The Blob (película de 1988)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

The Blob (Titulada El Terror No Tiene Forma en España y La Mancha Voraz en México) es una película de horror de 1988 distribuida por Tristar Pictures. Es una remake del film de 1958 The Blob, que fue protagonizado por Steve McQueen. Dirigida por Chuck Russell con un guion de Frank Darabont. Dura 95 minutos y se clasifica como R. La filmación fue en Abbeville, Louisiana. La cinematografía estuvo a cargo de Mark Irwin. Tuvo un presupuesto estimado de $9,000,000 y un ingreso bruto de $8,247,943 (en Estados Unidos).

Argumento[editar]

Arborville (Colorado) es un pequeño pueblo que se sustenta gracias al turismo invernal a pesar que las altas temperaturas no se han retirado. Tras acabar el campeonato de fútbol americano escolar, el futbolista Paul Taylor (Leitch) se arma de valor y logra invitar a Meg Penny (Smith), jefa de porristas y la chica más popular del colegio; por otro lado el rebelde Brian Flagg (Dillon) avería su motocicleta en el bosque intentando saltar un puente roto.

De regreso al pueblo Brian acepta ayudar a Moss, el mecánico del pueblo, reparando los camiones de hacer nieve a cambio de herramientas; esa noche regresa al bosque para reparar su motocicleta. Al mismo tiempo, Paul y Meg salen en una cita y Kevin, su hermano menor engaña, a su madre para ir a ver una película de terror al cine junto a su amigo Eddie aprovechando que el hermano de éste es acomodador y los dejará entrar gratis a pesar de ser un film para adultos.

En el bosque, un pequeño meteorito choca contra la Tierra, un anciano vagabundo descubre el agujero y ve que del meteorito sale una sustancia gelatinosa (La Mancha Voraz) que se aferra a su mano y comienza a corroerla y devorarla. Brian encuentra al anciano corriendo enloquecido mientras intenta cortar su mano para salvarse y lo sigue intentando ayudarlo, así se encuentran con Meg y Paul Taylor y los tres lo llevan hasta el hospital local. Cuando Brian se va, la mancha voraz ya ha devorado al anciano y ha crecido hasta el tamaño de una persona; Paul y el doctor son consumidos por la Mancha ante los ojos de Meg y posteriormente sale del hospital y entra en el sistema de alcantarillas.

La policía no cree el testimonio de Meg razonando que son los delirios de una chica traumatizada y decide que si Brian está involucrado lo más seguro es que sea el asesino procediendo a arrestarlo, sin embargo, al carecer de pruebas deben liberarlo. Esa noche se reencuentra con Meg en la cafetería local donde ella le habla de la Mancha. Él se muestra incrédulo pero ve cómo un empleado del restaurante es succionado por la tubería del lavaplatos por la Mancha Voraz que crece cada vez que devora alguna criatura. Ellos son perseguidos hasta el congelador del local, pero la masa retrocede por algún motivo al tocar el hielo de las paredes. Luego de comerse a la dueña del restaurante y al comisario, el organismo entra de nuevo en el sistema de alcantarillas. El reverendo Meeker (Close) entra en el restaurante después que todos se van y encuentra restos de la criatura solidificados en la escarcha del congelador como cristales, por lo que toma un frasco de vidrio de tamaño mediano y los guarda en él.

Meg y Brian van hasta la estación de policía donde se encuentran con el agente Briggs (McCrane), quien les pregunta dónde está el lugar en el que cayó el meteorito. Se dirigen hacia allí y descubren una operación militar, dirigida por el científico Dr. Meddows (Seneca), quien explica que se especializa en contactos con formas de vida alienígenas, por lo que al entrarse de la caída del meteorito llevó a su equipo esperando lo que podría ser un primer contacto con una forma de vida del espacio; Meddows ordena que el pueblo entre en cuarentena y que ambos chicos vuelvan, pero cuando Brian sospecha del actuar de los uniformados y se niega a cooperar los apresan y llevan a la fuerza en un furgón. Mientras el vehículo viaja por la carretera Brian discute con Meg, quien piensa que los militares los ayudarán, así que el muchacho decide saltar del vehículo, ir por su motocicleta y huir del pueblo, lo que decepciona a la chica al ver que solo vela por sus intereses.

Meg es llevada al pueblo donde se entera que su hermano menor está perdido así que sale en su búsqueda encontrándolo en el cine junto a su amigo Eddie viendo una película de terror mientras el lugar es atacado por el monstruo y los espectadores son devorados. Meg logra rescatar a los niños del ataque de la Mancha y escapa con ellos por el desagüe.

Luego de recuperar su moto, Brian ve como remueven el meteorito descubriendo que no es tal cosa, sino un satélite norteamericano; también escucha cuidadosamente al Dr. Meddows y descubre que la Mancha es un arma biológica experimental. Se trata de un virus que fue puesto en órbita y que mutó en una masa depredadora, lo que ocasionó la caída del satélite que lo contenía. También se entera que Meg y los chicos están en las alcantarillas, pero no serán rescatados sino usados como carnada para atraer al monstruo y que Meddows lo atrape ya que éste ha ordenado que los habitantes sean considerados sacrificables. Brian mete su motocicleta en el sistema de alcantarillas para huir de los militares y salvar a la joven. Abajo Meg, Kevin y Eddie huyen desesperados del monstruo, pero Eddie es atrapado y devorado. Meg logra hacer llegar a su hermano a la superficie a través de una rejilla y queda a merced del monstruo pero es salvada por Brian.

La mayoría de los soldados enviados por Meddows son masacrados por la masa y los pocos sobrevivientes son abandonados a su suerte junto a los dos muchachos, pero Brian abre una salida a la superficie usando el lanzacohetes de un soldado y encara al científico frente a todos los habitantes desenmascarando el verdadero origen de la criatura. Meddows trata de matar a Brian, pero aparece la Mancha y lo devora. El resto de los soldados coloca explosivos en las alcantarillas, que detonan con gran potencia, con las explosiones bajo de la superficie la multitud empieza a festejar pero esto no hace más que enfadar a la criatura que sale a la superficie y comienza a devorar a la gente. El Reverendo Meeker, enloquece con la masacre y comienza a anunciar que se trata del profetizado fin del mundo, pero cuando la Mancha es atacada por los soldados con un lanzallamas el monstruo se defiende y en el proceso el pastor sufre graves quemaduras en todo su cuerpo siendo salvado por Meg con un extintor y en el proceso rocía a la Mancha que retrocede y Meg se da cuenta de por qué no entró en el congelador: no soporta el frío.

Los sobrevivientes se atrincheran en el ayuntamiento poniendo barricadas y disparándole con extintores, pero es una batalla perdida ya que el monstruo tiene un tamaño superior al del edificio; entre las víctimas cae el policía Briggs, a quien el monstruo atrapa enganchándolo en una escalera de mano, le parte en dos la columna vertebral y lo devora. Brian se dirige al garaje Moss y se lleva un cañón de nieve y dos cisternas de nitrógeno líquido para atacar al monstruo. Dispara a la criatura bolas de nieve, pero esta voltea el camión. Después de ayudar a Brian, Meg toma los explosivos de los soldados muertos y cubre a la Mancha Voraz con el nitrógeno líquido. La criatura es congelada y es llevada por los habitantes a un congelador.

Como escena final se muestra al reverendo Meeker, alcohólico y desfigurado por las quemaduras, dando un sermón sobre el fin del mundo, tema con el que se ha obsesionado. Cuando una feligresa lo visita y le pregunta cuando será este, el predicador contesta: "Pronto, hija... pronto... El Señor me dará una señal". Y levanta el frasco donde tiene encerrado el trozo diminuto de la Mancha, pero que ahora está descongelado, vivo y moviéndose".

Frases célebres[editar]

  • Si él tuviera una mente, tú podrías razonar con él. Si tuviera una cara, tú podrías mirarlo a los ojos. Y si él tuviera un cuerpo, tú podrías dispararle... El Terror no tiene forma.
  • En su cumpleaños 30, él vuelve... Grande, rápido, hambriento, más ambicioso y mortal que antes... Él quiere su pastel y lo comerá.
  • ¡Grita ahora que todavía puedes respirar!.

Casting[editar]

Recepción[editar]

Generalmente, este film es recibido con opiniones mixtas. Más negativas, ya que la película cambió de la original, la Mancha Voraz tiene un nuevo origen, es un experimento humano que sale horriblemente mal y no un monstruo alienigena del espacio exterior. La película fue criticada por los distintos sub-argumentos, como la introducción del gobierno y otros notables ejemplos. También la nueva Mancha Voraz es más pequeña que la original. Además de los comentarios negativos, esta película fue muy bien recibida por su argumento, secuencias y efectos especiales convirtiéndose en todo un clásico de los años 80's.

Esta película muestra escenas mucho más fuertes que su versión original. En la versión del 58 la masa te devoraría entero simplemente al cubrirte; sin embargo en esta versión es mucho más visible su proceso de digestión, se puede ver como los ácidos del monstruo literalmente derriten a su víctima. La mancha voraz lleva pedazos de personas que aún no se han derretido o por el contrario deja los cadáveres a medio consumir. Una de las escenas más criticadas y a la vez aplaudidas es en la que el monstruo devora a un niño pequeño e incluso se te muestra al infante mientras grita de dolor al ser derretido por la Mancha Voraz.

Véase también[editar]