Sublevación autonomista de Borges en Santiago del Estero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En 1815 y en 1816 el teniente coronel Juan Francisco Borges realizó dos intentos de lograr la autonomía de Santiago del Estero que desde 1814 formaba parte de la Gobernación Intendencia del Tucumán como una tenencia de gobierno. Ambos intentos fueron reprimidos rápidamente por fuerzas del gobernador de Tucumán y del Ejército del Norte respectivamente. Manuel Belgrano ordenó el fusilamiento de Borges, lo que fue llevado a cabo por el coronel Gregorio Aráoz de Lamadrid el primer día de 1817. Borges había declarado a Santiago del Estero Pueblo Libre en sintonía con José Gervasio Artigas en contra del Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata (futura República Argentina).

Antecedentes[editar]

En los primeros años posteriores a la Revolución de Mayo las familias patricias santiagueñas que formaban la elite política y económica local y dominaban el cabildo, vieron severamente afectados sus intereses a consecuencia de la interrupción del comercio con el Alto Perú y el enrolamiento en el ejército de los hombres que formaban la mano de obra en las estancias cercanas a la ciudad de Santiago del Estero con acceso al riego del río Dulce. A diferencia de ellos, los ganaderos de las márgenes del río Salado, alejados de la ciudad y de las funciones de gobierno, fueron incrementando su influencia en razón de la apertura del Puerto de Buenos Aires a la exportación de cueros y a la guerra en el Litoral y la Banda Oriental.

El Director Supremo Gervasio Antonio de Posadas dispuso el 8 de octubre de 1814 que la Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán, fuera dividida en otras dos, siendo una de ellas la Gobernación Intendencia de Tucumán con capital en la ciudad de San Miguel de Tucumán y con jurisdicción además sobre los ciudades de San Fernando del Valle de Catamarca y Santiago del Estero. Esta última, rival histórica de la nueva capital de la intendencia, vio una vez más frustrada su aspiración de ser capital.

En enero de 1815 asumió como teniente de gobernador de Santiago del Estero Pedro Domingo Isnardi, un conocido autonomista, pero en abril el gobernador intendente de Tucumán, coronel Bernabé Aráoz, destituyó a Isnardi enviándolo al Fortín Abipones y colocó como jefe militar al comandante Antonio María Taboada, lo que significaba el desplazamiento de la elite criolla local en favor de los ganaderos santiagueños. El Cabildo de Santiago del Estero con el apoyo de las milicias de la ciudad, realizaron un cabildo abierto que resultó en el envió de un petitorio al Director Supremo Sustituto Ignacio Álvarez Thomas, pidiendo la restitución de Isnardi y la autonomía, además de sostenerlo en el cargo:

(...) no tuvimos un día más amargo que aquel aciago en que se estableció Tucumán en cabeza de provincia y se nos sometió a este Gobierno bajo el cuál no hemos experimentado otra cosa que vejaciones, insultos y despotismos.[1]

Álvarez Thomas respondió al cabildo que esperase hasta la reunión del Congreso General el año siguiente en San Miguel de Tucumán, en donde se resolvería la forma de gobierno que conviniera a todos los pueblos.

Primera sublevación[editar]

Ante la respuesta de Álvarez Thomas, Isnardi renunció y los partidarios de Aráoz lograron que el cabildo eligiera como teniente de gobernador provisorio a Tomás Juan de Taboada, partidario de Aráoz, hecho que desató el 4 de setiembre de 1815 una sublevación encabezada por Juan Francisco Borges, quien con 70 partidarios intimó la renuncia a Taboada en su casa. Luego convocó al pueblo de la ciudad y fue proclamado gobernador provisorio en la plaza principal.

Borges declaró a Santiago del Estero como Pueblo Libre, en sintonía con José Gervasio Artigas.[2]

Aráoz reaccionó rápidamente. Cuatro días después, un contingente de milicias tucumanas al mando del comandante Francisco Lobo, tomaba la ciudad por asalto chocando con los autonomistas en la plaza principal. Borges fue herido, lo dieron por muerto y sus hombres se dispersaron. Cuando volvió en sí fue arrestado y enviado preso a Tucumán. Fue perdonado por el Congreso y poco después escapó de la prisión domiciliaria en que se hallaba y se asiló en Salta, bajo la protección del gobernador Martín Miguel de Güemes. Al año siguiente regresó a Santiago del Estero.

Segunda sublevación[editar]

A propuesta de Belgrano, el Congreso en Tucumán nombró el 23 de agosto de 1816 al sargento Gabino Ibáñez como teniente de gobernador y comandante de armas de Santiago del Estero, quien asumió el cargo repudiado por Borges y sus partidarios.

El 10 de diciembre de 1816 Borges apresó a Ibáñez y lo envió a Loreto, asumiendo el cargo de gobernador provisorio. Luego se dirigió al interior de la provincia para reclutar milicias. Belgrano reaccionó enviando por orden del Congreso un escuadrón de 100 húsares al mando del comandante Gregorio Aráoz de Lamadrid y tras ellos 200 infantes, 50 dragones y 2 piezas de artillería, al mando de Juan Bautista Bustos con el objeto de sofocar la sublevación.

Borges se retiró de la ciudad hacia Loreto y luego hacia Santa Lucía, reunió unos 500 hombres, pero el 27 de diciembre fue localizado y derrotado por Lamadrid y sus húsares en el Combate de Pitambalá (Departamento San Martín), dejando los rebeldes 30 muertos y 80 prisioneros. Borges fue perseguido desde Saló hasta Sabayanta, se refugió en casa de los Taboada en Guaype (parientes suyos), pero éstos lo entregaron a Lamadrid. El Congreso había decretado el 1 de agosto de 1816 el fusilamiento de los cabecillas de cualquier rebelión armada, por lo que Belgrano lo hizo cumplir rigurosamente el día 28 y Juan Francisco Borges fue fusilado sin juicio ni defensa el 1 de enero de 1817 en el cementerio del convento de Santo Domingo, a donde había sido llevado para recibir la confesión del padre Igarzabal.[3] Sus partidarios también apresados: Lorenzo Lugones, Pedro Pablo Montenegro y Lorenzo Goncebat, no fueron ejecutados por intercesión de José María Paz, quien había sido destacado por Belgrano para interrogar a Borges. Media hora después de la ejecución, Aráoz de Lamadrid recibió un indulto remitido por Belgrano, que daba contramarcha con la orden de ejecución.

La Provincia de Santiago del Estero se separaría de la de Tucumán en 1820. Muchos años más tarde, sus habitantes lo reconocieron como el precursor de su autonomía y lo consideraron uno de sus héroes.

Referencias y enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Alén Lascano, Luis C., Historia de Santiago del Estero, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991.
  • La saga del artiguismo mediterráneo.