimiento. Con ello quería darle fuerza a su recién estrenado y frágil mandato porque, desde su posición de Ministro de Guerra de Gómez, no era posible imaginar que López Contreras ignorara lo que ocurría a los presos de la Rotunda. La demolición de la cárcel por parte de López Contreras ha sido vista como un intento por parte de este General de borrar uno de los episodios más oscuros de la historia del país, porque estuvo involucrado.[7][8]

Pedro Estrada, jefe de la Dirección de Seguridad Nacional durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez

Dictadura de Marcos Pérez Jiménez[editar]

Guasina ubicada en Venezuela
Guasina
Guasina
Ubicación de Guasina en Venezuela

La dictadura de Marcos Pérez Jiménez se caracterizó por su excesiva represión a la disidencia y tortura contra los detenidos. Por ejemplo, el historiador Manuel Vicente Magallanes, preso durante la dictadura, explicaba que en las sedes de la Seguridad Nacional de todo el país los presos políticos fueron sometidos a las diferentes métodos de tortura, como la cámara de hielo, ring, golpes con bolas de acero, cintillos eléctricos, planazos, tortoles y otras formas de maltrato físico.

Para ese entonces, la Plaza Colón de la urbanización Los Caobos era el epicentro de las protestas estudiantiles. En la celebración del Día de la Raza en 1951, fueron arrestados diversos venezolanos que protestaban en contra de la dictadura: José Amín, Miguel Astor Martínez, Antonio Avila Barrios, Francisco Barrios, Federico Estaba, Gerardo Estaba, Luis José Estaba, Dario Hernández, Manuel Vicente Magallanes, Eloy Martínez Méndez, Salón Meza Espinosa y Juan Regalado. Este grupo fue conocido como el de "Los Doce Apóstoles" por haber sido una docena de detenidos. Los doce apóstoles fueron obligados a permanecer juntos de pie durante tres días, privados de hacer necesidades fisiológicas. Cada uno fue torturado de forma personalizada.[9]

A pesar de que el régimen de Pérez Jiménez anunció la clausura del campo de concentración de Guasina el 17 de diciembre de 1952, en Delta Amacuro, pero registros como la obra Se llamaba SN, de José Vicente Abreu, documentan los trabajos forzosos y las condiciones infrahumanas en la isla. Dicha cárcel tuvo que ser cerrada por cuanto el Río Orinoco hundió el islote donde se encontraba.[cita requerida]

Pacto de Punto Fijo[editar]

La Comisión por la Justicia y la Verdad se creó con el propósito de documentar violaciones de derechos humanos en Venezuela durante el período 1958-1998.

El 18 de octubre de 2011, la Asamblea Nacional aprobó la Ley para Sancionar los Crímenes, Desapariciones, Torturas y Otras Violaciones de Derechos Humanos por Razones Políticas en el Período 1958-1998- Esta legislación establece, en su artículo 4, la Creación de una Comisión por la Justicia y la Verdad, como ente encargado de dirigir las investigaciones.

El informe final,[10]​ suscrito por la fiscal general Luisa Ortega Díaz, incluye 16 testimonios tomados por comisiones del antiguo Congreso de la República o por la Fiscalía de la época, sobre torturas ejecutadas por funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado. Sobre estos testimonios y las investigaciones realizadas durante cuatro años, se identificaron 20 "campamentos técnicos" y 6 "teatros de operaciones", donde se aplicaban interrogatorios con equipos de tortura que incluían personal médico.

Revolución bolivariana[editar]

La abogada penalista y activista de derechos humanos Tamara Sujú ha recopilando casos de tortura registrados en Venezuela entre 2002 y 2014 y formalizó su denuncia contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional en julio de 2016, cuando presentó ante la Corte un expediente de 65 incidencias. Lo actualizó en mayo de 2017 sumándole otros casos.[11]​ El 5 de abril de 2017, Sujú fue invitada al InterAmerican Institute for Democracy para narrar los casos de tortura en Venezuela y el expediente del país en la Corte.[12]

Presidencia de Hugo Chávez[editar]

En 2003, tres militares vinculados a los soldados sublevados en la Plaza Altamira durante el paro petrolero de 2002 fueron asesinados. Zaida Peraza, de 28 años; Darwin Argüello, de 21; Ángel Salas, de 21, y Félix Pinto, de 22, fueron encontrados en dos lugares diferentes de las afueras de Caracas con signos de haber sido torturados, atados de pies y manos, habiendo sido asesinados con tiros de escopeta a corta distancia. El líder del grupo, el general Enrique Medina Gómez, declaró que que varios testigos vieron cómo los militares, junto a dos mujeres que les acompañaban, fueron detenidos y obligados a abordar dos camionetas por hombres vestidos de negro y con las caras cubiertas con pasamontañas.[13]

La jueza María Lourdes Afiuni fue detenida el 17 de diciembre de 2009 en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), una cárcel de mujeres en las afueras de Caracas. En enero de 2010, la fiscalía presentó cargos oficiales contra Afiuni por presuntas irregularidades en la liberación de Eligio Cedeño. El primero de julio del 2015 hizo declaraciones a la corte en donde describió la violación sexual a la que fue sometida en la cárcel a causa de la cual se le tuvo que hacer una histerectomía y reconstrucción de sus órganos sexuales y vejiga,[14]​ aparte del compromiso de uno de sus senos el cual está necrosado en un 25% a causa de una patada dada con una bota militar por uno de sus custodias.[15]

Protestas en Venezuela de 2014[editar]

GNB confrontando a manifestantes de oposición.

Durante las protestas en Venezuela de 2014, la ONG Foro Penal documentó 33 casos de torturas contra detenidos, afirmando que los abusos fueron «continuos y sistemáticos» y que las autoridades venezolanas eran «acusadas en general de golpear a los detenidos, en muchos casos fuertemente, y muchas personas han indicado que las fuerzas de seguridad les han robado, tomando sus teléfonos móviles, dinero y joyas».[16]​ Estas torturas, algunas por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, incluirían golpizas, descargas eléctricas, y asfixia, además de tortura psicológica. A los detenidos se les negaría el acceso a abogados y serían obligados a firmar un acta donde declararían que sí habían sido atendidos por abogados defensores.[17]Amnistía Internacional corraboró esta información, indicando que la «tortura es común» por parte de las autoridades venezolanas en contra de los manifestantes.[3]​ En un informe titulado Castigados por Protestar luego de una investigación realizada en marzo durante las protestas, Human Rights Watch dijo que aquellos que fueron detenidos por autoridades del gobierno fueron sujetos de "abusos físicos severos"; algunos de ellos incluían golpizas "a puñetazos, con cascos, y armas de fuego; descargas eléctricas o quemaduras; ser obligados a sentarse en cuclillas o arrodillarse, sin moverse, durante varias horas; ser enmanillados a otros detenidos, algunas veces en pares y en otras ocasiones en cadenas humanas de decenas de personas, durante varias horas; y exposición a largos periodos de calor o frío intenso". También reportó que "muchas víctimas y familiares con los que hablamos dijeron que ellos creían que podían ser víctimas de represalias por parte de la polícia, miembros de la guardia o pandillas simpatizantes del Gobierno si reportaban los abusos".

En un caso, un grupo de hombres dijo que se estaban yendo de una protesta que se había puesto violenta, «los soldados rodearon el vehículo, rompieron las ventanas y lanzaron gas lacrimógeno adentro». Un hombre dijo que un soldado le «disparó con una escopeta a quemarropa» mientras estaba en el vehículo. Los hombres luego fueron «sacados del vehículo y golpeados violentamente», luego un soldado «aplastó sus manos con la culata de su escopeta, diciéndoles que era su castigo por lanzar piedras». El vehículo luego fue incendiado. Un manifestante dijo que mientras estaba detenido, los soldados «lo patearon una y otra vez». Los manifestantes con los que estaban «fueron esposados juntos, amenazados con un perro de ataque, obligados a mantenerse arrodillados por largos periodos de tiempo, golpeados y rociados con aerosol de pimienta». El manifestante luego dijo que fue «golpeado tan fuerte con el casco de un soldado que lo escucho romperse». Una mujer también dijo que estaba con su hija cuando «fueron recogidas por soldados de la Guardia Nacional, llevadas junto a seis otras mujeres a un puesto militar y entregadas a soldados mujeres». Las mujeres luego dijeron que «los soldados las golpearon, patearon y amenazaron con matarlas». Las mujeres también dijeron que los soldados amenazaron con violarlas, cortaron sus cabellos y «fueron dejadas en libertad sólo después de hacerlas firmar un documento indicando que no habían sido maltratadas».[18]

El Nuevo Herald afirmó que los estudiantes manifestantes habían sido torturados por fuerzas del gobierno para obligarlos a admitir su participación en un plan conjunto con individuos extranjeros para derrocar al gobierno venezolano.[19]​ Adicional a las torturas, estudiantes han denunciado que han sido víctimas de abuso sexual por parte de la Guardia Nacional Bolivariana; Foro Penal denunció que en Carabobo habrían sido torturados durante cinco horas, arrodillados mientras se encontraban recluidos por las autoridades, el representante relata que todos los estudiantes fueron sodomizados con un fusil automático.[20][21][22]​ Relatan que posterior al hecho debieron ser "limpiados con un trapo de gasolina debido a la cantidad de sangre causadas por las heridas".[23]​ Adicionalmente, destaca el caso de Juan Manuel Carrasco, golpeado y violado sexualmente por funcionarios de la GNB, quien según pruebas forenses realizadas posteriores al hecho corroboran la violación, desmintiendo a la Fiscal General.[24][25][26]

El director del Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero, pidió tanto a la oposición como al gobierno venezolano que presten atención a los llamados sobre las violaciones a los derechos humanos que no habían sido escuchados. También informó que una mujer había sido torturada con descargas eléctricas en sus pechos.[27][28]​ El Foro Penal Venezolano afirmó que los estudiantes, tras ser arrestados, eran torturados con descargas eléctricas, golpizas y amenazados con ser quemados vivos luego de ser empapados de gasolina.[29]​ La Fiscalía General de Venezuela reportó que estaba realizando, 145 investigaciones relacionadas a abusos de los derechos humanos y que 17 oficiales de seguridad habían sido detenidos en relación a estos hechos. El presidente Maduro y otros funcionarios gubernamentales aceptaron que han ocurrido abusos a los derechos humanos, pero dijo que se trataba de casos aislados y no de un patrón sistemático.[30]​ Cuando los partidos de oposición pidieron un debate sobre la tortura en la Asamblea Nacional, el gobierno venezolano se opuso, acusando de violencia a la oposición diciendo, «los violentos no somos nosotros, los violentos están en un grupo de la oposición».[31]

La Tumba[editar]

El 2 de marzo de 2015 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó medidas cautelares de protección en la resolución 6/2015 a favor de Lorent Saleh y Gerardo Carrero como respuesta a la solicitud hecha el 8 de julio de 2013 por Tamara Sujú en nombre del Foro Penal Venezolano, en la que pidió al organismo que requiera al gobierno venezolano la protección de la vida e integridad personal de Saleh y, más adelante dentro del procedimiento, también la protección de Carrero por la presunta violación de sus derechos humanos. El documento de la CIDH reseña que Saleh y Guerrero “estarían ubicados en un sótano (cinco pisos bajo tierra), conocido como ‘La Tumba’, del edificio que funciona como sede principal del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN)”, donde son sometidos a un “aislamiento prolongado sin contacto con otras personas, en un espacio confinado de 2×3 metros, con cámaras de vídeo y micrófonos en cada una de sus celdas, sin acceso a la luz del sol o al aire libre”, y que los dos presos han denunciado que padecen “crisis nerviosas, problemas estomacales, diarrea, vómitos, espasmos, dolores en articulaciones, dolores de cabeza, dermatitis, ataques de pánico, trastornos musculares y desorientación temporal” sin “presuntamente recibir atención médica adecuada”. La Comisión consideró que los estudiantes "se encuentran en una situación de gravedad y urgencia, puesto que sus vidas e integridad personal estarían en riesgo", y de acuerdo con el artículo 25 de Reglamento de la CIDH el organismo le pidió al gobierno venezolano que adoptara las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal de los detenidos, particularmente proporcionar la atención médica adecuada de acuerdo con las condiciones de sus patologías, y que asegurara que sus condiciones de detención se adecuaran a estándares internacionales, tomando en consideración su estado de salud actual.[32][33]​ El 20 de abril Lorent intentó suicidarse en su celda, hecho que fue evitado por los funcionarios del SEBIN. Su abogado denunció que para entonces no había recibido respuesta por parte del Ministerio Público sobre la solicitud de realizarle evaluaciones psiquiátricas a Saleh y a Gabriel Valles.[34]

Protestas en Venezuela de 2017[editar]

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) denunció el «uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva» durante las protestas y responsabilizó al gobierno de al menos manifestantes y aseguró que «varios miles de personas han sido detenidas arbitrariamente, muchas de ellas han sido víctimas de malos tratos e incluso de torturas».[35]​ El 14 de septiembre de 2017 Tamara Sujú denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) 289 casos de tortura, incluyendo incidentes durante las protestas en Venezuela de 2017 y 192 casos de torturas sexuales, durante la primera audiencia de la organización para analizar crímenes de lesa humanidad en el país.[36]

Elecciones presidenciales de 2018[editar]

El médico José Alberto Marulanda fue apresado el 20 de mayo de 2018 por oficiales de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), día en el que se celebraron elecciones presidenciales en Venezuela. Durante su detención, Marulando ha sido torturado por parte de funcionarios hasta llegar a quedar sordo del oído derecho tras un golpe que le dieron y de perder la sensibilidad en sus manos.[37][38]​ Para noviembre de 2018, seis meses después de su detención, su audiencia había sido diferida seis veces.[39]

Tratados internacionales[editar]

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece, en su artículo 23, que "los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida en que contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorables a las establecidas por esta Constitución y la ley de la República, y son de aplicación inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del Poder Público".[40]

Los principales instrumentos internacionales en materia de tortura, suscritos y ratificados por el Estado venezolano. son:

  • Sistema Universal. La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (10 de diciembre de 1984) indica en su artículo 1: "se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas.[41]
  • Sistema Interamericano. La Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura (9 de diciembre de 1985) establece en su artículo 1: "Para los efectos de la presente Convención se entenderá por tortura todo acto realizado intencionalmente por el cual se inflijan a una persona penas o sufrimientos físicos o mentales, con fines de investigación criminal, como medio intimidatorio, como castigo personal, como medida preventiva, como pena o con cualquier otro fin.  Se entenderá también como tortura la aplicación sobre una persona de métodos tendientes a anular la personalidad de la víctima o a disminuir su capacidad física o mental, aunque no causen dolor físico o angustia psíquica.[42]
  • El Estatuto de Roma. La tortura es uno de los crímenes de lesa humanidad establecidos en el Estatuto de Roma, “cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque”, indica el artículo 7 de dicho estatuto.
  • El Protocolo de Estambul (9 de agosto de 1999), un manual para la investigación y documentación eficientes de torturas y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Reportes internacionales sobre Venezuela[editar]

Las protestas antigubernamentales durante 2014 y 2017 han sido objeto de pronunciamientos de organismos internacionales:

  • Comité contra la Tortura: "El Comité expresa su alarma ante informaciones concurrentes que denuncian actos de tortura y malos tratos de personas arrestadas en el marco de las manifestaciones ocurridas entre febrero y julio de 2014. Dichos actos incluirían palizas, descargas eléctricas, quemaduras, asfixia, violación sexual y amenazas, presuntamente con el objeto de destruir pruebas de las actuaciones de las fuerzas de seguridad, obtener información, castigar, obtener confesiones y por discriminación de género. El Comité observa que de las 185 investigaciones llevadas a cabo por el Ministerio Público por trato cruel sólo se han presentado 5 acusaciones, y las 2 investigaciones por tortura todavía siguen su curso. Preocupa al Comité que, según las informaciones recibidas, una gran parte de los afectados no habría denunciado los hechos por temor a represalias y algunos habrían sido amenazados tras denunciarlos".[43]
  • Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas: "Los agentes de seguridad, notablemente los miembros del SEBIN, la DGCIM y la GNB, recurrieron a tales medidas para intimidar y castigar a los detenidos, así como para extraer confesiones e información. Los casos más graves tuvieron lugar por lo general en locales del SEBIN, la DGCIM y del ejército, en todo el país (...) Los casos documentados por el ACNUDH, junto con la información recogida, indican que los malos tratos y la tortura infligidos a personas privadas de libertad por haber expresado ciertas opiniones políticas o por haber ejercido sus derechos humanos no son incidentes aislados. Por el contrario, se ha documentado que las mismas formas de malos tratos han sido cometidas por agentes de diferentes unidades de seguridad en todo el país, en diferentes centros de detención y con el presunto conocimiento de oficiales superiores, lo que demuestra claramente la existencia de un patrón de conducta”.[44]

Monitoreo de la CIDH[editar]

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos se ha ocupado de la tortura en Venezuela a través de sus informes anuales y especiales. El el Informe País, publicado el 22 de junio de 2018, se señala: "La Comisión ha venido haciendo seguimiento a información sumamente preocupante sobre alegadas torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes cometidos por agentes estatales, contra personas privadas de libertad en Venezuela. Con anterioridad al 2017 ya existían denuncias sobre actos de esta naturaleza altamente reprochables. En particular, en el 2015 la CIDH recibió información de 51 casos de presuntas torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, solo entre enero y junio, lo cual hacía un incremento de 28% de respecto del año anterior. En julio de 2016, se denunció que, desde el mes de mayo, el SEBIN y la GNB habrían detenido a 21 personas, la mayoría de las cuales afirmó haber sido torturadas o haber sufrido otros abusos mientras estuvieron bajo custodia. Se informó, además, sobre la individualización de 18 víctimas de tortura, lo que representaría un incremento de 300% respecto al 2015540. Asimismo, durante el 2016 se identificaron 473 víctimas de tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, 320 menos que en el 2015, y destacó “la ocurrencia de casos que involucraron a grupos de víctimas que superan la decena, y que se produjeron en recintos carcelarios”.[45]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes». 
  2. «Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes». 
  3. a b «Informe sobre Venezuela al Comité Contra la Tortura de la ONU», artículo del 6 de noviembre de 2014 en el sitio web Amnistía.me.
  4. «Las cámaras de tortura más escalofriantes de las dictaduras latinoamericanas». Breinguash. 13 de mayo de 2015. Consultado el 14 de septiembre de 2018. 
  5. Fundación Polar. «La Rotunda». Diccionario de Historia de Venezuela. 
  6. Pocaterra, José Rafael: Memorias de un venezolano de la decadencia, Monte Ávila Editores Latinoamericana, C.A.,Caracas, Venezuela, 1997
  7. Guzmán Pérez, José Eduardo, "López Contreras, el último General", Ediciones de la Dirección de Información y Relaciones Públicas de la Gobernación del Distrito Federal, Caracas, Venezuela,1983.
  8. Troconis de Veracoechea, Emilia, "Historia de las cárceles en Venezuela" (1600-1890), Ed. Academia Nacional de la Historia de Venezuela, Caracas, Venezuela, 1983.
  9. Magallanes, Manuel Vicente (1873). Los partidos políticos en la evolución histórica venezolana. Mediterráneo. 
  10. Informe de la Comisión de Estado por la Justicia y la Verdad contemplada en la Ley para Sancionar los Crímenes, Desapariciones, Torturas y otras Violaciones de los Derechos Humanos por Razones Políticas en el Período 1958-1998. 
  11. Boon, Lisseth (7 de julio de 2017). «¿Maduro en La Haya? el tortuoso camino para condenar crímenes de lesa humanidad». Runrun.es. Consultado el 14 de julio de 2017. 
  12. «El desgarrador relato de Tamara Suju sobre las torturas a presos políticos en Venezuela». La Patilla. 10 de abril de 2017. Consultado el 14 de abril de 2017. 
  13. Hernández, Clodovaldo (20 de febrero de 2003). «Torturados y asesinados tres militares opuestos a Chávez». EL País. Consultado el 10 de febrero de 2019. 
  14. María Lourdes Afiuni declaró en su juicio las torturas y violación sexual que sufrió en prisión
  15. Afiuni rompió el silencio y habló en el juicio
  16. «Tenemos 33 casos de tortura documentados» (en línea). Venezuela: El Nacional. 28 de febrero de 2014. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2014. Consultado el 4 de marzo de 2014. «El abogado Gonzalo Himiob, directivo del Foro Penal Venezolano, explicó que las torturas cometidas por cuerpos de seguridad del Estado en perjuicio de los participantes de las protestas de febrero constan en las actas judiciales de cada caso: «33 víctimas denunciaron formalmente ante fiscales y jueces los atropellos a los cuales fueron sometidos»». 
  17. «Tenemos 33 casos de tortura documentados» (en línea). Venezuela: El Nacional. 28 de febrero de 2014. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2014. Consultado el 4 de marzo de 2014. «El abogado Gonzalo Himiob, directivo del Foro Penal Venezolano, explicó que las torturas cometidas por cuerpos de seguridad del Estado en perjuicio de los participantes de las protestas de febrero constan en las actas judiciales de cada caso: «33 víctimas denunciaron formalmente ante fiscales y jueces los atropellos a los cuales fueron sometidos»». 
  18. Neuman, William (27 de abril de 2014). «In Venezuela, Protesters Point to Their Scars». The New York Times. Consultado el 28de abril de 2014. 
  19. «Torturan a estudiantes en Venezuela para vincularlos con Miami». El Nuevo Herald. 21 de marzo de 2014. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  20. Los guardias nos decían que nos íbamos a morir y nunca aparecer
  21. «Solórzano reitera violación a estudiante detenido». Archivado desde el original el 7 de abril de 2014. Consultado el 6 de abril de 2014. 
  22. Gravísima denuncia: Con un fusil soldados violaron a estudiante en Carabobo
  23. Denuncian una violación sexual contra un detenido en Venezuela
  24. Joven venezolano ratificó que la policía lo violó con un fusil
  25. Los militares venezolanos me violaron con el cañón de un fusil
  26. Violados con fusiles
  27. «En video: Foro Penal denuncia en CNN torturas con descargas eléctricas en Táchira». YoYo Press. 13 de abril de 2014. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  28. «Foro Penal denuncia torturas con descargas eléctricas a mujeres en los senos». Carota Digital. 12 de abril de 2014. Archivado desde el original el 13 de abril de 2014. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  29. «Estudiantes venezolanos detenidos habrían sufrido torturas, según abogada del Foro Penal Venezolano». NTN24. 16 de febrero de 2014. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  30. «Fiscal Ortega: "En Venezuela no existen presos políticos"», video en el sitio web YouTube. La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, habla con el periodista Ismael Cala acerca de las personas detenidas durante las manifestaciones en Venezuela.
  31. «Bancada del PSUV en la AN niega debate sobre las torturas y tratos crueles». El Universal. 13 de mayo de 2014. Consultado el 14 de mayo de 2014. 
  32. «CIDH dictó medidas cautelares de protección a favor de estudiantes Saleh y Carrero». El Nacional. 3 de marzo de 2015. Consultado el 3 de enero de 2018. 
  33. «CIDH concede medidas cautelares a Lorent Saleh y Gerardo Carrero». El Impulso. 3 de marzo de 2015. Consultado el 3 de enero de 2018. 
  34. «Lorent Saleh intentó suicidarse dentro de su celda en el SEBIN». Runrun.es. 13 de mayo de 2015. Consultado el 3 de enero de 2018. 
  35. «ONU denuncia el uso de "fuerza excesiva" y "torturas" en Venezuela». El Heraldo. 8 de agosto de 2017. Consultado el 13 de agosto de 2017. 
  36. «Denunciaron 289 casos de tortura en la Organización de Estados Americanos». El Nacional. 14 de septiembre de 2017. Consultado el 16 de septiembre de 2017. 
  37. Galaviz, Daisy (25 de mayo de 2018). «PERFIL |Médico José Alberto Marulanda es cirujano de manos egresado de la UCV». El Pitazo. Consultado el 5 de febrero de 2019. 
  38. «HRW y Foro Penal advierten de que Venezuela torturó a decenas de militares y sus familiares». BURGOSconecta. 9 de enero de 2019. Consultado el 5 de febrero de 2019. 
  39. Pineda Sleinan, Julett (25 de noviembre de 2018). «A seis meses de la detención del Dr. Marulanda, seis veces han diferido su audiencia». Efecto Cocuyo. Consultado el 5 de febrero de 2019. 
  40. «Constitución de la República Bolivariana de Venezuela». 
  41. «Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes». 
  42. «Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura». 
  43. «Observaciones finales sobre el tercer y cuarto informes periódicos de la República Bolivariana de Venezuela». 
  44. «Violaciones de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela: una espiral descendente que no parece tener fin». 
  45. «Institucionalidad democrática, Estado de derecho y derechos humanos en Venezuela INFORME DE PAÍS».