Speed walking

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Speed walking (Caminata Rápida) es el término que engloba a las diferentes variantes y técnicas de caminata rápida: Power walking, Fit Walking, Beach Walking, etc.[1][2]​ El Speed walking obliga a mantener un ritmo sostenido y rápido, con cualquiera de las técnicas citadas.

Historia[editar]

El origen del Speed walking y sus variantes (Power walking, Fit Walking, Beach Walking), está en los grandes marchadores del siglo XIX y en los marchadores del antiguo Race Walking, o antigua marcha atlética (1908-1956). Unos y otros utilizaron una técnica de marcha similar a las variantes actuales del Speed walking.[3][4]

Técnica[editar]

Las diferentes variantes y técnicas de Speed walking son muy similares. Recomiendan el caminar de forma natural con un movimiento alternativo de pies y brazos y con flexión de las rodillas; el caminar erguido y con el pecho y el abdomen activados; llevar los brazos doblados; el contacto permanente de un pie del caminador con el suelo, etc. Las diferencias entre esas variantes y técnicas de Speed walking son escasas y se centran en el movimiento de brazos y caderas. [5]​ La marcha atlética actual tiene diferencias técnicas con las variantes y técnicas de Speed Walking o caminata rápida.

Campeonatos y competiciones[editar]

En la actualidad, hay campeonatos y competiciones en las diferentes variantes de Speed walking. Los World Senior Games incluyen tres distancias de Power walking: 1,5 km, 3 km y 5 km. [6]​ Y hay competiciones de Power walking incluidas en pruebas de ruta internacionales (Kassel Marathon, Baden-Marathon, Journeys Marathon...).[7][8]

Plusmarcas[editar]

También hay plusmarcas mundiales en las distancias de media maratón, maratón y Multiday, es decir, de varios días de duración, alcanzadas con técnicas de Speed walking.[9]

Salud[editar]

El Speed walking o caminata rápida es beneficioso para la salud. Un estudio realizado por la Asociación Americana del Corazón compara el Power walking con el running. Según este estudio, con un gasto de energía similar correr reduce el riesgo de hipertensión en un 4,2%, mientras que caminar lo hace en un 7,2%. Con respecto al riesgo de colesterol alto, correr reduce el riesgo en un 4,3%, mientras que caminar lo hace en un 7%. En las enfermedades cardíacas, correr reduce el riesgo en un 4,5%, y caminar, en un 9,3%.[10]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. «Speed Walking website». Speed Walking website. Consultado el 28 de junio de 2017. 
  2. Bumgardner, Wendy. «Speed Walking» (en inglés). Verywell.com. Consultado el 31 de mayo de 2017. 
  3. «El siglo XIX: Multiday». Speed Walking website. Consultado el 29 de julio de 2018. 
  4. «El Antiguo Race Walking». Speed Walking website. Consultado el 29 de julio de 2018. 
  5. «Speed Walking». Speed Walking website. Consultado el 28 de junio de 2017. 
  6. «Huntsman World Senior Games». Huntsman World Senior Games. Consultado el 21 de junio de 2017. 
  7. «Baden Marathon». Baden Marathon. Consultado el 23 de diciembre de 2017. 
  8. «Journeys Marathon». Journeys Marathon. Consultado el 31 de mayo de 2017. 
  9. «Plusmarcas». Speed Walking website. Consultado el 21 de junio de 2017. 
  10. Williams, Paul L. «Walking Versus Running for Hypertension, Cholesterol, and Diabetes Mellitus Risk Reductio» (en inglés). American Heart Association. Consultado el 18 de marzo de 2017. 

Enlaces externos[editar]