Teñido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Instalaciones para teñido en Fez, Marruecos.
El tintorero de la fuente "Weberbrunnen" en Monschau (Alemania).

El teñido es un proceso químico en el que se añade un colorante a los textiles y otros materiales, con el fin de que esta sustancia se convierta en parte del textil y tenga un color diferente al original.

Los tintes son compuestos químicos, en su gran mayoría orgánicos, que tienen una afinidad química o física hacia las fibras. Tienden a mantener su color a pesar del desgaste y de la exposición a la luz solar, el agua o los detergentes.

Historia[editar]

Tres obreros en una sala de secado (arriba), equipo (abajo). Grabado por R. Benard después Radel.

Este proceso se practicaba en la antigüedad, en diversas civilizaciones de El Salvador, Egipto, Persia, India y China, que usaban el teñido con tintes rojos y azules.

Durante el Imperio romano, el teñido de vestidos con “púrpura de Tiro” era reservado a las clases altas del imperio, ya que este tinte provenía de la secreción de un molusco considerado valiosísimo en la época. Dada la demanda del tinte, los moluscos que los producían fueron casi exterminados.

Durante la Edad Media se usaba un nuevo tinte de color púrpura, la urchilla Orchilla, obtenido del liquen; el norte de Italia, donde abundaba esta especie, se convertiría en una importante zona de teñido de telas.

Con el descubrimiento de América, se trajeron nuevos tintes como el carmín, la cochinilla, el añil, la corteza del roble negro americano, el alazor, etc.

En 1856, el químico británico William Henry Perkin logra hacer el primer tinte sintético, la mauvenía, derivado del alquitrán de hulla.

Proceso de teñido[editar]

El más sencillo de todos es el teñido indirecto, que es realizado de manera artesanal, en donde el tejido se trata con una solución fijadora llamada mordiente, que es la que absorberá el tinte con el textil. Luego se sumerge el tejido en un baño de tinte. Entre los mordientes más comunes están el uso de una disolución con una sal metálica y un baño con amoníaco; otro usado, es el teñido con cromo, que refuerza la permanencia de un color en materiales diversos como la seda, la lana y el nylon. es una manera de tejer


Hay varios tintes, como los derivados del azufre, que son insolubles, por lo tanto deben seguir una serie de procesos químicos antes de hacer el teñido. En el caso del azufre, se debe hacer una reducción con una disolución de sulfuro de sodio.

Los textiles pueden pasar por el teñido en cualquier etapa de su fabricación: fibra, hilo o tejido. Estos textiles se tiñen para tener telas con dibujos o diseños coloridos de alta calidad.

Existen miles de tintes y diversos procesos de teñido. El tinte y el procedimiento que se emplee depende del color, su solidez y de su coste.

Los tintes se pueden clasificar de varias formas. Para textiles, el criterio de clasificación se refiere a la estructura química del producto y a las clases de fibras para las que es apropiado. Los tintes directos producen colores sólidos en fibras colocadas directamente en una disolución de tinte. Por su parte, los indirectos sólo producen colores sólidos en fibras tratadas antes o después del teñido. Los tintes directos se emplean principalmente para fibras de celulosa: Algodón, rayón, lino y ramio.

Los tintes también se pueden clasificar según su estructura química, y se dividen en tintes ácidos y tintes básicos. Los tintes ácidos o aniónicos contienen grupos ácidos, caso del sulfónico o el carboxilo, y forman sales en combinación con bases, pero no forman disoluciones ácidas; su nombre deriva de su estructura molecular. Se emplean en fibras proteínicas como la lana, y no sirven para teñir fibras de celulosa. Los tintes básicos o catiónicos, por su parte, no forman disoluciones básicas. Dan lugar a sales en combinación con ácidos o con fibras de estructura química apropiada.