Soberanía monetaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La soberanía monetaria se define como el poder económico que posee un Estado para emitir su propia unidad monetaria, controlar aspectos como la tasa de cambio con otras divisas, el régimen cambiario y los tipos de interés para su moneda en curso, así como también otros asuntos vinculados al dinero al interior de los territorios donde ejerce su soberanía nacional.[1]​ Suele ser considerado como un tipo de nacionalismo económico, que asocia distintos grados de medidas proteccionistas en la política monetaria de una nación en favor de sus propios intereses. Normalmente la entidad financiera encargada de ejecutar estas funciones es un banco central de carácter nacional.

Los países que adoptan una moneda en común (como el euro en la Eurozona), ceden parcialmente su soberanía monetaria en función de una entidad financiera central supranacional (Banco Central Europeo),[2]​ no obstante, si la moneda en cuestión es el curso legal de un país que es adoptada por otro, ya sea parcial o totalmente, es considerado como un tipo de expansionismo económico. Asimismo, cuando una nación adopta una moneda extranjera como la única moneda en curso, pierde su soberanía monetaria.

Referencias[editar]

  1. la Caixa. «Diccionario la Caixa - Definición de soberanía monetaria». Caixabank.es. Consultado el 30 de abril de 2017. 
  2. EUROVIAS/AQUI EUROPA (23 de noviembre de 1997). «Línea directa con Bruselas - ¿El fin de la soberanía monetaria?». Elmundo.es. Consultado el 30 de abril de 2017.