Sopaipilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sopaipillas en dos de sus presentaciones: secas, y pasadas en chancaca.

Sopaipilla es el nombre que se le da en Chile, en la región de Cuyo (Argentina), en los estados de Nuevo México y Texas en el suroeste de Estados Unidos, en el sur de España (en la cocina andaluza), y en los estados de Chihuahua y el norte de Durango en el norte de México, y en Perú, a un conjunto de alimentos de diversas clases, cuyo rasgo común es estar hechos con una masa de harina de trigo frita en aceite o manteca. Existen muchas variantes en su preparación de acuerdo a la zona, algunas de las cuales coinciden con los alimentos que en España se conocen como sopaipas, otras con lo que Argentina, Uruguay y Paraguay se entiende por torta frita o chipá cuerito.

Características[editar]

La masa se elabora con harina de trigo y puede ser tanto dulce como salada. La cocción se realiza en aceite o grasa animal. La forma más usual es la circular, en ocasiones con un orificio central que permite tomarlas con algún utensilio.[cita requerida]

Etimología[editar]

Variantes[editar]

Sopaipilla neomexicana con azúcar glas.

Es considerada una de las comidas típicas de la región de Argentina (en este país también es conocida como torta frita o Kreppel y "chipá cuerito" en el Nordeste). En Argentina también existen celebraciones en su nombre, y que fueron adoptadas a partir de la típica Kreppelfest introducida por los inmigrantes alemanes de ese país. En una localidad de la provincia de Mendoza llamada Rivadavia por ejemplo, hace aproximadamente una década que se realiza el "Festival de la Sopaipilla". [1] En estos festejos se canta, se baila y se comparten los tan populares sopaipillas o "kreppel" (llamados así en su idioma nativo).

Sopapillas dulces y romboidales de Chiloé.
La competencia en las ventas ha llevado a evolucionar la cantidad de aderezos. Sopaipilla con tomate, cebolla y palta.

En Chile, la masa de las sopaipillas tradicionales de la Zona Central llevan zapallo, su ingrediente principal. Por su sabor neutral, pueden ser consumidas dulces o saladas. Las dulces van untadas en salsa de chancaca (con canela y cáscara de naranja), son llamadas «sopaipillas pasadas». Son tradicionalmente preparadas y consumidas en invierno. Las saladas suelen ser acompañadas con mostaza, pebre o queso. Existen sopaipillas sin zapallo que se adquieren en supermercados, panaderías (panificadoras) y puestos callejeros. En el archipiélago de Chiloé, se llama «sopaipilla» a una masa dulce de forma romboidal que lleva huevo y levadura y se fríe en aceite o manteca, tradicionalmente durante los reitimientos. Se consume junto con carne y milcaos en el lloco o se usa como merienda, acompañada con miel o mermelada. Se asemeja a los calzones rotos, pero su masa no contiene ralladura de limón y es más esponjosa. También se le da el nombre de «sopaipilla» a las versiones planas romboidales y saladas que son acompañamiento de las parrilladas y a una variante de estas, cuya masa contiene papas cocidas. En tanto, se llama «churrasco» a la preparación salada, redonda y plana, que es denominada «sopaipilla» en el resto de Chile.

En la región española de Andalucía, las sopaipas son típicas en muchas celebraciones y fiestas populares, sobre todo en los pueblos de la provincia de Córdoba, como Montilla o Fuente Palmera, tomadas solas o con chocolate.

En el estado de Nuevo México, en el suroeste de Estados Unidos, la sopaipilla es típica. En los estados de Arizona y Texas se puede encontrar en muchos restaurantes.[2] Son de forma romboidal o trapezoidal, llevan polvos de hornear y se acompañan con azúcar espolvoreada, miel o se rellenan con los ingredientes de los tacos y enchiladas.

En el Perú, además de sopaipilla se le conoce con el nombre de cachanga, y su tamaño es más grande que la circunferencia de un plato y de masa muy delgada. La cachanga se cocina con harina sin levadura y sal; frita en sartén. Es común en las familias campesinas del Perú.[3] En Pocollay, distrito de Tacna en el sur del Perú, se realiza anualmente el concurso a la mejor sopaipilla que se fríe en una paila.[4] Según algunos investigadores gastronómicos, el origen de la sopaipilla en el Perú se debería a la ocupación del país por parte de tropas chilenas puesto que no se tienen antecedentes anteriores de su existencia en Perú además no es un alimento extendido y conocido en el resto de Perú.[cita requerida]

La evolución de las sopaipillas en Chile[editar]

Carro sopaipillero en Chile

Por tradición, se ha consumido sopaipillas en las casas chilenas durante los días lluviosos del invierno austral y por lo mismo su venta callejera corresponde a dicha estación. Una posible razón era que no se necesitaba salir de la casa para prepararla en épocas que los hornos de pan comúnmente estaban en las afueras de las casas.

Las sopaipillas se venden en las calles de las ciudades chilenas a un bajo precio. El zapallo original de las sopaipillas caseras ha sido reemplazado por un colorante amarillo y son vendidas para el comercio callejero por empresas que las hacen de forma de círculo geométrico en grandes cantidades. Los carros que las venden las fríen a la vista del público y cada persona puede agregarle el aderezo que desee. Una de las formas de diferenciarse de los vendedores ha sido el incorporar nuevos aderezos: Inicialmente se incorporó la mostaza, pero pronto aparecieron distintos tipos de ají, pebre, chucrut, palta, tomates, manjar y variedades de salsas.

A fines de la década de 2000, se comenzó, además, a utilizar en conjunto con la mezcla de ingredientes del completo en reemplazo del pan, dando lugar al «sopaipleto» surgido en Talca.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikilibros