Sublevación del Gaucho Rivero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sublevación del Gaucho Rivero
Disputa de soberanía de las islas Malvinas
Fecha 26 de agosto de 1833 - 18 de marzo de 1834 (6 meses y 23 días)
Lugar Isla Soledad, Islas Malvinas (bajo soberanía de las Provincias Unidas del Río de la Plata, y ocupadas por el Reino Unido)
Causas
  • Empleo mal remunerado
  • Ocupación británica de las islas (discutido)[1]
Resultado Todos los sublevados fueron tomados como prisioneros, expulsándolos de las islas.
Partes enfrentadas
Siete gauchos criollos y charrúas sublevados, un inglés[2][1] Bandera de ? Colonos y segundos de Luis Vernet (varias nacionalidades)
Bandera de Reino Unido Reino Unido
Figuras líderes
Bandera de Argentina Antonio El Gaucho Rivero Bandera de Reino Unido Henry Smith (desde enero de 1834)
Saldo
Ninguna 5 muertos (un anglo-argentino, un irlandés, un francés, un alemán y un argentino)[1]

La sublevación del Gaucho Rivero, referido en la historiografía británica como los asesinatos de Puerto Luis (en inglés: Port Louis Murders), fue un alzamiento gaucho ocurrido en Puerto Soledad, islas Malvinas, el 26 de agosto de 1833, ocho meses después de la ocupación británica de las islas, dejando un saldo de cinco fallecidos, todos empleados de Luis Vernet. Los colonos sobrevivientes escaparon a un islote cercano y las fuerzas británicas finalmente recuperaron el control de la isla Soledad en enero de 1834.[1][3]​ Por lo tanto, desde el agosto de 1833 hasta el 10 de enero de 1834, no hubo autoridad del Reino Unido ni bandera que identificara la nacionalidad del territorio.[4]

En la historiografía, no hay unanimidad de opinión respecto a la figura de Rivero y sus acciones en Malvinas. Mientras que para la mayoría de los historiadores el motín se habría producido por problemas económicos y las duras condiciones de vida de las islas, para algunos historiadores argentinos, Rivero fue un héroe popular, pues se sublevó con el fin de expulsar al «invasor» británico de la isla y recuperar la soberanía argentina.[4][5][6][7]

Los estudios hechos por numerosos investigadores argentinos han tenido estas interpretaciones y evaluaciones diferentes y aún críticas y contradictorias, debido a lo que una investigadora llama «la escasa documentación existente» y el hecho que mucha de ella sea de origen británico. Esas fuentes históricas, como por ejemplo los escritos del sobreviviente Thomas Helsby, además de los jornales de varios marineros británicos y estadounidenses que visitaron las islas y las cartas de Luis Vernet,[8]​ atribuyen un motivo puramente criminal a los asesinatos.[1]

Antecedentes[editar]

Colonia de Vernet y llegada de los gauchos[editar]

Retrato del gobernador argentino Luis Vernet (1792-1871).

Luis Vernet, con el objetivo de establecer una colonia en las islas Malvinas, tomó 50 colonos con sus familias y gauchos, sumó al capitán británico Matthew Brisbane y se dirigió al archipiélago. El 10 de junio de 1829 se estableció oficialmente en la Isla Soledad y fue nombrado Primer Comandante Político Militar en las Islas Malvinas. Bajo el pabellón argentino, se comprometió a hacer cumplir la legislación argentina, cuidar sus costas y los reglamentos de pesca vigentes.[9][10]

Vernet trasladó a la isla a toda su familia, comenzando por su esposa María Sáez, con la que tuvo en las islas una hija en 1830: Malvina Vernet y Sáez, la primera persona de la que se tenga registro en nacer allí.[11]​ Luis y María habían llegado con sus hijos Emilio, Luisa y Sofía[11]​ el 15 de julio, junto a 23 familias y peones contratados oriundos de Buenos Aires y Carmen de Patagones. Entre ellos estaba el Gaucho Rivero, oriundo de la provincia de Entre Ríos.[12]​ Todos ellos llegaron bergantín Betsy al mando de Brisbane. El barco también llevaba muebles y una manada de ovejas. Había partido de Buenos Aires un mes antes.[13]

La población que había en la isla era en general poco estable, eran pescadores, balleneros, foqueros, cazadores, científicos y comerciantes. Se habla de una cifra de entre 120 y 150 residentes en total.[14][15]​ Los productos que se producían eran enviados a Buenos Aires y también a otros puertos. El lugar se convirtió en una colonia laboriosa, deseosa de progreso, manejada por el comandante Vernet. Por orden de Vernet, al llegar, todos los colonos recibían tierras, semillas y herramientas. Además, se creó un clima de camaradería y solidaridad entre ellos.[16]​ Los integrantes de la colonia se dedicaban a la caza, la domesticación del ganado, construcción de corrales, ranchos, casas de piedra, salazón de carnes, etc. Otros realizaban actividades vinculadas al comercio o algún oficio.[14]​ Rivero, junto a otros criollos, aparecen documentados por primera vez en un censo hecho por Vernet en 1829.[8]​ Se cree que Rivero vivía en el interior de la isla, entre los galpones de las estancias y los ranchos de peonadas, realizando labores ganaderas.[17]

Debido a la prosperidad del asentamiento argentino, llegó la necesidad del uso de la moneda en las actividades económicas cotidianas. Vernet dispuso la emisión de vales expresados en pesos para facilitar las operaciones de provisiones de bienes. Esto constituyó la primera moneda en circulación del archipiélago: el peso de las Islas Malvinas. Hoy en día, algunos vales monetarios emitidos por Vernet se conservan en la colección del Museo del Banco de la Provincia de Buenos Aires.[10]

Ocupación británica[editar]

Diferentes postales de Puerto Soledad retratados en marzo-abril de 1833 por el dibujante de la expedición del HMS Beagle, Conrad Marterns.

Luego del Ataque del USS Lexington a Puerto Soledad, del motín y asesinato de José Francisco Mestivier y del aumento del interés británico por el control de las islas, el 2 de enero de 1833 el capitán británico John Onslow al mando de corbeta HMS Clio expulsó a las autoridades y la guarnición militar de las islas, tomando posesión para el Reino Unido.[18][19][20][21][22]​ El 3 de enero las fuerzas británicas desembarcaron, izaron su bandera en un mástil sobre una casa llevado por ellos mismos y luego arriaron la argentina, plegándola pulcramente y entregándosela a los argentinos. El comandante de la Clio tomó posesión de Puerto Soledad en nombre del Reino Unido con las ceremonias ordinarias.[23]​ Quedaron en las islas 22 habitantes de la colonia de Vernet, entre ellos 13 criollos, en su mayoría gauchos, y el resto inmigrantes llegados desde Europa.[24]

José María Pinedo, al mando de la goleta Sarandí, antes de partir a Buenos Aires se limitó a dejar al colono francés Jean Simón, capataz de los peones criollos, como comandante provisional en nombre del gobierno argentino.[25][26]​ Pinedo también ordenó a los colonos que se quedaron, no arrear la bandera argentina.[5]​ Unos días más tarde, y sin más instrucciones por cumplir, Onslow abandonó el archipiélago rumbo a la costa del Brasil, junto con los pocos colonos que decidieron irse de las islas. Onslow no tomó medidas con respecto a la administración de las islas, ni dejó ninguna guarnición, aunque le dio al almacenero de la colonia (William Dickson, de origen irlandés) una bandera británica y 25 brazas de cuerda para izarla todos los domingos y ante la llegada de algún barco.[27]​ La población quedó en el mayor desamparo y anarquía. El 3 de marzo Matthew Brisbane se hizo cargo de las islas como administrador interino, representando los intereses de Vernet.[28]

Onslow antes de partir realizó un censo en las islas entre los pobladores que se quedaron. Rivero informó que tenía 26 años.[24]​ El capitán británico recibió las quejas de los peones por la forma de pago a sus labores, exigiendo dinero metálico en oro o plata en lugar de los vales de Vernet. Los peones eran reacios a desempeñar sus tareas y ya habían protagonizado varios motines anteriores. Cuando Brisbane regresó a las islas en marzo, lo hizo acompañado por el inglés Thomas Helsby, que se convirtió en relator de la sublevación, y el criollo Ventura Pasos. Todos eran empleados de Vernet y llegaron para cuidar sus propiedades y en representación de sus intereses. Brisbane confirmó a Jean Simon en su cargo de capataz de los peones.[17]

Vernet, quien había abandonado las islas en noviembre de 1832,[12]​ nunca fue repuesto en su cargo ni volvió a las islas, a pesar de varias peticiones a las autoridades británicas reclamando el derecho de volver y la recuperación de las tierras que le habían pertenecido.[29]​ Matthew Brisbane, intentó de resucitar el acuerdo y retormar las operaciones dos meses después de la ocupación británica.[29]​ Birsbane no dudó en ponerse del lado de los británicos y obtuvo su confianza.[30]​ Otros miembros de la colonia argentina también decidieron quedarse por negocios,[31]​ entre ellos Antonina Roxa, de origen indígena y que se convirtió la primera persona no británica de las islas que le juró lealtad a la Corona Británica en 1841.[32]

Desarrollo[editar]

Motivos[editar]

Bono de diez pesos de las Malvinas conservado por el Archivo General de la Nación de Argentina.

En las islas crecía el descontento entre los gauchos, en su mayoría criollos [cita requerida] y charrúas. Se les había prohibido viajar a Buenos Aires, y el capataz Jean Simon (de confianza para los gauchos), apoyado por el representante de Vernet en las islas, Matthew Brisbane intentaba extenderles las ya pesadas tareas campestres, entre otros excesos de autoridad. Además, los gauchos seguían recibiendo por toda paga los vales firmados por el ex gobernador (peso de las Islas Malvinas), que ya no eran aceptados por el responsable de almacenes, el irlandés William Dickson y estaban devaluados. La falta de noticias desde Buenos Aires y los excesos de las autoridades terminaron exaltando aún más los ánimos de los ocho peones de origen continental. Los historiadores revisionistas argentinos también ven la demora de una supuesta y anhelada operación argentina de recuperación del archipiélago y la colaboración de Brisbane con "las autoridades británicas" como factores contribuyentes a la rebelión,[33][34][29][5][30][35]​ sin embargo estas especulaciones no se basan en las fuentes contemporáneas británicas, argentinas y norteamericanas.[2][36][37][1]

En efecto, los rioplatenses exigían que se les pagase con dinero o monedas de metales, como había prometido el capitán Onslow, pero Brisbane continuó con las políticas de Vernet.[38]​ Asimismo el capataz Simon, apoyado por Brisbane, pretendía incrementar la carga laboral de la peonada, fundamentando sus exigencias en un supuesto nuevo statu quo vigente desde la reciente invasión de la Clio. También se habla de faltas de cumplimiento de los contratos de trabajo. Algunos autores agregan otros motivos de discordia: puesto que debían dinero a Simon por cuestiones de juego y naipes, se les había prohibido viajar a Buenos Aires; también se les negaba el uso de caballos para desplazarse por el rudo terreno, y se les prohibía faenar ganado para alimentarse, obligándolos a cazar pequeños animales silvestres. Además la historiografía argentina revisionista ve un conflicto entre los colonos de origen europeo, que hubiesen deseado un rápido entendimiento con el Reino Unido, y el fervor patriótico de los criollos,[33][30][35][24]​ aunque esta posición carece de apoyo en los documentos históricos.[2][1][36]

Sublevación[editar]

Imagen externa
Retrato artístico del Gaucho Rivero.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

En desacuerdo con su situación, un grupo de ocho gauchos rioplatenses se sublevó el 26 de agosto de 1833 bajo el liderazgo de Antonio El Gaucho Rivero (apodado «Antook» por los colonos[¿quién?] en las islas). Los otros siete eran Juan Brasido, José María Luna, Luciano Flores, Manuel Godoy, Felipe Salazar, Manuel González y Pascual Latorre. Los primeros dos también eran criollos, mientras que los últimos cinco eran indios charrúas.[1][5][30]​ Todos eran analfabetos.[35]

Estos rebeldes estaban armados con facones, espadas, pistolas, boleadoras y viejos mosquetes, en contraste con las pistolas y fusiles con los que contaban sus oponentes. Aprovechando la ausencia del marinero estadounidense Capitán Lowe y sus hombres, que se habían alejado por mar en una expedición de caza de lobos marinos, a media mañana, lanzaron una serie de breves ataques sorpresa contra individuos de la colonia de Vernet. En pocas horas fueron muertos Brisbane, Dickson, Simon, quienes eran los principales apoyos de Vernet antes de la ocupación británica y después, y otros dos colonos: el argentino Ventura Pasos y el alemán Antonio Vehingar.[1][39][17][5]​ Días antes del alzamiento, la población intuía que algo podía pasar y se le avisó a Brisbane de un posible levantamiento y del riesgo contra su persona. Brisbane lo desestimó.[17]

Escritos de Vernet de 1833 hablando sobre Ventura Pasos y sus otros empleados, explicando que fueron asesinados por unos «indios» y «marineros prófugos».

Thomas Helsby, un empleado inglés de Vernet llegado en marzo de 1833, relató en un informe todo el desarrollo de los asesinatos. Cuenta que alrededor de las diez de la mañana del 26 de agosto, partió a la casa de Brisbane para comprar un poco de aceite a William Dickson, a quien encontró en la casa de Antonio Wagner. Otras personas que estaban allí eran Daniel McKay y José Douglas. Al salir, pasó por la casa de Santiago López y se encontró con Rivero y sus hombres fuertemente armados. Alarmado, corrió a la casa de Brisbane por ayuda, pero la encontró cerrada y no le respondía. Otros residentes le informaron que Brisbane había sido asesinado, junto a Juan Simón. Un tercer hombre, Don Ventura, había sido dado por muerto, con heridas en la garganta y cabeza por un mosquete y su mano casi cortada por una espada, se había escapado por una ventana trasera y se dirigió hacia la casa de Antonina Roxa. Helsby luego oyó dos disparos de fusil de la casa de Antonio Wagner: Wagner y Dickson habían sido asesinados, en presencia de José Douglas y Daniel McKay.[37]

La banda regresó a la casa de Brisbane y descubrieron que Ventura no estaba allí. Después de una breve búsqueda lo encontraron. Ventura intentó huir pero fue derribado. Helsby fue testigo del asesinato e intentó su propio escape pero pronto fue capturado por Felipe Salagar, que estaba a caballo. Convencido de que estaba a punto de ser asesinado cumplió con las instrucciones de los criollos, y se le permitió vivir. La ordenaron entrar la casa de Brisbane, vio que el cuerpo de él yacía muerto en el suelo, que parecía que se había dirigido hacia sus pistolas antes de caer, y que no había sonrisa de desprecio o desdén muy fuertemente marcada en su rostro. Arrastraron su cuerpo con un caballo a una distancia considerable, y saquearon la casa.[37]

Sobre los asesinatos, Mario Tesler sostiene que «los gauchos terminaron a la manera gaucha, ya que en otra forma no podían concebirlo, con quien fuera agente intermediario [habla de Brisbane] entre Vernet y Woodbine Parish [representante británico en Buenos Aires antes de la ocupación] y arbitrario ejecutor de las disposiciones sobre caza y pesca en el escenario austral».[40][41]

Detalle de la litografía de Martens donde aparece la bandera sin descifrar.[42][5]

Aprovechando su superioridad numérica, los rebeldes tomaron la casa de la comandancia, antigua vivienda de Vernet, y principal edificación de Puerto Soledad.[13][35]​ Ninguna de las víctimas logró alcanzar sus armas antes de ser matados. Los gauchos impidieron el izado de la bandera británica durante los siguientes cinco meses.[33][nota 1][5]​ Según varios relatos no contemporáneos habrían izado un improvisado pabellón argentino.[43][44][45][5][42][30][35][46][47][48]​ Según Martiniano Leguizamón, «los gauchos, llevados casi al frenesí, con una furia patriótica, sacaron la enseña inglesa y, delirantes, enarbolaron la de Belgrano».[49][50]​ En las litografías de Puerto Soledad hechas por Conrad Martens en la visita de Darwin, se aprecia una bandera sin descifrar. Esta sería la bandera argentina, según algunos historiadores argentinos.[42][5]​ Según Alberto Moroy, cuando Darwin llegó, el «gobernador provisorio» debió ser Rivero, secundado por otro gaucho, mientras que los otros cinco charrúas se encargaban de mantener el pabellón argentino al menos por un año más, tras la ocupación británica.[5]

Con el temor de ser asesinados,[5]​ los colonos criollos y británicos con sus familias (en total 17 de varias nacionalidades y 6 criollos rioplatenses)[51]​ no sublevados se confinaron en la isla Hog en la bahía de la Anunciación, del cual fueron rescatados por la goleta foquera británica Hopeful dos meses después. El 23 de octubre amarraron en Puerto Luis otros barcos británicos, cuyas tripulaciones no intentaron enfrentarse a los gauchos.[52]​ También en ese mes llegó el barco Antartic, cuyo capitán, el comandante estadounidense Nash se entrevista con el Gaucho Rivero, quien le lleva varias vacas.[47]

Los refugiados enviaron regularmente un barco a la vecina Isla Larga para el suministro de alimentos para llevar ganado, cerdos y gansos.[37]​ Tanto los gauchos, como los confinados en la isla Hog, esperaron que las autoridades argentinas enviaran una fuerza naval para recuperar las islas.[30]​ El gobierno de Buenos Aires decidió no enviar fuerzas a las islas, pese a los pedidos de los habitantes, y realizar protestas diplomáticas por la ocupación británica.[46]​ De hehco, el gobierno porteño ignoró por completo la sublevación ya que no se podían hacer llegar noticias de lo sucedido. Como veía que no llegaban fuerzas argentinas, Rivero propone preparar una balsa para ir a la Patagonia.[47]​ Tras el rescate de las mujeres y niños de la colonia de la isla Hog, hecho por los británicos, se puso fin a la colonia argentina de las islas. Recién el 21 de enero de 1834 los británicos lograron recuperar el control de Puerto Soledad e izar su bandera.[53][54]

Captura y juzgamiento de los rebeldes[editar]

Carta de Vernet enviada desde Buenos Aires el 2 de diciembre de 1834 al comandante en jefe de la Royal Navy en la estación de América del Sur en Río de Janeiro. Hace referencia a la sublevación de Rivero y los colonos asesinados.

Dos meses después, el 9 de enero de 1834, la HMS Hopeful a mando del teniente Rea[47]​ regresó a la isla Soledad junto con la HMS Challenger, con el teniente Henry Smith a bordo, con el objetivo recuperar la isla para los británicos.[35]​ Estaban acompañados también por dos barcos balleneros. El capitán Seymour de la Challenger[47]​ despachó al teniente Smith junto a 4 suboficiales y 30 soldados de Marina, que inmediatamente izaron la bandera británica, arriando la argentina, según algunas fuentes argentinas muy posteriores.[5][35]​ Rivero y sus compañeros estaban en ese momento preparando una rudimentaria embarcación para dirigirse al continente. Los gauchos enviaron el inglés Channon, que según Robert Fitz Roy era parte de la banda de Rivero pero que no había participado en los asesinatos, a negociar con Smith. Channon avisó que Rivero y sus hombres tenían dos gauchos como rehenes, y que estos serían matados si Channon fuese detenido, pero informó que el gaucho José María Luna estaba preparado a entregarse a cambio de la inmunidad legal. Smith mandó con Channon una botella con un crucifijo como señal para Luna.[2][55][53][54][56]

El 11 de enero de 1834 se entregó ante el capitán Seymour el primer insurgente: el gaucho José María Luna; a cambio de conservar su vida, sería el baqueano de los británicos en la captura de sus compañeros. Los siete rebeldes restantes, muy superados en número y armamento, optaron por retirarse al interior de la isla Soledad. Smith ordenó la persecución de los sublevados, aunque no les resultó fácil capturarlos, necesitando enviar varias expediciones de Royal Marines para obtenerlos.[35][57]​ También ayudaron otros pobladores.[57]​ Uno de los gauchos, llamado Brasido, desertó.[47]​ También los insurgentes debieron pedir pequeñas treguas por la falta de alimentos. Los ingleses se reforzaron posteriormente con la HMS Beagle al mando de Fitz Roy y la HMS Adventure.[47]​ Finalmente, la rebelión pudo ser controlada, lográndose apresar a todos los gauchos rebeldes. El 18 de marzo, sabiendo que todos sus camaradas estaban presos y viéndose rodeado por dos grupos de fusileros, Rivero se entregó a los oficiales británicos.[55][53][54][56][50]

Hay varias versiones sobre el juzgamiento de los sublevados. Los rioplatenses fueron trasladados engrillados[58][35]​ a la estación naval británica de América del Sur en Brasil a bordo del HMS Beagle, al mando de Robert Fitz Roy y acompañado por Charles Darwin. Allí se les inició un proceso penal en la fragata de tercera HMS Spartiate. Por motivos no bien documentados el almirante inglés no se atrevió a convalidar el fallo y ordenó en junio de 1835[17]​ que Rivero y los suyos fueran liberados en Montevideo, viajando en la HMS Talbot con sogas en el cuello.[52][47][17]​ Los británicos negaron liberarlos en Buenos Aires, ya que argumentaban que sería reconocer la soberanía rioplatense sobre las islas ocupadas.[59]​ Otra crónica, citada por Clément y Muñóz Azpiri[58][60]​ indica que fueron llevados a Inglaterra y encerrados en la prisión de Sherness sobre el río Támesis varios meses.[35]

Según una visión de los hechos, si bien en el juicio en Inglaterra se exigió para ellos la pena de muerte, el tribunal se declaró «incompetente» debido a que los crímenes no habían tenido lugar en el territorio de la corona, si no en una colonia británica, y por tanto fuera de la jurisdicción de un tribunal puramente inglés, que excluía Escocia y todas las colonias británicas. Por esta razón, el ministerio fiscal aconsejó al almirantazgo embarcar a los gauchos de vuelta al Río de la Plata. También se debe sumar que el tribunal juzgaba solamente a los ciudadanos británicos y los sublevados eran argentinos.[27]​ En el sistema colonial británico, las colonias tenían sus propios gobiernos distintos, finanzas y sistemas judiciales.[61][62]​ El gobierno colonial de las Malvinas recién fue creado e instalado en 1843 por Cartas Patentes firmadas por la Reina Victoria, diez años después de la ocupación británica.[6][63]​ El ministerio fiscal había estudiado varios meses los antecedentes del caso antes de proceder[35]​ y había interrogado a los criollos.[35][52]

Solo seis de los ocho sublevados fueron liberados, ya que el gaucho Brasido y uno de los charrúas habían fallecido.[17]​ Los rastros del resto se pierden tras su liberación en Montevideo, exceptuando a Rivero donde una teoría dice que falleció en la batalla de la Vuelta de Obligado en 1845.[59]

Visita del HMS Beagle[editar]

HMS Beagle.

El buque británico HMS Beagle realizó varios viajes alrededor del mundo como parte de expediciones científicas y de relevamientos hidrográficos solicitados por el Almirantazgo Británico. A su vez también se conformaron campañas de prospección imperial inglesa. Las Malvinas fueron visitadas por Darwin en dos ocasiones tras la ocupación, mientras que Fitz Roy ya había estado de visita bajo el gobierno de Vernet en 1830.[64]

Entre marzo y abril de 1833, Charles Darwin visitó las islas en el HMS Beagle.[29]Robert Fitz Roy, quien se encontraba en la isla como capitán de dicho barco, ve la sublevación gaucha y abandona las islas.[65][66]​ Darwin en El viaje del Beagle también nombra la situación de ese entonces en las islas, hablando de los asesinatos y que más de la mitad de la población que se encontraba allí eran «rebeldes fugitivos y asesinos».[67]​ El dibujante del viaje, Conrad Martens, incluyó en sus litografías paisajes de Puerto Soledad y en una de ellas se aprecia una bandera sin descifrar. Darwin no habla en sus escritos sobre la ocupación, dedicándo solo comentarios sobre el alzamiento gaucho.[68]

Anteriormente, en una reunión con Fitz Roy, Brisbane se animó a continuar con la empresa de Vernet «siempre que no haya ningún intento de promover la ambiciones de las Provincias Unidas». Al igual que Onslow antes que él, Fitz Roy se vio obligado a usar sus poderes de persuasión para alentar a los gauchos a seguir trabajando en el establecimiento de Vernet.[69]

Durante el mes que permaneció en Berkeley Sound [Bahía de la Anunciación], tuve muchos problemas con las tripulaciones dedicadas a la caza de ballenas o de lobos marinos, así como con los colonos, que todos parecían imaginar que debido a que la bandera británica fue re-izada en las Malvinas, que estaban en libertad de hacer lo que quisieran con la propiedad privada del Sr. Vernet, así como con el ganado y caballos salvajes. Los gauchos deseaban abandonar el lugar, y volver a la [región del] Plata, pero como eran los únicos trabajadores útiles en las islas, de hecho, las únicas personas en las que cualquier dependencia podría ser colocada por un suministro regular de carne vacuna fresca, me interesaba a mí mismo tanto como sea posible para inducirlos a seguir siendo, y con un éxito parcial, por siete formal de doce.[69]

Fitz Roy también narra la ocupación británica y el alzamiento de Rivero en pocas líneas no exactas:

Inglaterra invocó sus derechos y las ocupó. El inglés que quedó a cargo de la bandera fue posteriormente asesinado. Se envió a continuación a un oficial sin proveerle de la fuerza necesaria y a nuestra llegada le hallamos encargado de una población compuesta en más de su mitad de rebeldes y asesinos fugitivos.[70]

Al llegar a las Malvinas, Fitz Roy esperaba encontrar el asentamiento próspero que le había informado a otro oficial británico. En su lugar, se encontró con la colonia en un estado en ruinas, que Brisbane culpó a la incursión de la Lexington. Fitz Roy interrogó a varios miembros que corroboraron el relato de Brisbane. Al retirarse de las islas, Fitz Roy expresó su preocupación por la falta de autoridad regular en un grupo prácticamente sin ley.[71]​ En sus escritos dice que quedó impresionado «más que nunca por los muchos recuerdos lúgubres asociados a su nombre».[72]

Brisbane fue enterrado en una tumba poco profunda. Al visitar las Malvinas en 1834, Fitz Roy se horrorizó al ver que los pies de Brisbane sobresalían de la tierra, y que los perros se habían alimentado de su cadáver.[73]

Consecuencias[editar]

Placa original de la tumba de Brisbane construida por James Clark Ross en 1842, conservada en el Museo de las Islas Malvinas de Puerto Argentino/Stanley.

El asentamiento de Puerto Soledad fue dejado en un estado en ruinas después de los asesinatos. Tras la captura de los gauchos, el resto de los 14 habitantes de la colonia dedecidieron quedarse como comerciantes, entre ellos la criolla Antonina Roxa y el británico Thomas Helsby, un secretario de Vernet.[74]​ Vernet intentó salvar sus negocios en las islas, pero los británicos se opusieron a todo y se quedaron con sus bienes, además de los corrales hechos por los gauchos en el interior de la isla Soledad. El teniente Henry Smith, el primer mandatario británico de las islas, se puso a refaccionar los edificios habitables.[13]​ Años más tarde, los británicos comenzaron formalmente con la colonización de las islas, trasladando la capital a Puerto Argentino/Stanley en 1845.

Hoy en día Puerto Soledad es una granja privada y sus edificaciones actuales datan de los años 1840. También se hallan las ruinas de los asentamientos franceses, españoles y rioplatenses. La tumba de Brisbane es la única que todavía puede visitarse en los restos del cementerio español, en uno de los extremos de la granja.[75]​ Brisbane había sido enterrado años después del alzamiento por los marinos británicos. Se cuenta que entre los marineros que visitaban las islas existía la tradición de brindar y bailar frente a su tumba.[59]

La rebelión de Rivero según las distintas lecturas historiográficas[editar]

Según las historiográficas argentinas[editar]

Ricardo Caillet Bois y Humberto Burzio, miembros de la Academia Nacional de la Historia de la República Argentina, mediante un dictamen emitido en el año 1967,[1]​ opinaron que las acciones de Rivero carecieron de todo motivo patriótico, aunque llegaron a esta conclusión luego de analizar los documentos contemporáneos al alzamiento, que son exclusivamente de origen británico.[76][35]Laurio Hedelvio Destéfani en un libro de 1982 sobre la cuestión Malvinas critica que se lo trate a Rivero como un «gaucho valiente», calificándolo de «imaginación». Según él, la «verdadera» historia de Rivero se encuentra explicada en 42 publicaciones de la Academia Nacional de la Historia.[6]

No se desprende que un móvil patriótico impulsara a estos hombres a dar muerte al delegado y gente enviada por Luis Vernet, luego de cometida la usurpación de las islas Malvinas por la corbeta Clío. No eran las víctimas, por lo tanto, soldados o marinos británicos, sino empleados del ex comandante político y militar del gobierno de Buenos Aires, enviados para vigilar sus intereses y defender sus derechos ante el nuevo ocupante intruso. Esos hombres no fueron muertos con las armas en la mano, aprestados para una lucha franca (...). El capataz Juan Simón, salando cueros; el delegado Brisbane, entregado a la lectura en su casa; Dickson, muerto friamente con disparo de pistola y a sablazos; Ventura Paso, al intentar huir, también alevosamente.

Dictamen de la Academia Nacional de Historia en 1966.[57]

Juan Lucio de Almeida en la revista Todo es Historia de Félix Luna mantiene una posición intermedia: no logra probar que Rivero actuó «movido por patriotismo», aunque no cree que «su acto fue el de un criminal común».[77][35]Federico Lorenz, explica que el alzamiento de Rivero fue una matanza producida por las duras condiciones de vida en las islas generadas por el ataque de la Lexington y la incursión de la Clío.[78]Fermín Chávez, en un artículo a pocos días del desembarco argentino de 1982, escriía que Rivero se había rebelado en contra del colonialismo y que «es nuestro [argentino] Nana Sahib, el indio que en 1857 encabezó la rebelión de los sepoys y consumó una matanza de ingleses en Känpur».[79][80]

Por su parte, el revisionismo histórico argentino tradicional, rescata la figura de Rivero poniendo el acento en los móviles patrióticos de la rebelión gaucha contra la autoridad británica.[5][35]​ Rivero es descrito como un héroe patriótico a partir de la década de 1950, cuando se publicó una narración ficticia sobre la sublevación y los asesinatos.[27]

Finalmente, una nueva corriente revisionista de la historia argentina, sostenida por Felipe Pigna (1959-),[30][81]José María Rosa (1906-1991),[82][52]Fermín Chávez (1924-2006), Pablo Hernández, y Horacio Chitarroni, encuentra en este alzamiento una conjunción entre las luchas y reivindicaciones sociales y populares por un lado, con las nacionales y patrióticas por el otro.[35]

En el imaginario colectivo argentino, Rivero es considerado como un «héroe popular».[50]

El Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, inaugurado en 2014 en Buenos Aires, le dedica un espacio importante a la figura del Gaucho Rivero y a su reivindicación histórica.[83]

Según las historiográficas británicas[editar]

Según los historiadores británicos, Rivero es considerado solamente como un delincuente y asesino, denominando al incidente que protagonizó «los asesinatos de Port Louis». Se hace hincapié en que, como resultado de su alzamiento, terminaron por extinguirse los últimos restos de la colonia de Vernet en las Malvinas.[27][29]​ Las actas y documentos escritos efectuados por la parte británica, consideran la rebelión de Rivero como el amotinamiento de unos delincuentes[1][2]​ tratados peyorativamente de «gauchos» e «indios salvajes» [cita requerida]. En esas documentaciones no se sugiere que los criollos y charrúas intentasen mantener la soberanía argentina; se concentran en el hecho de que a los gauchos que habían quedado en Malvinas se los usaba como peones en duras tareas y se les pagaba solo con «vales» en el nombre de Vernet, que perdían su valor.[29]​ Los historiadores británicos afirman que no hubo ningún deseo de reivindicación nacional de parte de los sublevados, debido a la falta de evidencia que sostendría esta tesis.[35]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Por orden de Onslow, la Union Jack debía izarse todos los domingos y ante la llegada de barcos a puerto.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k Caillet-Bois, Ricardo Rodolfo; Burzio, Humberto F. (1967). El Episodio ocurrido en Puerto de la Soledad de Malvinas el 26 de agosto de 1833: testimonios documentales (Serie documental.). Tomo III. Buenos Aires: Academia Nacional de la Historia de la República Argentina. 
  2. a b c d e Fitz Roy, William (1839). Proceedings of the Second Expedition, 1831-1836. Londres: Henry Colburn. pp. 328-331. Consultado el 26 de marzo de 2017. 
  3. «26 de agosto de 1833: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero». El Malvinense. 26 de agosto de 2011. 
  4. a b «26 de agosto de 1833». El Malvinense. 2007. 
  5. a b c d e f g h i j k l m «Gaucho Rivero: documentación reveladora». El Malvinense. 26 de agosto de 2009. 
  6. a b c Destefani, 1982, p. 91-92.
  7. Lorenz, 2013, p. 36-40.
  8. a b Sandoz, Teresa (29 de marzo de 2012). «¿Quién fue el gaucho Rivero?». Ciudad de Santa Fe: El Litoral. 
  9. Caillet-Bois, 1948, p. 207.
  10. a b «Numismática de las Islas Malvinas Argentinas». Museo Histórico y Numismático del Banco Central de la República Argentina. 2008. 
  11. a b «La primera Malvina argentina». Yahoo! Noticias. 2 de abril de 2012. 
  12. a b «Luis Vernet, el primer gobernador». Soldados. Malvinas: los orígenes. mayo de 2011. Archivado desde el original el 23 de diciembre de 2014. 
  13. a b c «Vernet, Luis (funcionario y empresario)». Patapedia. Archivado desde el original el 7 de noviembre de 2014. 
  14. a b «Luis Vernet». Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. 
  15. Lorenz, 2014, p. 57.
  16. Enrique Oliva (6 de marzo de 2007). «A 216 años del natalicio de Luis Vernet». El Malvinense. 
  17. a b c d e f g Sandoz, Teresa (30 de marzo de 2012). «Aparición del Gaucho Rivero». Ciudad de Santa Fe: El Litoral. 
  18. Secretaría de Relaciones Exteriores. «La Cuestión de las Islas Malvinas». Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (República Argentina). 
  19. «El Museo Malvinas recordará el 182 aniversario de la usurpación británica en las islas». Télam. 29 de diciembre de 2014. 
  20. «Timeline: Descubrimiento y usurpación». Malvinas. Un enclave colonial en el Atlántico Sur. TeleSUR. 
  21. Reisman, Michael (enero de 1983). «The Struggle for The Falklands». Yale Law Journal (Faculty Scholarship Series) 93 (287): 306. 
  22. Lorenz, 2013, p. 40.
  23. Lorenz, 2014, p. 82-83.
  24. a b c Lorenz, 2014, p. 85.
  25. Historia marítima argentina. Departamento de Estudios Históricos Navales. 1982. p. 457. ISBN 978-950-9257-00-9. 
  26. Caillet-Bois, 1948, p. 326-328.
  27. a b c d «Nuestras Islas, Nuestra Historia». Gobierno británico de las Islas Malvinas. 
  28. Lorenz, 2014, p. 83.
  29. a b c d e f «A Brief History of the Falkland Islands, Part 3 - Louis Vernet: The Great Entrepreneur» (en inglés). falklands.info. Archivado desde el original el 1 de abril de 2010. 
  30. a b c d e f g Pigna, Felipe (2010). «La rebelión del Gaucho Rivero». El Historiador. 
  31. Cawkell, 2001, p. 61-62.
  32. Lorenz, 2014, p. 90.
  33. a b c Tesler, 1966, p. 4.
  34. Graham-Yooll, 2002, p. 51–52.
  35. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p Pigna, Felipe. «El gaucho Rivero». Archivado desde el original el 26 de julio de 2012. Consultado el 29 de febrero de 2012. 
  36. a b Guber, Rosana (Oct. 2000). «Um gaúcho e dezoito condores nas Ilhas Malvinas: identidade política e nação sob o autoritarismo argentino.». Mana 6 (2). Consultado el 27 de marzo de 2017. «Os riveristas criticavam a Academia Nacional de História e Groussac por basearem suas interpretações em fontes britânicas, embora admitissem carecer de evidências para afirmar "que Antonio Rivero foi um gaúcho patriota que em um momento de desespero se levantou contra os ocupantes da ilha, todos estrangeiros, e se apropriou de uma terra que considerava sua"». 
  37. a b c d Thomas Helsby's Account of the Port Louis Murders. Archivo del gobierno colonial británico de las Malvinas. (en inglés, archivado en Wikisource)
  38. Cawkell y Cawkell, 2001, p. 63.
  39. Artículo en la revista The Nautical Magazine: a journal of papers on subjects connected with maritime affairs, volumen 3, Londres, 1834.
  40. Lorenz, 2013, p. 38.
  41. Tesler, Mario (1971). El gaucho Antorio Rivero. La mentira en la historiografía académica. Buenos Aires: Peña Lillo. p. 269. 
  42. a b c «Malvinas, ¿Charles Darwin se hizo el distraído?». El Malvinense. 31 de enero de 2011. 
  43. Almeida, 1966, p. 8-37.
  44. Campos, 1966, p. 47-51.
  45. Tesler, 1966, p. 2-5.
  46. a b Riedel, Carlos (27 de agosto de 2013). «Rivero, Malvinas, 180 años después». Enlace Crítico. 
  47. a b c d e f g h «El Gaucho Rivero». La Perla Austral. 2013. Archivado desde el original el 3 de febrero de 2015. 
  48. Pigna, Felipe (30 de marzo de 2008). «Larga usurpación de Malvinas». Clarín (periódico). 
  49. Leguizamón Pondal, Martiniano (1956). «Toponimia criolla en las Malvinas». Raigal. 
  50. a b c «El gaucho uruguayense en billetes de 50 pesos». Uno Entre Ríos. 11 de marzo de 2015. 
  51. «Residents of Port Louis as of 26 August 1833». Artículo en Wikisource. (en inglés)
  52. a b c d Rosa, José María. El gaucho Antonio Rivero (el rebelde de Malvinas)''. 
  53. a b c Muñoz Azpiri, José L. (2007). Soledad de mis pesares. Crónica de un despojo. Buenos Aires: Corporación Buenos Aires Sur. 
  54. a b c Scolaro, Francisco (2006). El Gaucho Rivero. Rafaela (provincia de Santa Fe). 
  55. a b Tesler, 1966, p. 5.
  56. a b Turone, Gabriel O. (2007). La rebelión del gaucho Rivero. 
  57. a b c Lorenz, 2014, p. 86.
  58. a b Muñoz Azpiri, 1996, p. 403.
  59. a b c Lorenz, 2014, p. 87.
  60. Clément, 2000, p. ?.
  61. «British colonies». Hutchinson encyclopedia. 
  62. Karsten, Peter. Between law and custom, "High" and "Low" Legal Cultures in the Lands of the British Diaspora - The United States, Canada, Australia and New Zealand, 1600-1900.
  63. Ferrer Vieyra, 1993, p. 176.
  64. Lorenz, 2013, p. 33.
  65. Fitz Roy, Robert. "Narración de los Viajes de levantamiento de los buques de S. M. Adventure y Beagle en los años 1826 a 1836"; traducción española de Teodoro Caillet-Bois, tomo II, Buenos Aires, 1932.
  66. Original en inglés: Fitz Roy, Robert. Narrative of the surveying voyages of His Majesty's Ships Adventure and Beagle between the years 1826 and 1836, describing their examination of the southern shores of South America, and the Beagle's circumnavigation of the globe. Proceedings of the second expedition, 1831-36, under the command of Captain Robert Fitz-Roy, R.N. Londres: Henry Colburn, 1839. Capítulo XIII, pp. 274-279.
  67. Darwin, Charles. Beagle Diary (1831-1836). Transcription by Kees Rookmaaker from the facsimile published by Genesis Publications, Guildford, 1979. Edited by John van Wyhe. pp.436-438.
  68. «Malvinas, ¿Charles Darwin se hizo el distraído?». El Malvinense. 31 de enero de 2011. 
  69. a b Fitzroy, R.,. «Voyages of the Adventure and Beagle (en inglés). Vol. II. 
  70. Lorenz, 2014, p. 70.
  71. Fitzroy, R. «NARRATIVE OF THE SURVEYING VOYAGES OF HIS MAJESTY'S SHIPS ADVENTURE AND BEAGLE, BETWEEN THE YEARS 1826 AND 1836, DESCRIBING THEIR EXAMINATION OF THE SOUTHERN SHORES OF SOUTH AMERICA, AND THE BEAGLE'S CIRCUMNAVIGATION OF THE GLOBE.» (en inglés). Darwin Online. 
  72. Martínez Casado, 2010, p. 110.
  73. King, Fitzroy y Darwin, 1839, p. 332.
  74. Cawkell, 2001, p. 61-69.
  75. «El último rastro de los gauchos malvinenses». La Nación (Argentina). 8 de abril de 2002. 
  76. Caillet-Bois, 1982, p. ?.
  77. De Almeida, Juan Lucio (1972). Qué hizo el gaucho Rivero en las Malvinas. Buenos Aires: Plus Ultra (colección Esquemas históricos). 
  78. Lorenz, 2013, p. 36.
  79. Chávez, Fermín (8 de abril de 1982). Antonio Rivero, sargento de patricios. Clarín (periódico). 
  80. Lorenz, 2013, p. 37.
  81. Pigna, Felipe (abril de 2006). Tras su manto de neblina. Caras y Caretas. 
  82. Rosa, José María (1968). Historia del revisionismo. Buenos Aires: Merlín. 
  83. Museo Malvinas (2 de febrero de 2015). «El Gaucho Rivero, desde Villa Crespo hasta las Malvinas».  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Bibliografía[editar]

  • Almeida, Juan Lucio (1966). Antonio Rivero, el gaucho de las Malvinas. Buenos Aires: Todo es Historia, nº 20. 
  • Caillet-Bois, Ricardo (1948). Una tierra argentina. Las Islas Malvinas. Ensayo basado sobre una documentación nueva y desconocida. Buenos Aires: Peuser. 
  • Campos, Ernesto M. (1966). La rebelión del gaucho Antonio Rivero en Muñoz Aspiri, José, Historia completa de las Malvinas. Buenos Aires: Oriente. 
  • Cawkell, M. B. R.; Cawkell, Mary (1960). The Falkland Islands: by M.B.R. Cawkell, D. H. Maling and E. M. Cawkell (en inglés). Macmillan. 
  • Cawkell, Mary (2001). The History of the Falkland Islands (en inglés). Anthony Nelson. ISBN 978-0-904614-55-8. 
  • Clément, Zlata Drnas de (2000). Malvinas ¿El derecho de la fuerza o la fuerza del derecho?. Córdoba: Lerner Editora. 
  • Destefani, Laurio H. (1982). Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur ante el conflicto con Gran Bretaña. Buenos Aires: Edipress. ISBN 978-950-01-6904-2. 
  • Ferrer Vieyra, Enrique (1993). Segunda Cronología Legal Anotada sobre las Islas Malvinas (Falkland Islands) Edición Ampliada. Córdoba: Biffignandi. 
  • Graham-Yooll, Andrew (2002). Imperial Skirmishes: War and Gunboat Diplomacy in Latin America. (en inglés). Oxford: Signal Books Limited. ISBN 978-1-902669-21-2. 
  • King, Philip Parker; Fitzroy, Robert; Darwin, Charles (1839). Proceedings of the second expedition, 1831–1836, under the command of Captain Robert Fitz-Roy. H. Colburn. 
  • Lorenz, Federico (2014). Todo lo que necesitás saber sobre Malvinas (1° edición). Buenos Aires: Paidós. ISBN 9789501204049. 
  • Lorenz, Federico (2013). Unas islas demasiado famosas: Malvinas, historia y política (1° edición). Buenos Aires: Capital Intelectual. ISBN 9789876144018. 
  • Martínez Casado, Gisela (2010). «Segunda Parte». Malvinas, nuestro legado francés (Primera edición). Buenos Aires: Argenta Sarlep S.A. ISBN 978950887420. 
  • Muñoz Aspiri, José (1966). Historia completa de las Malvinas. Buenos Aires: Oriente. 
  • Tesler, Mario (1966). La historia del Gaucho Rivero (nº 11 de octubre). Buenos Aires: Así. 

Enlaces externos[editar]