Teodoro Iradier y Herrero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Teodoro Iradier y Herrero
Teodoro Iradier.jpg
Teodoro Iradier en uniforme de explorador
Información personal
Nacimiento 1869 Ver y modificar los datos en Wikidata
Vitoria, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1940 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad España
Información profesional
Miembro de
[editar datos en Wikidata]
Comité Directivo de los Exploradores de España (1913). Teodoro Iradier en el centro.
Teodoro Iradier con uniforme de explorador rover en 1936. Revista La Patrulla nº 91.

Teodoro Iradier y Herrero (Vitoria, 1869 - Madrid, febrero de 1940) fue un militar y escritor español, fundador de los Exploradores de España.[1]​ Era sobrino del explorador de los territorios del Golfo de Guinea, Manuel de Iradier y Bulfy.[2][3]

Biografía[editar]

Inició su formación para la carrera militar en la Academia General Militar de Toledo[4]​ y en la Academia de Caballería de Valladolid.[5]

Junto con el publicista Arturo Cuyás Armengol formó en 1911 el comité organizador de los Exploradores de España,[6]​ al tiempo que promovía, gracias a sus contactos en el Ejército, numerosos comités locales de Exploradores en varias ciudades. El 30 de julio de 1912 se aprueban los estatutos y reglamentos de la Asociación de Exploradores de España, el equivalente a la asociación inglesa de escultismo, siendo elegido presidente de la misma. El 11 de agosto del mismo año se constituye la primera tropa de Exploradores de España en Vitoria, considerándose esta fecha el inicio oficial del escultismo en España.

Su dedicación a la juventud ya fue patente durante nueve años de actividad en el Colegio de Santiago para huérfanos del Arma de Caballería.

Por su relación personal con el monarca Alfonso XIII, a cuya Casa Militar fue agregado por Real Orden de 27 de febrero de 1913, consiguió la adhesión del mismo al proyecto de los Exploradores, lo que explica su rápida propagación en los primeros años. Otra Real Orden de 3 de julio de ese mismo año le nombraba Ayudante Honorario del rey.

Como capitán de Caballería, director de la «Revista de Caballería».[7]

Forzado por las presiones externas de la jerarquía eclesiástica, que criticaba con dureza el escultismo, y por conflictos internos provocados por el entorno de Alfonso XIII, que veía con cierto desagrado demasiada complicidad entre el rey y un simple capitán de Caballería, presentó su dimisión irrevocable como secretario-comisario de los Exploradores. Uno de los bulos más incisivos fue su presunta militancia en la masonería, sobre la cual no existen registros, referencias personales, ni pruebas.[8]

En 1917 fundó los Hidalgos de la Patria, agrupación patriótica y autoeducadora de juventudes seleccionadas,[9]​ que ofrecía «iniciativas para la formación de nuestro pueblo ideal».[10]

El 7 de junio de 1920 fue ascendido a teniente coronel de Caballería. En junio de 1921 fue comisionado para desplazarse a Francia, Suiza, Italia y Portugal, en viajes de estudios que duraron hasta noviembre de 1922. El 7 de agosto de 1921 recibió la Placa de la Orden de San Hermenegildo.

Durante la Dictadura de Primo de Rivera escribió el Catecismo del ciudadano,[11]​ en el que, según Eduardo González Calleja, «con una estructura muy similar a los libros de doctrina católica que debían memorizar los niños, se recogían los principios básicos de la política primorriverista, como la patria, el patriotismo o la ciudadanía, definida como el cumplimiento de los deberes y el ejercicio de los derechos que las leyes fundamentales del Estado marcan a los españoles.» El Directorio militar distribuyó el libro por todas las escuelas de España. Por otro lado, la experiencia de los Exploradores de España fue tenida en cuenta por la comisión que elaboró el proyecto que daría nacimiento al Servicio Nacional de Educación Física, Ciudadana y Premilitar, como modelo de institución ideal para el desarrollo de sus finalidades.[12]

Se retiró voluntariamente del servicio activo en el Ejército a la edad de 55 años, según Real Orden de 13 de noviembre de 1923, y fijó su residencia en Madrid.

A lo largo de su vida recibió numerosas distinciones, como la Cruz del Mérito militar, la Cruz especial del profesorado, la de Caballero de la Legión de Honor de Francia, la de la Orden de Santiago, la de la Orden militar de San Benito de Avis de Portugal y la Orden de caballería de Santa Ana de Rusia.[13]

Obra[editar]

  • El servicio militar obligatorio y la regeneración, 1898;
  • El patriotismo y su influencia en la guerra, 1901;
  • Servicios especiales de la caballería, premiada en el Certamen Internacional celebrado por la revista «Anales del Ejército y de la Armada»
  • El fusil ametrallador, D.R.S.: Ideas alemanas sobre la importancia y empleo de la caballería;
  • ¿Ametralladoras o fusiles ametralladoras?, premiada en certamen internacional;
  • La caballlería en los ejércitos modernos, premiada en certamen internacional, 1907;
  • Nueve meses entre los jinetes franceses, organización e instrucción de la caballería francesa, 1908;
  • Notas de un viaje a Melilla;
  • Los Exploradores de España: (Boy scouts Españoles) Estatutos y Reglamento interior provisionales, 1912;
  • Hacia un nuevo tipo de español: planteamiento de un problema de educación nacional, Librería de los sucesores de Hernando, 1917;
  • Hidalgos de la Patria (Hacia ideales nacionales), Folleto Nº 1, Estatutos y Reglamento, Tip. de la "Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos", 1917.
  • Catecismo del ciudadano, encargada por el Directorio Militar, 1923.

Referencias[editar]

  1. José María Cordero Torres, Iradier, Instituto de Estudios Políticos, 1944, p. 60.
  2. La Vanguardia, Martes, 8 de noviembre de 1955, p. 7.
  3. Ángel Martínez Salazar, Manuel Iradier: las azarosas empresas de un explorador de quimeras, Ediciones del Serbal, 1993, ISBN 8476281064 p. 14.
  4. Miguel Gistau Ferrando, La Academia General Militar, Toledo, 1883 a 1893, 1919, p. 156.
  5. Archivo General Militar de Segovia: índice de expedientes personales, Vol. 5, Ediciones Hidalguía, 1960, p. 45.
  6. María del Mar del Pozo Andrés, Currículum e Identidad Nacional: Regeneracionismos, Nacionalismos y Escuela Pública, 1890-1939, Biblioteca Nueva, 2000, ISBN 8470307932 p. 257.
  7. Francisco López Acebal, La Lectura: revista de ciencias y de artes, Vol. 9, Parte 1, Tip. de la viuda é hijos de M. Tell, 1909, p. 341.
  8. José Antonio Ferrer Benimeli, La masonería española entre Europa y América, Vol. 1, Gobierno de Aragón, Departamento de Educación y Cultura, 1995, ISBN 8477535361 p. 534.
  9. Revista de archivos, bibliotecas y museos, Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos de España, Montepío del Cuerpo Facultativo del Ramo, 1918, p. 399.
  10. Abelardo de Carlos, La Ilustración española y americana, Vol. 63, Gaspar y Roig, 1919, p. 564.
  11. Iradier y Herrero, Teodoro de (1924), Catecismo del ciudadano, Madrid, Depósito de la Guerra, Publicaciones del Directorio Militar.
  12. González Calleja (2005). La España de Primo de Rivera. La modernización autoritaria 1923-1930. Madrid: Alianza Editorial. pp. 204-6. ISBN 84-206-4724-1. 
  13. Francisco José Armada Muñoz, El escultismo andaluz: cien años de educación para la buena ciudadanía, Scouts de Andalucía, 2009, ISBN 8461340124 p. 4.

Bibliografía[editar]

  • Enrique Genovés Guillem (1984), Cronología del Movimiento Scout, Madrid, edición del autor, ISBN 8439811063

Enlaces externos[editar]