Té de cannabis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Té de cannabis
Té de marihuana
Té de marihuana.jpg
Infusión de marihuana con canela y una cucharada de miel de ágave.
Origen
Variantes Se puede combinar con otro tipo de para efectos más estimulantes
Productos relacionados Comestibles de cannabis
Composición
Tipo infusión
llamado también , aunque no lleva teína.
Materia prima Cannabis sativa
Cannabis indica
Cannabis ruderalis
Ingredientes
Cannabis 5 gr (o al gusto)[1]
Agua 500 ml
Otros ingredientes Leche (opcional)
Leche vegetal (de almendras, de coco...; opcional)
Mantequilla (opcional)
Miel (u otro jarabe endulzante; opcional)
Especias: cardamomo, nuez moscada, azafrán, vainilla, canela... (opcional)
Preparación
Preparación
  1. Descarboxilar el cannabis
  2. Llevar agua o leche a ebullición
  3. Añadir cannabis
  4. Añadir cucharada de mantequilla[nota 1]​, especias y endulzante
  5. Reposar por 30-40 min. (tapado)
Partes superiores de flor macho

La infusión o de cannabis, de marihuana, o de ganja es una bebida de cannabis preparada al infusionar varias partes de la planta de cannabis en agua caliente. El té de cannabis se reconoce comúnmente como una forma alternativa de preparación y consumo de la planta de cannabis, más conocida popularmente como marihuana o yerba. Esta planta ha sido reconocida durante mucho tiempo como una medicina a base de hierbas (fitoterapia o herbología)[2]​ empleada por profesionales de la salud en todo el mundo para aliviar los síntomas de varias enfermedades,[3]​ así como una droga psicoactiva utilizada recreativamente[4]​ y en tradiciones espirituales.

Aunque se practica con menos frecuencia que los métodos populares como fumar o consumir comestibles, beber té de cannabis puede producir efectos terapéuticos físicos y mentales comparables. Dichos efectos se atribuyen en gran medida al contenido de THC del té, cuyos niveles dependen drásticamente de las técnicas de preparación individuales que implican volumen, cantidad de cannabis y tiempo de ebullición.[5]​ También en común con estas formas de administración de cannabis es el componente de calentamiento realizado antes del uso.

Debido a la naturaleza poco común de esta práctica particular del consumo de cannabis en los tiempos modernos (en contraste con el uso histórico), la investigación disponible sobre la composición del té de cannabis es limitada y se basa en términos generales en torno a lo que se conoce del cannabis tal como existe botánicamente.

Composición[editar]

Según un estudio de 2007 publicado en el Journal of Ethnopharmacology, la composición del té de cannabis se ve afectada por un criterio que incluye, entre otros, cuánto tiempo se mantiene la marihuana sumergida en el agua, la cantidad que se prepara, y el período de tiempo de almacenaje (desde su elaboración hasta su consumo).[5]​ El estudio menciona las formas en que los niveles de THC y THCA afectan la variabilidad de la composición al cambiar la bioactividad de la bebida. Por lo tanto, los tés de cannabis que incluyen menos cannabinoides bioactivos, «basados en el área de pico de HPLC» demostrarán diferentes composiciones.

Preparación[editar]

Según un estudio reciente sobre la concentración y la estabilidad de los cannabinoides en las preparaciones de aceite de cannabis y té, se descubrió que un período de ebullición de 15 min. es suficiente para alcanzar las concentraciones más altas de cannabinoides en las soluciones de té.[6]​ Sin embargo, se descubrió que la preparación de aceite de cannabis en el estudio garantiza una mayor estabilidad de los cannabinoides que la que se encontró en la preparación del té de cannabis.

Es fundamental descarboxilar el cannabis de antemano si se desea un té psicoactivo. La descarboxilación es una reacción química en la cual un grupo carboxilo es eliminado de un compuesto en forma de dióxido de carbono (y se pasa de THCA, que no es psicoactivo, a THC, que sí lo es).[7]​ Este proceso le aporta principios psicoactivos a la marihuana. Básicamente se descarboxila calentando el cannabis, por lo que al fumarlo (combustión) esta reacción química se provoca sola; cuando se desea elaborar té casero, se puede calentar la marihuana en un horno común o de microondas. Si no se descarboxila el cannabis antes de infusionarlo en el té, el contenido de THC es de apenas un 1% a 18%.[8]

Finalmente, se le puede agregar leche común de vaca o leches vegetales como leche de coco o leche de almendra. También se puede aromatizar el té con especias, como cardamomo, nuez moscada, azafrán, vainilla, almendras...etc. Se debe deje el té hervir a fuego lento durante 5-10 min., e incluso más tiempo si usa cannabis no-descarboxilado.

Usos[editar]

Relajante o estimulante[editar]

La infusión de cannabis se puede combinar con diferentes tipos de . El té contiene alcaloides como la teína (cafeína), que mezclados en diferentes cantidades con el principio psicoactivo de la marihuana, el THC, induce un rango de efectos en el consumidor que van desde la relajación o la sedación hasta la estimulación o la euforia.[9]​ También depende del tipo de cannabis elegido, si es cannabis indica, la tendencia es más sedante corporal; sin embargo, el cannabis sativa, es más propenso a la activación de la mente.

Analgésico[editar]

Además de la bebida recreativa del té de cannabis, la bebida también se ha utilizado durante siglos en la medicina popular para tratar el reumatismo (artritis)[10]​, la cistitis y diversas enfermedades urinarias.[11]

Estado legal[editar]

Situación legal del cannabis para uso recreativo en el mundo
     Legal o esencialmente legal      Ilegal pero descriminalizado      Ilegal pero normalmente no se persigue      Ilegal
Véase también situación legal del cannabis para uso medicinal.

El té de cannabis se controla como un derivado del cannabis en la mayoría de los países, como se requiere de los países cuyos gobiernos son parte de la Convención Única sobre Estupefacientes.[12]​ Sin embargo, de manera similar a la regulación que rodea el contenido de alcohol de la kombucha, hay algunas formas de té de cannabis con niveles de cannabis que se consideran altamente indetectables. Estas variaciones de la bebida no contienen el cannabinoide psicoactivo conocido como THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) y, en cambio, contienen los cannabinoides no psicoactivos cannabidiol (CBD) o cannabinol (CBN), que tienden a pasar desapercibidos en el test de detección de drogas.[5]​ Como tal, el estado legal del té de cannabis depende en gran medida de su composición y preparación.

Estados Unidos[editar]

El té de cannabis está prohibido a nivel federal en los Estados Unidos por ser un derivado de Cannabis sativa y, por lo tanto, es ilegal poseer, comprar y vender.[13]​ Sin embargo, debido a las variaciones en las leyes estatales y la renuencia del gobierno federal a anular los estados, la legislación federal tiene poco impacto en el uso a nivel nacional, y «generalmente se aplica solo contra personas que poseen, cultivan o distribuyen grandes cantidades de cannabis».[14]​ Como tal, la regulación del crecimiento y uso recreativo y/o medicinal a nivel individual no es responsabilidad del gobierno federal.

Ley de Colorado[editar]

En el estado de Colorado, para fines médicos (cannabis medicinal), el té de cannabis es un «un producto infundido con marihuana medicinal que está destinado para su uso o consumo» además de fumar, incluidos productos comestibles, ungüentos y tinturas de cannabis. Estos productos, cuando sea fabricado o vendido por un centro de marihuana medicinal con licencia o un fabricante de productos con infusión de marihuana medicinal, no se considerará un alimento o droga a los efectos de la «Ley de Alimentos y Drogas de Colorado», parte 4 del art. 5 del título 25, C.R.S.[15]

Colorado actualmente se ubica como uno de los 33 estados que tienen leyes que legalizan la marihuana a partir de 2018.[16]

Efectos adversos[editar]

Aunque no se ha publicado tanto como los efectos terapéuticos beneficiosos del té de cannabis, se ha encontrado que existen efectos adversos del consumo, además de los efectos adversos conocidos del consumo de cannabis en general.[17]​ Según los hallazgos de estudios seleccionados,[18][19]​ parece que tales efectos ocurren principalmente como resultado de métodos no convencionales o dosis utilizadas al interactuar con la decocción.

Inyección intravenosa[editar]

Los posibles efectos adversos del té de cannabis mediante inyección intravenosa se han publicado a través de un estudio realizado en 1977 por el Dr. Robert B. Mims y Joel H. Lee.[19]​ La solución administrada se preparó con semillas de cannabis (a diferencia de la cabeza de flor femenina más comúnmente utilizada) hervida en agua corriente sin más filtración. Se dijo que los efectos en los cuatro jóvenes caucásicos fueron inmediatos e incluyeron "náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea acuosa, [y] escalofríos", entre otros. Este evento y el estudio que lo acompaña están fechados, y los efectos adversos experimentados muy probablemente solo se lograron por un evidente desprecio por la sanidad y la calidad de la administración.

Abortivo[editar]

Según una breve comunicación publicada en el Journal of Ethnopharmacology, basada en la investigación de Zias et al. con respecto al consumo de cannabis en el parto, se dice que el cannabis se utilizó para formar una decocción con otras hierbas medicinales específicas para interrumpir un embarazo en su segundo o tercer mes. La siguiente es una lista de plantas que usaron la decocción específica para la terminación mencionada por las parteras entrevistadas para el estudio: C. sativa L./Cannabaceae; Atropa baetica Wilk./Solanaceae; Nerium oleander L./Apocynaceae; Ruta montana L. / Rutaceae; Peganum harmala L./Zygophyllaceae; Agave americana L./Amaryllidaceae y Urginea maritima L./Liliaceae).[18]

Notas[editar]

  1. Es necesario un aporte graso para la correcta absorción del THC. Por lo que si se usa leche entera, no es necesario usar luego mantequilla.

Referencias[editar]

  1. BobGrow, ed. (2017 (actualizado 2019)). «Té o infusión de marihuana». 
  2. Russo, Ethan (2013). Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and Therapeutic Potential. Routledge. pp. 37-51. 
  3. Peltzer, Karl (Summer 2008). «Use of traditional complementary and alternative medicine for HIV patients in KwaZulu-Natal, South Africa». BMC Public Health 8: 255. PMC 2503977. PMID 18652666. doi:10.1186/1471-2458-8-255. 
  4. Patton, George (2002). «Cannabis use and mental health in young people: cohort study». The BMJ 325 (7374): 1195-1198. PMC 135489. PMID 12446533. doi:10.1136/bmj.325.7374.1195. 
  5. a b c Hazekamp, Arno (Spring 2017). «Cannabis tea revisited: A systematic evaluation of the cannabinoid composition of cannabis tea». Journal of Ethnopharmacology 113 (1): 85-90. PMID 17604926. doi:10.1016/j.jep.2007.05.019. 
  6. Pacifici, R (August 2017). «Evaluation of cannabinoids concentration and stability in standardized preparations of cannabis tea and cannabis oil by ultra-high performance liquid chromatography tandem mass spectrometry.». Clinical Chemistry and Laboratory Medicine 55 (10): 1555-1563. PMID 28207408. doi:10.1515/cclm-2016-1060. 
  7. «Qué es la descarboxilación y como descarboxilar la marihuana». 
  8. «¿Por qué es tan importante descarboxilar la marihuana?». 
  9. «Receta de té de marihuana y cómo obtener el efecto deseado». 2014. 
  10. «Beneficios del té de marihuana». 
  11. Kabelik, J. (1960). «Cannabis as a medicament». Die Pharmazie. 
  12. United Nations Office on Drugs and Crime (1988). «The International Drug Control Conventions». www.unodc.org. 
  13. §1308.11 Schedule I.
  14. «Federal Marijuana Law». 
  15. «Colorado Medical Marijuana Code». Colorado.gov. Archivado desde el original el 4 de enero de 2015. Consultado el Jan 4, 2015. 
  16. «State Marijuana Laws in 2018 Map» (en inglés). www.governing.com. Consultado el 10 de diciembre de 2018. 
  17. Hall, Wayne (January 2015). «What has research over the past two decades revealed about the adverse health effects of recreational cannabis use?». Addiction 110 (1): 19-35. ISSN 1360-0443. PMID 25287883. doi:10.1111/add.12703. 
  18. a b Merzouki, A (Summer 2000). «Hemp (Cannabis sativa L.) and abortion». Journal of Ethnopharmacology 73 (3): 501-503. PMID 11091005. doi:10.1016/S0378-8741(00)00323-8. 
  19. a b Mims, Robert (July 1977). «Adverse Effects of Intravenous Cannabis Tea». Journal of the National Medical Association 69 (7): 491-495. PMC 2536936. PMID 875075. 

Enlaces externos[editar]