Suetonio y los cristianos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una copia de 1540 de la obra Vidas de los Doce Césares de Suetonio.

El historiador romano Suetonio (c. 69–c. 122) hace referencia a los primeros cristianos y una posible referencia a su fundador en su obra Vidas de los Doce Césares.[1][2][3][4]

Una declaración en Divus Claudius 25 involucra las agitaciones de la comunidad judía de Roma que condujeron a su expulsión de la ciudad por Claudio en el año 49, y puede ser el mismo evento mencionado en los Hechos de los Apóstoles (Casiodoro de Reina; Cipriano de Valera (1909). «Hechos 18, 2». Biblia versión Reina-Valera (Wikisource). ). Los eruditos están divididos sobre el valor de esta referencia en la biografía de Claudio. Algunos estudiosos la consideran una referencia probable a Jesús, mientras que otros la ven como una referencia a una persona por lo demás desconocida que vivía en Roma.[5][6][7]​ Louis Feldman afirma que la mayoría de los estudiosos suponen que la referencia de Jesús se sobreentiende y que las perturbaciones mencionadas se debieron a la difusión del cristianismo en Roma.[8]

El pasaje Nero 16 se refiere a una serie de decisiones de Nerón para el orden público, uno de las cuales es el castigo de los cristianos.[9]​ Estos castigos son generalmente datados en alrededor del año 64 d. C.,[10]​ el año del gran incendio de Roma. En este pasaje de Suetonio describe el cristianismo como una superstición (superstitio) al igual que sus contemporáneos, Tácito y Plinio.[2]

Los historiadores debaten si el gobierno romano distinguía entre los cristianos y los judíos antes de la modificación de Nerva del Fiscus judaicus en el año 96. A partir de entonces, los judíos practicantes pagaron el impuesto, los cristianos no lo hicieron.[11][12][13]

La referencia de Claudio[editar]

El emperador romano Claudio reinó entre 41-54 d. C. Suetonio informa su trato con el Imperio Romano oriental, es decir, con Grecia y Macedonia, y con los licios, rodios y troyanos.[14]

En Claudius 25 Suetonio se refiere a la expulsión de los judíos por Claudio y declara (en la traducción de Edwards):[1]

Dado que los judíos hicieron constantemente disturbios por instigación de Cresto, él los expulsó de Roma.

En los Hechos de los Apóstoles (18:2) el escritor hace el siguiente comentario paralelamente:

Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos.

Como es muy poco probable que un interpolador cristiano hipotético hubiera llamado a Jesús «Cresto», colocándolo en Roma en el año 49, o llamándolo un «alborotador», la abrumadora mayoría de los estudiosos concluyen que el pasaje es genuino.[15]

El texto latino[editar]

La versión original en latín de esta declaración es la siguiente (en la edición de Ihm):[16]

Iudaeos impulsore Chresto[17]​ assidue tumultuantis Roma expulit

El breve comunicado en latín ha sido descrita como un «crux notoria»[18]​ y William L. Lane explica que el texto latino es ambiguo, dando dos formas de interpretarlo:

  1. «Él expulsó de Roma a los judíos que hacían constantemente disturbios por instigación de Cresto».
  2. «Dado que los judíos constantemente crearon disturbios por instigación de Cresto, él los expulsó de Roma».

La primera interpretación indica que Claudio únicamente expulsó a los judíos que estaban haciendo disturbios.[19]​ Boman (2012) utiliza la siguiente traducción, que «consider[a] sin compromiso y adecuadamente cerca del original en latín»: Desde Roma, (Claudio) expulsó a los judíos perpetuamente tumultuosos impulsados por Cresto.[20]

Interpretación[editar]

Cresto[editar]

James D.G. Dunn afirma que la mayoría de los estudiosos deducen que Suetonio «entendió mal el nombre ‹Cristo› (en referencia a Jesús como Cristo) como ‹Cresto›», y también entendió mal el informe y asumió que los seguidores de un tal Cresto estaban causando disturbios dentro de la comunidad judía basándose en su instigación.[21]​ R. T. France dice que la noción de un error ortográfico de Suetonio «no puede ser más que una conjetura, y el hecho de que Suetonio puede hablar en otro lugar de ‹cristianos› como miembros de un nuevo culto (sin ninguna referencia a los judíos) hace que sea poco probable que sin duda él pudiera cometer un error».[22]​ El término Cresto (que también puede haber sido utilizado por Tácito) era común en la época, en particular para los esclavos, ya que significa bueno o útil.[23]

Una moneda emitida por el emperador Nerva (96-98) lee fisci Judaici calumnia sublata, «abolición de la persecución maliciosa en relación con el impuesto judío».[24]

Feldman afirma que la mayoría de los estudiosos suponen que la referencia a Jesús se sobreentiende y que las perturbaciones mencionadas se debieron a la difusión del cristianismo en Roma.[8]​ Robert E. Van Voorst afirma que existe un acuerdo «casi unánime» entre los estudiosos que el uso de Cresto aquí se refiere a Cristo,[25]​ pero afirma que nada en la frase que escribió Suetonio se refiere explícitamente a Cristo o al cristianismo y añade que la forma más sencilla de entender la declaración es que Cresto era un agitador en Roma.[26]​ Más tarde, Van Voorst explica que en el pasaje Cresto es más probablemente un error desde Cristo.[27]​ E. M. Smallwood afirma que la única interpretación razonable es que Suetonio se refería al cristianismo.[28]

Edwin M. Yamauchi dice que «Un número creciente de estudiosos, sin embargo, han aceptado el argumento de que el ‹Cresto› mencionado en Suetonio era simplemente un agitador judío con un nombre común, y que no tenía ninguna relación con el cristianismo».[29]​ Entre los últimos eruditos clásicos no parece existir la certeza que se encuentra entre muchos eruditos bíblicos. Barbara Levick comenta que «para afirmar que Suetonio, escribiendo en el siglo II, malinterprete una referencia a los cristianos en su fuente es poco convincente», concluyendo que «la causa exacta de la expulsión sigue siendo desconocida».[30]​ J. Mottershead, en su comentario sobre Claudius, establece que si Suetonio «había incluido una referencia a Cristo, únicamente no habría esperado que simplemente utilizara Cresto/Cristo sin reservas». Esto apunta «hacia la conclusión de que Suetonio no tenía en mente una disputa religiosa que implicara cristianos».[31]

Menahem Stern afirma que indudablemente Suetonio se refería a Jesús; porque habría añadido las palabras «un cierto» a Cresto si él hubiera querido referirse a algún agitador desconocido.[32]

La cuestión ortográfica[editar]

Chresto (ablativo de Chrestus) es la ortografía más confiable en la obra de Suetonio. William L. Lane afirma que la confusión entre Cresto y Cristo fue bastante natural para Suetonio, dado que en ese momento histórico la distinción entre ortografía y pronunciación era insignificante.[33]​ Carril afirma que esto es apoyado por la ortografía de «cristianos» en Casiodoro de Reina; Cipriano de Valera (1909). «Hechos 11, 26, 26, 28». Biblia versión Reina-Valera (Wikisource).  y en Casiodoro de Reina; Cipriano de Valera (1909). «1 Pedro 4, 16». Biblia versión Reina-Valera (Wikisource). , donde el codex Sinaiticus uncial lee «crestianos».[33]​ Raymond E. Brown afirma en el siglo II, cuando Suetonio escribió, tanto Christus (Cristo) y Christianus (cristiano) se escribían a menudo con una «e» en vez de una «i» después de la «r».[34]​ En Nero 16 la palabra «cristianos» se deletrea christiani (ver más abajo).

Disturbios y expulsión[editar]

Busto de Claudio, Museo del Louvre.

La mayoría de los estudiosos suponen que los disturbios mencionados por Suetonio en el pasaje se debieron a la difusión del cristianismo en Roma.[8]​ Estas alteraciones probablemente fueron causadas por las objeciones de la comunidad judía a las prédicas constantes por parte de los judíos helenísticos en Roma y su insistencia en que Jesús era el Mesías, resultando en tensiones con los judíos de Roma.[21][33]

Algunos estudiosos piensan que Suetonio estaba confundido y asumió que el líder de los agitadores, Cresto, estaba vivo en Roma en el momento de la expulsión.[4][33]​ La noción de que Cresto estaba instigando los disturbios judíos sugiere que la referencia de Cresto no es una interpolación cristiana por un escriba cristiano, ya que sería poco probable que escribiera sobre los seguidores de Cristo como judíos, o colocar a Cristo en Roma en la época de Claudio.[35]​ Este problema debilita el valor histórico de la referencia en su conjunto.[21]​ Los eruditos están divididos sobre el valor de la referencia de Suetonio; algunos lo ven como una referencia a Jesús,[6][7][36]​ otros ven su valor histórico como una referencia a las perturbaciones por parte de un agitador desconocido.[37][38][39]

La datación de la expulsión ofrece algunos desafíos porque Suetonio escribe de manera temática en lugar de cronológica, haciendo necesario el uso de otros textos para establecer un marco de tiempo.[40][41][42]​ La datación del «edicto de Claudio» para la expulsión de los judíos se basa en tres textos separados más allá de la propia referencia de Suetonio, que en orden cronológico son: la referencia a la prueba del apóstol Pablo por parte de Galión en los Hechos de los Apóstoles (18:2); la referencia de Dión Casio en su Historia 60.6.6-7; y la mención en el siglo V por Paulo Orosio en Historia 7.6.15-16 de una inexistente referencia de Josefo.[41]​ Los eruditos generalmente están de acuerdo que estas referencias se refieren al mismo evento.[42]​ La mayoría de los estudiosos coinciden en que la expulsión de algunos judíos mencionada por Suetonio sucedió alrededor del año 49-50, pero una minoría de estudiosos sugieren fechas dentro de algunos años dentro de ese rango.[4][43][44]

La referencia de Nerón[editar]

En Nero 16 Suetonio enumera diversas leyes de Nerón para mantener el orden público, incluyendo detener las carreras de cuadrigas cuando los conductores estaban engañando y robando; y los espectáculos de pantomima que frecuentemente eran escenas de peleas.[45]​ Entre ellas está el castigo para los cristianos. Afirma:[1]

Puso límites al lujo: las comidas que se daban al pueblo quedaron convertidas en distribuciones llamadas sportula; prohibió que se vendiese nada cocido en las tabernas, exceptuando legumbres, siendo así que antes se vendían en ellas toda clase de manjares. Los cristianos,[46]​ clase de hombres llenos de supersticiones nuevas y maliciosas, fueron entregados al suplicio; puso freno a la licencia de los aurigas, quienes en su vida vagabunda creían que todo les estaba permitido, y que tenían convertido en juego el engaño y el robo. Los que intrigaban en favor o en contra de los mímicos fueron desterrados y con ellos los mímicos que daban ocasión a las intrigas.

Además de los manuscritos y ediciones impresas de Vidas de Suetonio, la frase sobre los cristianos es atestiguada por primera vez en una inscripción del Senado y el pueblo de París desde 1590.[47]​ K. R. Bradley señala que el verbo en la cláusula «El castigo fue infligido a los cristianos» (latín: afflicti suppliciis christiani) debe corregirse por affecti, basándose en primer lugar en el uso frecuente de este verbo con la palabra «castigo», y en segundo lugar en que Paulo Orosio, según Bradley, utiliza este verbo en su material, que depende del pasaje de Suetonio Nero 16.[48]​ Estas palabras en combinación indican que el castigo era la pena capital; cf. por ejemplo Suet. Augustus 17.5 (muerte del joven Antonio), Claudius 26.2 (muerte de Mesalina) y Galba 12.1 (muerte de los funcionarios).

En el uso romano, la palabra superstitio se refiere a cualquier tipo de práctica religiosa que no podía ser incorporada a la práctica religiosa tradicional romana. Para Suetonio esta superstición era nueva y maliciosa. Esto puede haber sido el caso en el tiempo de Suetonio, pero Marius Heemstra piensa que él estaba antedatando la acusación a la época de Nerón.[49]

La palabra traducida anteriormente como «maliciosa» es maleficus que también puede significar «mágica». Como sustantivo, la palabra significa «mago». Puede ser que Suetonio está aquí acusando a los cristianos de utilizar lo que se llamaría la «magia negra» en términos modernos, como el filósofo pagano Celso hizo sobre el año 177.[50]

El pasaje muestra el claro desprecio de Suetonio a los cristianos, el mismo desprecio expresado por Tácito y Plinio el Joven en sus escritos.[2]​ Stephen Benko establece que el desprecio de Suetonio es evidente, ya que reduce los cristianos a los estratos más bajos de la sociedad y su declaración hace eco del sentir de Plinio y Tácito.[51]

El castigo de los cristianos por Nerón generalmente se fecha en torno al año 64.[10]​ A diferencia de la referencia de Tácito a la persecución de los cristianos por Nerón, Suetonio no se refiere a la persecución del gran incendio de Roma. El padre de la Iglesia Tertuliano escribió: «Leemos en las Vidas de los Césares: En Roma, Nerón fue el primero que se tiñó con la sangre de la fe naciente».[52]​ Mary Ellen Snodgrass señala que «Tertuliano en este pasaje utiliza a Suetonio como fuente citando Vidas de los Césares como prueba de que Nerón fue el primer emperador romano que asesinó a los cristianos», pero no cita un pasaje específico en las Vidas de Suetonio como fuente de Tertuliano.[53]​ Otros autores añaden explícitamente que las palabras de Tertuliano son una referencia al pasaje de Suetonio Nero 16,[54]​ mientras que otros sostienen que Tertuliano se refiere al pasaje de Tácito,[55]​ o a ambos pasajes.[56]

Otras fuentes romanas[editar]

Suetonio es uno de los tres autores romanos clave que pueden referirse a los primeros cristianos, los otros dos son Plinio el Joven y Tácito.[57][58]​ Estos autores se refieren a los eventos que tuvieron lugar durante el reinado de varios emperadores romanos: Suetonio escribe sobre la expulsión de Claudio y las persecuciones de Nerón; Tácito se refiere a las acciones de Nerón alrededor del momento del gran incendio de Roma en el año 64; y las cartas de Plinio enviadas a Trajano acerca de los juicios que él sostenía contra los cristianos, alrededor del año 111 d. C.[57][59]​ Pero el orden temporal de los documentos comienza con Plinio, escribiendo alrededor del año 111; luego Tácito, alrededor de los años 115/116; y finalmente Suetonio con su Vidas de los doce Césares, alrededor de 122 d. C.[57][60]

Referencias[editar]

  1. a b c Suetonio, Catharine Edwards (2001). Lives of the Caesars. pp. 184, 203. ISBN 0192832719
  2. a b c John Dominic Crossan (1999). Birth of Christianity. p. 3. ISBN 0567086682
  3. Van Voorst, 2000, pp. 29-30.
  4. a b c Andreas J. Köstenberger, L. Scott Kellum (2009). The Cradle, the Cross, and the Crown: An Introduction to the New Testament. p. 110. ISBN 978-0-8054-4365-3
  5. Van Voorst, 2000, pp. 38-39.
  6. a b Eddy, Paul; Boyd, Gregory (2007). The Jesus Legend: A Case for the Historical Reliability of the Synoptic Jesus Tradition. p. 166. ISBN 0-8010-3114-1
  7. a b Craig S. Keener (2012). The Historical Jesus of the Gospels. p. 66. ISBN 0802868886
  8. a b c Louis H. Feldman (1 de octubre de 1996). Jewish Life and Thought among Greeks and Romans. p. 332. ISBN 0567085252
  9. Geoffrey W. Bromiley (1959). The International Standard Bible Encyclopedia. Eerdmans. 4. p. 216. col. 2. ISBN 9780802837844
  10. a b Matthew Bunson (1994). Encyclopedia of the Roman Empire. p. 111. ISBN 081602135X
  11. Wylen, Stephen M. (1995). The Jews in the Time of Jesus: An Introduction. Paulist Press. p. 190-192. ISBN 0-8091-3610-4
  12. Dunn, James D.G. (1999). Jews and Christians: The Parting of the Ways, 70 to 135. Wm. B. Eerdmans Publishing. pp. 33-34. ISBN 0-8028-4498-7
  13. Boatwright, Mary Taliaferro & Gargola, Daniel J & Talbert, Richard John Alexander (2004). The Romans: From Village to Empire. Oxford University Press. p. 426. ISBN 0-19-511875-8
  14. C. Adrian Thomas (2008). A Case for Mixed-Audience With Reference to the Warning Passages in the Book of Hebrews. Peter Lang Pub. p. 116.
  15. Van Voorst, 2000, pp. 30-31.
  16. De Vita Caesarum (C. Suetoni Tranquilli Opera. Vol. 1, ed. M. Ihm, 1908) OCLC 462167701.
  17. Boman (2012) afirma que hay muchas grafías diferentes de esta palabra en los manuscritos que examinó, a saber, «Chresto, Cherestro, Cresto, Chrestro, Cheresto, Christo, xpo, xpisto, y Cristo». Las lecturas Chestro y Chirestro, mencionadas por los eruditos anteriores, «de hecho podrían ser sólo faltas de ortografía eruditas». Concluye que «la mayoría de los 41 manuscritos recopilados [por él], incluyendo una gran mayoría de los manuscritos más antiguos y confiables desde el siglo IX hasta el XIII, que pertenece a ambas familias [de manuscritos] leen Chresto» y que «es incorrecto afirmar que sólo un manuscrito contiene esta lectura (Torrentius), que Chresto sólo una lectura ocasional (Botermann) o que ningún copista jamás escribió Christo (Van Voorst)», que «Cherestro, y otras grafías similares, con toda probabilidad, son como mucho meras conjeturas de los escribas o académicos, salvo los errores de los escribas más puros los cuales han sido transmitidos descuidadamente» y que «la ortografía Cristo de los manuscritos más probablemente son las conjeturas de los escribas o estudiosos cristianos». J. Boman (2011). Inpulsore Cherestro? Suetonius’ Divus Claudius 25.4 in Sources and Manuscripts. Liber Annuus 61. ISSN 0081-8933. Studium Biblicum Franciscanum. Jerusalén 2012. p. 375 f
  18. Gruen, Eric (1998), «Review of H. Dixon Slingerland, Claudian Policymaking and the Early Imperial Repression of Judaism at Rome», Bryn Mawr Classical Review, 1998.07.02 . Donna Hurley nota también que impulsore Chresto es «sin duda, la frase más notoria que Suetonio escribió alguna vez». (Donna W. Hurley (ed.) (2001). Suetonius: Diuus Claudius. Cambridge University Press. p. 177. ISBN 9780521596763) Leonard Rutgers afirma que «la interpretación de la frase de Suetonio impulsore Chresto es difícil» y «las opiniones difieren en cuanto a lo que causó estos disturbios». (Leonard Victor Rutgers (1994). «Roman Policy towards the Jews: Expulsions from the City of Rome during the First Century C.E.» en Classical Antiquity 13, 1. p. 66. JSTOR 25011005 .)
  19. Lane, William L. (1998). «Social Perspectives on Roman Christianity during the Formative Years from Nero to Nerva: Romans, Hebrews, 1 Clement». En Karl P. Donfried; Peter Richardson. Judaism and Christianity in First-century Rome. p. 204. 
  20. J. Boman. Inpulsore Cherestro? Suetonius’ Divus Claudius 25.4 in Sources and Manuscripts. p. 356.
  21. a b c James D. G. Dunn (2001). Jesus Remembered. pp. 141-143. ISBN 0-8028-3931-2
  22. R.T. France (1986). The Evidence for Jesus. Hodder & Stoughton. p. 42.
  23. R. T. France (2006). The Evidence for Jesus. Regent College Publishing. p. 42. ISBN 1-57383-370-3
  24. Traducido por Molly Whittaker, Jews and Christians: Graeco-Roman Views, (Cambridge University Press, 1984), p. 105.
  25. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus outside the New Testament: an introduction to the ancient evidence. pp. 31-32.
  26. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus outside the New Testament: an introduction to the ancient evidence. p. 32.
  27. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus outside the New Testament: an introduction to the ancient evidence. p. 37.
  28. E. Mary Smallwood (1 de octubre de 2001). The Jews Under Roman Rule: From Pompey to Diocletian. pp. 210-211. ISBN 039104155X
  29. Edwin M. Yamauchi (1995). «Jesus Outside the New Testament: What Is the Evidence?». En Michael J. Wilkins; J.P. Moreland. Jesus Under Fire. Grand Rapids: Zondervan. p. 215. ISBN 0-310-21139-5
  30. Barbara Levick (1993). Claudius. Yale University Press. pp. 121-122. ISBN 9780300058314
  31. J. Mottershead (ed.) (1986). Claudius, ed. with commentary. Bristol: Bristol Classical Press. p. 50.
  32. Menahem Stern (1980). Greek and Latin Authors on Jews and Judaism. 2. Jerusalén. p. 116.
  33. a b c d Lane, William L. (1998). «Social Perspectives on Roman Christianity during the Formative Years from Nero to Nerva: Romans, Hebrews, 1 Clement». En Karl P. Donfried; Peter Richardson. Judaism and Christianity in First-century Rome. pp. 204-206. 
  34. Raymond E. Brown; John P. Meier (mayo de 1983). Antioch and Rome. pp. 100-101. ISBN 0809125323
  35. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus outside the New Testament: an introduction to the ancient evidence. Wm. B. Eerdmans Publishing. pp. 30-31.
  36. Ejemplos de estudiosos que consideran el valor histórico en el pasaje como una referencia a Jesús son Craig A. Evans, John Meier y Craig S. Keener.
  37. D. Slingerland (1989). «Chrestus: Christus?». En A. J. Avery-Peck. New Perspectives on Ancient Judaism 4. Lanham: University Press of America. p. 143. ISBN 9780819171795. La misma opinión ha sido expuesta por Neil Elliot (2009). «The Letter to the Romans». En R. S. Sugirtharajah; Fernando F. Segovia. A Postcolonial Commentary on the New Testament Writings. T.& T. Clark. p. 198. ISBN 9780567637079. «impulsore Chresto probably refers to "Chrestus" having prompted Claudius' expulsion, not the Jews' disturbances» e Ian E. Rock (2010). «Another Reason for Romans - A Pastoral Response to Augustan Imperial Theology: Paul's Use of the Song of Moses in Romans 9-11 and 14-15». En Kathy Ehrensperger; J. Brian Tucker. Reading Paul In Context: Explorations In Identity Formation; Essays In Honour Of William S. Campbell. T.& T. Clark. p. 75. «there is sufficient reason to believe that either Chrestus may have been the impulsor to Claudius given the evidence that powerful freedmen influenced Claudius' decisions». ISBN 9780567024671.
  38. Stephen Benko (1980). «Pagan Criticism of Christianity During the First Two Centuries A.D.». En Hildegard Temporini; Wolfgang Haase. Aufstieg und Niedergang der römischen Welt: Geschichte und Kultur. Walter De Gruyter. p. 1059. ISBN 9783110080162. 
  39. Brian Incigneri (2003). The Gospel to the Romans. Leiden: Brill. p. 211. ISBN 9004131086
  40. Dixon Slingerland (1989). «Suetonius "Claudius" 25.4 and the Account in Cassius Dio». JQR 79, 4. p. 306. JSTOR 1453891
  41. a b Jerome Murphy-O'Connor (1 de agosto de 2002). St. Paul's Corinth: Texts and Archaeology. p. 152. ISBN 0814653030
  42. a b Rainer Riesner (16 de mayo de 2011). «Pauline Chronology». En Stephen Westerholm. The Blackwell Companion to Paul. pp. 13-14. ISBN 1405188448
  43. Ralph Martin Novak (2001). Christianity and the Roman Empire: background texts. pp. 18-22. ISBN 1-56338-347-0
  44. Craig S. Keener (2011). The Blackwell Companion to Paul. Stephen Westerholm (ed.). p. 51. ISBN 1405188448
  45. Gregory E. Sterling. «Customs Which Are Not Lawful: The Social Apology of Luke-Acts». Leaven. p. 1. 
  46. La lectura christiani «parece ser la lectura original». cf. J. Boman, Inpulsore Cherestro? Suetonius’ Divus Claudius 25.4 in Sources and Manuscripts. p. 355. n. 2.
  47. J. Boman (2012). «Comments on Carrier: Is Thallus Actually Quoted by Eusebius?». Liber Annuus 62. Studium Biblicum Franciscanum, Jerusalén. pp. 324-325. n. 26. ISSN 0081-8933
  48. K. R. Bradley. «Suetonius, Nero 16.2: ‘afflicti suppliciis christian’». The Classical Review 22. p. 10.
  49. Marius Heemstra (2010). The Fiscus Judaicus and the Parting of the Ways. Mohr Siebeck GmbH & Company. p. 89. ISBN 9783161503832.
  50. Wilken, Robert Louis (2003). The Christians as the Romans Saw Them (2ª edición). Yale University Press. p. 93. ISBN 978-0300098396. 
  51. Stephen Benko (1986). Pagan Rome and the Early Christians.. Indiana University Press. p. 20. ISBN 0253203856
  52. Tertuliano. Scorpiace 15
  53. Mary Ellen Snodgrass (2010). Encyclopedia of the Literature of Empire. p. 270. cf. Heinrich Hoppe (1897). De sermone Tertullianeo quaestiones selectae. Marburgi Chattorum. p. 26. «Tertullian kombinierte im Jahr 211/212, als er 'De scorpiace' schrieb, eine Nachricht aus der Nero-Vita Suetons mit den Apostelakten und zwei Bibelstellen». Otto Zwierlein (2010). Petrus in Rom: Die literarischen Zeugnisse. de Gruyter, Göttingen. 2ª edición. p. 119.
  54. Waszink anota que «[I]n scorp. 15 (178, 11/2) we read vitas Caesarum legimus: orientem fidem Romae primus Nero cruentavit [i.e. ‹We read the lives of the Cæsars: At Rome Nero was the first who stained with blood the rising faith›] (again from Suet. Nero, ch. 16)»; véase Jan Hendrik Waszink (2010). «Quinti Septimi Florentis Tertulliani De Anima». Brill, Leiden (original: J. M. Meulenhoff, Amsterdam 1947). p. 479. Merrill escribe: «He [Tertullian] also had read (perhaps while resident in Rome) the Lives of Suetonius», «Scorp 15 uitas Caesarum ... cruentauit (Suet. Nero 16, 2)» añadidos en la nota de pie; véase Elmer Truesdell Merrill (1924). Essays in Early Christian History. Macmillan. p. 121. n. 2.
  55. Anthony R. Birley (1997). Marius Maximus: The Consular Biographer. Aufstieg und Niedergang der römischen Welt II 34, 3. p. 2752, with n. 230. Simon Swain (1997). Portraits: Biographical Representation in the Greek and Latin Literature of the Roman Empire. (ed. M. Mark J. Edwards, Simon Swain). Oxford. p. 24. n. 65. Ambos autores se refieren a Timothy D. Barnes, Tertullian: A Historical and Literary Study. Oxford. Señalan que Tertuliano se refiere a Tácito con «las Vidas de los Césares».
  56. Eigler (2003) anota que el pasaje de Tertuliano se refiere a ambas obras en «Anspielung auf Tac. ann 15, 44; Suet. Nero 16, 2»; véase Ulrich Eigler (1971). Lectiones vetustatis. Römische Literatur und Geschichte in der lateinischen Literatur der Spätantike (Zetemata: Monographien zur Klassischen Altertumswissenschaft 115). Beck, München. p. 188. n. 16.
  57. a b c Stephen Benko. «Pagan Criticism of Christianity» en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt. Editado por Hildegard Temporin, et al. ISBN 3110080168
  58. Robert E. Van Voorst (2000). Jesus Outside the New Testament: An Introduction to the Ancient Evidence. Eerdmans Publishing. pp. 69-70. ISBN 0-8028-4368-9
  59. P.E. Easterling, E. J. Kenney (editores generales). The Cambridge History of Latin Literature. p. 892. (Cambridge University Press, 1982, reimpreso en 1996). ISBN 0-521-21043-7
  60. Ralph Martin Novak (2001). Christianity and the Roman Empire: background texts. pp. 13-20. ISBN 1-56338-347-0

Bibliografía[editar]

  • Baldwin, Barry (1983). Suetonius: Biographer of the Caesars. Ámsterdam: A. M. Hakkert. ISBN 9789025608460. 
  • Dixon Slingerland, Howard (1988). «Suetonius "Claudius" 25.4 and the Account in Cassius Dio». JQR (79, 4): 305-322.  JSTOR 1453891
  • Dixon Slingerland, Howard (1992). «Suetonius Claudius 25.4, Acts 18, and Paulus Orosius' "Historiarum Adversum Paganos Libri VII:" Dating the Claudian Expulsion(s) of Roman Jews». JQR (83, 1/2): 127-144.  JSTOR 1455110
  • Dixon Slingerland, Howard (1991). «Acts 18:1-18, the Gallio Inscription, and Absolute Pauline Chronology». JBL (110, 3): 439-449.  JSTOR 3267781
  • Van Voorst, Robert E. (2000). Jesus outside the New Testament: an introduction to the ancient evidence. Wm. B. Eerdmans Publishing. ISBN 9780802843685.