Tercio de Montserrat

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tercio de Montserrat
Activa 1936 - 1939
País España
Fidelidad Bandera de España Bando sublevado
Rama COA Spain 1945 1977.svg Ejército Franquista
Tipo Tercio requeté
Función Fuerza de choque
Parte de 74.ª División (1938-1939)
Insignias
Bandera Flag of Traditionalist Requetes.svg
Cultura e historia
Condecoraciones Laureda de San Fernando
Guerras y batallas
Guerra Civil Española
[editar datos en Wikidata]

El Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat o simplemente Tercio de Montserrat[1] fue una unidad militar compuesta por requetés carlistas catalanes que participó en la Guerra civil española. Constituyó una de las unidades militares del Bando sublevado más famosas y condecoradas de la contienda,[2] y destacó por su participación en el Frente de Aragón y en la Batalla del Ebro. El Tercio es reconocido en la historiografía como la unidad franquista que durante la contienda sufrió un mayor número de bajas en porcentaje.[n. 1] El número total de efectivos que lucharon en el Tercio está estimado en torno a unos 1.600 oficiales y requetés.[4]

Orígenes y formación[editar]

Poco antes del estallido de la contienda, la organización del requeté carlista en Cataluña tenía una fuerza estimada de 3.000 voluntarios de primera línea y alrededor de 15.000 más en unidades auxiliares.[5] [6] Poco después de producirse el Golpe de Estado de julio de 1936, que fracasó completamente en Cataluña, estos militantes se encontraron en total desorden: algunos murieron, otros fueron capturados, muchos se escondieron y los que pudieron, huyeron de la región.[7]

En el momento de producirse el Golpe de Estado la consigna interna de los carlistas era la de encontrarse en Pamplona, por lo que muchos cruzaron la frontera francesa y llegaron a la zona sublevada.[8] La intención era formar un cuerpo militar propio de acuerdo a la tradición carlista, aunque a medida que avanzó la contienda las distintas unidades carlistas fueron integradas en el Ejército franquista. Los antiguos líderes carlistas catalanes Mauricio de Sivatte y Jose María Cunill acuñaron la idea de formar un unidad de combate propia a partir de los carlistas catalanes "exiliados", separada de las demás fuerzas del Bando sublevado.[9] Inicialmente la unidad iba a ser denominada en honor a San Jorge, pero septiembre se acabó escogiendo a la Virgen de Montserrat.[10] El 3 de diciembre de 1936 se formó a todos los efectos el tercio de requetés, llamado Tercio de Nuestra Señora de Montserrat,[11] bajo la dirección inicial de José María Cunill.[12] Hasta comienzos de 1937 la unidad no estuvo plenamente organizada.[13] De acuerdo a lo que se hacía en otras unidades, fueron nombrados oficiales del Ejército de predilección carlista para que formaran el núcleo de mando del tercio.[14]

Organización[editar]

Hasta enero de 1938 el Tercio formó parte de la V División Orgánica de Zaragoza, primero, y luego del V Cuerpo de Ejército que estaba integrado en el Ejército del Norte.[15] Posteriormente fue asignado a otras unidades (entre otras, a una división de caballería, una brigada de reserva y una división compuesta por regulares marroquíes).[16] En junio de 1938, el Tercio fue transportado por ferrocarril hasta la zona de Extremadura y quedó incorporado a la 74.ª División del Ejército del Centro, unidad a la que el Tercio permaneció asignado durante el resto de la contienda.[17]

A comienzos de la primavera de 1937 la unidad aumentó su tamaño hasta disponer de 200 efectivos, divididos en dos compañías; esta estructura continuó manteniéndose hasta su destrucción en Codo, en agosto de 1937.[18] En términos numéricos el Tercio era equivalente a un batallón regular del Ejército, aunque en comparación, el Tercio contaba con menor entrenamiento y estaba peor equipado. La mayoría de sus soldados no fueron sometidos al entrenamiento regular del ejército, y su formación militar se veía reducida a unos meses (en algunos casos, unas pocas semanas) de ejercicios militares, ya fuera en los cuarteles o en la retaguardia del frente de combate. Durante la reconstrucción del Tercio, este fue reconstruido y reestructurado en cuatro compañías regulares de infantería y una compañía de ametralladoras, sumando unos 800 efectivos (incluidos 20 oficiales del Ejército).[19] [n. 2] En esta ocasión la peculiaridad fue una Sección de choque, formada en junio de 1938 y algo que hasta entonces no tenía precedentes en otras unidades carlistas.[17] En cuanto a las unidades de apoyo, estas se reducían a los servicios médicos. Tras las fuertes pérdidas sufridas durante la Batalla del Ebro, el Tercio volvió a su fuerza numérica original.[20] En mayo de 1939, poco antes de su disolución, la unidad estaba compuesta por alrededor de 900 efectivos.[21]

El poder de fuego de la unidad descansaba principalmente en los rifles Mauser Modelo 1889, además de granadas de mano, ametralladoras y morteros (de 50 mm y 81 mm).[22] Exceptuando momentos puntuales en que se le proporcionaba apoyo externo, el Tercio nunca dispuso de secciones de artillería o transporte propios.[23] [n. 3]

En contraste con lo que ocurría en las unidades del Ejército Franquista, en el Tercio el idioma común era el catalán y las órdenes se transmitían en esta lengua.[24] [25] [n. 4]

Historial de operaciones[editar]

Frente de Aragón[editar]

La nueva unidad fue enviada como guarnición al tranquilo y secundario Frente de Aragón, siendo destinada en las cercanías de Codo, a comienzos de enero de 1937.[18]

Durante los siguientes meses tuvo una estancia tranquila, sin apenas incidencias de mención.[27] Su bautismo de fuego tuvo lugar durante la Ofensiva de Zaragoza, en agosto de 1937, cuando el Ejército republicano trate de conquistar la capital aragonesa. Para ese momento los carlistas catalanes se encuentran destacados cerca de las posiciones de los tercios carlistas aragoneses, ubicados en Belchite y también Quinto.[28] Durante las batallas que se desarrollaron los requetés sufieron un elevado número de muertos, perdiendo 150 hombres de los 182 que disponía la unidad y quedando prácticamente aniquilada.[13] Sin embargo, su fuerte resistencia provocó un considerable retraso de las unidades republicanas que avanzaban hacia Zaragoza, a pesar de que Codo era un objetivo secundario. El 25 de agosto los restos del Tercio, que había desaparecido como unidad operacional efectiva, lograron evadir el cerco y se retiraron a Zaragoza.[29] Años después de la contienda, en 1943, la unidad sería condecorada colectivamente con la Cruz Laureada de San Fernando por su actuación en Codo.[30]

Otros frentes[editar]

Entre octubre de 1937 y enero de 1938 el Tercio fue reconstruido como un batallón en la retaguardia franquista,[13] en Torres de Berrellén, cerca de la capital aragonesa.[31]

Posteriormente fue desplegado en el frente sur de los Montes Universales, en la región del región del Alto Tajo. La unidad permaneció en esta área hasta junio de 1938 (inicialmente en el sector MazareteHuertahernando, luego en Mirabueno), tomando parte en pequeñas escaramuzas con pocas bajas.[16] En junio el batallón fue transferido a la Sierra de Gredos (Ávila),[32] para ser trasladado de nuevo en julio hacia Extremadura. Allí tomó parte en algunos avances menores en el río Zújar, encontrado muy poca resistencia por parte de las unidades republicanas de la zona. De hecho, la mayoría de requetés que acabaron en los hospitales lo hicieron debido al enorme calor.[33] Cuando el 25 de julio comienza la batalla del Ebro, el Tercio es embarcado en un tren y enviado urgentemente a Cataluña.[34]

Batalla del Ebro[editar]

Integrado en la 74.ª División franquista, el 29 de julio el Tercio llegó a Villalba de los Arcos, entrando inmediatamente en combate en la zona de Quatre Camins.[35] Durante las siguientes 70 horas la unidad mantuvo combates de forma constante.[36] En estas operaciones fallecieron un capitán, cuatro alféreces, seis sargentos y cincuenta hombres, mientras que otros ciento sesenta y tres efectivos resultaron gravemente heridos.[36] Los combates se alargaron por espacio de diez días, logrando mantener Villalba.[37] El 9 de agosto los requetés catalanes fueron relavados por fuerzas de la 13.ª División.[38]

La Cota 481 en la actualidad.

El 19 de agosto el Tercio protagoniza el asalto a la llamada "posición Targa" o cota 481,[39] situada en el cruce de las carreteras que enlazaban Villalba de los Arcos, Corbera de Ebro, la Fatarella y Gandesa, y que se encontraba defendida por la 60.ª División republicana y por una brigada de la 3.ª División, la 31.ª BM.[40] Durante la mañana del día 19 los defensores republicanos fueron sometidos a un intenso fuego artillero y aéreo, aunque en la práctica no se vieron afectados; al mediodía los efectivos del Tercio, desde sus posiciones en Cuatro Caminos, se encaminaron al asalto de la posición Targa.[39] Sin embargo, el Tercio no recibió el apoyo esperado por parte de los batallones Ceuta y Bailén, por lo que los requetés se vieron sometidos al intenso fuego de las ametralladoras republicanas. Bajo el fuego enemigo, el Tercio tuvo 58 muertos y 170 heridos, quedando prácticamente deshecho.[41] En ese momento el Tercio sólo conserva 215 de sus 850 efectivos con los que llegó al Ebro.[42] La posición Targa sería finalmente capturada al anochecer de aquel día, después de que los republicanos abandonaran la posición debido a la fuerte presión enemiga.[43] El Tercio mantuvo más combates durante los siguientes días, hasta el 30 de agosto, sufriendo en ese tiempo unas bajas que alcanzaron los 150 muertos y 700 heridos.[44]

Durante los siguientes meses Tercio permaneció situado en la orilla del Ebro realizando misiones de vigilancia y patrulla, mientras recibía refurezos y nuevos reclutas.[45]

Final de la contienda[editar]

A mediados de diciembre de 1938, desde Fatarella el Tercio fue transportado en trenes y a comienzos 1939 fue desplegado al sur de Extremadura, para hacer frente a la última ofensiva republicana de la contienda.[1] [n. 5] Varias semanas después, durante la contraofensiva franquista, la unidad capturó Valsequillo antes de volver a ser trasladada por tren, esta vez a Navalmoral.[20] Luego fue transferida a Chozas de Canales (Toledo) y a finales de marzo fue traslada en camiones a Albarreal de Tajo, tras lo cual tomó parte en la llamada «Ofensiva final» y avanzó en el interior de la zona republicana sin encontrar ninguna resistencia.[21]

El 1 de abril de 1939, con el hundimiento y la derrota de las fuerzas republicanas, se declaró el final de la contienda.Tras ello, el Tercio permaneció situado en Castilla occidental hasta que fue enviado a la capital y participó junto a otras unidades franquistas en el Desfile de la Victoria de Madrid, el 19 de mayo de 1939.[48] Después, volvió a trasladarse. El 31 de julio entró en Barcelona, tomando parte en varias celebraciones locales hasta que la unidad fue estacionada en los cuarteles de Jaime I. La desmovilización de efectivos tuvo lugar hasta mediados de septiembre, mientras que los miembros restantes fueron transferidos a los cuarteles de Moncada.[49] El Tercio fue disuelto oficialmente el 26 de octubre de 1939, y sus miembros licenciados después de una subida a la montaña de Montserrat, donde entregaron la bandera del Tercio al Monasterio.[49]

Composición social[editar]

El tercio estuvo compuesto por jóvenes procedentes de familias acomodadas, muy religiosas y de tradición carlista.[50]

Mandos[editar]

Mausoleo del tercio junto al monasterio de Montserrat.
Comandantes[51]
Comienzo Rango Nombre
15 de diciembre de 1936 capitán Enrique Monteys Carbo
3 de agosto de 1937 teniente Alfonso Fenollera González (provisional)
21 de agosto de 1937 teniente Francisco Roca Llopis (muerto en acción)
9 de septiembre de 1937 comandante José Sentis Simeón
17 de noviembre de 1937 capitán Antonio de Ibarra Montis
29 de abril de 1938 capitán Luis Quiroga Nieto
30 de junio de 1938 comandante José Navas Sanjuán
17 de julio de 1938 capitán Manuel Martínez Millán de Priego
29 de agosto de 1938 alférez José Daunis (provisional)
22 de septiembre de 1938 comandante Norberto Baturone Fernández
4 de noviembre de 1938 teniente José M. Molinet Calverol (provisional)
27 de diciembre de 1938 comandante Antonio Miranda Guerra

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Según algunas estimaciones, el número de muertos sufridos por el Tercio durante la contienda oscila entre 269 y 327.[3]
  2. No hay constancia del número de suboficiales. En otras unidades carlistas, como el Tercio de Lácar, el número de suboficiales era similar al número de oficiales.[19]
  3. Por ejemplo, en algunos momentos el Tercio tuvo asignados 20-40 camiones para su utilización.[23]
  4. El Tercio de Montserrat no fue una excepción: en algunas compañías carlistas formadas por voluntarios del interior de Guipúzcoa el idioma común era el vasco, dado que estos voluntarios no conocían bien el español. En el caso de los voluntarios catalanes, en más de una ocasión esto les supuso algún problema; se dio un caso en que el Tercio, estando destinado en la provincia de Toledo, se encontró que sus requetés eran rechazados por las chicas de los pueblos ya que, en opinión de las mujeres, no hablaban "en cristiano".[26]
  5. Algunos autores sostienen que con esta acción Francisco Franco en realidad buscaba evitar que el Tercio entrara en territorio catalán para así imposibilitar cualquier tipo de manifestaciones políticas catalanas.[46] [47]

Referencias[editar]

Pie de página[editar]

  1. a b Seidman, 2011, p. 77.
  2. Payne, 1996, p. 133.
  3. Aróstegui, 2013, pp. 830-831.
  4. Vallverdú i Martí, 2014, p. 32.
  5. Durán, 2010, p. 102.
  6. Vallverdú i Martí, 2008, pp. 318-319.
  7. Vallverdú, 2008, pp. 293-343.
  8. Larraz y Sierra-Sesúmaga, 2011, p. 131.
  9. Vallverdú, 2014, pp. 25-6.
  10. Aróstegui, 2013, p. 687.
  11. Clemente, 2011, p. 180.
  12. Blinkhorn, 1975, p. 256.
  13. a b c Cardona y Losada, 2004, p. 159.
  14. Aróstegui, 2013, p. 689.
  15. Aróstegui, 2013, p. 693.
  16. a b Aróstegui, 2013, pp. 693-694.
  17. a b Aróstegui, 2013, p. 695.
  18. a b Aróstegui, 2013, pp. 689-691.
  19. a b Aróstegui, 2013, p. 694.
  20. a b Aróstegui, 2013, p. 701.
  21. a b Aróstegui, 2013, p. 702.
  22. Aróstegui, 2013, p. 697.
  23. a b Aróstegui, 2013, pp. 694, 697.
  24. Ruiz Carnicer, 2013, pp. 305-308.
  25. Michonneau y Núñez Seixas, 2014, pp. 127-154.
  26. Martorell Pérez, 2009, p. 126.
  27. Seidman, 2011, pp. 52-53.
  28. Canal i Morell, 2006, p. 330.
  29. Aróstegui, 2013, pp. 691-692.
  30. Aróstegui, 2013, pp. 703-4.
  31. Aróstegui, 2013, pp. 692-693.
  32. Aróstegui, 2013, pp. 694-695.
  33. Aróstegui, 2013, pp. 694-696.
  34. Aróstegui, 2013,, p. 696.
  35. Quirós, 2009, p. 50.
  36. a b Cardona y Losada, 2004, p. 161.
  37. Aróstegui, 2013, pp. 696-697.
  38. Mezquidá y Gené, 1974, p. 111.
  39. a b Quirós, 2009, p. 56.
  40. Quirós, 2009, p. 50 y ss..
  41. de Gaulle, 1973, p. 172.
  42. Mezquidá y Gené, 1974, pp. 141-151.
  43. Sánchez Cervelló, 2005, p. 51.
  44. Martorell Pérez, 2009, p. 130.
  45. Aróstegui, 2013, pp. 697-701.
  46. Vallverdú, 2014, pp. 31-32.
  47. Martorell Pérez, 2009, p. 65.
  48. Aróstegui, 2013, pp. 702-703.
  49. a b Aróstegui, 2013, p. 703.
  50. Alcalde, 2014, p. 186.
  51. Aróstegui, 2013, pp. 684-704.

Bibliografía[editar]

  • Alcalde, Ángel (2014). Los excombatientes franquistas (1936-1965). Prensas de la Universidad de Zaragoza. 
  • Aróstegui, Julio (2013). Combatientes Requetés en la Guerra Civil española, 1936-1939. Madrid: La Esfera de los Libros. ISBN 9788499709970. 
  • Blinkhorn, Martin (1975). Carlism and Crisis in Spain, 1931-1939. Nueva York: Cambridge University Press. 
  • Canal i Morell, Jordi (2006). Banderas blancas, boinas rojas: una historia política del carlismo, 1876-1939. Marcial Pons Ediciones de Historia. ISBN 9788496467347. 
  • Cardona, Gabriel; Losada, Juan Carlos (2004). Aunque me tires el puente: Memoria oral de la batalla del Ebro. Aguilar. ISBN 9788403095786. 
  • Clemente, José Carlos (2011). Breve Historia de Las Guerras Carlistas. Madrid: Ediciones Nowtilus. ISBN 9788499671697. 
  • Durán, L. (2010). El catalanisme en el nostre passat nacional. Solsona. ISBN 9788497799683. 
  • de Gaulle, Jacques (1973). La batalla del Ebro. Círculo de Amigos de la Historia. 
  • Larraz Andía, Pablo; Sierra-Sesúmaga Ariznabarreta, Víctor (2011). Requetés: de las trincheras al olvido. Madrid. ISBN 8499700462. 
  • Martorell Pérez, Manuel (2009). La continuidad ideológica del carlismo tras la Guerra Civil. Valencia: UNED. 
  • Mezquida y Gené, Luis María (1974). La batalla del Ebro: Asedio y defensa de Villalba dels Arcs en sus aspectos militar, económico, demográfico y urbanístico. Diputación Provincial de Tarragona. 
  • Michonneau, Stéphane; Núñez Seixas, Xosé M. (2014). Imaginarios y representaciones de España durante el franquismo. Madrid: Casa de Velázquez. ISBN 9788415636656. 
  • Ruiz Carnicer, M. Á. (2013). Falange. Las culturas políticas del fascismo en la España de Franco (1936-1975). Zaragoza: Institución Fernando el Católico. 
  • Payne, Stanley G. (1996). Identidad y nacionalismo en la España contemporánea: el carlismo, 1833-1975. Actas Editorial. ISBN 84-87863-46-9. 
  • Quirós, Antonio (2009). La 31 Brigada Mixta del Ejército Popular. Diario de Operaciones. Luarna. ISBN 978-84-92684-62-5. 
  • Sánchez Cervelló, Josep; Clua Micola, Pere (2005). La Batalla de l'Ebre: Un riu de sang. Gandesa: COMEBE. ISBN 9788499709970. 
  • Seidman, Michael (2011). The Victorious Counterrevolution: The Nationalist Effort in the Spanish Civil War. The University of Wisconsin Press. ISBN 978-0-299-24964-9. 
  • Vallverdú i Martí, Robert (2008). El carlisme català durant la Segona República Espanyola 1931-1936. Barcelona. ISBN 9788478260805. 
  • Vallverdú i Martí, Robert (2014). La metamorfosi del carlisme català: del "Déu, Pàtria i Rei" a l'Assamblea de Catalunya (1936-1975). Barcelona. ISBN 9788498837261.