Toma de Guam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Toma de Guam
La guerra hispano-estadounidense
Guam-CIA WFB Map.png
La isla de Guam
Fecha 20-21 de junio, 1898
Lugar Guam, en el Océano Pacífico
Resultado Estados Unidos toma Guam
Beligerantes
Bandera de España España Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Comandantes
Juan Marina Henry Glass
Fuerzas en combate
3 oficiales y 54 soldados españoles
54 milicianos chamorros
1 crucero
3 naves de transporte
Bajas
57 prisioneros Ninguna

La toma de Guam fue el acto que terminó con el dominio colonial español sobre la isla de Guam. Este fue también uno de los episodios menos sangrientos entre los Estados Unidos y España durante la guerra hispano-estadounidense ya que se tomó la isla sin resistencia alguna.

Preludio[editar]

Guam, bajo control español desde que Miguel López de Legazpi tomara posesión, en nombre del Rey de España, de la misma e islas adyacentes el día 22 de enero de 1565, era para finales del siglo XIX una posesión olvidada con un reducido destacamento de hombres protegiéndola. El último mensaje que las autoridades españolas de Guam recibieron de España era del 14 de Abril de 1898, un mes antes del conflicto Hispano-Estadounidense, en el cual se manifestaba la posibilidad de un acercamiento diplomático que evitara un conflicto armado. Henry Glass, capitán del crucero USS Charleston, estaba dirigiéndose a Manila cuando recibió órdenes de tomar Guam.

Captura[editar]

Glass decidió entonces poner a prueba a su inexperta tropa. El 20 de junio, Glass consiguió llegar a las playas de Guam. El Charleston disparó sobre la isla con tres de sus cañones. La andanada pareció no surtir efecto, hasta tal punto que el mando de la isla supuso que se trataba de salvas de cortesía. Las autoridades españolas enviaron una barca en la que transportaba a una representación española formada por el oficial al mando del puerto, un médico y el hijo del comerciante más influyente de la isla, Sr. Portuach, el cual hizo de intérprete.

El oficial subió al crucero estadounidense y se disculpó por no haber respondido a sus salvas de saludo, debido a que los cañones de los fortines del puerto, dado que hacía más de un siglo que no se usaban, estaban muy erosionados por el salitre marino y nadie quería dispararlos por miedo a que reventasen. Glass le informó al oficial que había estallado la guerra entre España y Estados Unidos y que a partir de ese momento pasaba a ser prisionero de guerra. Después de esto, Glass liberó al español y lo envió de vuelta a la isla con el mensaje de rendir la isla.

El oficial español se negó a acatar la orden porque las leyes españolas impedían obedecer a un oficial extranjero. Glass le notificó que mandaría a un oficial a las 9,00 a.m. del día siguiente para establecer los términos de la rendición. Al día siguiente, a las 9,30 a.m., el oficial del Charleston se encontraba en la playa, por el que conminaba a la rendición de la isla en el plazo de 30 minutos.

Debido a la inferioridad numérica de la guarnición española, escasez de cartuchos, sin fortificaciones en la isla, y sin posibilidad de ayuda, pasado el plazo de 30 minutos el gobernador de la isla, el general Juan Marina, rendía la isla haciendo constar lo siguiente:

Sin defensas de ninguna clase, ni elementos que oponer con probabilidad de éxito a los que usted trae, me veo en la triste decisión de rendirme, bien que protestando por el acto de fuerza que conmigo se verifica y la forma en que se ha hecho, pues no tengo noticia de mi Gobierno de haberse declarado la guerra entre nuestras dos naciones.

Juan Marina, General del destacamento en Guaján, 1898

A las 16h00, los infantes de marina del Charleston desarmaron las tropas españolas y los Chamorros sin incidentes. Los españoles fueron llevados a bordo del transporte Ciudad De Sydney. Los chamorros, sorprendentemente, celebraron la partida de sus antiguos compañeros, y arrancaron los botones de sus propios uniformes dándolos a los americanos como recuerdos.

Rendición[editar]

En el mismo día, la guarnición española y el gobernador Marina marcharon al crucero Charleston. Las órdenes por parte de los estadounidenses fueron ondear la bandera estadounidense sobre las fortificaciones y destruir éstas. Sin embargo, cuando Glass vio el grado de deterioro de las mismas, decidió respetarlas.

Curiosidades[editar]

  • Los únicos cañones que pudieron encontrar los estadounidenses en la isla fueron cuatro cañones antiguos de hierro fundido, guardado con fines ceremoniales, y que eran inseguros hasta para disparar las salvas de saludo.[1]
  • Marina protestó por no haber sido informado del estallido de la guerra.
  • El capitán de navío Henry Glass, siguió sus órdenes al pie de la letra conminando a las autoridades españolas a rendir la isla de Guam, sin saber que esta isla era la sede de gobernación de la demarcación de las islas Marianas y que, en el mismo acto, podía haber tomado posesión de todas ellas. Esta cuestión fue aprovechada por España, que posteriormente vendería el resto de islas Marianas a Alemania, con las consecuencias evidentes en posteriores conflictos bélicos entre los dos países.
  • Al no haber dejado el Charleston guarnición alguna en Guam, una vez que los buques estadounidenses partieron, los funcionarios españoles (que a diferencia de los militares no habían sido tomados prisioneros) volvieron a izar la bandera española en un acto puramente simbólico.

Después de la toma[editar]

Con Guam como la primera posesión de Estados Unidos en el océano Pacífico, Glass continuó su camino a Manila. Las Filipinas, la isla Wake, y Hawái se convirtieron en posiciones estadounidenses al acabar el conflicto. Guam ha pertenecido desde entonces bajo dominio estadounidense, exceptuando la toma por Japón en la 2ª Guerra Mundial.

Fuentes[editar]