Tajo de Nochistongo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Tajo de Nochistongo es un sistema de ríos, arroyos y canales ubicado sobre lo que fuera el antiguo lago de Texcoco entre los estados de México, Hidalgo y Puebla. Esta cadena forma parte de los canales de sistema de drenaje de la Ciudad de México, se le nombró así por el pueblo más cercano a este sistema.

Este sistema pluvial de ríos comprende el río Tula, el río Cuautitlán, gran canal de desagüe, emisor oriente, interceptor central y poniente entre otros. En el estado de Hidalgo en el río Tula y en el estado de Puebla la ex Presa Necaxa y algunos ríos y arroyos que desembocan en el río Panuco en el bajío. Es un bajo canal de desagüe de México, estos ríos fluyen desde la Ciudad de México hasta el golfo de México, el cauce de este sistema pasa cerca de las ciudades de Pachuca y Poza Rica. El Tajo de Nochistongo fue construido para que no se inundara las ciudades cercanas a la zona lacustre del Valle de México. Forma parte del sistema de canales de riego de aguas negras provenientes de la Ciudad de México, fue construido con otros canales como el río Tulancingo y el río Texcoco.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

En 1521 se ocurrió la conquista de México, por la cual la ciudad de Tenochtitlán fue dominada por los españoles y rebautizada como Ciudad de México. Esta ciudad se asentaba sobre un islote incluido en un sistema de cinco lagos. Era protegida de las inundaciones causadas en las épocas de lluvias por un albarradón que regulaba la cantidad de agua que entraba al lago sobre el que esta estaba situada, pero éste fue destruido durante la captura de la ciudad.[1]

En 1555, menos de 30 años después de la caída y refundación de la ciudad, ésta sufrió de una severa inundación. Esta fue motivo para reconstruir el albarradón y así surgió la propuesta de construir un canal de desagüe artificial, aunque esta idea que nunca fue puesta en práctica. A pesar de la reconstrucción del albarradón, las inundaciones en la ciudad continuaron sin que se hiciera ninguna acción importante para evitarlo.[1]

Construcción[editar]

En noviembre de 1607, el virrey Luis de Velasco ordenó la construcción de un canal en Huehuetoca, con el fin de drenar el lago de Zumpango para prevenir las inundaciones, igualmente se interceptaría el río Cuautitlán para ser redirigido hacia el río Tula. El virrey encargó al cosmógrafo e ingeniero hidráulico Enrico Martínez la realización del proyecto.[1]

Aunque el proyecto de construcción del canal de Nochistongo inició bien, logrando drenar el agua del lago de Zumpango hacia el valle de Tula, el volumen de agua no fue el requerido para evitar las crecidas. En 1629 ocurrió una gran inundación en el valle de México; Enrico Martínez decidió cerrar la entrada al canal de desagüe, para evitar que la gran cantidad de agua dañase la construcción aún inconclusa. Las inundaciones fueron consideradas entre las peores que sufrió la ciudad.[1]

Martínez fue acusado de negligencia debido a que su acción contribuyó a permitir que las inundaciones afectaran a la ciudad, aunque fue puesto en libertad sin cargos debido a que era necesaria su ayuda para completar el canal. Él posteriormente propuso continuar la construcción del tajo de Nochistongo a cielo abierto, idea que no fue bien recibida pero que en 1637, a siete años de su muerte, fue implementada.

A pesar de la construcción del canal, las inundaciones en el valle seguían siendo frecuentes, fue hasta 1884, bajo el gobierno de Porfirio Díaz, que se inició la construcción de un segundo sistema de desagüe para prevenir las inundaciones, mismo que, debido al hundimiento de la Ciudad de México, dejó de cumplir sus funciones a inicios del siglo XXI, siendo necesario utilizar un sistema de bombeo para extraer el agua del valle a través de él.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e Universidad nacional autónoma de México, ed. (2008). «Tajo de Nochistongo». Consultado el 3 de octubre de 2013.