Socialistas Democráticos de América

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Democratic Socialists of America
Socialistas Democráticos de América
Presidente Maria Svart (Directora Nacional )
Fundación 1982
Ideología Socialismo democrático
Socialdemocracia
Progresismo
Anti-imperialismo
Anti-capitalismo
Sede 75 Maiden Lane Suite 505, Nueva York, Estados Unidos
País Estados Unidos
Colores rojo
Sitio web www.dsausa.org

Los Socialistas Democráticos de América (DSA, en inglés: Democratic Socialists of America) constituyen la organización socialista (socialdemócrata) más importante de los Estados Unidos, y se articula como una federación de partidos y organizaciones socialistas, socialdemócratas y laboristas.

Fue fundado en 1982 como resultado de la fusión entre el Comité Organizador del Socialismo Democrático (Democratic Socialist Organizing Committee, principal heredero del extinto Partido Socialista de América) y el Nuevo Movimiento Americano (New American Movement), alianza de intelectuales progresistas con raíces en los movimientos de Nueva Izquierda de los años 60 y 70 y en los partidos izquierdistas clásicos. Otras facciones del antiguo Partido Socialista de América desembocaron en la organización Socialdemócratas USA (Social Democrats USA) y el Partido Socialista USA.

Historia[editar]

Fundación[editar]

La organización fue fundada en 1982 como resultado de la fusión entre el Comité Organizador del Socialismo Democrático (Democratic Socialist Organizing Committee, DSOC) y el Nuevo Movimiento Americano (New American Movement, NAM). En el momento de la fusión el DSA consistía de aproximadamente 5,000 ex miembros del DSOC, junto con 1,000 del NAM. El DSOC fue un heredero del extinto Partido Socialista de América. NAM fue una alianza de intelectuales socialistas y feministas con raíces en los movimientos de New Left de los años 60 y 70.

El liderazgo del DSA a menudo ha visto la estrategia de organización dentro del Partido Demócrata como necesaria, en lugar de intentar formar o apoyar otro partido. Sin embargo, el DSA es muy crítico del liderazgo neoliberal del Partido Demócrata.

1982-1999[editar]

En política electoral, el DSA fue asociada con la posición de Michael Harrington que “el ala izquierda del realismo se encuentra hoy en el Partido Demócrata”. En sus primeros años, la organización se opuso al Partido Republicano y ofreció apoyo crítico a Walter Mondale en su campaña presidencial de 1984. En 1988, la organización apoyó la campaña presidencial de Jesse Jackson con entusiasmo.

Desde 1995, la posición del DSA sobre la política electoral norteamericano ha sido que “Los socialistas democráticos rechazan una estrategia que llame exclusivamente a la construcción de una coalición electoral, enfocada únicamente en un partido nuevo o en la reordenación del Partido Demócrata”. Durante los años noventa, el DSA le dieron una nota de C- a la administración de Bill Clinton, “menos que satisfactoria”.

2000-2015[editar]

En 2000, el DSA no tomó una posición en la elección presidencial, con varios miembros prominentes apoyando el candidato del Partido Verde Ralph Nader, mientras otros apoyaron David McReynolds del Partido Socialista de los Estados Unidos y otros más Al Gore del Partido Demócrata. En 2004, la organización respaldó críticamente a John Kerry después de que ganó la nominación del Partido Demócrata. La única resolución sobre elecciones tomada durante la convención del DSA en 2005 se enfocó en la campaña independiente de Bernie Sanders para el Senado en Vermont. La convención de 2007 en Atlanta rompió récord de asistencia y participación de la sección juvenil de la organización. Bernie Sanders ofreció el discurso de apertura. En 2008, el DSA apoyó críticamente al candidato demócrata presidencial Barack Obama en su carrera contra el candidato republicano John Mccain.

2016-Presente[editar]

Durante la elección presidencial de 2016, el DSA respaldó Bernie Sanders en las elecciones primarias del Partido Demócrata. Mientras dejaron claro que el programa de Sanders inspirado por el New Deal no cumple el objetivo socialista de posesión social de la economía, el DSA consideró a su campaña como un acontecimiento positivo en el contexto de política Norteamericana contemporánea. El DSA notó la importancia de su candidatura como un candidato auto-identificado como socialista democrático en además de “una defensor de toda la vida de los programas públicos y derechos democráticos que empodera al pueblo de clase obrera.” Después la derrota de Sanders en las elecciones, el DSA llamó al rechazo hacia Donald Trump, pero no respaldó oficialmente a la nominada Demócrata Hillary Clinton.

Justo después de la elección sorpresa de Trump a la presidencia, el DSA entró a un periodo de crecimiento. Entre los años 2011 y 2015, la membresía de la organización fue “consistentemente cerca de 6.000.” La membresía creció a 7.600 justo antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, y para el 30 de enero de 2017 ya había 15.000 miembros. En Octubre de 2017 había 30.000 miembros y el número alcanzó a 50.000 en Septiembre de 2018.

En agosto de 2017, el DSA tuvo su convención nacional bienal en Chicago. La organización escogió la solidaridad laboral, la campaña de Medicare para todos (asistencia sanitaria universal), y la política electoral como sus tres prioridades nacionales. Las secciones del DSA también participan en otros proyectos, como la ayuda mutua, el medio ambiente, organización de arrendatarios y el antifascismo.

En las elecciones locales de 2017, miembros de DSA obtuvieron 15 puestos públicos en 13 estados. Con ello se aumentó a 35.56% el porcentaje de los miembros del DSA que participaron como candidatos y ganaron las elecciones, de un 20% en las elecciones de 2016. La victoria más significativa fue la elección de miembro Lee Carter a un asiento en la Cámara de Delegados de Virginia.

En las elecciones intermedias de 2018, el DSA respaldó formalmente 42 candidatos. Dos miembros del DSA, Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib fueron elegidos a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. La elección de Ocasio-Cortez fue considerado como sorpresa porque derrotó al entonces congresista Joe Crowley. Cuatro miembros del DSA fueron elegidos a la Cámara de Diputados de Pennsylvania.

Afilición[editar]

Miembros del DSA pagan cuotas para sumarse con la organización. Cada miembro recibió una suscripción a Democratic Left, la revista trimestral de la organización.

En 1987, cinco años después de su fundación, la membresía fue de 7.000. En general, la organización no publicaba el número de miembros hasta recientemente. Justo después de la elección de Trump a la presidencia, el DSA entró a un periodo de crecimiento significativo. Entre los años 2011 y 2015, la membresía de la organización fue “consistentemente cerca de 6.000.” La membresía ha crecido a 7.600 justo antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, y para el 30 de enero de 2017 había 15.000 miembros. En Octubre de 2017 había 30.000 miembros y el número alcanzó a 50.000 en Septiembre de 2018.

La organización acoge a muchas tendencias de la izquierda y entre sus miembros se incluyen comunistas, socialistas, anarquistas y socialdemócratas. Hay pocos requisitos de membresía fuera del pago de cuotas, aunque miembros de organizaciones o partidos que practiquen centralismo democrático tienen prohibido afiliarse.

Estructura[editar]

El DSA está organizada en el nivel local con 181 secciones a través del país. Las prioridades nacionales están coordinadas por la oficina nacional en New York City.

El gobierno de la organización está a cargo del Comité Nacional Política (NPC), un órgano de 16 personas. A menos ocho de los miembros del NPC necesitan ser mujeres y al cinco de minorías raciales o nacionales. Los dos representantes de la organización estudiantil se dividen el voto número 17.

Convenciones nacionales[editar]

La autoridad más alta de toma de decisiones para la organización es la Convención Nacionales Bienal. En estas convenciones se eligen las prioridades nacionales y miembros del NPC. Las ubicaciones y los datos de las convenciones nacionales son las siguientes:

Año Datos de convención Ubicación
1999 12–14 de Noviembre San Diego (California)
2001 9–11 de Noviembre Filadelfia
2003 14–16 de Noviembre Detroit
2005 11–13 de Noviembre Los Angeles
2007 9–11 de Noviembre Atlanta
2009 13–15 de Noviembre Evanston (Illinois)
2011 11–13 de Noviembre Vienna (Virginia)
2013 25–27 de Octubre Emeryville
2015 13–15 de Noviembre Bolivar (Pensilvania)
2017 3–6 de Agosto Chicago

Ideología y Política[editar]

Las ideas del DSA están bastante influidas por las de Michael Harrington, su primer dirigente y anteriormente dirigente de la Liga Para Democracia Industrial (1964) y miembro del consejo ejecutivo del Partido Socialista de América (1960-1968). Se opuso tanto al capitalismo y como al comunismo vigente en aquel entonces por igual, a los cuales consideró sistemas crueles y anti-libertarios. Harrington propuso una estrategia de realineación del Partido Demócrata, para transformarlo de una coalición de políticos conservadores, centristas y liberales de izquierda, a un partido socialdemócrata dentro del cual el DSA sería el ala anti-capitalista.

El DSA se auto-identifica como una organización multi-tendencia con miembros que expresan una amplia variedad de puntos de vistas socialistas y anticapitalistas. Los miembros del DSA tienen puntos de vistas que van desde el eco-socialismo, socialismo democrático, socialismo revolucionario, socialismo libertario, y comunismo hasta la socialdemocracia al estilo de Bernie Sanders. Algunos de estos puntos de vistas son representados por grupos de trabajo y grupos políticos dentro del DSA, entre los cuales se incluyen el “Caucus” Comunista y “Caucus” Socialista Libertario.

El DSA consideró el fin del capitalismo y la realización del socialismo como un objetivo a largo plazo, por lo que la organización enfoca sus energías políticas en reformas al capitalismo que empoderen a la clase obrera mientras que disminuyen el poder de corporaciones:

“Como es poco probable ver un fin inmediato al capitalismo mañana mismo, el DSA lucha para obtener reformas hoy que van a debilitar el poder de corporaciones y aumentar el poder del pueblo obrero.”

Internacionalismo[editar]

En la convención nacional de 2017, el DSA anunció su salida de la Internacional Socialista. La organización también aprobó una resolución que expresó solidaridad con la causa del pueblo Palestina y con el movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones: “Los Socialistas Democráticos condenan todas los esfuerzos de negar el derecho de los Palestinos en los Estados Unidos y sus aliados de libertad de discurso, asamblea, y libertad académica.”

En 2016, el DSA publicó una declaración de solidaridad con Venezuela. La declaración llamó a las sanciones impuestas a Venezuela por la administración de Obama injustas e ilegales. Llamó al gobierno de los Estados Unidos a cesar su interferencia en los asuntos de los Venezolanos: “Llamamos el Presidente y al Congreso para revertir estas acciones y dejar de tratar a socavar al pueblo Venezolano y su gobierno legítimo, elegido democráticamente.”

El DSA se opuso la intervención de los Estados Unidos en la Guerra Civil de Siria. Una declaración en Abril de 2017 consideró la intervención por la administración de Trump una violación de la ley doméstica e internacional. En la misma declaración, el DSA llamó a protestas contra las acciones de Trump y a presionar al Congreso para cesar la intervención.

El movimiento obrero y derechos de trabajadores[editar]

El DSA ha sido durante mucho tiempo un partidario y defensor del movimiento obrero en los Estados Unidos y también ha se ha manifestado a favor de un aumento en las muestras de solidaridad internacional hacia los trabajadores. El DSA cree en un salario mínimo digno, pero notó que esta lucha no es suficiente y es solo el primer paso en construir un sistema económico humano.

El DSA argumentó que las élites financieras ha luchado para destruir el poder sindical en un esfuerzo para consolidar la hegemonía de los mercados y poder corporativo. La organización cree que la producción de riqueza debería estar bajo el control democrático de quienes la producen para que pueda existir un sistema económico justo y equitativo.

Los derechos LGBTQ[editar]

El DSA es cometido a los derechos de la comunidad LGBT y conecta la prejuicio anti-Gay a la explotación capitalista. Este compromiso incluir esfuerzos para derechos iguales y protecciones para todos que identifican como LGBTQUIA+ en además de derechos a hogar, educación alojamiento público, trabajos y salud. El DSA apoya a matrimonio del mismo sexo pero “consideró matrimonio solo el primer paso en el reconocimiento de la diversidad de relaciones humanas.”

Feminismo socialista[editar]

El DSA se alinea con el movimiento feminista socialista. La organización cree que capitalismo está basado en supremacía blanca en además de la supremacía masculina. El DSA mantiene que los derechos reproductivos son centrales al movimiento feminista. Para conectar socialismo democrático y feminismo socialista, el DSA dijo que “la planeación familiar y el aborto seguro deberían ser provistos como parte de un sistema exhaustivo de salud universal.”