The King of Fighters 2003

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The King of Fighters 2003 es el décimo juego de la saga The King of Fighters. Fue el último juego de la serie en aparecer en la placa Arcade, Neo-Geo MVS y siendo el primero programado y publicado por la compañía SNK Playmore.

Historia[editar]

Como se indica en el nombre del juego, han pasado dos años desde los sucesos de The King of Fighters 2001, en el que K` y su equipo derrotaron al jefe del NESTS, Igniz, y sus integrantes (The King of Fighters 2002 no entra en la continuidad oficial de la serie). Según la historia, un nuevo torneo de The King of Fighters es organizado por un anfitrión desconocido donde regresarían algunos de los integrantes de las últimas entregas. Uno a los cambios más notorios en este juego fue Terry Bogard, el cual comenzaría a portar el traje de Garou: Mark Of The Wolves (1999) de la misma empresa, y la ausencia de su hermano Andy Bogard, contante en las anteriores entregas. Entre los nuevos integrantes se encuentra Ash Crimson, vital para la nueva saga que llevaría su nombre, Tizoc, Gato (ambos procedentes de la entraga "Garou: Mark Of The Wolves"), Malin y Duo Lon, entre otros.

Este videojuego está disponible para PlayStation 2, XBOX y Neo-Geo MVS.

Personaje[editar]

New Hero Team[editar]

Fatal Fury Team[editar]

Art of Fighting Team[editar]

Kim Team[editar]

Ikari Warriors Team[editar]

Outlaw Team/Garou Aku Team[editar]

Women Fighters Team[editar]

Benimaru Team[editar]

High School Girls Team[editar]

K' Team[editar]

Three Sacred Treasures Team[editar]

Jefes[editar]

Mid-Boss

Historia alternativa

Historia principal

Descenlace[editar]

El equipo de los Tres Tesoros Sagrados y de K' derrotan a Mukai, quien explica que el torneo era solo una prueba, y huye transportándolos a otro lugar. Ash, por su parte, aprovecha la oportunidad de robar el espejo de Yata de Chizuru, quien se había debilitado por los ataques provocados por Maki, lo que provoca el enojo de Kyo e Iori. Poco después, Shingo se niega a seguir siendo la sombra de Kyo y se burla de él, por lo que este le da una paliza a Shingo. K', mientras tanto, se enoja por lo que dijo Mukai, desconociendo que podía controlar las flamas carmesí. Leona sufre el disturbio de la sangre otra vez, pero es intervenida por sus compañeros Ralf y Clark. En el epílogo, el sello de Orochi otra vez se rompe y comienza una rivalidad con los hijos de Rugal.