Sobre los judíos y sus mentiras

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Página del título de Martín Lutero Sobre los judíos y sus mentiras. Wittenberg, 1543

Sobre los judíos y sus mentiras (alemán: Von den Jüden und iren Lügen; en ortografía moderna Von den Juden und ihren Lügen) es un tratado antisemita de 65 000 palabras escrito en 1543, por líder de la Reforma Protestante Martín Lutero.

La actitud de Lutero hacia los judíos, tomó diversas facetas a lo largo de su vida. En su periodo más inicial, previo 1537 o no mucho antes, intentó convertir a los judíos al Luteranismo (cristianismo protestante), pero no logró convencerlos. Posterior a ello, especialmente cuando escribió este tratado, los difamó y alentó a que fueran perseguidos.[1]

En este polémico tratado, declaró que las escuelas (yeshivá) y sinagogas judías debían ser quemadas, que sus libros de oración (sidur) debían ser destruidos, prohibir que los rabinos prediquen, incendiar sus hogares, y confiscar sus ingresos y propiedades. No se debe mostrar compasión ni bondad hacia ellos, no se les deben brindar protección legal, y "estos venenosos gusanos envenenados" tendrían que se enviados a trabajos forzados o ser expulsados para siempre.[2][3][4]​ También se presencia la justificación de su asesinato, escribiendo: "[Tenemos] la culpa de no matarlos".[5]

Contenido[editar]

En el tratado, Lutero describe a los judíos como "la base de la prostitución popular, es decir, no son el pueblo de Dios, y se jactan de su linaje, circuncisión, y por ley, deben ser considerados como inmundicia".[6]​ También escribió que están "llenos de las heces del diablo (...) que se revuelcan como los cerdos" y que la sinagoga es una "puta incorregible y una malvada ramera".[7][8]

En las primeras diez secciones del tratado, Lutero expone, con considerable extensión, sobre sus visiones sobre los judíos y el judaísmo, y cómo estos comparan con la fe protestante y sus seguidores. Tras la exposición, la Sección XI del tratado aconseja a los protestantes llevar a cabo 7 acciones coreegidoras. Estos son:

  1. Incendiar las escuelas y sinagogas judías, y advertir a la gente sobre su presencia;
  2. No permitir que los judíos sean propietarios de casas de cristianos;
  3. Remover las escrituras religiosas judías;
  4. Negarle a los rabinos, el derecho de predicar;
  5. No ofrecer protección a los judíos en las carreteras;
  6. Para que se prohíba la usura, debe eliminarse el oro y la plata, permaneciendo bajo custodia, y que esta sea devuelta a los judíos realmente conversos;
  7. Los judíos jóvenes y fuertes, se deben de proveer azotes, hachas, palas y husos, afín de que puedan ganar el pan con el sudor de su frente.[9]

Evolución de la visión hacia los Judíos[editar]

Iglesia medieval y los judíos[editar]

A los inicios de su vida, Lutero había argumentado que los judíos se les había impedido convertirse al cristianismo mediante la proclamación de lo que él creía que era un evangelio impuro de la Iglesia católica, y creía que ellos podrían responder favorablemente al mensaje evangélico, si se presentaba hacia ellos de forma gentil. Expresó su preocupación por las malas condiciones en las que se les obligó a vivir, e insistió que cualquier individuo que negara que Jesús había nacido como judío, estaba cometiendo herejía.

El primer comentario conocido de Lutero sobre los judíos es en una carta escrita hacia el Reverendo George Spalatin en 1514:

La conversión de los judíos será únicamente obra de Dios, operando desde adentro, y no del hombre trabajando — o quizás divirtiéndose — desde afuera. Si se eliminan estas ofensas, seguirán peores. Por ello son entregados a la ira de Dios a su reprobación, llegando a ser incorregibles, como dice el Ecclesiastes, porque todo aquel que es incorregible, se torna peor que mejo por medio de la redención.

En 1519, Luther desafió la doctrina Servitus Judaeorum ("Servidumbre de los Judíos"), establecido en el Corpus Juris Civilis por el emperador Justiniano I en 529. Escribió: "Los teólogos absurdos defienden el odio hacia los judíos. (...) ¿Qué judío aceptaría ingresar a nuestras filas, cuando presencian la crueldad y enemistad que nosotros les causamos—que nuestro comportamiento hacia ellos nos parecemos menos a los cristianos que a las bestias?"[10]

En su comentario en el Magníficat, Lutero critica el énfasis que el judaísmo toma hacia la Torá, los primeros cinco libros del Antiguo Testamento. Afirma que "se comprometieron a cumplir la ley por su propia fuerza, y no aprendieron de ella su estado necesitado y maldito".[11]​ Sin embargo, concluyó que la gracia de Dios continuará eternamente para los judíos como descendientes de Abraham, ya que pueden llegar a ser cristianos.[12]​ "Nosotros deberíamso (...) no tratar a los judíos con un espíritu tan poco amable, ya que dentro de ellos habrán futuros cristianos".[13]

En su ensayo de 1523, Que Jesucristo Nació como Judío, Luther condenó el trato inhumano de los judíos e instó a los cristianos a tratarlos de forma amable. El ferviente deseo de Lutero era que los judíos podrían escuchar el claro llamado del Evangelio, y se convencieran en convertirse al cristianismo. Por ello argumentó:

Si hubiera sido un judío y hubiera visto a tales bobos e incompetentes gobernando y predicando la fe de Dios, hubiera preferido convertirme en un cerdo antes que ser un cristiano. Ellos han tratado a los judíos más como perros que como seres humanos; han hecho poco más que ridiculizarlos y apoderarse de sus propiedades. Cuando los judíos son bautizados, no se les presentan nada de la doctrina o vida cristiana (...) Si los apóstoles, quienes también eran judíos, nos hubieran tratado a los gentiles de la misma forma que nosotros tratamos a los judíos, de seguro no habría ningún cristiano entre nosotros (...) Cuando nos inclinamos a jactarnos de nuestra posición [como cristianos], debemos recordar que no somos más que gentiles, mientras que los judíos son parte del linaje de Cristo. Nosotros somos extranjeros y suegros; ellos son parientes consanguíneos, primos y hermanos de nuestro Señor. Por lo tanto, si uno va a jactarse de carne y hueso, los judíos están realmente más cerca de Cristo que nosotros (...) Si realmente queremos ayudarlos, debemos guiarnos en nuestro trato con ellos no mediante la ley papal, sino por la ley del amor cristiano. Debemos recibirlos y permitirles comerciar y trabajar con nosotros, para que tengan la ocasión y oportunidad de asociarse con nosotros, escuchar nuestras enseñanzas cristianas, y ser testigos de nuestra vida cristiana. Si alguno de ellos demuestra resistirse, ¿qué ocurre? Después de todo, no todos nosotros somos buenos cristianos.

Antisemitismo[editar]

En agosto de 1536, el príncipe de Lutero, Juan Federico I de Sajonia, emitió la orden de prohibir la residencia, comercio, o prevalencia de judíos en su reino. Un rabino de origen alsaciano-shtadlan llamado Josel de Rosheim, le pidió al reformista Wolfgang Capito, que se acercara a Lutero para obtener una audiencia con el príncipe, pero Lutero rechazó toda intercesión.[14]​ En respuesta a Josel, Lutero se refirió a sus infructuosos intentos de convertir a los judíos: "(...) De buena gana haría lo mejor por tu pueblo, pero no contribuiré a tu obstinación [judía] con mis propias acciones de bondad. Tienes que encontrar otro intermediario para mi buen señor".[15]​ El historiador Heiko Oberman señala que este evento es significativo en la actitud de Lutero hacia los judíos: "Incluso hasta el día de hoy, este rechazo a menudo se considera como el punto de inflexión decisivo en la carrera de Lutero, desde la amistad hasta la hostilidad hacia los judíos"; sin embargo, Oberman sostiene que Lutero habría negado cualquier "punto de inflexión".[16]​ Más bien, sintió que los judíos debían ser tratados de "forma amistosa" para evitar colocar obstáculos innecesarios en su camino hacia la conversión cristiana, un preocupación genuina de Lutero.[17]

El historiador católico Paul Johnson escribió: "Lutero no estaba conforme con el abuso verbal. Incluso antes de que escribiera su panfleto antisemita, logró expulsar a los judíos de Sajonia en 1537, y en la década de 1540 lo hizo también en numerosas ciudades alemanas; e intentó sin éxito que el elector los expulsara de Brandenburgo en 1543."[18]

El erudito judío Michael Berenbaum escribió que la dependencia de Lutero hacia la Biblia como fuente única de la autoridad cristiana, hizo que alimentara su posterior furia hacia los judíos por el rechazo de estos hacia Jesús como el Mesías.[19]​ Para Lutero, la salvación dependía de la creencia de que Jesús era el Hijo de Dios, creencia que los judíos no son partidarios. Graham Noble escribió que Lutero quería salvar a los judíos, en sus propios términos, no exterminarlos, pero bajo su aparente racionalidad había una ''intolerancia mordaz", lo que producía ''demandas cada vez más furiosas hacia la conversión hacia su propia rama del cristianismo". (Noble, 1-2) Cuándo los judíos se negaban a convertirse, Lutero los atacaba.[20]

Historia desde su publicación[editar]

La opinión académica prevaleciente desde la Segunda Guerra Mundial es que el tratado ejerció una importante y persistente influencia en la actitud de Alemania hacia sus compatriotas judíos durante los siglos que abarcó el período de la Reforma protestante y el Holocausto.[21]​ Cuatro siglos después de su redacción, el Partido Nacionalsocialista exhibió Sobre los Judíos y sus Mentiras durante los Congresos de Nuremberg, y la ciudad de Nuremberg presentó una primera edición hacia Julius Streicher, editor del periódico nazi Der Stürmer, en el que Streicher describe su primer encuentro con el tratado en 1937, como uno de los tratados antisemitas más radicales que se hayan publicado.[22]​ En contra de esta opinión, el teólogo Johannes Wallmann escribió que el tratado no tuvo ninguna continuidad en Alemania, y que de hecho, fue ignorado durante los siglos XVIII y XIX.[23]​ Hans Hillerbrand argumenta que centrarse en el rol de Lutero en el desarrollo del antisemitismo alemás es subestimar las "peculiaridades más grandes de la historia alemana".[24]

Desde la década de 1980, algunos cuerpos de la Iglesia luterana se han denunciado formalmente y se han disociado del desprecio de Lutero hacia los judíos. En noviembre de 1998, en el 60.º aniversario de la noche de los cristales rotos, la Iglesia evangélica Luterana de Baviera emitido la siguiente declaración: "Es imperativo para la Iglesia Luterana, quién conoce el legado de la obra y tradición de Martín Lutero, tomarse también sus declaraciones anti-judías de forma seria, para reconocer su función teológica, y reflejar sus consecuencias. Por ello, debe distanciarse de [toda expresión] anti-judía dentro de la teología luterana".[25]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. "Luther, Martin", JewishEncyclopedia.com. See also the note supra referring to Robert Michael.
  2. Michael, Robert. "Luther, Luther Scholars, and the Jews," Encounter 46:4, (Autumn 1985), p. 342.
  3. Michael, Robert. "Luther, Luther Scholars, and the Jews," Encounter 46:4, (Autumn 1985), p. 343.
  4. Luther, Martin. On the Jews and Their Lies, Luthers Werke. 47:268–271; Trans. Martin H. Bertram, in Luther's Works. (Philadelphia: Fortress Press, 1971).
  5. Luther, Martin. On the Jews and Their Lies, cited in Michael, Robert. "Luther, Luther Scholars, and the Jews," Encounter 46 (Autumn 1985) No. 4:343–344.
  6. Luther, Martin. On the Jews and Their Lies, 154, 167, 229, cited in Michael, Robert. Holy Hatred: Christianity, Antisemitism, and the Holocaust. New York: Palgrave Macmillan, 2006, p. 111.
  7. Oberman, Heiko. Luthers Werke. Erlangen 1854, 32:282, 298, in Grisar, Hartmann. Luther. St. Louis 1915, 4:286 and 5:406, cited in Michael, Robert. Holy Hatred: Christianity, Antisemitism, and the Holocaust. New York: Palgrave Macmillan, 2006, p. 113.
  8. Michael, Robert, Holy Hatred: Christianity, Antisemitism, and the Holocaust. New York: Palgrave Macmillan, 2006, p. 112.
  9. Luther, Martin. The Jews and Their Lies, (Publisher: Christian Nationalist Crusade, 1948).
  10. Luther quoted in Elliot Rosenberg, But Were They Good for the Jews? (New York: Birch Lane Press, 1997), p.65.
  11. Martin Luther, The Magnificat, Trans. A. T. W. Steinhaeuser, in Luther's Works (St. Louis: Concordia Publishing House, 1956), 21:354.
  12. Russell Briese, "Martin Luther and the Jews," Lutheran Forum 34 (2000) No. 2:32.
  13. Luther, Magnificat, 21:354f.
  14. Martin Brecht, Martin Luther (Minneapolis: Fortress Press, 1985-1993), 3:336.
  15. Luther’s letter to Rabbi Josel as cited by Gordon Rupp, Martin Luther and the Jews (London: The Council of Christians and Jews, 1972), 14. According to «Archived copy». Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2005. Consultado el 21 de marzo de 2017. , this paragraph is not available in the English edition of Luther’s works.
  16. Heiko Oberman, Luther: Man Between God and the Devil (New York: Image Books, 1989), p.293.
  17. cf. Luther's "Warning Against the Jews" (1546)s:Warning Against the Jews (1546); original German text: Weimar Ausgabe 51:194-196; J.G. Walch, Dr. Martin Luthers Sämmtliche Schriften, 23 vols. (St. Louis: Concordia, 1883), 12:1264-1267).
  18. Johnson, Paul. A History of the Jews, p. 242.
  19. Berenbaum, Michael. The World Must Know, United States Holocaust Memorial Museum, pp. 8-9.
  20. Michael, Robert. "Luther, Luther Scholars, and the Jews," Encounter 46 (Autumn 1985) No. 4:343-344.)
  21. Wallmann, Johannes. "The Reception of Luther's Writings on the Jews from the Reformation to the End of the 19th Century", Lutheran Quarterly, n.s. 1 (Spring 1987) 1:72-97. Wallmann writes: "The assertion that Luther's expressions of anti-Jewish sentiment have been of major and persistent influence in the centuries after the Reformation, and that there exists a continuity between Protestant anti-Judaism and modern racially oriented antiSemitism, is at present wide-spread in the literature; since the Second World War it has understandably become the prevailing opinion."
  22. Ellis, Marc H. Hitler and the Holocaust, Christian Anti-Semitism"
  23. Wallmann, Johannes. "The Reception of Luther's Writings on the Jews from the Reformation to the End of the 19th Century", Lutheran Quarterly, n.s. 1, Spring 1987, 1:72-97.
  24. Hillerbrand, Hans J. "Martin Luther," Encyclopædia Britannica, 2007.
  25. "Christians and Jews: A Declaration of the Lutheran Church of Bavaria", November 24, 1998, also printed in Freiburger Rundbrief, 6:3 (1999), pp.191-197. For other statements from Lutheran bodies, see:

Bibliografía[editar]

  • Bainton, Roland. Aquí Estoy: Vida de Martín Lutero. Nashville: Abingdon Press, 1978. ISBN 0-687-16894-5.
  • Brecht, Martin. Martín Lutero, 3 vols. Minneapolis: Fortress Press, 1985-1993. ISBN 0-8006-0738-4, ISBN 0-8006-2463-7, ISBN 0-8006-2704-0
  • Gavriel, Mardell J. El Antisemitismo de Martín Lutero: Una Exploración Psicohistórica. Ph.D. diss., Chicago School of Professional Psychology, 1996.
  • Goldhagen, Daniel. Los Verdugos Voluntarios de Hitler. Vintage, 1997. ISBN 0-679-77268-5.
  • Gritsch, Eric W. El Antisemitismo de Martín Lutero: Contra su Mejor Juicio. Grand Rapids, MI: Compañía editora William B. Eerdmans, 2012. ISBN 978-0-8028-6676-9.
  • Halpérin, Jean, y Arne Sovik, eds. Lutero, Luteranismo y los Judíos: Registro de la Segunda Consulta entre los Representantes del Comité Internacional Judío para la Consulta Interreligiosa y la Federación Mundial Luterana, realizada en Estocolmo, Suecia, 11-13 de julio de 1983. Ginebra: LWF, 1984.
  • Johnson, Paul. Historia de los Judíos. Nueva York: HarperCollins Publishers, 1987. ISBN 0-06-091533-1.
  • Kaennel, Lucie. Luther était-il antisémite? (Lutero: ¿Era él un Antisemita?). Entrée Libre N° 38. Ginebra: Labor et Fides, 1997. ISBN 2-8309-0869-4.
  • Kaufman, Thomas. Lesley Sharpe y Jeremy Noakes trans. Los Judíos de Lutero. Oxford: Oxford University Press, 2017. ISBN 978-0-19-873854-1.
  • Kittelson, James M. Lutero el Reformista: La Historia del Hombre y su Carrera. Minneapolis: Augsburgo Publishing House, 1986. ISBN 0-8066-2240-7.
  • Lutero, Martín. "Los Judíos y sus Mentiras". Los Ángeles: Cruzada Nacionalista Cristiana, 1948.
  • Oberman, Heiko A. Las Raíces de Antisemitismo en la Época del Renacimiento y de la Reforma. James I. Porter, trans. Filadelfia: Fortress Press, 1984. ISBN 0-8006-0709-0.
  • Rosenberg, Elliot, Pero ¿Ellos fueron Buenos para los Judíos? (Nueva York: Birch Lane Press, 1997). ISBN 1-55972-436-6.
  • Roynesdal, Olaf. Martín Lutero y los Judíos. Ph.D. diss., Marquette University, 1986.
  • Rupp, Gordon. Martin Lutero: ¿Causa o Cura de Hitler? En respuesta a Peter F. Wiener. Londres: Lutterworth Press, 1945.
  • Siemon-Netto, Uwe. El Lutero Fabricado: el Ascenso y Caída del Mito de Shirer. Peter L. Berger, Prefacio. St. Louis: Concordia Publishing House, 1995. ISBN 0-570-04800-1.
  • Siemon-Netto, Uwe. "Lutero y los Judíos". Testigo Luterano 123 (2004) Núm. 4:16-19. (PDF)
  • Steigmann-Hiel, Richard. El Reich Sagrado: Concepciones Nazis del Cristianismo, 1919-1945. Cambridge University Press, 2003. ISBN 0-521-82371-4.
  • Tjernagel, Neelak S. Martín Lutero y el Pueblo Judío. Milwaukee: Northwestern Publishing House, 1985. ISBN 0-8100-0213-2.
  • Wallmann, Johannes."La Recepción de los Escritos de Lutero sobre los Judíos desde la Reforma hasta finales del Siglo XIX". Lutheran Quarterly 1 (Primavera de 1987) 1:72-97.
  • Wiener, Peter F. Martín Lutero: Ancestro Espiritual de Hitler, Hutchinson & Co. (Publishers) Ltd., 1945;

Enlaces externos[editar]