Día de Todos los Santos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Todos los Santos»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Día de Todos los Santos
All-Saints.jpg
Todos los Santos, pintado por Fra Angélico.
Origen de la celebración Cristiano
Día de celebración Católicos: 1 de noviembre
Ortodoxos: el primer domingo después de Pentecostés
Lugar de celebración Internacional

El Día de Todos los Santos es una solemnidad cristiana que tiene lugar el 1 de noviembre para las iglesias católicas de rito latino, y el primer domingo de Pentecostés en la Iglesia ortodoxa y las católicas de rito bizantino. No se debe confundir con la Conmemoración de los Fieles Difuntos.

En este día la Iglesia celebra fiesta solemne por todos aquellos difuntos que, habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente, han obtenido la visión beatífica y gozan de la vida eterna en la presencia de Dios. Por eso es el día de «todos los santos». No se festeja solo en honor a los beatos o santos que están en la lista de los canonizados y por los que la Iglesia celebra en un día especial del año; se celebra también en honor a todos los que no están canonizados pero viven ya en la presencia de Dios.

Es frecuente que este día las grandes catedrales exhiban las reliquias de los santos.

Precepto[editar]

Aunque no siempre ha sido así -las iglesias orientales no la cuentan entre sus dieciséis fiestas mayores- el Día de Todos los Santos es fiesta de precepto. La solemnidad se observa con rito de primera clase en toda la Iglesia latina el primer día de noviembre. Hay obligación de oír misa y no trabajar. Va precedida de una vigilia, en que, al tenor del canon 1252, párrafo Segundo, del Codex J. C., se debe observar abstinencia y ayuno. Lleva octava común.[1]

En su concepción católica, el objeto de la fiesta es honrar a todos los moradores del Cielo, incluyendo la Santísima Trinidad, la Virgen, los ángeles, las diversas categorías de justos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, y a los santos, incluyendo los que no han sido canonizados.[1]

Historia[editar]

La Iglesia primitiva acostumbraba a celebrar el aniversario de la muerte de un mártir en el lugar del martirio. Frecuentemente, los grupos de mártires morían el mismo día, lo cual condujo naturalmente a una celebración común. En la persecución de Diocleciano, el número de mártires llegó a ser tan grande, que no se podía separar un día para asignársela. Pero la Iglesia, creyendo que cada mártir debía ser venerado, señaló un día en común para todos.[1]

En Oriente consta que ya se celebraba una fiesta en honor de todos los santos desde 359, como indican San Efrén en Carmina Nisibona, y San Atanasio en Epistulae Syriacae. La fecha estaba fijada en el 13 de mayo para las iglesias de Siria y el primer domingo después de Pentecostés para las de Antioquía, según San Juan Crisóstomo. Esta fecha, domingo de la octava de la Pascua de Pentecostés, continuó usándose entre las iglesias de rito bizantino como solemnidad de Todos los Santos.[1]

El origen de esta fiesta en Roma, y con ello en la Iglesia occidental, se halla vinculado al templo del Panteón. Este edificio, que originalmente se dedicaba al culto de todos los dioses romanos, cayó en desuso como tal a fines del siglo IV. Hacia 608 Focas, emperador de Oriente lo donó al papa Bonifacio IV, quien hizo que se convirtiera en iglesia, dedicándola el 13 de mayo de 610 bajo la advocación de Santa María la Rotonda. En el siglo IX el papa Gregorio IV trasladó gran número de cuerpos de mártires desde las catacumbas y volvió a consegrar la iglesia el 1 de noviembre de 835 denominándola Santa María ad Martyres.[1]

Por otra parte, el papa Gregorio III (731-741) consagró una capilla en el Vaticano para dar culto a los santos que antes eran honrados en los cementerios y catacumbas que había quedado en desuso. Dicho oratorio se dedicó «al Salvador, a Santa María, a los Apóstoles, a los mártires, a los confesores y todas las almas justas», e hizo que un coro de monjes rezase todos los días un Oficio suplementario en honor de los santos cuyo natalicio fuese cada día.[1]

De la combinación de estas tradiciones con la de las misas votivas en memoria de muchos o de todos los santos, surgió una tradición que ya para el siglo VIII estaba arraigada, si bien la fecha no era siempre la misma. El papa Gregorio VII la unificó en el primero de noviembre, fecha para las cosechas ya se habían recogido en el territorio romano, porque las celebraciones anteriormente eran el 13 de mayo -aniversario de la consagración de Santa María ad Martyres- fecha en la que los víveres eran escasos en Roma y las multitudes que peregrinaban para los actos eran ya muy considerables.[1]

Celebraciones[editar]

En España[editar]

En la ciudad de Alicante[editar]

Polonia celebra este día con mucha devoción con todos los cementerios llenos de velas.

Era costumbre colocar fotos de los difuntos de la familia frente a luminarias de aceite (animetes). Según la tradición, esas luces servían para que el difunto encontrara su hogar y también para aliviar su pena, si ese era el caso. No poner las luces o que estas se apagaran comportaba en el imaginario de la época, que las almas de los difuntos viniera a quejarse.[2]

El camino al cementerio estaba bordeado de puestos de venta de flores, castañas, nísperos y otros productos. Al llegar, las familias arreglaban y limpiaban las lápidas de sus difuntos, rezaban y pasaban allí buena parte del día. Por la tarde regresaban a casa para cenar juntos y tomar algunos alimentos tradicionales, como pastas, buñuelos y huesos de santo, acompañados por mistela o licor de hierbas. Tras la cena solían contarse leyendas de almas en pena, aparecidos, hechos macabros o anécdotas sobre los difuntos.[2][3]


Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  1. a b c d e f g «Todos los Santos (Fiesta de)». Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana. Tomo 62. Espasa-Calpe. 1928. p. 348 y 349. ISBN 84-239-4562-6. OCLC 256368436. Consultado el 5 de junio de 2020. 
  2. a b Duque Alemañ, Maria del Mar (2003). «La festa de Tots Sants i el día de les ànimes o de difunts». El cicle de la vida : ritus i costums dels alacantins d'abans (en catalán) (1a ed edición). Bullent Edicions. p. 157 a 159. ISBN 84-89663-92-0. OCLC 237319383. Consultado el 6 de junio de 2020. 
  3. Duque Alemañ, María del Mar. (2003). El cicle de la vida : ritus i costums dels alacantins d'abans (1a ed edición). Bullent Edicions. ISBN 84-89663-92-0. OCLC 237319383. Consultado el 8 de junio de 2020.