Terapia holística del campo del pensamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Terapia del Campo del Pensamiento
Medicina alternativa
Información
Año creación 1980
Proponente Roger Callahan
Star of life caution.svgAviso médico

La Terapia del Campo del Pensamiento también llamada Terapia holística del Campo del Pensamiento (THCP) o Thought Field Therapy (TFT en inglés) es un tratamiento psicológico marginal desarrollado por el psicólogo estadounidense, Roger Callahan.[1]​ Aunque sus defensores dicen que puede curar una variedad de dolencias mentales y físicas mediante un "golpeteo" especializado con los dedos en los puntos de los meridianos de la parte superior del cuerpo y las manos. No hay evidencia científica de que TFT sea eficaz, y la Asociación Americana de Psicología ha declarado que "carece de base científica" y la considera pseudociencia.[2]

Los fundamentos de la TFT consisten en una mezcla de conceptos derivados de una variedad de fuentes. Principalmente la antigua filosofía china del , que se cree que es la 'fuerza vital' que fluye por todo el cuerpo -cuya existencia nunca ha sido demostrada[3]​-. Callahan también basa su teoría en la kinesiología aplicada y algunos conceptos de física.[4]

Teoría y tratamiento[editar]

Callahan denomina su tratamiento "Terapia de campo de pensamiento" porque teoriza que cuando una persona piensa en una experiencia o pensamiento asociado con un problema emocional, se está sintonizando con un "campo de pensamiento". Describe este campo como "el concepto más fundamental en el sistema TFT", afirmando que "crea un andamio imaginario, aunque bastante real, sobre el que podemos erigir nuestras nociones explicativas". [5]

En este sistema se dice que las perturbaciones son información codificada con precisión contenida en el campo del pensamiento; cada deformación del campo de pensamiento de una persona está relacionada con un problema particular y se activa al pensar en ese problema. Callahan sostiene que estas perturbaciones son la causa fundamental de las emociones negativas y que cada perturbación corresponde a un punto de los meridianos del cuerpo. Para eliminar el malestar emocional, Callahan dice que se debe hacer un golpeteo (tapping) en una secuencia precisa de puntos meridianos. Él postula que hacer tapping desbloquea o equilibra el flujo de .[6]​ Una sesión de tratamiento típica dura quince minutos y no se repite.

Callahan afirma que el proceso puede aliviar una amplia variedad de problemas psicológicos, incluido el trastorno por estrés postraumático, la depresión, la ansiedad, la adicción y las fobias.[7]​ Callahan también ha declarado que la TFT puede tratar o prevenir problemas físicos, incluida la fibrilación auricular.[8]​ En 1985, en su primer libro sobre TFT, escribió que las fobias específicas se podían curar en tan solo cinco minutos.[9]

Callahan también afirma que su nivel más avanzado, ·Tecnología de voz (Voice Technology, VT) se puede realizar por teléfono utilizando una "tecnología" no divulgada. La formación para la VT es proporcionada por Callahan y la tarifa que figuraba en el sitio web de Callahan para esta capacitación en el año de 2007 era de 5,000 dólares estadounidenses.[10][11]

Evaluaciones y críticas[editar]

Ente algunos grupos de psicólogos cínicos existen preocupaciones por la posible adopción de la TFT por parte de organismos gubernamentales y el público en general siendo esta una terapia no validada y pseudocientífica.[7][12]

En 2000, se publicó un artículo en el Skeptical Inquirer que argumentaba que no existe un mecanismo plausible para explicar cómo podría funcionar la TFT y la describió como una pseudociencia sin fundamento.[2]

Una encuesta Delphi realizada en 2006 a un panel de expertos en psicólogía sobre terapias desacreditadas, publicada en una revista de la APA, indicó que, en promedio, los participantes calificaron a la TFT como "probablemente desacreditada". La muestra incluyó tanto a psicólogos clínicos en ejercicio como a psicólogos académicos.[13]

Devilly afirma que no hay evidencia de la supuesta eficacia de las terapias energéticas, incluida la TFT, así como las técnicas de liberación emocional y otras como la programación neurolingüística, y que todas ellas exhiben las características de las pseudociencias.[14]

Lilienfeld, Lynn & Lohr también utilizan TFT como ejemplo de una terapia que contiene algunos de los indicadores distintivos de una pseudociencia. Específicamente, señalan su evasión del sistema de revisión por pares y la ausencia de condiciones de límite.[15]

Estudios previos realizados sobre la TFT han recibido críticas en la literatura médica. Por ejemplo, un estudio exploratorio realizado por Charles Figley, un psicólogo que se esforzó por encontrar tratamientos más efectivos para el trastorno por estrés postraumático (TEPT). Él examinó cuatro terapias nuevas con una evaluación de seguimiento de seis meses (utilizando medidas que no se usaron inmediatamente después del tratamiento) y para las cuales no realizó pruebas de significancia estadística al comparar las terapias. Los autores declararon que "a diferencia de la investigación en psicoterapia convencional, la metodología de la SCD no está destinada a comparar los diversos tratamientos y, por lo tanto, no necesariamente cumple con los criterios propuestos para los tratamientos validados empíricamente, aunque sí cumple con algunos de esos criterios", y también declararon que "Desafortunadamente, debido a problemas con la selección de sujetos y la recopilación de datos, el estudio no alcanzó sus objetivos. Además, la naturaleza del estudio impide la comparación de los enfoques, y esa comparación nunca se planeó". Los autores también señalaron que debido a que no filtraron a los participantes con el TEPT como criterio, no todos los participantes necesariamente cumplieron con los criterios del TEPT. Los autores reconocieron que el estudio de TFT y los otros tres métodos estaban incompletos y señalaron que "estos enfoques de tratamiento parecen ser prometedores para ayudar a los pacientes a eliminar los aspectos más dolorosos de sus recuerdos traumáticos". Los autores señalaron que los cuatro enfoques justificaban un estudio más a fondo.[16]

Un estudio controlado sobre tecnología de voz de la terapia del campo de pensamiento publicado en la revista académica The Scientific Review of Mental Health Practice, no mostró diferencias entre el TFT VT y las secuencias de tapping seleccionadas al azar, lo que proporciona evidencia contra la afirmación de Callahan de que se pueden derivar secuencias precisas de su supuesta tecnología especializada las cuales marcan la diferencia en el resultado.[17][18]

Gran parte de la evidencia aducida en apoyo de TFT por Callahan y otros proponentes proviene de informes de casos no controlados que no fueron revisados por pares. Por ejemplo la publicación en la que Diepold y Goldstein dijeron haber demostrado que la TFT alteraba los patrones cerebrales de un solo sujeto traumatizado.[19]

En 2001, en una acción sin precedentes, el editor de la publicación acadñemica Journal of Clinical Psychology acordó publicar, sin revisión por pares, cinco artículos sobre la TFT elegidos por Callahan; estos fueron: Callahan, 2001b [20]​ y 2001c; [21]​ Pignotti y Steinberg, 2001; [22]​ Sakai y col., 2001; [23]​ y Johnson et al., 2001. [24]​ En lugar de la revisión por pares, se publicaron críticas junto con cada artículo.[25][26][27]​ Los críticos coincidieron en que cada uno de los cinco estudios contenía serias fallas que los hacían incomprensibles para ellos. Señalaron fallas que incluían: seleccionar solo casos exitosos; centrarse en una diversidad de problemas; no utilizar un grupo de control; no haber controlado por el efecto placebo, características de la demanda y regresión a la media; falta de medidas de evaluación válidas; el uso del SUD como única medida de eficacia distinta de la HRV; usar una medida fisiológica fuera de contexto (HRV) de manera inapropiada; y falta de una teoría creíble. Uno de los críticos, el profesor de psicología de Harvard Richard J. McNally, destacando la falta de evidencia para la TFT, declaró que "hasta que Callahan haya hecho su tarea, los psicólogos no están obligados a prestar atención a la TFT". El psicólogo John Kline escribió que el artículo de Callahan representa "una serie inconexa de afirmaciones sin fundamento, neologismos mal definidos e informes de casos inverosímiles que difuminan los límites entre la farsa y la prosa expositiva”.[28]​ Una de las autoras originales de los estudios no revisados por pares se retractó más tarde de sus conclusiones y ha revertido su anterior posición favorable sobre la TFT.[29][30]​ Los únicos otros estudios que aducen apoyo a la TFT son los que se informaron en el boletín de Callahan, The Thought Field, y un estudio no controlado sobre tecnología de voz que consiste en llamadas a programas de radio en un archivo propietario de una revista de artículos recopilados sobre kinesiología aplicada. Las afirmaciones de Callahan acerca de que la tecnología de voz de la TFT tiene propiedades únicas y está a la par con la ciencia sólida no fueron respaldadas en un experimento controlado que utilizó secuencias aleatorias contra TFT VT.[31]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Spiegel, Alix (29 de marzo de 2006). «Unorthodox Therapy in New Orleans Raises Concern». National Public Radio. Consultado el 16 de diciembre de 2008. 
  2. a b Gaudiano, Brandon A. (1 August 2000). «Can We Really Tap Our Problems Away: A Critical Analysis of Thought Field Therapy». skepticalinquirer.org. CFI. Archivado desde el original el 20 de marzo de 2021. Consultado el 20 March 2021.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «csicop» está definido varias veces con contenidos diferentes
  3. Reiki: Fraudulent Misrepresentation « Science-Based Medicine: Reiki: Fraudulent Misrepresentation « Science-Based Medicine, accessdate: 28 de mayo de 2016
  4. Callahan, Roger; Roger J. Stancliffe (1985). Five minute phobia cure: Dr. Callahan's treatment for fears, phobias and self-sabotage. Wilmington: Enterprise Publishing. ISBN 978-0-913864-89-0. 
  5. Callahan, R.J. and Callahan, J. (2000). Stop the Nightmares of Trauma. Chapel Hill: Professional Press. p. 143
  6. Trubo, Richard; Callahan, Roger (2001). Tapping the healer within: using thought field therapy to instantly conquer your fears, anxieties, and emotional distress. Chicago, Ill: Contemporary Books. ISBN 978-0-8092-9880-8. 
  7. a b Spiegel, Alix (29 de marzo de 2006). «Unorthodox Therapy in New Orleans Raises Concern». National Public Radio. Consultado el 16 de diciembre de 2008.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «npr» está definido varias veces con contenidos diferentes
  8. TFT Stops Atrial Fibriliation by Roger Callahan
  9. Callahan, Roger; Roger J. Stancliffe (1985). Five minute phobia cure: Dr. Callahan's treatment for fears, phobias and self-sabotage. Wilmington: Enterprise Publishing. ISBN 978-0-913864-89-0. 
  10. The Scientific Review of Mental Health Practice, 3(2) p. 60-66.
  11. Pignotti, M. (2007) (enlace roto disponible en este archivo). Thought Field Therapy: A former insider's experience. Research on Social Work Practice, 17(3), 392-407.
  12. «SRMHP: Our Raison d’Être». The Scientific Review of Mental Health Practice. Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  13. Norcross, John C.; Koocher, Gerald P.; Garofalo, Ariele (1 de enero de 2006). «Discredited psychological treatments and tests: A Delphi poll.». Professional Psychology: Research and Practice (en inglés) 37 (5): 515-522. doi:10.1037/0735-7028.37.5.515. 
  14. Devilly, Grant J. Source: Australian and New Zealand Journal of Psychiatry, June 2005, vol. 39, no. 6, p.444
  15. Lilienfeld, SO, Lynn, SJ, Lohr JM (eds) (2003). Science and Pseudoscience in Clinical Psychology. New York: Guilford Press, Chapter 1
  16. Carbonell, Figley (1999). «A Systematic Clinical Demonstration of Promising PTSD Treatment Approaches». Traumatology. Archivado desde el original el 12 de febrero de 2005. 
  17. TFT VT, Pignotti, M. (2005c). Thought Field Therapy Voice Technology vs. random meridian point sequences: a single-blind controlled experiment. The Scientific Review of Mental Health Practice, 4(1), 72-81
  18. Monica Pignotti (2004). «Thought Field Therapy in the Media». The Scientific Review of Mental Health Practice. Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  19. Diepold, J. H., & Goldstein, D. (2008). Thought field therapy and QEEG changes in the treatment of trauma: A case study. Traumatology, 15, 85 – 93.
  20. Callahan, R.J. (2001b). The impact of thought field therapy on heart rate variability (HRV). Journal of Clinical Psychology. 57 (10), 1153-1170 (Not Peer Reviewed).
  21. Callahan, R.J. (2001c). Raising and lowering heart rate variability: Some clinical findings of Thought Field Therapy. Journal of Clinical Psychology. 57 (10), 1175-1186 (Not Peer Reviewed).
  22. Pignotti & Steinberg, 2001
  23. Sakai et al., 2001
  24. Johnson et al., 2001
  25. McNally, R.J. (2001). Tertullian’s motto and Callahan’s method. Journal of Clinical Psychology, 57(10) 1171-1174
  26. Kline, J.P. (2001). Heart Rate Variability does not tap putative efficacy of Thought Field Therapy. Journal of Clinical Psychology. 57 (10), 1187-1192.
  27. Herbert, J.D. & Gaudiano, B.A. (2001). The search for the holy grail: Heart Rate Variability and Thought Field Therapy. Journal of Clinical Psychology, 57(10), 1207–1214.
  28. Kline, J.P. (2001). Heart Rate Variability does not tap putative efficacy of Thought Field Therapy. Journal of Clinical Psychology. 57 (10), 1187–1192.
  29. Pignotti, M. (2005a). Regarding the October 2001 JCLP Special Issue on Thought Field Therapy: Retraction of conclusions in the article “Heart Rate Variability as an outcome measure for Thought Field Therapy in clinical practice.” Journal of Clinical Psychology, 61(3), 361-365.
  30. Pignotti, M. (2005b). Callahan fails to meet the burden of proof for Thought Field Therapy claims: Rejoinder to Callahan. Journal of Clinical Psychology, 61(3), 251-255.
  31. Pignotti, M. (2005c). Thought Field Therapy Voice Technology vs. random meridian point sequences: a single-blind controlled experiment. The Scientific Review of Mental Health Practice, 4(1), 72-81