Teoría del Big Rip

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cosmología física

Ilc 9yr moll4096.png
Radiación de fondo de microondas

Artículos
Universo primitivo Teoría del Big Bang · Inflación cósmica · Nucleosíntesis primordial
Expansión Expansión métrica del espacio · Expansión acelerada del Universo · Ley de Hubble · Corrimiento al rojo
Estructura Forma del universo · Espacio-tiempo · Materia bariónica · Universo · Materia oscura · Energía oscura
Experimentos Planck (satélite) · WMAP · COBE
Científicos Albert Einstein · Edwin Hubble · Georges Lemaître · Stephen Hawking · George Gamow
Portales
Principal Cosmología
Otros Física · Astronomía · Exploración espacial · Sistema Solar
Recreación artística del Big Rip.

El Gran Desgarramiento o teoría de la expansión eterna, se remonta a los filósofos griegos pre-científicos como Leucipo quien argumentó que todo el universo está compuesto de átomos y huecos. Alrededor del 450 a. C., Empédocles imaginó a los elementos fundamentales Elemento clásico Fuego, Elemento clásico Tierra, Elemento clásico Aire y Elemento clásico Agua y las "fuerzas" de atracción y repulsión que permiten las interacciones entre ellos. Antes de esto, Heráclito propuso que el fuego o cambio era fundamental para la existencia humana, creada a través de la combinación de propiedades opuestas.​ En los Diálogos de TimeoPlatón, siguiendo a Pitágoras, consideró a las entidades matemáticas tales como números, el punto, la línea y el triángulo como los bloques fundamentales en la construcción del mundo; y a los cuatro elementos fundamentales (fuego, aire, agua y tierra) como los estados de sustancias a través de los cuales los principios matemáticos pasarían.​ Un quinto elemento, la quintaesencia incorruptible, Éter, fue considerado como el bloque fundamental de la composición de los cuerpos celestes. El punto de vista de Leucipo y Empédocles, junto con el éter, fue aceptado por Aristóteles y pasó a la Europa medieval y renacentista. Una conceptualización moderna de las moléculas comenzó a desarrollarse en el s. XIX junto con evidencia experimental para los elementos químicos puros y cómo los átomos individuales de diferentes sustancias químicas tales como hidrógeno y oxígeno pueden combinarse para formar moléculas químicamente estables, tal como la molécula del agua.

Después del desgarramiento es como antes del Big Bang. La teoría de la relatividad afirma que es el fin: el Tiempo no evoluciona.[1]

El cumplimiento de esta hipótesis depende de la cantidad de energía oscura en el universo. Si el universo contiene suficiente energía oscura, podría acabar en un desgarramiento de toda la materia. El valor clave es la razón entre la presión de la energía oscura y su densidad energética (). Si su valor es tal que el universo acabaría por ser desgarrado. Primero, las galaxias se separarían entre sí, a 1000 millones de años del final. Luego la gravedad sería demasiado débil para mantener integrada cada galaxia, y 60 millones de años antes del fin, solo habría estrellas aisladas. Aproximadamente tres meses antes del fin, los sistemas planetarios perderían su cohesión gravitatoria. En los últimos minutos, se desbaratarían estrellas y planetas. El universo quedaría reducido a átomos, pero no se habría acabado todo. Los átomos serían destruidos en los últimos 10-18 segundos antes del fin del espacio-tiempo y solo quedaría radiación. El universo se parecería al Big Bang pero casi infinitamente menos denso y en el cual el factor escalar sería infinito. A diferencia del Big Crunch, en el que todo se condensa en un solo punto, en el Big Rip el Universo se convertiría en partículas subatómicas flotantes que permanecerían para siempre separadas, sin cohesión gravitatoria ni energía alguna.

Los autores de esta hipótesis calculan que el fin del universo, tal como lo conocemos, ocurriría aproximadamente 3.5 × 1010 años (35 000 millones de años) después del Big Bang, o dentro de 2.0 × 1010 años (20 000 millones de años).

Debido a que la materia bariónica y la materia oscura solo representan el 31.7 % del universo y el 68.3 % restante está formado por la energía oscura, una energía que se opone a la gravitatoria, el Big Rip parece ser una de las teorías más aceptadas en la actualidad del fin del universo. [2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Overby, Dennis (en inglés): «From Space, A New View Of Doomsday.» The New York Times. Consultado el 10 de junio de 2017.
  2. «Resultados de Planck 2013». Consultado el 3 de septiembre de 2017. 

Enlaces externos[editar]