Tambō

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tambō o bastón corto antiguo, un arma tradicional perteneciente a las artes marciales, hecho de madera dura de aproximadamente 18 pulgadas.
Un tambō sujetado a la mitad.

El tambō (短棒 en japonés), (también tanbō o tanjō) es un arma personal corta usada en el Japón feudal, hecha de madera.[1]​ Hoy en día, el uso del tambō es preservado por varios estilos tradicionales de artes marciales japonesas (como: el jiu-jitsu, el ninjutsu, el Kobudō, y el Aikidō), y adoptado por varias disciplinas coreanas derivadas de las japonesas; como el hapkido (donde se le conoce como dang bong). Asimismo, es usado por varios cuerpos policiales en su forma moderna, donde se le conoce como el bastón telescópico o bastón extensible al ser hecho de varias piezas (cilindros) de metal o en carbono, que se despliegan mediante la extensión brusca del codo.

Descripción[editar]

El tambō es un arma corta, para la defensa personal hecha de madera muy dura, no pesada que se utiliza para golpear, o atrapar las articulaciones del oponente en forma similar al bastón usado en la eskrima filipina u "olisi". Asimismo otros bastones cortos también son llamados hanbō, si miden desde los 90 cm hasta 1 m (o la longitud del muslo y la pierna) dentro de las artes marciales japonesas.[2]​ No hay una longitud oficial en las diferentes ryū (escuelas de artes marciales clásicas del Japón) quienes utilizaban tambōs de varias longitudes (aproximadamente entre los 30 y los 45 cm). El tambō, debe ser individualmente dimensionado utilizando la longitud del antebrazo y mano cerrada del practicante.[3]

Uso del arma[editar]

El tambō o bastón corto japonés se utiliza en varias artes marciales clásicas, tradicionales y modernas, como el jiu-jitsu, el aikidō, el kobudō, el ninjutsu, el yoseikan budō, y el hapkido. El tambō es dirigido con el codo y el hombro, y manipulado con la muñeca. Dentro del ámbito de la tradición marcial del Japón o budō los movimientos son similares a los movimientos del sable, del cuchillo, y del abanico. El tambō puede ser mortal en manos expertas. El uso principal es atacar con rapidez y precisión. Sea de forma percusiva o penetrante, o atrapando diferentes segmentos corporales. Bajo la aplicación de este concepto, prácticamente cada parte del cuerpo puede ser golpeada y/o inmovilizada con esta arma.

Para utilizar esta arma de forma eficaz, el oponente debe ser imaginado como un objeto de tres dimensiones, su objetivo es lograr impactar desde diferentes ángulos, diversos puntos vulnerables (principalmente los huesos y articulaciones). Y por supuesto, varios de los tejidos blandos. Asimismo se pueden atacar de forma angular; los llamados puntos nerviosos o "kyusho" por presión o fricción.

El tambō también se puede utilizar para bloquear (con una o, a dos manos), empujar, controlar o desviar, golpeando al enemigo (con los extremos), asimismo se pueden realizar varias luxaciones articulares, estrangulamientos y parar varios tipos de ataques, incluso defenderse de ataques con armas blancas o contundentes. La velocidad, la distancia, la precisión, la oportunidad y el control son los componentes físico-tácticos fundamentales en la utilización con éxito del tambō. Esta arma ya era utilizada en el antiguo Japón desde la época de los guerreros medievales o samurái en el combate cuerpo a cuerpo, no solo para atacar sino como medio para someter al adversario.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Nalda, Jose S. (1984). Tambo - jutsu. Spain: Editorial Alas. ISBN 84-203-0164-7.