Sororidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Sororidad es una palabra que se emplea para referirse a la solidaridad entre mujeres en un contexto de discriminación sexual y patriarcado.

Manifestantes en una marcha de mujeres, en el marco del Paro Internacional de Mujeres del año 2018.

Etimología[editar]

Las palabras "sororidad", "fraternidad" y "hermandad" tienen origen latino. La primera procede de soror[1]​ y las dos últimas de frater, que significan "hermano consanguíneo" y, figuradamente, aluden a una relación de amistad y solidaridad muy estrecha entre dos o más personas.

Primer uso documentado del término en español[editar]

El escritor Miguel de Unamuno planteó la necesidad de acuñar un término al que llamó "Sororidad" para referirse a la hermandad femenina.

En un texto de Miguel de Unamuno publicado en la revista argentina Caras y Caretas en 1921,[2]​ y también en su texto de ese mismo año, La tía Tula,[3]​ el escritor, refiriéndose a la tragedia de Sófocles sobre Antígona, la hija de Edipo y su madre, Yocasta, plantea la necesidad de emplear un término equivalente a la palabra fraternal (derivado del latín "frater", hermano) pero relacionado a las hermanas:

[..] ¿Fraternal? No: habría que inventar otra palabra que no hay en castellano. Fraternal y fraternidad vienen de frater, hermano, y Antígona era soror, hermana. Y convendría acaso hablar de sororidad y de sororal, de hermandad femenina.

Actualmente, en español, esta palabra no está reconocida por la Real Academia Española, que sí recoge algunos otros derivados como "sor" (tratamiento que se da a una integrante de una orden religiosa), "sóror" (referido a dichas religiosas) o "sororal" (de hermana).[1]

Usos contemporáneos[editar]

La investigadora Marcela Lagarde es una de las principales impulsoras del uso contemporáneo del término, en el contexto de la lucha feminista.

En las últimas décadas la palabra ha sido incorporada progresivamente en el activismo y la literatura feminista.

Durante la denominada segunda ola del feminismo (1960-1980) en los Estados Unidos, muchos grupos de mujeres se formaron en torno a intereses en común para prestarse apoyo mutuo y comprensión, empleándose la palabra sisterhood[4]​ o sorority para definir estas relaciones entre iguales.[5]

Desde el propio movimiento de mujeres han surgido críticas a esta definición de igualdad entre pares, que no tiene en cuenta las desigualdades raciales, de clase y orientación sexual entre las mujeres. Ignorar estas diferencias, conduce a asumir metas de igualdad y libertad centradas en las mujeres blancas de clase media.[6]

La tercera ola del feminismo, desde la década de 1990, ha incorporado el concepto de interseccionalidad.[5]​ Según este concepto, género, raza, desigualdad económica y sexualidad son factores que se intersectan para generar múltiples niveles de opresión y discriminación. La interseccionalidad requeriría ampliar la definición de sororidad, hacia una solidaridad entre mujeres que viven situaciones de desigualdad condicionadas por otras causas, como raza o clase social.[6]

La investigadora feminista mexicana Marcela Lagarde considera la sororidad un pacto político entre mujeres.[4]​ Se refirió a este término en una publicación de 1989, definiéndolo como:[7]

[..] amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario.

Asimismo, ha profundizado en aspectos teóricos y prácticos del término, manifestando que la sororidad refiere a:[8]

[..] una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo. Es una experiencia de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y a la alianza existencial y política, cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer.

Referencias[editar]

  1. a b Aranzadi Martínez, Juan (2008). Introducción histórica a la antropología del parentesco. Editorial Universitaria Ramon Areces. p. 108. 
  2. Sororidad: ángeles y abejas. Caras y Caretas n° 1171, pág. 55, 12 de marzo de 1921.
  3. Unamuno, Miguel de (1921). La tía Tula. Renacimiento. p. 10. 
  4. a b «De Blancanieves a Marcela Lagarde: así acaba el ‘cuento’ de la rivalidad femenina | Yorokobu». www.yorokobu.es. Consultado el 15 de marzo de 2018. 
  5. a b «From Suffrage to Sisterhood: What Does Feminism Actually Mean? - Everything After Z by Dictionary.com». Everything After Z by Dictionary.com (en inglés estadounidense). 8 de marzo de 2018. Consultado el 11 de marzo de 2018. 
  6. a b «We need a new, radical vision of feminist sisterhood». openDemocracy (en inglés). 11 de octubre de 2017. Consultado el 11 de marzo de 2018. 
  7. Lincoln, Bolos (2008). Mujeres y espacio público: construcción y ejercicio de la ciudadanía. Universidad Iberoamericana. p. 241. 
  8. Lagarde, Marcela. «Pacto entre mujeres: sororidad». Aportes (25): 123-135. Consultado el 10 de marzo de 2018.