Eratigena agrestis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tegenaria agrestis»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Araña vagabunda
Male-hobo.gif
Araña vagabunda hembra
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Araneae
Suborden: Araneomorphae
Familia: Agelenidae
Género: Eratigena
Especie: E. agrestis
(Walckenaer, 1802)
Sinonimia

Tegenaria agrestis —Walckenaer, 1841

[editar datos en Wikidata]

La tegenaria campestre o araña vagabunda (Eratigena agrestis) es una especie de araña araneomorfa de la familia Agelenidae.[1]

Apariencia[editar]

La hembra mide entre 11-15 mm; el macho 8-11 mm. No hay dimorfismo sexual en el color. Su coloración es bastante tenue, siendo una mezcla de marrón y tonos de tierra tostada. Aunque la mayoría de las agelénidas tienen mucho pelo en sus patas, estas arañas posee patas casi lisas.

Cabe aclarar que es bastante difícil identificar a estas arañas, tarea que puede llegar a requerir de un microscopio.[2]

Hábitat y distribución[editar]

T. agrestis se distribuye por el holártico: Eurasia y el noroeste de Estados Unidos y el sudoeste de Canadá. Recientemente se ha encontrado en el sur de Alaska. Prefiere un clima moderadamente seco. En Europa no suele vivir en casas. Es más común encontrarla en jardines y campos.

Toxicidad[editar]

Esta araña, así como muchas otras, tiene la (infundada) mala fama de causar lesiones necróticas. Esta mala fama fue adquirida principalmente en Norteamérica, donde estas arañas fueron introducidas desde Europa, donde, curiosamente, no se las considera peligrosas.[3] Incluso hasta su nombre ha sufrido interpretaciones ridículas: la denominación de la especie ("agrestis") se asocia erróneamente con el adjetivo "agresiva", cuando en realidad su significado es "campestre".

Referencias[editar]

  1. World Spider Catalog (2015), version 16. Natural History Museum Bern. Eratigena agrestis. Acceso: 5 de marzo de 2015
  2. Vetter R, Antonelli A. How to identify (or misidentify) the Hobo spider. 
  3. Isbister G K, White J (2004). «Clinical consequences of spider bites: recent advances in our understanding». Toxicon 43: 477–492. 

Enlaces externos[editar]