Territorio de Florida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Territorio de Florida
Territory of Florida

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg

1822-1845

Flag of Florida.svg

Ubicación de Florida
Las Floridas Occidental y Oriental antes de ser parte de los Estados Unidos
Capital San Agustín (1822-1824)
Tallahassee (1824-1845)
Idioma oficial Inglés e idiomas de nativos americanos
Gobierno Territorio organizado incorporado
Historia
 • Creación del territorio 30 de marzo de 1822
 • Erección en estado 3 de marzo de 1845

El Territorio de Florida fue un territorio histórico organizado de los Estados Unidos de América que existió del 30 de marzo de 1822 hasta el 3 de marzo de 1845, cuando fue admitido en la Unión como el Estado de la Florida. Originalmente el territorio español de la Florida, y más tarde las provincias de Florida Occidental y Oriental, fueron cedidas a los Estados Unidos como parte del Tratado de Adams-Onís de 1819.[1]​ Era regido por el Consejo Territorial de la Florida.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Florida fue descubierta por primera vez en 1513 por Juan Ponce de León quien reclamó la tierra como posesión de España. San Agustín, el asentamiento europeo continuamente habitado más antiguo de los Estados Unidos continentales, se fundó en la costa noreste de la Florida en 1565. Florida continuó siendo una posesión española hasta el final de la Guerra de los Siete Años, cuando España la cedió al Reino de Gran Bretaña a cambio de la liberación de La Habana. En 1783, después de la Guerra de Independencia Estadounidense, Gran Bretaña cedió la Florida a España.[2]

El segundo término de la dominación española fue influenciado por el cercano Estados Unidos. Hubo disputas fronterizas a lo largo de la frontera con el Estado de Georgia y las cuestiones de uso de los estadounidenses del río Misisipi. Estas disputas fueron supuestamente resueltas en 1795 por el Tratado de San Lorenzo que, entre otras cosas, consolidó la frontera entre Florida y Georgia a lo largo del paralelo 31°.[2]

En 1812, las fuerzas de los Estados Unidos y los "patriotas" de Georgia al mando del general George Mathews invadieron la Florida para proteger los intereses estadounidenses.[3]​ Estos intereses estaban relacionadas mayoritariamente con la esclavitud.

Los esclavos fugitivos habían sido acogidos durante muchos años por los nativos de la Florida, llamados seminolas por los estadounidenses. Vivían en un sistema semifeudal; los seminolas daban protección a los negros "libres", mientras que los antiguos esclavos compartían cultivos con los nativos. Aunque los esclavos fugitivos todavía eran considerados inferiores por los seminolas, los dos grupos vivían en armonía. Los esclavistas de Georgia y el resto del Sur estaban furiosos por este situación, en tanto los esclavos siguieron escapando a la Florida.[3]

La invasión de 1812 del este de Florida, o "Guerra Patriótica", fue percibida por muchos como poco aconsejable. El presidente Madison retiró su apoyo y las autoridades españolas se les prometió una rápida salida de las tropas estadounidenses.[3]

En 1818, después de años de conflictos adicionales que implican indígenas, esclavos fugitivos, y colonos, el general Andrew Jackson escribió al presidente James Monroe, que había sido inaugurado en marzo de 1817, que le informaba de que estaba invadiendo la Florida. Las fuerzas de Jackson partieron de Tennessee y marcharon hasta el norte de de la Florida. Los oficiales españoles se rindieron en el Fuerte de San Marcos en la Florida Oriental; y alrededor de seis semanas después, Fuerte Barrancas y Pensacola en la Florida Occidental.[3]

Tratado de Adams-Onís[editar]

El Tratado de Adams-Onís, también conocido como el Tratado Transcontinental, se firmó el 22 de febrero de 1819 por John Quincy Adams y Luis de Onís y González-Vara, que no tuvo efecto hasta después de haber sido ratificado por España el 24 de octubre de 1820 y los Estados Unidos el 19 de febrero de 1821. Los Estados Unidos recibió la Florida en virtud del artículo 2 y heredó las reclamaciones españolas en el territorio de Oregón en virtud del artículo 3, mientras cedió todas sus reclamaciones en Texas a España en virtud del artículo 3[2]​ (con la la independencia de México en 1821, Texas se convirtió en territorio mexicano), y se comprometió a indemnizar hasta $5,000,000 en reclamaciones de ciudadanos estadounidenses contra España en virtud del artículo 11. Según el artículo 15, los productos españoles recibieron privilegios arancelarios exclusivos más favorables en el puertos en Pensacola y San Agustín por doce años.

Estatus de territorio y las Guerras Seminolas[editar]

El Presidente James Monroe autorizó el 3 de marzo de 1821 tomar posesión de la Florida española por los Estados Unidos y proporcionar una gobernanza inicial.[4]​ Andrew Jackson fue gobernador militar del territorio recién adquirido, pero sólo por un breve período. El 30 de marzo de 1822, los Estados Unidos fusionó la Florida Oriental y parte de lo que antes constituía la Florida Occidental en el Territorio de la Florida.[5]​ William Pope Duval se convirtió en el primer gobernador oficial del territorio de la Florida y poco después la capital se estableció en Tallahassee, pero sólo después de la eliminación de una tribu seminola del área circundante.[3]

El conflicto central del Territorio de Florida fueron los habitantes seminolas. El gobierno federal y la mayoría de los colonos blancos deseaban que todos los indígenas de la Florida emigraran a occidente. El 28 de mayo de 1830, el Congreso aprobó la Ley de Remoción de los Indios que requería que todos los nativos americanos se movieran al oeste del río Misisipi. La ley en sí no significaba mucho a la Florida, sin embargo, puso el marco para el Tratado de Paynes Landing que fue firmado por un consejo de jefes seminolas el 9 de mayo de 1832. Este tratado declaró que todos los habitantes seminolas de la Florida debían ser reubicados por 1835, dándoles tres años. Fue en esta reunión donde el famoso Osceola primero expresó su decisión de luchar.[3]

A partir de finales de 1835, Osceola y los aliados seminolas comenzaron una guerra de guerrillas contra las fuerzas de Estados Unidos.[3]​ Numerosos generales lucharon y fracasaron, sucumbieron al calor y la enfermedad, así como la falta de conocimiento de la tierra. No fue hasta que el general Thomas Jesup capturó muchos de los jefes principales de seminolas, incluyendo Osceola que murió en cautiverio por enfermedad, que las batallas comenzaron a apagarse.[3]​ Los seminolas fueron finalmente forzados a migrar. Florida se unió a la Unión como el estado número 27 el 3 de marzo de 1845.[6]​ En ese momento, casi todos los seminolas se habían ido, a excepción de un pequeño grupo que viven en los Everglades.

Referencias[editar]