Tejido vascular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sección del corte de un tallo de apio, mostrando el tejido vascular, que incluye floema y xilema.
Detalle de la vascularización en una hoja de zarzamora.

El tejido vascular es un tipo de tejido vegetal complejo, formado por varias clases de células y componentes, que se encuentra en las plantas vasculares. Los componentes primarios del tejido vascular son el xilema y el floema[1]​. El xilema es una estructura que transporta, a través de la planta, agua y sales minerales disueltas. El floema transporta savia elaborada por las células y por fotosíntesis. También se hallan asociados al tejido vascular dos meristemas: el cámbium vascular y el felógeno. Todos los tejidos vasculares dentro de una planta constituyen el sistema de tejido vascular.

Las células del tejido vascular son usualmente largas y delgadas. Dado que el xilema y el floema actúan en el sistema de transportes de agua, minerales y nutrientes en la planta, no es de extrañar que su forma sea similar a la de caños o tubos. Las células individuales del floema están conectadas entre sí por los extremos, como si fueran secciones de un tubo. A medida que la planta crece, se diferencia en los extremos de crecimiento de la planta El tejido nuevo se alinea con el tejido vascular existente, manteniendo la conexión a través de la planta.[2]​ El tejido vascular se dispone en haces vasculares largos, que incluyen al xilema y floema como así también células de protección y estructura. En el tallo y las raíces, el xilema se encuentra más hacia el interior del tallo que el floema, que apunta hacia el exterior. En los tallos de dicotiledóneas Asteriidae, puede haber floema también hacia al interior.

Entre el xilema y el floema se halla un meristema denominado cámbium vascular. Este tejido divide a las células de tal modo que se convierten en xilema y floema adicional[3]​. Este crecimiento incrementa más el diámetro de la planta que su longitud. Mientras el cámbium vascular produzca células nuevas, la planta continuará creciendo cada vez más firme. En los árboles y otras plantas que desarrollan madera, el cámbium vascular permite la expansión de tejido vascular que produce madera. Debido a que este crecimiento quiebra la epidermis del tallo, las plantas leñosas también poseen felógeno, que se desarrolla a lo largo del floema. Este felógeno da origen a células ensanchadas suberosas que protegen la superficie de la planta y disminuyen la pérdida de agua. Las producciones de madera y de súber son formas de crecimiento secundario.

En las hojas, los haces vasculares están ubicados a lo largo del mesófilo esponjoso. El xilema está orientado hacia la cara adaxial de la hoja (generalmente hacia arriba)[4]​. Esta es la razón por la cual los áfidos se encuentran en la cara inferior de las hojas, dado que el floema transporta azúcares producidos por la planta y se encuentran más cerca a la superficie superior .

Estructura del xilema[editar]

Corte transversal mostrando algunas células del xilema.

Las células más características del xilema son los largos elementos traqueales que transportan el agua. Las traqueidas y los elementos de vasos se distinguen por su forma; los elementos de vaso son más cortos, y están conectados entre sí en tubos largos que se llaman vasos.[5]

El xilema también contiene otros dos tipos de células: parénquima y fibras.[6]

El xilema puede encontrarse:

En las fases de transición de las plantas con crecimiento secundario, las dos primeras categorías no son mutuamente excluyentes, aunque normalmente un haz vascular contendrá sólo xilema primario.

El patrón de ramificación exhibido por el xilema sigue la ley de Murray.[7]

Xilema primario y secundario[editar]

El xilema primario se forma durante el crecimiento primario a partir del procambium. Incluye el protoxilema y el metaxilema. El metaxilema se desarrolla después del protoxilema pero antes del xilema secundario. El metaxilema tiene vasos y traqueidas más anchos que el protoxilema.

El xilema secundario se forma durante el crecimiento secundario a partir del cambium vascular. Aunque el xilema secundario también se encuentra en miembros de los grupos de gimnospermas Gnetophyta y Ginkgophyta y en menor medida en miembros de la Cycadophyta, los dos grupos principales en los que se puede encontrar el xilema secundario son:

  1. coníferas (Coniferae): hay aproximadamente 600 especies conocidas de coníferas.[8]​ Todas las especies tienen xilema secundario, cuya estructura es relativamente uniforme en todo este grupo. Muchas coníferas se convierten en árboles altos: el xilema secundario de tales árboles se utiliza y comercializa como madera blanda.
  2. angiospermas (Angiospermae): hay aproximadamente 250.000[8]​ especies conocidas de angiospermas. Dentro de este grupo el xilema secundario es raro en las monocotiledóneas.[9]​ Muchas angiospermas no monocotiledóneas se convierten en árboles, y el xilema secundario de éstos se utiliza y comercializa como madera dura.

Estructura del floema[editar]

Sección transversal coloreada a través del eje de un brote de una planta monocotiledónea. El floema está marcado con una flecha y está escasamente teñido. En la parte superior está el xilema.

El floema o parte cribosa es la parte de un haz vascular en las plantas vasculares que contiene los elementos cribosos, es decir, el asimilan las células y el parénquima que las acompaña y las células de consolidación. [10]​ En los árboles, el floema activo a menudo se denomina bast.

Las sustancias más importantes transportadas son azúcares (principalmente sacarosa) y aminoácidos. Son transportados desde los lugares de su producción (fuente, principalmente las hojas, pero también órganos de almacenamiento en la movilización de nutrientes) a los lugares de consumo (sumideros, órganos de almacenamiento, órganos de crecimiento). Los haces vasculares y, por lo tanto, también el floema recorren todos los órganos de las plantas. El transporte ocurre en células especiales dentro del floema: los segmentos del tubo criboso en las plantas con flores, o las células de tamiz en las otras plantas vasculares. Los tubos cribosos forman una unidad funcional con las células compañeras, teniendo lugar el transporte en los tubos cribosos y siendo las células compañeras responsables del metabolismo .

Según su función principal, el floema se divide en tres secciones: el floema se carga en el floema colectivo, principalmente en los pequeños haces vasculares de las hojas fotosintéticamente activas. El transporte a larga distancia ocurre en el floema de transporte. En el floema de entrega, las sustancias transportadas se entregan a las células circundantes.

Referencias[editar]

  1. Valla, Juan J. (2007). Botánica. Morfología de las plantas superiores. (1a ed. 20a reimp. edición). Buenos Aires: Hemisferio sur. p. 352. ISBN 950-504-378-3.
  2. Strassburger, E. 1994. Tratado de Botánica. 8.ª edición. Omega, Barcelona, 1088 p.
  3. Wang Dian, Chen Yan, Li Wei, Li Quanzi, Lu Mengzhu, Zhou Gongke, Chai Guohua. Vascular Cambium: The Source of Wood Formation. Frontiers in Plant Science, Vol 12, 2021
  4. Font Quer, P. (1982). Diccionario de botánica. Barcelona: Editorial Labor, SA. p. 1244.
  5. Raven, Peter A.; Evert, Ray F.; Eichhorn, Susan E. (1999). Biology of Plants. W.H. Freeman and Company. pp. 576-577. ISBN 978-1-57259-611-5. 
  6. Xilema Archivado el 16 de septiembre de 2011 en Wayback Machine.. Encyclopædia Britannica
  7. McCulloh, Katherine A.; John S. Sperry; Frederick R. Adler (2003). «El transporte de agua en las plantas obedece a la ley de Murray». Nature 421 (6926): 939-942. Bibcode:..939M 2003Natur.421 ..939M. PMID 12607000. S2CID 4395034. doi:10.1038/nature01444. 
  8. a b Walter S. Judd (2002). Walter S. Judd, ed. Plant systematics: A phylogenetic approach (2 edición). ISBN 0-87893-403-0. (requiere registro). 
  9. Dickison, W.C. (2000). Integrative Plant Anatomy (page 196). Elsevier Science. ISBN 9780080508917. Archivado desde id=-os1kvkFbS0C el original el 6 de noviembre de 2017. 
  10. Gerhard Wagenitz: Wörterbuch der Botanik. Die Termini in ihrem historischen Zusammenhang. 2. erweiterte Auflage. Spektrum Akademischer Verlag, Heidelberg / Berlin 2003, ISBN 3-8274-1398-2, Pag. 241 f.

Véase también[editar]