Tomás de Morla y Pacheco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tomás Morla
220px
Información personal
Nacimiento 1747 Ver y modificar los datos en Wikidata
Jerez de la Frontera, España o Málaga, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1820 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres D. Tomás Bruno Morla y María López Pacheco de Saavedra y Valle
Información profesional
Ocupación Militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango
Participó en Guerra de la Independencia Española y Guerras Napoleónicas Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Tomás Morla nace en Jerez de la Frontera, sin que haya consenso entre autores en la fecha, entre 1747-1748. Similar ocurre con la fecha de su muerte, en Madrid, datada entre 1811-1820.[1] Hijo de D. Tomás Bruno Morla y María López Pacheco de Saavedra y Valle. Estudia en el Colegio de los Dominicos en Jerez. Siguiendo la tradición militar de su familia en 1.764 ingresa en la Academia de Artillería de Segovia donde se distingue en todas las artes militares obteniendo el grado de subteniente en 1765.

Carrera militar[editar]

En 1780, es teniente de artillería y participa en la campaña de Gibraltar distinguiéndose como militar de prestigio y reconocido valor formando parte en los dos grandes intentos, aunque desafortunados, de conquistar la plaza. Comandando la batería flotante "Talla piedra" y dirigiendo una galería de mina construida a pie de Peñón llamada la Cueva de Levante. Tomás Morla resulta gravemente herido. Recuperando de sus heridas regresa al Colegio de Segovia, reintegrándose a la tarea docente. Como profesor de táctica, completa y amplía los trabajos de Vicente de los Ríos con importantes estudios sobre la artillería, fortificaciones, pólvoras y metalurgia, que quedan reflejados en su magnífico “Tratado de Artillería para uso de la Academia de Caballeros Cadetes del Real Cuerpo de Artillería”, después junto a Guillelmi es comisionado para estudiar diversos Colegios militares de Europa y conocer así los adelantos de la época, siendo numerosos los comunicados y trabajos remitidos a nuestro país fruto de los conocimientos adquiridos.

Participó en la campaña del Rosellón contra los franceses en 1792, Morla se incorpora como Cuartel Maestre General al ejercito del Rosellón distinguiéndose en una primera etapa donde sus consejos dieron brillantes resultados. En un segunda fase estos fueron despreciados y el resultado fue desastroso. Dos años después publicó una obra con el nombre de dicha campaña, en la que daba cuenta de las técnicas de artillería allí empleadas.

Acabada la guerra pasa por distintas comisiones hasta ser elegido para forma parte de un grupo de generales encargados de reorganizar nuestro ejercito.

En 1.800 es nombrado gobernador de Cádiz y capitán general de Andalucía.

En 1808 ante la amenaza del ejército francés crea el cuerpo de "Voluntarios Honrados de Cádiz" que le inflingiría la mayor derrota sufrida por los galos en la Batalla de Bailén. En 1808 obligó a la escuadra francesa, que se hallaba delante de Cádiz, a rendirse a los españoles en la Batalla de la Poza de Santa Isabel. Napoleón iracundo por estas derrota amenaza en diciembre de este mismo año con arrasar Madrid, ante las intenciones del francés la Junta de Defensa cese el fuego y envió a Morla a parlamentar. Morla llega a la capital manifestando la imposibilidad de la defensa a pesar del furor patriótico. Prepara la resistencia con la intención de obtener ventaja en las capitulaciones y evitar un triunfo violento del enemigo.

Comenzada la contienda y ante la inutilidad de la defensa se dirige al campo enemigo para entablar una capitulación. Napoleón recibe a Morla de malas maneras probablemente con rencor por las derrotas infligidas en Cádiz y Bailén. Morla se entrega como prisionero de guerra y ante la amenaza de pasar por las armas a todas las tropas si no deponen las armas, la inutilidad de su defensa y arrancar una honrosa capitulación se rinde. Entró al servicio del rey José Bonaparte. Mantuvo una actitud contraria a la del General Dupont, manifiesta en Dos contestaciones ... a dos oficios del General Dupont (Madrid, 1808), que son Respuesta que dio a la carta que el General Dupont le dirigió desde Lebrija (Cádiz, 10 de agosto de 1808, reimpresa en Valencia, 1808) y Contestación a la carta que le dirigió el General Dupont, con motivo del suceso ocurrido el día 13 en el Puerto de Santa María (Cádiz, 14 de agosto de 1808); volvió sobre este asunto en Justificación que hace a la Nación Española ... acerca de su conducta con Dupont y demás Generales Franceses (Cádiz, 6 de agosto de 1808).

Morla en España es tachado de cobarde y traidor por sus detractores. Un mes más tarde es destituido y retirado todos sus honores,perdió sus empleos con la llegada de Fernando VII.

Algunos autores contemporáneos consideraban que Morla capituló cuando las tropas españolas que debían socorrer a Madrid tenían ya sus avanzadas en la capital justificando el "afrancesamiento" del que se tachaba a Morla. Nada más lejos de la realidad como demostró el Manifiesto de las operaciones del ejército del centro, impreso en Sevilla por general en Jefe en 1809 y que demostraba que aquella ayuda no podía auxiliar a Madrid.


Morla, se retira de la actividad pública muriendo olvidado en Madrid entre 1.812-1820.[1]

Recibió entre otras condecoraciones la Gran cruz de Carlos III (1802) y la encomienda del Campo de Criptana, de la Orden de Santiago.

Divulgación y trabajos científicos[editar]

En 1780 después de resultar herido en el intento de reconquista de Gibraltar es comisionado para estudiar diversos Colegios militares de Europa y conocer así los adelantos de la época, siendo numerosos los comunicados y trabajos remitidos a nuestro pais fruto de los conocimientos. Desde 1787 a 1791, viajó a Francia, Inglaterra, Irlanda, Holanda, Bohemia, Sajonia, Prusia y Austria. Como resultado de sus informes, redacta “Noticias sobre la constitución militar prusiana”, escrita en Berlín en 1790. Su obra más conocida, el Tratado de Artillería, le fue encomendada cuando, por fallecimiento, la dejó inacabada Vicente de los Ríos; de la polémica que se sostuvo en cuanto a la paternidad de la obra, parece haber quedado claro que puede atribuirse con propiedad a Morla. Este libro, que fue ampliamente utilizado en Europa en la primera mitad del siglo XIX y que fue traducido al alemán, trata ampliamente sobre la pólvora y sus componentes, de productos químicos utilizados, de los metales para la fundición y sus aleaciones. Otra obra importante fue Arte de fabricar pólvora, dividida en tres libros: I, De la recolección del salitre. II, Del reconocimiento del salitre, su afino y preparación. III, De la fábrica de la pólvora (Madrid, 1800, 3 vols).

Entre sus múltiples obras, además de las ya mencionadas, hay que señalar: Nociones de fortificación, al parecer nunca publicadas pero que sirvieron de texto en la Academia de Segovia; Apuntes autógrafos, cuyo manuscrito se halla en la Academia de Segovia, buena muestra de las preocupaciones ilustradas de su autor; Memoria acerca del método que conviene establecer en las Reales Fábricas de pólvora para probar los salitres, y celebrar contratas con los salitreros obligados a vender anualmente en ellas cantidades que excedan de 40 arrobas (Murcia, 1788), actualmente en la biblioteca de la Academia de Segovia; Constitución militar prusiana, manuscrito de 1790, publicado en el Memorial de Artillería de 1862; Reconocimiento de los Pirineos, obra que quedó inédita; Memoria sobre la campaña del conde de la Unión en 1794; y Reflexiones sobre las causas de extenderse el contagio de la fiebre amarilla (Granada: imprenta de Moreno, 1804, que conocemos por la reimpresión de Barcelona (1821), costeada por el alcalde constitucional de Barcelona, José Mariano de Cabanes, que obsequió con ella a los suscriptores del Diario de Barcelona.[2]

Bibliografía[editar]

  • Tratado de Artillería para el uso de Caballeros Cadetes del Real Cuerpo de Artillería (1784)
  • El Arte de fabricar pólvora (1800)
  • Reconocimiento de los Pirineos
  • Memoria sobre la nulidad de las fortificaciones del Castillo de Figueras
  • Noticias de la constitución militar prusiana
  • Noticias de las piezas de artillería llamadas carronadas con planos figuras.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]