Sulidae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Sulidae
Rango temporal: 47 Ma - 0 Ma
Morus-bassanus Northern Gannet.jpg
Alcatraz común (Morus bassanus)
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Suliformes
Familia: Sulidae
Reichenbach, 1849
Géneros
Sinonimia

Pseudosulidae

Los súlidos (Sulidae) son una familia de aves suliformes[1][2]​ conocidas vulgarmente como alcatraces o piqueros. Esta familia incluye aves marinas como el alcatraz común (Morus bassanus) y el alcatraz chileno (Sula variegata), ambas aves costeras de tamaño medio-grande que atrapan a su presa (peces) mediante zambullida y buceo. Esta familia estuvo asignada al orden Pelecaniformes.

Taxonomía[editar]

La familia Sulidae incluye diez especies en tres géneros:[1]

Género Morus

Género Papasula

Género Sula

Descripción[editar]

Piquero de patas azules (Sula nebouxii) con coloración y pico distintivos

.

Alcatraz común (Morus bassanus) preparándose para zambullirse.

Los súlidos miden alrededor de 60 a 95 cm de longitud y tienen una envergadura de alrededor de 140 a 175 cm. Tienen alas largas, estrechas y puntiagudas, y una cola bastante larga, graduada y con forma de rombo, cuyas plumas exteriores son más cortas que las centrales. Sus músculos de vuelo son bastante pequeños para permitir la pequeña sección transversal requerida para la inmersión en picada, como una compensación adaptativa relativa a un cierto sacrificio en el rendimiento de vuelo. En consecuencia, son muy estilizados, reduciendo la fuerza de resistencia, por lo que sus cuerpos tienen "forma de torpedo" y son algo planos.[3]

Tienen patas robustas y palmeadas, con tejido conectando los cuatro dedos. En algunas especies, el tejido es color brillante y los utilizan en exhibición de cortejo. El pico suele ser de color llamativo, largo, profundo en la base y puntiagudo, con bordes en forma de sierra. La mandíbula superior se curva ligeramente hacia abajo en la punta y puede moverse hacia arriba para manejar presas grandes. Para mantener el agua fuera durante las zambullidas, las fosas nasales entran en el pico en lugar de abrirse al exterior directamente. Los ojos están inclinados hacia delante y proporcionan un campo de visión binocular más amplio que en la mayoría de las otras aves.[3]

Su plumaje es totalmente blanco (o pardo claro o grisáceo) con las puntas de las alas y (normalmente) la cola oscuras, o al menos algo de marrón oscuro o negro por encima con las partes inferiores blancas; los alcatraces tienen un tono amarillento en la cabeza. La cara suele tener algún tipo de marca negra, normalmente en el lorum. A diferencia de sus parientes (los dardos y los cormoranes), los súlidos tienen una glándula uropígea bien desarrollada cuyas secreciones cerosas extienden sobre sus plumas para impermeabilizarlas y controlar las plagas. Mudan las plumas de la cola de forma irregular y las plumas de vuelo de las alas por etapas, de modo que a partir de la primera muda siempre tienen algunas plumas viejas, otras nuevas y otras parcialmente crecidas. Se ha registrado la muda como respuesta a periodos de estrés.[3]

Distribución y ecología[editar]

Los sulidos se distribuyen principalmente en aguas tropicales y subtropicales, pero ellos, particularmente los alcatraces, se encuentran también en regiones templadas. Estas aves no son verdaderamente pelágicas como los Procellariiformes emparentados, y suelen permanecer más bien cerca de las costas, pero las abundantes colonias de súlidos que existen en muchas islas del Pacífico sugieren que no es infrecuente que las tormentas las alejen de su área de distribución, y que puedan recorrer largas distancias en busca de un lugar seguro para desembarcar si es necesario.[3]

Todas las especies se alimentan completamente en el mar, principalmente de peces de tamaño medio e invertebrados marinos de tamaño similar (por ejemplo, cefalópodos). Muchas especies se alimentan en comunidad, y algunas especies siguen a los barcos pesqueros para hurgar en las capturas accidentales y carnada desechadas. El comportamiento típico de caza es una inmersión desde el aire, que lleva al ave a 1-2 m bajo el agua. Si la presa consigue escapar de las aves en picado al principio, éstas pueden darles caza utilizando sus patas y alas para nadar bajo el agua.[3]

Como se ha señalado anteriormente, los rasgos comportamiento de los alcatraces y los piqueros difieren considerablemente, pero los Sulidae en su conjunto se caracterizan por varias sinapomorfías de comportamiento: Antes de despegar, apuntan el pico hacia arriba (alcatraces) o hacia delante (piqueros). Tras el aterrizaje, apuntan con el pico hacia abajo. En respuesta a una amenaza, no atacan, sino que sacuden la cabeza y apuntan sus picos hacia los intrusos.[4]

Reproducción[editar]

Un piquero de patas azules (Sula nebouxii) incubando sus huevos

Todos los páridos se reproducen en colonias. Los machos examinan el área de la colonia en vuelo y luego eligen un lugar para anidar, que defienden mediante peleas y disparos territoriales. A continuación, los machos se anuncian a las hembras mediante una exhibición y una llamada especiale. Su comportamiento de exhibición es característico, aunque no tan diverso como las numerosas variaciones encontradas entre los cormoranes; normalmente incluye que el macho mueva la cabeza. Las hembras buscan en la colonia, en vuelo y a pie, un compañero. Una vez que seleccionan a los machos, las parejas mantienen sus vínculos acicalándose mutuamente y copulando con frecuencia.[4][3]

Abbott's booby fledgling todavía son alimentados por sus padres varios meses después de ser capaces de volar y permanecen en el mismo árbol, casi siempre incluso en la misma rama, donde estaba situado el nido

.

La puesta suele ser de dos huevos. Los huevos no tienen marcas (pero pueden mancharse con restos en el nido), son blanquecinos, de color azul pálido, verde o rosa, y tienen una capa que se asemeja a la cal. El peso de los huevos oscila entre el 3,3 y el 8,0% del peso de la hembra. La incubación dura entre 42 y 55 días, dependiendo de la especie. Ambos sexos incuban; al igual que sus parientes, no tienen placa de incubación, pero sus patas se vuelven vascularesidas y calientes, y las aves colocan los huevos bajo las telarañas. Los huevos perdidos durante la primera mitad de la incubación son reemplazados.[3]

En el momento de la eclosión, los padres trasladan los huevos y luego las crías a la parte superior de sus telas. Las crías nacen desnudas, pero pronto desarrollan un plumón blanco. Piden limosna tocando el pico del progenitor y toman la comida regurgitada directamente de su boca. Al principio, al menos uno de los padres está siempre pendiente de las crías altriciales; después de dos semanas, ambos padres dejan el nido sin vigilancia a veces mientras van a pescar. El tiempo para que los polluelos salgan del nido y se independicen de sus padres depende en gran medida del suministro de alimentos. Rara vez sobrevive más de un polluelo hasta la madurez, excepto en el piquero peruano (Sula variegata), que tiene la nidada más grande (de dos a cuatro huevos), y con menos frecuencia en el piquero de patas azules (S. nebouxii). Es frecuente el siblicidio por el más fuerte de los dos pichones.[3]

Enemigos[editar]

Entre las aves que se aprovechan de los Sulidae se encuentran las lechuzas, los halcones, las águilas de cola blanca, los cóndores andinos, las gaviotas y las fragatas. Otros enemigos, además de los humanos, son los gatos, las ratas, los jabalíes, los cangrejos y los tiburones.[5]​ Las gaviotas y las fragatas que anidan cerca de las bocas realizan excursiones de forrajeo en colonias de bocas. Las fragatas persiguen las bocas, les agarran la cola y les dan un golpe, haciendo que el ave asustada vomite su comida a los ladrones. El mismo método es utilizado por los azores. Las gaviotas cogen los polluelos y los huevos de las plumas. A veces, las gaviotas cooperan, y una de ellas atrae la atención de la boca de nacimiento y la hace salir del nido, tras lo cual la otra se acerca sigilosamente por detrás para robar el huevo. [6][7]

Referencias[editar]

  1. a b Clements, J. F., T. S. Schulenberg, M. J. Iliff, B.L. Sullivan, and C. L. Wood. 2010. The Clements checklist of birds of the world: Version 6.5. Cornell University Press. Downloadable from Cornell Lab of Ornithology
  2. Peterson, A. P. 2010. Birds of the World -- current valid scientific avian names. Consultado en enero de 2011.
  3. a b c d e f g h Nelson, J. Bryan (2003): Alcatraces y Piqueros. En: Chris Perrins (ed.): The Firefly Encyclopedia of Birds: 82-87. Firefly Books, Oxford.
  4. a b Kennedy, Martyn; Spencer, Hamish G. & Gray, Russell D. (1996): Hop, step and gape: do the social displays of the Pelecaniformes reflect phylogeny? Animal Behaviour 51(2): 273-291.
  5. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas adw
  6. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Kodin19
  7. {{Referencia de libro | Autor=(ed.) Kaija Kangasniemi | Título=Kodin suuri eläinkirja 9 | Página=120 | Año=1981 | Editorial=WeilinGöös | Título=ISBN 951-35-1712-8}

Enlaces externos[editar]