Tahamíes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Thahamíes, etnia indígena colombiana de la familia Chibcha y lengua Macro-Chibcha, la cual, a la llegada de los españoles, poblaba en gran parte el territorio montañoso del hoy departamento de Antioquia comprendido entre los ríos Porce y Magdalena.

Los tahamíes cubrieron vastísimas regiones de montaña de Antioquía. Además de Medellín, los actuales municipios de El Retiro, El Carmen de Viboral, Rionegro, Marinilla, Segovia, Amalfi, El Peñol, La Ceja, Puerto Nare, Guarne, La Pintada, Cisneros Yolombo, entre otros, reportan a los tahamíes como sus pobladores originales.

Historia, idiosincrasia, organización[editar]

Los tahamíes fueron una etnia pacífica dedicada al trabajo. Por ningún motivo guerreros agresivos como algunos de sus contemporáneos (Catíos, Armas). Por el contrario, en lo que se ha denominado una “masacre demográfica”, durante la conquista existieron los llamados “encomenderos de indígenas”, quienes tomaban prisioneros a los nativos vencidos para venderlos a los vencedores.

Se sabe de estos encomenderos cómo provocaban conflictos entre las diversas tribus para inducirlas a la guerra y mantener el rentable negocio. Un ejemplo conocido de encomendero podría ser Bartolomé Sánchez Torre Blanca, encomendero de las tribus Tahamíes. Por los años de 1570 y 1580, en Antioquia, Sánchez les organizaba guerras obligadas, pese al carácter pacífico de los Tahamíes, contra los Nutabes, con la anuencia y participación económica en el despreciable negocio del entonces gobernador de la provincia antioqueña, un capitán general llamado Andrés de Valdivia.

La comunidad de los Tahamíes estaba compuesta por cacicazgos pequeños,[1]​ sujeto cada uno a un cacique hereditario. Nunca centralizaron estos cacicazgos dispersos, pero en momentos críticos como el enfrentamiento con los conquistadores actuaron confederamente con sus similares al mando del jefe local que hubiese demostrado mayor arrojo y valor en el pasado. Su temperamento expansionista les obligaba a estar prestos siempre para batallar a fin de desalojar a las tribus de los territorios que tomaban.

Economía[editar]

La etnia tahamí compartía lengua y cultura con la vecina Nutabe, aunque fueron claramente independientes y autónomas una de otra. Esta cultura estaba expresada, en lo económico, por su condición de agricultores muy destacados aunque de rudimentaria tecnología, propietarios de inmensos campos de maíz, algodón, frutales diversos y fríjol. También explotaban la pesca de manera intensa.

Mineros además, extraían el oro de algunos núcleos a orillas del río Cauca y otros aluviones dispersos, con el cual moldeaban figurillas de animales y humanos. Las tumbas de los tahamíes, como las de los nutabes, han propiciado a los saqueadores de oro conocidos como guaqueros cantidades muy considerables de esta riqueza aurífera.

Otra de sus industrias fue la alfarería; fabricaban vasijas de barro. Igualmente eran tejedores y teñidores de telas hechas del algodón que cultivaban.

Legado[editar]

Uno de los monarcas más recordados de los tahamíes fue el cacique Quirama, y uno de los centros de pensamiento (Think Tank) más importantes de Antioquía en los tiempos modernos está situado en el municipio de El Carmen de Viboral, y lleva el nombre de Recinto Quirama en rememoración del famoso cacique tahamí.

Referencias[editar]

Véase también[editar]