Terremoto de Caracas de 1967

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Terremoto De Los Angeles Caracas de 1967
ubicada en Venezuela
Bullseye1.png

Localización del epicentro
Fecha 29 de julio de 1967
Magnitud 6.5–6.7 MW
Profundidad 15.9 Km
Duración 35 segundos
Coordenadas del epicentro 10°41′N 67°24′O / 10.68, -67.4Coordenadas: 10°41′N 67°24′O / 10.68, -67.4
Consecuencias
Zonas afectadas Caracas Venezuela
Víctimas 236 muertos y 2000 heridos.
[editar datos en Wikidata]

El Terremoto de Caracas de 1967[1] fue un movimiento sísmico ocurrido en Caracas, Venezuela, y el Litoral Central (La Guaira, Vargas) el 29 de julio de 1967 a las 8:05 p.m, hora de Venezuela (UTC-4, en ese tiempo), el cual tuvo como su epicentro el litoral central, a 20 km de Caracas, y que duró 35 segundos. Este afectó mayormente a las zonas de Altamira, Los Palos Grandes y el Litoral Central. Después del terremoto, siguieron réplicas de menor intensidad.

El Distrito Federal fue sacudido por un sismo de 6.5 a 6.7[2] grados en la escala de Richter con una duración de 35 a 55 segundos. En la zona de Caracas dejó un balance de 2000 heridos, 236 muertos y daños materiales de más de 10 millones de dólares estadounidenses.

Cronología[editar]

1966[editar]

El 2 de noviembre de 1966, el profesor Luis Beltrán Reyes publicó en el periódico venezolano El Universal las predicciones de la vidente italiana Marina Marotti quien entre otras cosas vaticinaba “que una ciudad de América de Sur en la que se celebrarían muchas fiestas; estaría llena de polvo, ruinas, muerte y destrucción”.[3] Más tarde profetizó que Caracas "sería sacudida por un fuerte temblor de grandes consecuencias a mediados del año 1967 y que el mismo dejaría una huella de dolor y muerte". El 21 de enero de ese mes se publicó en la revista “Elite” un reportaje del periodista Luis Duque titulado: “¿Un terremoto destruirá a Caracas?” en la portada se mostraba una fotocomposición a color de las torres de El Silencio siendo estremecidas por el temblor y las profecías sobre un sismo en la ciudad, además se afirmaba que el sabio Alexander von Humboldt había dicho en 1800 que en un plazo de 150 años, Caracas podía ser completamente devastada por un gran terremoto. [4]

Días después del terremoto, se publicó en la misma revista un aviso que, casi en tono de disculpa, aseguraba que aquel reportaje solo buscaba alertar a las autoridades y en ningún caso se había publicado con intención alarmista, ni sensacionalista.

1967[editar]

19 de Julio[editar]

Diez días antes del temblor, el parapsicólogo y miembro de la "Federación Espiritista de Venezuela", el profesor Luis Hernández declaró en la corresponsalía del diario El Nacional en Maracaibo, Estado Zulia que uno de los médium de esa federación había logrado percibir que un terremoto de peores consecuencias que el de 1812 asolaría a Caracas. [4]

28 de Julio[editar]

El viernes 28 la tarde cerró con un cielo encapotado y rojizo. En la noche se produjo una fuerte tormenta eléctrica.

29 de Julio[editar]

A las 5:27 a.m., hora de Colombia (UTC-5), se produjo un poderoso temblor cuya intensidad, en la ciudad de Bogotá, estimó el sacerdote José Rafael Goberna, subdirector del "Instituto Geofísico de Los Andes" en 6 grados en la escala de Mercalli y de 7 a 8 en el epicentro, el cual fue localizado a 350 kilómetros al noroeste de Bogotá y a 200 kilómetros de profundidad. [5] Se produjeron pocos daños materiales y luego de una replica a las 10:25 a.m. la gente, poco a poco, regresó a sus hogares pasado el mediodía. [4] En Venezuela el temblor provocó daños en San Cristóbal, capital del estado Táchira con un resultado de 2 personas fallecidas.

A las 8:05 p.m. hora de Venezuela, Caracas fue sacudida por un terremoto de 6,5 en la escala de Ritcher. El personal del Observatorio Cagigal no pudo precisar exactamente ni el epicentro, ni la magnitud del terremoto porque al sismógrafo pendular se le rompieron los flejes de las agujas y los equipos de células fotoeléctricas sufrieron también desperfectos. Luego del sismo, el Capitán de Navío Ramiro Pérez Luciani, director del observatorio, estimó que el epicentro se hallaba en la falla de Humocaro, Estado Lara, a unos 350 kilómetros de Caracas, pero al día siguiente, al examinar los informes de daños, corrigió su apreciación, ubicándolo en el Mar Caribe a 70 km de las costas, frente al Litoral Central. Debido a los daños en los equipos sismológicos, el director del Observatorio Naval informó que habría de recurrir a los institutos especializados extranjeros para determinar con exactitud los datos del sismo. [6]

En la Catedral de Caracas en el centro de la ciudad, donde se oficiaba una misa, los vitrales del templo explotaron y los que estaban cerca se alejaron hacia la Plaza Bolívar. En segundos la centenaria Cruz Pontifical que coronaba la fachada, se desplomó en caída libre hasta golpear el suelo, fragmentándose en pedazos quedando marcada en el mismo. Uno de los presentes recordaría el hecho con las siguientes palabras: “Vi cuando la cruz se desprendió y quedó grabada en el piso como una quemadura de hierro candente; en ese preciso momento el terremoto cesó”. Hoy en día, el trozo de concreto es preservado.

En el momento del terremoto, en los estudios Sonomatrix, del sector de Antímano, el técnico de sonido Alejandro López, el organista Tulio Enrique León y el compositor Germán Narvaez, trabajaban en la grabación de una pista instrumental para un tema grabado por un coro infantil días antes. Al huir estas personas del estudio, los micrófonos, las consolas y los equipos de grabación de cinta magnetofónica quedaron en funcionamiento grabándose así el único sonido registrado del temblor. [7] De esta grabación, la empresa FAVEDICA editó más tarde un disco sencillo, con una narración que explicaba lo sucedido.

La expansión abarcó violentamente durante unos 55 segundos la zona sísmica exterior del norte de Caracas que se extiende por más de 20 kilómetros entre las poblaciones de Arrecifes y Naiguatá. En Caracas, las zonas de Altamira, Los Palos Grandes y la mayor parte del litoral central fueron las que sufrieron mayores daños. En la Plaza Altamira, hay una placa conmemorativa de la tragedia.

En Caraballeda, en el actual estado Vargas, cinco de los once pisos del edificio "La Mansión Charaima" quedaron destruidos; unos meses después, se trató de demoler el edificio con explosivos y al no lograrse esto, debió emplearse una bola de demolición. También el Hotel Macuto Sheraton sufrió fuertes daños en sus estructuras.

El Municipio Chacao, ubicado en el este de Caracas, quedó dominado por una gran nube de polvo gris. Cerca de la Plaza Altamira se derribó el edificio Neverí. En la primera avenida de Los Palos Grandes, se vino abajo el edificio "San José" de 9 pisos, el cual fue reconstruido y que hoy en día conserva su nombre. En el edificio "Mijagual" de 10 pisos se celebraba esa noche una fiesta y los invitados que asistieron, murieron. En la avenida Luis Roche de los Palos Grandes, ocho de los pisos del edificio "El Palace Corvin" desaparecieron durante el sismo. También quedaron afectados los edificios El Roxul, Royal Coral y Blue Palace. El suceso causó una gran cantidad de noticias de prensa y televisión dándose así por primera vez en la televisión venezolana, una transmisión por 24 horas de forma ininterrumpida.

Al fuerte sismo, le siguieron 30 réplicas más, todas de menor intensidad, cada una de las cuales llenaba de pánico a quienes las sentían, ya que tenían el temor del primer sismo, que fue considerado un terremoto por la gravedad de su escala.

En los días siguientes, funcionarios de los organismos competentes y miles de voluntarios rescataron los cuerpos que yacían entre los escombros. Los restos de los edificios y derrumbes fueron transportados a la Base Aérea de La Carlota para su revisión. Durante 6 meses, los conductores que circulaban por la autopista podían ver el panorama de lo ocurrido aquel día.

En Maracay, a unos 50 kilómetros al oeste de Caracas, se registraron cinco personas fallecidas y 100 heridas. En otras ciudades se reportaron daños estructurales. A raíz de este terremoto, por disposición del entonces presidente de Venezuela, Raúl Leoni fueron creadas dos comisiones que se encargarían de evaluar los daños producidos por el terremoto. Como conclusión, se planteó al poder ejecutivo la creación de un instituto que se encargara del estudio e investigación de los sismos en Venezuela. Posteriormente, durante la presidencia de Rafael Caldera, fue publicado el decreto N° 1053 del día 27 de julio de 1972 mediante el cual fue creada la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis). [8]

Muertos y daños materiales[editar]

El desastre dejó a más de 300 muertos (236 muertos registrados), 2.000 heridos, 80 mil personas sin vivienda y una pérdida material de 450.000.000 de bolívares (10.465.116 USD en la época). Seis edificios fueron destruidos, 40 edificios fueron declarados no habitables, 180 edificios sufrieron deterioros graves y un número no cuantificado de viviendas, de uno y dos pisos, resultaron averiadas, especialmente en las fachadas, paredes de recubrimientos, frisos, balcones, cornisas y aleros.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «El terremoto cuatricentenario de Caracas». Consultado el 15 de abril de 2016. 
  2. Sistema de Teleinformación de Sismología Histórica de Venezuela. «Event record». Sismología Histórica de Venezuela. Archivado desde el original el 25 de diciembre de 2012. Consultado el 21 de abril de 2016. 
  3. «La pitonisa que vaticinó el terremoto 1967». 29 de julio de 2015. Consultado el 15 de abril de 2016. 
  4. a b c «La tragedia del Cuatricentenario». 29 de julio de 2012. Consultado el 15 de abril de 2016. 
  5. Salguero Florez, Hernando (30 de julio de 1967). «Susto sin daños, ni víctimas en Bogotá». El Tiempo. Consultado el 15 de abril de 2016. 
  6. «Terremoto de Caracas 29-07-1967». Consultado el 15 de abril de 2016. 
  7. «Grabación de Audio hecha en el terremoto de Caracas de 1967». 1 de febrero de 2007. Consultado el 16 de abril de 2016. 
  8. «Reseña Histórica». Funvisis. Consultado el 21 de abril de 2016.