Aumento súbito de carbono-14 hacia el año 774–775

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Subida de carbono-14 de 774-775»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Evolución temporal de la concentración de carbono-14 el año 774. Los puntos de color muestras las medicines en árboles japoneses (M12) y alemanes (roble), mientras que la línea negra representa la evolución temporal de la curva del modelo correspondiente a la producción instantánea de carbono-14.[1]

El aumento súbito de Carbono-14 hacia el año 774–775 es un incremento del 1,2% que se detectó en la concentración del isótopo carbono-14 en anillos de crecimiento de árboles fechado en los años 774 o 775, que es un valor unas 20 veces más grande que el ritmo normal de variación natural. El hallazgo fue realizado durante un estudio de ejemplares de cedro rojo japonés, y el año de ocurrencia se determinó mediante dendrocronología.[2]​ Un incremento del isótopo de berilio 10Be, detectado en muestras de hielo de la Antártida, también ha sido correlacionado con el evento 774–775.[1]

Parecería que el evento fue de naturaleza global, la misma marca de carbono-14 ha sido encontrada en anillos de crecimiento en árboles en Alemania, Rusia, Estados Unidos, y Nueva Zelanda.[1][3][4]

Posibles explicaciones[editar]

Una teoría muy verosímil sostiene que una supernova bastante cercana a la Tierra estalló en el año 774 d. C.

Los principales argumentos son, por un lado, el fenómeno descrito por la Crónica anglosajona:[5]

El año del Señor 774, en la Pascua de la marea, los nortumbrios desterraron a su rey Alred de York y eligieron a Etelredo, hijo de Mull, como señor; reinó cuatro inviernos. Este año también apareció en el cielo una cruz roja tras la puesta del sol; Mercia y los hombres de Kent lucharon en Otford y serpientes maravillosas fueron vistas en las tierras sajonas del sur.[6]

Por otra parte, científicos japoneses han conjeturado que una potentísima oleada de radiación cósmica invadió el planeta Tierra en el siglo VIII, tan violenta que, si hubiera ocurrido en la actualidad, habría inutilizado gran parte de los sistemas informáticos y de comunicación por satélite. Habiendo estudiado la dendrocronología de los cedros japoneses de la época, repararon en que los anillos del año 774 y 775 contenían huellas de esa radiación, descubiertas gracias a análisis del porcentaje de carbono 14 presente en ellos. Solo una llamarada solar muy intensa o el nacimiento de una supernova podían explicar tal anomalía, acaecida en el año 774: en ese año y el siguiente el porcentaje de carbono 14 era significativamente mayor, 20 veces superior a la tasa normal de variación. También se encontraron esos porcentajes en robles alemanes.

Por último, se detectó el aumento de un isótopo específico de berilio en muestras de hielo de la Antártida en estratos asociados al evento de los años 774 y 775.

Un joven estudiante de la Universidad de California en Santa Cruz, Jonathon Allen, leyó el estudio de los japoneses y buscó referencias históricas en las crónicas medievales por Internet; encontró la referencia a la extraña luz aparecida en la puesta de sol de la Crónica anglosajona y pensó que el hecho descrito, la "cruz roja", pudo haber sido la explosión de la supernova conjeturada por los japoneses y nunca antes reconocida. Al hallarse escondida tras una nube de polvo, se le habría observado el característico color rojizo y, como aún deberíamos seguir viendo su brillo, que puede durar varios miles de años antes de extinguirse, conjeturó que los restos de la misma no son visibles ahora porque la misma nube de polvo los tapó.

Referencias[editar]

  1. a b c Usoskin, I. G.; Kromer, B.; Ludlow, F.; Beer, J.; Friedrich, M.; Kovaltsov, G. A.; Solanki, S. K.; Wacker, L. (2013). «The AD775 cosmic event revisited: the Sun is to blame». Astronomy & Astrophysics (en inglés) 552. ISSN 0004-6361. doi:10.1051/0004-6361/201321080. Consultado el 8 de mayo de 2017. 
  2. Miyake, Fusa; Nagaya, Kentaro; Masuda, Kimiaki; Nakamura, Toshio (2012). «A signature of cosmic-ray increase in AD 774-775 from tree rings in Japan». Nature 486 (7402): 240-242. ISSN 1476-4687. PMID 22699615. doi:10.1038/nature11123. Consultado el 8 de mayo de 2017. 
  3. Jull, A. J. Timothy; Panyushkina, Irina P.; Lange, Todd E.; Kukarskih, Vladimir V.; Myglan, Vladimir S.; Clark, Kelley J.; Salzer, Matthew W.; Burr, George S. et al. (2014). «Excursions in the 14C record at A.D. 774–775 in tree rings from Russia and America». Geophysical Research Letters (en inglés) 41 (8): 2014GL059874. ISSN 1944-8007. doi:10.1002/2014GL059874. Consultado el 8 de mayo de 2017. 
  4. Güttler, D.; Beer, J.; Bleicher, N. (2013). «The 774/775 AD event in the southern hemisphere». Annual report of the laboratory of ion beam physics. ETH-Zurich.
  5. Lillian Goldman Law Library (2008). «The Anglo-Saxon Chronicle : Eighth Century». avalon.law.yale.edu (en inglés). Yale Law School. Consultado el 8 de mayo de 2017. 
  6. Owano, Nancy (30 de junio de 2012). «Red Crucifix sighting in 774 may have been supernova». Nature (en inglés). Phys.org. Consultado el 8 de mayo de 2017. «Annus Domini 774. This year the Northumbrians banished their king, Alred, from York at Easter-tide; and chose Ethelred, the son of Mull, for their lord, who reigned four winters. This year also appeared in the heavens a red crucifix, after sunset; the Mercians and the men of Kent fought at Otford; and wonderful serpents were seen in the land of the South-Saxons».