Taifa de Badajoz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Taifa de Badajoz fue una de las distintas taifas de al-Ándalus que surgieron en dos momentos distintos de la historia andalusí, cuya capital fue la ciudad de Badajoz (Batalyaws بطليوس). En un primer momento apareció tras la fragmentación del Califato de Córdoba a comienzos de siglo XI, llegando a ser la más extensa de la Península Ibérica y fue invadido por los almorávides. A mediados del siglo XII, con la descomposición del poder almorávide surgió otra taifa en Badajoz que fue sometida al nuevo poder almohade.

Primera taifa[editar]

La primera taifa de Badajoz se creó en el año 1013, tras la desintegración del Califato de Córdoba, por el liberto Sabur (de nombre completo Abu Muhammad Abdallah ben Muhammad el-Sapur al-Saqlabi) 1013–1022, de etnia eslava[1] y antiguo esclavo o cliente de Alhakén II. La taifa dominó gran parte de la antigua Lusitania e incluía Mérida, Lisboa, Elvas y Marvão.

Lápida de Sabur, conservada en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.
  • Sabur (Abu Muhammad Abdallah ben Muhammad el-Sapur al-Saqlabi): 1009–1022. Fue un eslavo (saqaliba) liberto de Almanzor, que se proclamó hayib (chambelán) en la Marca Inferior y decidió ejercer el poder de una forma autónoma con respecto a Córdoba. Una de sus medidas fue poner su capital en Badajoz. Sus apoyos debieron ser los notables locales, ya que entre ellos escogió como visir a Abd Allah ben Maslama ben al-Aftas, perteneciente a una familia bereber de la tribu de los Miknasa llegada con los conquistadores en el siglo VIII, y por tanto muy arabizada. Cuando Sabur murió en 1022, le sucedió su visir, Abdallah ibn al-Aftas, bereber de origen andalusí, que no respetó la sucesión de Sabur. Los hijos de Sabur huyeron a Lisboa, donde se hicieron fuertes creando la taifa de Lisboa, que cayó al poco tiempo al ser reconquistada por la de Badajoz. Abdallah creó su propia dinastía, la Dinastía Banu-l-Aftas o Aftasí (Aftasíes), sucediéndole hasta cuatro de sus miembros, en el que Badajoz controló grandes extensiones del oeste de las actuales España y Portugal.
Reinos de taifas hacia 1037
  • Abd Allah ibn al-Aftas: 1022–1045 (dinastía aftasí). Tomó el título honorífico de al-Mansur (como Almanzor I) con la pretensión de parecer cercano a la etnia árabe, ya que él era bereber. Durante su reinado estallaron las hostilidades con la taifa de Sevilla, que quería apoderarse de la ciudad de Beja. Abd Allah se adelantó enviando a su hijo Muhammad para que la defendiera. Los sevillanos, apoyados por la taifa de Carmona, acudieron e iniciaron un asedio. A pesar de que fueron ayudados por la taifa de Mértola, la taifa de Badajoz perdió la plaza, sus habitantes fueron masacrados y Muhammad fue hecho prisionero y llevado a Carmona. En 1030, gracias a unas negociaciones, fue liberado. En ese mismo año, Abd Allah reforzó las murallas de Badajoz.

Entre los años 1027 y 1034, Almanzor I perdió el poder de la taifa, que pasó a manos de la taifa de Sevilla; en el año 1034 restaura su poder y gobierna por segunda vez. Entre 1013 y 1022, durante el periodo taifa, Lisboa perteneció a la taifa de Badajoz, mientras se mantuvo bajo el poder de Sabur al-Saqlabi, un saqaliba, antiguo súbdito de Alhakén II, posteriormente sería recuperada.

  • Muhammad al-Muzaffar: 1045–1067 (Modafar I de Badajoz) (dinastía aftasí). Sucedió a su padre Abd Allah y tomó el título honorífico de al-Muzaffar (el Triunfador). Fue un hombre culto que llegó a componer una gran enciclopedia (la mayor del mundo árabe hasta entonces conocida), hoy perdida, sobre diferentes materias y a la que llamó al-Muzaffarí. Al principio de su reinado se defendió con eficacia de los ataques del régulo al-Mamun de Toledo, en cuanto a las disputas de carácter fronterizo. La ocupación de la taifa de Mértola por al-Mutadid y su ataque a la de Niebla hicieron que las taifas de Badajoz, Carmona, Málaga, Algeciras y Granada organizaran una coalición para oponerse a la expansión de Sevilla. Durante varios años se desarrolló una cruenta guerra en la que el reino de Badajoz llevó la peor parte. En ella, al-Muzaffar sufrió una grave derrota cerca de Évora en 1050. Entre 1057 y 1058 Fernando I de León asedió Santarém y Coímbra y conquistó, entre otras, las plazas de Lamego y Viseu. Para conseguir la paz, al-Muzaffar tuvo que pagar parias por valor de cinco mil dinares anuales. A su muerte le sucedería su hijo.
  • Yahya al-Mansur: 1067–1072 (Almanzor II de Badajoz) (dinastía aftasí). Tomó el título honorífico de al-Mansur. Tenía un hermano menor llamado Umar ben Muhammad, gobernador de Évora por disposición de su padre, que le disputó la sucesión del reino. El desencuentro los llevó a hacerse la guerra que desoló la taifa. La situación fue aprovechada por Fernando I que pidió un aumento de las parias bajo la amenaza de aliarse con su rival. El rechazo de la demanda llevó al leonés a atacar las fronteras y amenazar la propia ciudad de Badajoz. Gracias a la ayuda de las taifas vecinas (Yahya encontró la ayuda de Toledo y Umar la de Sevilla), se consiguió, tras una serie de enfrentamientos y treguas que debilitó aún más al reino de Badajoz, los hermanos convinieron que Yahya dominaría en Badajoz con supremacía sólo nominal sobre Umar y este seguiría en Évora.
Los reinos de Taifas hacia 1080, cuando se inicia la anexión de la Taifa de Toledo (máxima extensión de la Taifa de Badajoz).
  • Omar al-Mutawakkil:[2] 1072–1094 (dinastía aftasí). Accedió al trono de Badajoz tras la muerte de su hermano Yahya al-Mansur en 1072. Tomó el título de al-Mutawakkil. Era un hombre culto con grandes dotes para la poesía. En 1079 perdió la importante ciudad estratégica de Coria, pero se anexionó la taifa de Toledo (1080-1081) para intentar hacer frente de forma organizada a Alfonso VI. Ante la toma de Toledo por Alfonso VI en 1085 y su presión sobre los reinos de taifas, en particular sobre el de Badajoz, al-Mutawakkil intentó reconciliar a los demás reinos para oponerse al leonés. Una de las medidas que adoptó al-Mutawakkil, junto con al-Mutamid de Sevilla, fue la de enviar embajadores al norte de África para pedir la ayuda del emir almorávide Yusuf ben Tasufin. Este aceptó y cruzó el Estrecho de Gibraltar con su ejército para defender a las taifas. Su primer objetivo fue la defensa del reino de Badajoz, que era el que estaba más expuesto a las tropas cristianas. En octubre de 1086, estas se enfrentaron al ejército almorávide apoyado por los de las taifas y vencieron a Alfonso VI en la Batalla de Sagrajas, a unos cuatro kilómetros de Badajoz. Finalmente Yusuf se apoderó de las taifas y Umar temeroso de correr la misma suerte, ayudando incluso a la conquista de la taifa de Sevilla, negoció con Alfonso VI la entrega de las ciudades de Santarém, Lisboa y Sintra por ayudarlo contra los almorávides. En 1094, los almorávides invadieron el reino de Badajoz mientras al-Mutawakkil se refugiaba con sus hijos en la alcazaba. Allí resistieron hasta que fueron vencidos y ejecutados.
  • Umar ibn Muhammad al-Mutawakkil (dinastía aftasí): 1094–1095. Con el nombre de Almanzor III, consiguió huir a Montánchez donde resistió muy poco más en la plaza de Montánchez, hasta que se entregó a Alfonso VI.

Tras la invasión almorávide, desaparecería la primera taifa de Badajoz.

Segunda taifa[editar]

En 1144 los almorávides son atacados en su propia tierra, Marruecos, y tienen que replegarse. En la zona occidental de la península ibérica se produce la revuelta del sufí Abu-l-Qasim ben Husayn ben Qasi en Mértola. Asímismo Sidray ibn Wazir se sublevó en Beja y reconoció a ben Qasi. En 1145 Sidray conquistó Badajoz[3] y dejó de reconocer a en Qasi.[4]

  • Sidray ibn Wazir (1145-1146)
  • Muhammad ben Ali ben al-Hachcham (1146-1150)

Este periodo terminaría con el advenimiento al poder de los almohades cuando ocuparon la taifa en 1150.

Bibliografía adicional[editar]

Libros[editar]

  • Martínez y Martínez, Matías Ramón (Edición: Fernando de Valdés Fernández) Historia del reino de Badajoz durante la dominación musulmana 2007 Editorial: Diputación de Badajoz ISBN 978-84-7796-761-3 (edición original de principios de siglo XX)
  • Rebollo Ávalos, María José: La cultura en el reino de Taifa de Badajoz, Ibn'Abdun de Évora (m.530/1135) 1997 Diputación Provincial de Badajoz. Departamento de Publicaciones ISBN 84-7796-815-2
  • Díaz Esteban, Fernando (coord): Bataliús: el reino taifa de Badajoz.[5] 1996 Estudios Letrúmero ISBN 84-921456-1-7 Monográfico sobre la Taifa de Badajoz
  • Díaz Esteban, Fernando (coord): Bataliús II: nuevos estudios sobre el reino Taifa de Badajoz.[6] 1999 Estudios Letrúmero ISBN 84-921456-3-3 Segundo monográfico sobre la Taifa de Badajoz
  • Vázquez Atochero, Alfonso (2004) Badajoz árabe, el reino aftasí.[7] Badajoz, Editorial Abecedario. ISBN 84-933414-1-X

Artículos de revistas[editar]

  • Luis García Iglesias. El epitafio de Sabur, rey de Taifa de Badajoz: Nota sobre su hallazgo y posesores. Revista de estudios extremeños, ISSN 0210-2854, Vol. 51, Nº 2, 1995, pags. 363-376
  • María José Rebollo Ávalos. Sobre algunas personalidades notables del reino taifa de Badajoz. Miscelánea de estudios árabes y hebraicos. Sección Árabe-Islam, ISSN 0544-408X, Vol. 46, 1997, pags. 267-275

Notas[editar]

  1. Sobre su origen eslavo
  2. Biografía de Omar al-Muttawakil
  3. De Oliveira Marques, António Henrique (1998). Histoire du Portugal et de son empire colonial (en francés). KARTHALA Editions. p. 47. ISBN 9782865378449. 
  4. Muzaffar Husain Syed, Syed Saud Akhtar, Babuddin Usmani, ed. (2011). Concise History of Islam (en inglés). Vij Books India Pvt Ltd. p. 121. ISBN 9789382573470. 
  5. Sumario del primer monográfico
  6. Sumario del segundo monográfico
  7. «@becedario». 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]