Supremacía blanca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Supremacismo blanco»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cartel de El nacimiento de una nación (1915), filme de principios del siglo XX que muchos consideran una apología del supremacismo racial, en particular el Ku Klux Klan.

La supremacía blanca o supremacismo blanco es una creencia supremacista racista que sostiene que las personas blancas son superiores en muchos aspectos a las personas de otras razas, y que, por lo tanto, las personas blancas deben ser dominantes con las otras razas. La supremacía blanca tiene sus raíces en el racismo científico, y con frecuencia se basa en argumentos pseudocientíficos. Como la mayoría de los movimientos similares, como el neonazismo, los supremacistas blancos típicamente se oponen a los miembros de otras razas, así como a los judíos.

El término también se usa normalmente para describir una ideología política que perpetúa y mantiene el dominio social, político, histórico o institucional de los blancos (como lo demuestran las estructuras sociopolíticas históricas y contemporáneas, como el comercio atlántico de esclavos, las leyes Jim Crow en los Estados Unidos y el apartheid en Sudáfrica).[1][2]​ Diferentes formas de supremacismo blanco presentan diferentes concepciones de quiénes son considerados blancos, y diferentes grupos de supremacistas blancos identifican a varios grupos raciales y culturales como su enemigo principal.[3]

En el uso académico, particularmente en el uso que se basa en la teoría crítica de la raza, el término "supremacía blanca" también puede referirse a un sistema político o socioeconómico en el que las personas blancas disfrutan de una ventaja estructural (privilegio) sobre otros grupos étnicos, tanto a nivel colectivo como individual.

Historia[editar]

La supremacía blanca tiene fundamentos ideológicos que se remontan al racismo científico del siglo XVII, el paradigma predominante de la variación humana que ayudó a configurar las relaciones internacionales y la política racial desde la última parte de la Era de la Ilustración hasta finales del siglo XX (marcada por la descolonización y la abolición del apartheid en Sudáfrica en 1991, seguido de las primeras elecciones multirraciales de ese país en 1994).

Estados Unidos[editar]

La supremacía blanca fue dominante en los Estados Unidos tanto antes como después de la Guerra civil estadounidense, y persistió durante décadas después de la Era de la Reconstrucción.[4]​ En la época anterior a la guerra en el Sur de dicho país, esto incluía la esclavitud de gran parte de la población afroamericana, con cuatro millones de ellos a quienes se les negó la libertad.[5]​ El estallido de la Guerra Civil vio el deseo de defender la supremacía blanca siendo citada como una causa para la secesión del estado[6]​ y la formación de los Estados Confederados de América.[7]​ En un editorial sobre nativos americanos en 1890, el autor L. Frank Baum escribió: "Los blancos, por ley de conquista, por justicia de civilización, son dueños del continente americano, y la mejor seguridad de los asentamientos fronterizos estará garantizada por la aniquilación total de los pocos indios restantes".[8]

En algunas partes de los Estados Unidos, muchas personas que fueron consideradas no-blancas fueron privadas de sus derechos, se les prohibió el cargo a la oficina del gobierno y se les impidió ocupar la mayoría de los empleos gubernamentales hasta la segunda mitad del siglo XX. El profesor Leland T. Saito de la Universidad del Sur de California escribe: "A lo largo de la historia de los Estados Unidos, la raza ha sido utilizada por los blancos para legitimar y crear diferencias y la exclusión social, económica y política".[9]​ La Ley de Naturalización de 1790 limitó la ciudadanía estadounidense a los blancos solamente.[10]

La negación de la libertad social y política para las minorías continuó hasta mediados del siglo XX, dando como resultado el movimiento por los derechos civiles.[11]​ El sociólogo Stephen Klineberg ha declarado que las leyes de inmigración de EE. UU. antes de 1965 declararon claramente que "los europeos del norte son una subespecie superior de la raza blanca".[12]​ La Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965 abrió el ingreso a los EE. UU. a inmigrantes que no fueran los grupos germánicos y del norte de Europa tradicionales, y como resultado alteró significativamente la mezcla demográfica en los EE. UU.[13]​ Muchos estados de EE. UU. prohibieron el matrimonio interracial a través de las leyes contra el mestizaje hasta 1967, cuando estas leyes fueron invalidadas por la decisión del Corte Suprema de los Estados Unidos en Loving v. Virginia. Estos avances de mediados de siglo tuvieron un gran impacto en las opiniones políticas de los estadounidenses blancos; la segregación y la superioridad racial blanca, que había sido públicamente aprobadas en la década de 1940, se convirtieron en puntos de vista minoritarios dentro de la comunidad blanca a mediados de la década de 1970 y continuaron disminuyendo en las encuestas de 1990 a un porcentaje de un solo dígito.[14][15]​ Para el sociólogo Howard Winant, estos cambios marcaron el final de la "supremacía blanca monolítica" en los Estados Unidos.[16]

Afroamericano bebiendo de una fuente asignada a personas negras. Imagen de mediados del siglo XX.

Después de mediados de la década de 1960, la supremacía blanca siguió siendo una ideología importante de la extrema derecha estadounidense.[17]​ Howard Winant escribe que, "En la extrema derecha, la piedra angular de la identidad blanca es la creencia en una diferencia racial ineluctable e inalterable entre blancos y no blancos".[18]​ Según Kathleen Belew, historiadora de la raza y el racismo en los Estados Unidos, la militancia blanca cambió después de la guerra de Vietnam de apoyar el orden racial existente a una posición más radical, autodenominada como "poder blanco" o "nacionalismo blanco", comprometida a derrocar al gobierno de los Estados Unidos y establecer una patria blanca..[19][20]​ Los grupos de supremacistas blancos como el Ku Klux Klan, las organizaciones neonazis, el movimiento de identidad cristiana y los skinheads racistas conforman dos tercios de los grupos principales de movimientos violentos de derechas en los Estados Unidos (siendo los restantes, principalmente, organizaciones de milicias antigubernamentales).[21][22]

Algunos académicos sostienen que los resultados de la elección presidencial de los Estados Unidos de 2016 reflejan los desafíos actuales con la supremacía blanca. La psicóloga Janet Helms sugirió que los comportamientos normativos de las instituciones sociales de educación, gobierno y atención médica están organizados en torno al "derecho de nacimiento de...el poder de controlar los recursos de la sociedad y determinar las reglas para [esos recursos]".[2]​ Los educadores, los teóricos de la literatura y otros expertos políticos han planteado preguntas similares, conectando al chivo expiatorio de las poblaciones marginadas con la superioridad blanca.[23][24]

Imperio Británico[editar]

En 1937, Winston Churchill dijo a la Comisión Real de Palestina: "No admito, por ejemplo, que se haya cometido un gran error a los indios rojos de América o al pueblo negro de Australia. No admito que se haya cometido un error para estas personas por el hecho de que una raza más fuerte, una raza de mayor grado, una raza más sabia del mundo para decirlo de esa manera, ha entrado y tomado su lugar". El historiador británico Richard Toye, autor del libro Imperio de Churchill, dijo que "Churchill pensaba que los blancos eran superiores".[25]

Alemania[editar]

El nazismo promovió la idea de un pueblo germánico superior o raza aria en Alemania a principios del siglo XX. Las nociones de supremacía blanca y superioridad racial aria se combinaron en el siglo XIX, con la supremacía blanca manteniendo la creencia de que los blancos eran miembros de una "raza maestra" aria que era superior a otras razas, particularmente a los judíos (que fueron descritos como "Raza semita"), eslavos y gitanos, que asociaban con la "esterilidad cultural". Arthur de Gobineau, un teórico racial y aristócrata francés, culpó de la caída del antiguo régimen en Francia a la degeneración racial causada por la mezcla racial, que argumentó había destruido la "pureza" de la raza nórdica o germánica. Las teorías de Gobineau, que atrajeron a muchos seguidores en Alemania, enfatizaron la existencia de una polaridad irreconciliable entre los pueblos arios o germánicos y la cultura judía.[26]

Como el principal teórico racial del Partido Nazi, Alfred Rosenberg supervisó la construcción de una "escalera" racial humana que justificara las políticas raciales y étnicas de Hitler. Rosenberg promovió la teoría nórdica, que consideraba a los nórdicos como la "raza maestra", superior a todos los demás, incluidos otros arios (indoeuropeos). Rosenberg obtuvo el término racial Untermensch del título del libro del miembro del Ku Klux Klan Lothrop Stoddard de 1922, La revuelta contra la civilización: La amenaza del hombre subhumano (The Revolt Against Civilization: The Menace of the Under-man en inglés).[27]​ Más tarde, los nazis lo adoptaron de la versión alemana de dicho libro, llamada Der Kulturumsturz: Die Drohung des Untermenschen (1925).[28]​ Stoddard, defensor de las leyes de inmigración de EE. UU. que favorecían a los europeos del norte, escribió principalmente sobre los supuestos peligros planteados por los pueblos "de color" para la civilización blanca, y escribió La creciente marea de color contra la supremacía del mundo blanco (The Rising Tide of Color Against White World-Supremacy en inglés) de 1920.[29]​ Al establecer un sistema de ingreso restrictivo para Alemania en 1925, Hitler escribió sobre su admiración por las leyes de inmigración de Estados Unidos: "La Unión Americana rechaza categóricamente la inmigración de elementos físicamente insalubres y simplemente excluye la inmigración de ciertas razas".[30]

Los elogios alemanes por el racismo institucional de Estados Unidos, encontrado anteriormente en Mein Kampf de Hitler, fueron continuos a principios de la década de 1930, y los abogados nazis defendieron el uso de modelos estadounidenses.[31]​ Las leyes de ciudadanía y anti mestizaje basadas en la raza inspiraron directamente las dos principales leyes raciales de Nuremberg de los nazis: la Ley de ciudadanía y la Ley de sangre.[32]​ Para preservar la raza aria o nórdica, los nazis introdujeron las Leyes de Nuremberg en 1935, que prohibían las relaciones sexuales y los matrimonios entre alemanes y judíos, y más tarde entre alemanes, romaníes y eslavos. Los nazis utilizaron la teoría de la herencia mendeliana para argumentar que los rasgos sociales eran innatos, afirmando que había una naturaleza racial asociada con ciertos rasgos generales, como la inventiva o el comportamiento criminal.[33]

Según el informe anual de 2012 del servicio de inteligencia interior de Alemania, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, en ese momento había 26,000 extremistas de derecha viviendo en Alemania, incluyendo 6000 neonazis.[34]

Sudáfrica[editar]

Varias naciones del sur de África experimentaron una fuerte tensión racial y conflicto durante la descolonización global, en particular cuando los africanos blancos de ascendencia europea lucharon para proteger su estatus social y político preferencial. La segregación racial en Sudáfrica comenzó en tiempos coloniales bajo el Imperio holandés, y continuó cuando los británicos tomaron el Cabo de Buena Esperanza en 1795. El Partido Nacional, dominado por los afrikaner, introdujo el apartheid como una política estructurada oficialmente después de la elección general de 1948. La legislación del apartheid dividió a los habitantes en cuatro grupos raciales: "negro", "blanco", "de color" e "indio", con el color dividido en varias subclasificaciones.[35]​ En 1970, el gobierno dirigido por los afrikaner bajo el liderazgo de B. J. Vorster abolió la representación política no blanca y, a partir de ese año, los negros fueron privados de la ciudadanía sudafricana.[36]​ Sudáfrica abolió el apartheid en 1991.[37][38]

Rhodesia[editar]

En Rodesia, un gobierno predominantemente blanco emitió su propia declaración unilateral de independencia del Reino Unido durante un intento fallido de evitar el gobierno de la mayoría inmediata.[39]​ Después de la guerra civil de Rodesia, que lucharon los nacionalistas africanos, el primer ministro de Rhodesia, Ian Douglas Smith, accedió a la representación política birracial en 1978 y el estado logró el reconocimiento del Reino Unido como Zimbabwe en 1980.[40]

Rusia[editar]

Las organizaciones neonazis que abrazan la ideología de la supremacía blanca están presentes en muchos países del mundo. En 2007, se afirmó que los neonazis rusos representaban "la mitad del total mundial".[41][42]

Ucrania[editar]

"Los hombres blancos se levantaron por mero instinto de conservación... hasta que, finalmente, vino a la existencia un gran Ku Klux Klan, un genuino imperio del Sur, para proteger la tierra sureña" — Palabras del presidente Woodrow Wilson citadas en El nacimiento de una nación.

En junio de 2015, el representante demócrata John Conyers y su colega republicano Ted Yoho ofrecieron enmiendas bipartidistas para bloquear el entrenamiento militar de los Estados Unidos en el Batallón Azov de Ucrania, denominado "milicia paramilitar neonazi" por Conyers y Yoho.[43][44][45]​ Algunos miembros del batallón son abiertamente supremacistas blancos.[46]

Uso académico del término.[editar]

El término supremacía blanca se utiliza en los estudios académicos del poder racial para denotar un sistema de racismo estructural o social que privilegia a las personas blancas sobre otras, independientemente de la presencia o la ausencia de odio racial. Las ventajas raciales blancas ocurren tanto a nivel colectivo como a nivel individual (ceteris paribus, es decir, cuando se comparan individuos que no difieren de manera relevante excepto en el origen étnico). La académica jurídica Frances Lee Ansley explica esta definición de la siguiente manera [47]​:

Por "supremacía blanca" no quiero referirme solo al racismo autoconsciente de los grupos de odio de la supremacía blanca. Me refiero, en cambio, a un sistema político, económico y cultural en el que los blancos controlan de manera abrumadora el poder y los recursos materiales, las ideas conscientes e inconscientes de la superioridad y el derecho de los blancos están generalizadas, y las relaciones de dominación de los blancos y la subordinación no blanca se representan diariamente en una amplia gama de instituciones y entornos sociales.

Esta y otras definiciones similares han sido adoptadas o propuestas por pensadores y académicos como Charles Mills,[48]bell hooks,[49]​ David Gillborn,[50]​ Jessie Daniels[51]​ y Neely Fuller Jr,[52]​ y se usan ampliamente en la teoría de la raza crítica y el feminismo interseccional. Algunos educadores antirracistas, como Betita Martinez y el taller Challenging White Supremacy (Desafiando a la Supremacía Blanca en español) también usan el término de esta manera. El término expresa continuidades históricas entre una época pre-movimientos por los derechos civiles de supremacismo blanco abierto y la actual estructura de poder racial de los Estados Unidos. También expresa el impacto visceral del racismo estructural a través de un lenguaje "provocativo y brutal" que caracteriza al racismo como "infame, global, sistémico y constante".[53]​ Los usuarios académicos del término a veces lo prefieren al racismo porque permite establecer una distinción entre los sentimientos racistas y la ventaja o el privilegio racial blanco.[54][55][56]

Ideologías y movimientos[editar]

Los partidarios del nordicismo consideran que los "pueblos nórdicos" son una raza superior.[57]​ A principios del siglo XIX, la supremacía blanca estaba vinculada a las teorías emergentes de la jerarquía racial. El filósofo alemán Arthur Schopenhauer atribuyó la primacía cultural a la raza blanca en su Parerga y paralipómena:

La más alta civilización y cultura, aparte de los antiguos hindúes y egipcios, se encuentran exclusivamente entre las razas blancas; e incluso con muchos pueblos oscuros, la casta o raza gobernante tiene un color más justo que el resto y, por lo tanto, evidentemente ha emigrado, por ejemplo, los brahmanes, los incas y los gobernantes de las islas del Mar del Sur. Todo esto se debe al hecho de que la necesidad es la madre de la invención porque las tribus que emigraron temprano al norte, y gradualmente se convirtieron en blancas, tuvieron que desarrollar todos sus poderes intelectuales e inventar y perfeccionar todas las artes en su lucha con la necesidad y la miseria, que en sus múltiples formas fueron provocadas por el clima.

El eugenista Madison Grant argumentó en su libro de 1916, The Passing of the Great Race (El paso de la gran raza en español), que la raza nórdica había sido responsable de la mayoría de los grandes logros de la humanidad y que la mezcla con otras razas era el "suicidio racial".[58]​ En este libro, los europeos que no son de origen germánico pero tienen características nórdicas como el pelo rubio/rojo y los ojos azul/verde/gris, se consideraron una mezcla nórdica y adecuada para la arianización.[59]

En los Estados Unidos, el Ku Klux Klan (KKK) es el grupo más asociado con el movimiento de la supremacía blanca. Muchos grupos de supremacistas blancos se basan en el concepto de preservar la pureza genética y no se centran únicamente en la discriminación basada en el color de la piel.[60]​ Las razones del KKK para apoyar la segregación racial no se basan principalmente en ideales religiosos, pero algunos grupos del Klan son abiertamente protestantes. El KKK y otros grupos de supremacía blanca como la Nación Aria, The Order y el White Patriot Party (Partido Patriota Blanco en español) se consideran antisemitas.[60]

La Identidad Cristiana es otro movimiento estrechamente vinculado a la supremacía blanca. Algunos supremacistas blancos se identifican como odinistas, aunque muchos odinistas rechazan la supremacía blanca. Algunos grupos de supremacistas blancos, como el Boeremag de Sudáfrica, combinan elementos del cristianismo y el odinismo. El Movimiento de la Creatividad (anteriormente conocida como "La Iglesia Mundial del Creador") es atea y denuncia el cristianismo y otras religiones teístas.[61][62]​ Aparte de esto, su ideología es similar a la de muchos grupos de Identidad Cristiana porque cree en la teoría conspirativa antisemita de que existe una "conspiración judía" que controla los gobiernos, la industria bancaria y los medios de comunicación. Matthew F. Hale, fundador de la Iglesia Mundial del Creador, ha publicado artículos que afirman que todas las razas, excepto las blancas, son "razas de barro", que es lo que enseña la religión del grupo.[60]

La ideología de la supremacía blanca se ha asociado con una facción racista de la subcultura skinhead, a pesar del hecho de que cuando la cultura de skinhead se desarrolló por primera vez en el Reino Unido a fines de la década de 1960, estuvo fuertemente influenciada por la moda y la música negras, especialmente el reggae y el ska jamaicano , y la música soul afroamericana.[63][64][65]

Las actividades de reclutamiento de la supremacía blanca se realizan principalmente a nivel de base, así como en Internet. El acceso generalizado a Internet ha llevado a un aumento dramático en los sitios web de la supremacía blanca. Internet proporciona un lugar para expresar abiertamente las ideas de los supremacistas blancos a un bajo costo social, porque las personas que publican la información pueden permanecer en el anonimato.[66]

Supremacistas actuales señalados[editar]

Organizaciones[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Wildman, Stephanie M. (1996). Privilege Revealed: How Invisible Preference Undermines America. NYU Press. p. 87. ISBN 0-8147-9303-7. 
  2. a b Helms, Janet (2016). «An election to save White Heterosexual Male Privilege». Latina/o Psychology Today 3: 6-7. 
  3. Flint, Colin (2004). Spaces of Hate: Geographies of Discrimination and Intolerance in the U.S.A. Routledge. p. 53. ISBN 0-415-93586-5. «Although white racist activists must adopt a political identity of whiteness, the flimsy definition of whiteness in modern culture poses special challenges for them. In both mainstream and white supremacist discourse, to be white is to be distinct from those marked as non-white, yet the placement of the distinguishing line has varied significantly in different times and places.» 
  4. Fredrickson, George (1981). White Supremacy. Oxford Oxfordshire: Oxford University Press. p. 162. ISBN 0-19-503042-7. 
  5. «How the end of slavery led to starvation and death for millions of black Americans». The Guardian. 3 de septiembre de 2015. 
  6. A Declaration of the Causes which Impel the State of Texas to Secede from the Federal Union: "We hold as undeniable truths that the governments of the various States, and of the confederacy itself, were established exclusively by the white race, for themselves and their posterity; that the African race had no agency in their establishment; that they were rightfully held and regarded as an inferior and dependent race, and in that condition only could their existence in this country be rendered beneficial or tolerable. That in this free government all white men are and of right ought to be entitled to equal civil and political rights; that the servitude of the African race, as existing in these States, is mutually beneficial to both bond and free, and is abundantly authorized and justified by the experience of mankind, and the revealed will of the Almighty Creator, as recognized by all Christian nations; while the destruction of the existing relations between the two races, as advocated by our sectional enemies, would bring inevitable calamities upon both and desolation upon the fifteen slave-holding states."
  7. The controversial "Cornerstone Speech", Alexander H. Stephens (Vice President of the Confederate States), March 21, 1861, Savannah, Georgia: "Our new government is founded upon exactly the opposite idea; its foundations are laid, its cornerstone rests, upon the great truth that the negro is not equal to the white man; that slavery—subordination to the superior race—is his natural and normal condition."
  8. «L. Frank Baum's Editorials on the Sioux Nation». Archivado desde el original el 9 de diciembre de 2007. Consultado el 9 de diciembre de 2007.  Full text of both, with commentary by professor A. Waller Hastings
  9. Leland T. Saito (1998). "Race and Politics: Asian Americans, Latinos, and Whites in a Los Angeles Suburb". p. 154. University of Illinois Press
  10. Schultz, Jeffrey D. (2002). Encyclopedia of Minorities in American Politics: African Americans and Asian Americans. p. 284. ISBN 9781573561488. Consultado el 25 de marzo de 2010. 
  11. «50th Anniversary of the 1963 March on Washington for Jobs and Freedom Panel Discussion at the Black Archives of Mid-America» (press release). The U.S. National Archives and Records Administration. 7 de agosto de 2013. Archivado desde el original el 4 de octubre de 2015. Consultado el 3 de octubre de 2015. 
  12. Jennifer Ludden. «1965 immigration law changed face of America». NPR. 
  13. Jennifer Ludden. «1965 immigration law changed face of America». NPR. 
  14. Schuman, Howard; Steeh, Charlotte; Bobo, Lawrence; Krysan, Maria (1997). Racial Attitudes in America: Trends and Interpretations. Harvard University Press. pp. 103ff. ISBN 978-0-674-74568-1. «The questions deal with most of the major racial issues that became focal in the middle of the twentieth ecntury: integration of public accommodations, school integration, residential integration, and job discrimiantion [and] racial intermarriage and willingness to vote for a black presidential candidate. … The trends that occur for most of the principle items are quite similar and can be illustrated …using attitudes toward school integration as an example. The figure shows that there ha been a massive and continuing movement of the American public from overwhelming acceptance of the principle of segregated schooling in the early 1940s toward acceptance of the principle of integrated schooling. … by 1985, more than nine out of ten chose the pro-integration response.» 
  15. Healey, Joseph F.; O'Brien, Eileen (8 de mayo de 2007). Race, Ethnicity, and Gender: Selected Readings. Pine Forge Press. ISBN 978-1-4129-4107-5. «In 1942 only 42 percent of a national sample of whites reported that they believed blacks to be equal to whites in innate intelligence; since the late 1950s, however, around 80 percent of white Americans have rejected the idea of inherent black inferiority.» 
  16. Winant, Howard (1997). «Behind Blue Eyes: Whiteness and Contemporary US Racial Politics». New Left Review (225): 73. «white racial attitudes shifted dramatically in the postwar period. … So, monolithic white supremacy is over, yet in a more concealed way, white power and privilege live on.» 
  17. Berlet, Chip; Lyons, Matthew N. (8 de marzo de 2018). Right-Wing Populism in America: Too Close for Comfort. Guilford Publications. ISBN 978-1-4625-3760-0. «While the New Right and Christian Right flourished in the 1970s and 1980s, the Far Right also rebounded… The Far Right—encompassing Ku Klux Klan, neonazi, and related organizations—attracted a much smaller following than the New Right, but its influence reverberated in its encouragement of widespread attacks against members of oppressed groups and in broad-based scapegoating campaigns». 
  18. Winant, Howard (1997). «Behind Blue Eyes: Whiteness and Contemporary US Racial Politics». New Left Review (225): 73. 
  19. Belew, Kathleen (2018). Bring the war home: The white power movement and paramilitary America. ISBN 978-0-674-28607-8. «The white power movement that emerged from the Vietnam era shared some common attributes with earlier racist movements in the United States, but it was no mere echo. Unlike previous iterations of the Ku Klux Klan and white supremacist vigilantism, the white power movement did not claim to serve the state. Instead, white power made the state its target, declaring war against the federal government in 1983.» 
  20. Blanchfield, Patrick (20 de junio de 2018). «How Did Vietnam Transform White Supremacy?». The Nation (en inglés estadounidense). ISSN 0027-8378. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  21. Perliger, Arie (2012). Challengers from the Sidelines: Understanding America's Violent Far-Right. West Point, NY: Combatting Terrorism Center, US Military Academy. 
  22. «U.S. sees 300 violent attacks inspired by far right every year». PBS NewsHour. 13 de agosto de 2017. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  23. «Cornel West on Donald Trump: This is What Neo-Fascism Looks Like». Dec 1, 2016. 
  24. «Politics of Gender: Women, Men, and the 2016 Campaign». 13 de diciembre de 2016. 
  25. «The 10 greatest controversies of Winston Churchill's career». BBC News. 26 de enero de 2015. 
  26. Blamires, Cyprian; Jackson, Paul. "World Fascism: A Historical Encyclopedia": Volume 1. Santa Barbara, California, USA: ABC-CLIO, Inc, 2006. p. 62.
  27. Stoddard, Lothrop (1922). The Revolt Against Civilization: The Menace of the Under Man. New York: Charles Scribner's Sons. 
  28. Losurdo, Domenico (2004). «Toward a Critique of the Category of Totalitarianism» (PDF, 0.2 MB). Translated by Marella & Jon Morris. Historical Materialism (Brill) 12 (2): 25-55, here p. 50. ISSN 1465-4466. doi:10.1163/1569206041551663. 
  29. Stoddard, Lothrop (1920). The Rising Tide of Color Against White World-supremacy (en inglés). Scribner. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  30. "American laws against 'coloreds' influenced Nazi racial planners". Times of Israel. Retrieved August 26, 2017
  31. Whitman, James Q. (2017). Hitler's American Model: The United States and the Making of Nazi Race Law. Princeton University Press. pp. 37-43. 
  32. Whitman, James Q. (2017). Hitler's American Model: The United States and the Making of Nazi Race Law. Princeton University Press. pp. 37-43. 
  33. Henry Friedlander. The Origins of Nazi Genocide: From Euthanasia to the Final Solution. Chapel Hill, North Carolina, USA: University of North Carolina Press, 1995. p. 5.
  34. «Bundesamt für Verfassungsschutz - Verfassungsschutzbericht 2012». Archivado desde el original el 21 de marzo de 2015. 
  35. Baldwin-Ragaven, Laurel; London, Lesley; du Gruchy, Jeanelle (1999). An ambulance of the wrong colour: health professionals, human rights, and ethics in South Africa. Juta and Company Limited. p. 18
  36. John Pilger (2011). "Freedom Next Time". p. 266. Random House
  37. «abolition of the White Australia Policy». Australian Government. November 2010. Consultado el 13 de octubre de 2011. 
  38. «Encyclopædia Britannica, South Africa the Apartheid Years». Encyclopædia Britannica. Consultado el 13 de octubre de 2011. 
  39. Gann, L.H. Politics and Government in African States 1960–1985. pp. 162-202. 
  40. Nelson, Harold. Zimbabwe: A Country Study. pp. 1-317. 
  41. "Violence 'in the Name of the Nation'." ABC News. October 11, 2007.
  42. "Russia's Medvedev calls for crackdown on neo-Nazis". Reuters. January 17, 2011.
  43. "Ukraine's Neo-Nazis Won't Get U.S. Money". Bloomberg. 12 June 2015.
  44. "US lifts ban on funding 'neo-Nazi' Ukrainian militia". The Jerusalem Post. 18 January 2016.
  45. "Congress Has Removed a Ban on Funding Neo-Nazis From Its Year-End Spending Bill". The Nation. January 14, 2016.
  46. "Ukraine crisis: the neo-Nazi brigade fighting pro-Russian separatists". The Daily Telegraph. 11 August 2014.
  47. Richard., Delgado,; Jean., Stefancic, (1997). Critical white studies : looking behind the mirror. Temple University Press. ISBN 1566395313. OCLC 35762728. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  48. Mills, C.W. (2003). «White supremacy as sociopolitical system: A philosophical perspective». White out: the continuing significance of racism: 35-48. 
  49. Hooks, Bell (2000). Feminist theory: From margin to center. Pluto Press. ISBN 978-0-7453-1663-5. 
  50. Gillborn, David (1 de septiembre de 2006). «Rethinking White Supremacy Who Counts in 'WhiteWorld'». Ethnicities 6 (3): 318-40. ISSN 1468-7968. doi:10.1177/1468796806068323. Consultado el 14 de marzo de 2012. 
  51. Daniels, Jessie (1997). White Lies: race, class, gender and sexuality in white supremacist discourse. Routledge. ISBN 9780415912891. 
  52. Fuller, Neely (1984). The united-independent compensatory code/system/concept: A textbook/workbook for thought, speech, and/or action, for victims of racism (white supremacy). SAGE. p. 334. 
  53. Davidson, Tim (23 de febrero de 2009). «bell hooks, white supremacy, and the academy». En Jeanette Davidson; George Yancy. Critical perspectives on Bell Hooks. Taylor & Francis US. p. 68. ISBN 978-0-415-98980-0. 
  54. "Why is it so difficult for many white folks to understand that racism is oppressive not because white folks have prejudicial feelings about blacks (they could have such feelings and leave us alone) but because it is a system that promotes domination and subjugation?" hooks, bell (4 de febrero de 2009). Black Looks: Race and Representation. Turnaround Publisher Services Limited. p. 12. ISBN 978-1-873262-02-3. 
  55. Grillo and Wildman cite hooks to argue for the term racism/white supremacy: "hooks writes that liberal whites do not see themselves as either prejudiced or interested in domination through coercion, and they do not acknowledge the ways in which they contribute to and benefit from the system of white privilege." Grillo, Trina; Stephanie M. Wildman (29 de junio de 1997). «The implications of making comparisons between racism and sexism (or other isms)». En Richard Delgado; Jean Stefancic. Critical white studies: Looking behind the mirror. Temple University Press. p. 620. ISBN 978-1-56639-532-8. 
  56. Pollock, Nicolas; Myszkowski, Sophia. «Hate Groups Are Growing Under Trump». The Atlantic. Consultado el 28 de abril de 2018. 
  57. «Nordicism». Merriam Webster. 
  58. Grant, Madison (1921). The Passing of the Great Race (4 edición). C. Scribner's sons. p. xxxi. 
  59. Grant, Madison (1916). The Passing of the Great Race. Charles Scribner's Sons, New York.
  60. a b c http://law.jrank.org/pages/11302/White-Supremacy-Groups.html White Supremacy Groups
  61. The new white nationalism in America: its challenge to integration. Cambridge University Press. 10 de junio de 2002. ISBN 9780521808866. Consultado el 27 de marzo de 2011. «For instance, Ben Klassen, founder of the atheistic Church of the Creator and author of The White Man's Bible, discusses Christianity extensively in his writings and denounces it as a religion that has brought untold horror into the world and has divided the white race.» 
  62. The World's Religions: Continuities and Transformations. Taylor & Francis. 7 de mayo de 2009. ISBN 9781135211004. Consultado el 27 de marzo de 2011. «A competing atheistic or panthestic white racist movement also appeared, which included the Church of the Creator/ Creativity (Gardell 2003: 129–34).» 
  63. «Smiling Smash: An Interview with Cathal Smyth, a.k.a. Chas Smash, of Madness». Archivado desde el original el 19 de febrero de 2001. Consultado el 19 de febrero de 2001. .
  64. Special Articles .
  65. Old Skool Jim. Trojan Skinhead Reggae Box Set liner notes. London: Trojan Records. TJETD169. 
  66. 1Adams, Josh; Roscigno, Vincent J. (20 de noviembre de 2009). «White Supremacists, Oppositional Culture and the World Wide Web». University on North Carolina Press 84 (2005): 759–88. JSTOR 3598477.