Sistema tegumentario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sistema integumentario»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sistema tegumentario
Skin es.png
Nombre y clasificación
Latín [TA]: integumentum commune
TA A16.0.00.001
TH H3.12.00.0.00001
TH H3.12.00.0.00001
Estructuras principales
Piel (dermis, epidermis e hipodermis), glándulas exocrinas, faneras (pelo y uñas) y sudor
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El sistema tegumentario es el conjunto de órganos que forman la capa más externa del cuerpo de un animal. Comprende la piel y sus apéndices, actuando como una barrera física entre el ambiente externo y el ambiente interno que sirve para proteger y mantener el cuerpo del animal.

El sistema tegumentario incluye pelo, escamas, plumas, pezuñas y uñas. Tiene una variedad de funciones adicionales; puede servir para mantener el equilibrio hídrico, proteger los tejidos más profundos, excretar desechos y regular la temperatura corporal, y es el sitio de unión de los receptores sensoriales para detectar el dolor, la sensación, la presión y la temperatura.

Estructura[editar]

Piel[editar]

La piel es uno de los órganos más grandes del cuerpo. En los seres humanos, representa entre el 12 y el 15 por ciento del peso corporal total y cubre 1,5-2 m2 de superficie.[1]

3D que aún muestra el sistema tegumentario humano.

La piel (tegumento) es un órgano compuesto, formado por al menos dos capas principales de tejido: la epidermis y la dermis.[2]​ La epidermis es la capa más externa y proporciona la barrera inicial al entorno externo. Está separado de la dermis por la membrana basal (lámina basal y lámina reticular). La epidermis contiene melanocitos y da color a la piel. La capa más profunda de la epidermis también contiene terminaciones nerviosas. Debajo de esto, la dermis comprende dos secciones, las capas papilar y reticular, y contiene tejidos conectivos, vasos, glándulas, folículos, raíces pilosas, terminaciones nerviosas sensoriales y tejido muscular.[3]

Entre el tegumento y la musculatura corporal profunda existe una zona subcutánea de transición formada por tejido conjuntivo y adiposo muy laxo, la hipodermis. Haces sustanciales de colágeno anclan la dermis a la hipodermis de una manera que permite que la mayoría de las áreas de la piel se muevan libremente sobre las capas de tejido más profundas.[4]

Epidermis[editar]

Epidermis y dermis de la piel humana

La epidermis es la capa superficial fuerte que sirve como primera línea de protección contra el ambiente exterior. La epidermis humana está compuesta por células epiteliales escamosas estratificadas, que se descomponen en cuatro o cinco capas: el estrato córneo, el estrato granuloso, el estrato espinoso y el estrato basal. Donde la piel es más gruesa, como en las palmas de las manos y las plantas de los pies, hay una capa extra de piel entre el estrato córneo y el estrato granuloso, llamado estrato lúcido. La epidermis se regenera a partir de las células madre que se encuentran en la capa basal que se desarrollan en la córnea. La epidermis en sí está desprovista de suministro de sangre y extrae su nutrición de su dermis subyacente.[5]

Sus principales funciones son la protección, la absorción de nutrientes y la homeostasis. En estructura, consiste en un epitelio escamoso estratificado queratinizado; cuatro tipos de células: queratinocitos, melanocitos, células de Merkel y células de Langerhans.

El tipo de célula predominante de la epidermis es el queratinocito, que produce queratina, una proteína fibrosa que ayuda en la protección de la piel y es responsable de la formación de la barrera de agua epidérmica al producir y secretar lípidos.[6]​ La mayor parte de la piel del cuerpo humano está queratinizada, con la excepción del revestimiento de las membranas mucosas, como el interior de la boca. Las células no queratinizadas permiten que el agua "permanezca" encima de la estructura.

La proteína queratina endurece el tejido epidérmico para formar las uñas. Las uñas crecen desde un área delgada llamada matriz ungueal a un promedio de 1 mm por semana. La lúnula es el área en forma de media luna en la base de la uña, de color más claro al mezclarse con las células de la matriz. Solo los primates tienen uñas. En otros vertebrados, el sistema de queratinización en el extremo de cada dedo produce garras o pezuñas.[2]


La epidermis de los vertebrados está rodeada por dos tipos de cubiertas, que son producidas por la propia epidermis. En peces y anfibios acuáticos, es una fina capa de moco que se renueva constantemente. En los vertebrados terrestres, es el estrato córneo (células muertas queratinizadas). La epidermis es, hasta cierto punto, glandular en todos los vertebrados, pero más aún en peces y anfibios. Las glándulas epidérmicas multicelulares penetran en la dermis, donde están rodeadas de capilares sanguíneos que aportan nutrientes y, en el caso de las glándulas endocrinas, transportan sus productos.[7]

Dermis[editar]

La dermis es la capa de tejido conectivo subyacente que soporta la epidermis. Se compone de tejido conjuntivo irregular denso y tejido conjuntivo areolar, como un colágeno con elastina dispuestos en un patrón tejido y en haz difuso.

La dermis tiene dos capas: la dermis papilar y la capa reticular. La capa papilar es la capa superficial que forma proyecciones en forma de dedos en la epidermis (papilas dérmicas),[5]​ y consiste en tejido conectivo laxo altamente vascularizado. La capa reticular es la capa profunda de la dermis y consiste en el tejido conectivo irregular denso. Estas capas sirven para dar elasticidad al tegumento, permitiendo que se estire y confiriendo flexibilidad, al mismo tiempo que resiste las distorsiones, las arrugas y la flacidez.[3]​ La capa dérmica proporciona un sitio para las terminaciones de los vasos sanguíneos y los nervios. Muchos cromatóforos también se almacenan en esta capa, al igual que las bases de las estructuras tegumentarias, como el cabello, las plumas y las glándulas.

Hipodermis[editar]

La hipodermis, también conocida como capa subcutánea, es una capa debajo de la piel. Se invagina en la dermis y se une a esta, inmediatamente por encima de ella, mediante fibras de colágeno y elastina. Está compuesto esencialmente por un tipo de células conocidas como adipocitos, que están especializadas en acumular y almacenar grasas. Estas células se agrupan en lóbulos separados por tejido conectivo.

La hipodermis actúa como reserva de energía. Las grasas contenidas en los adipocitos pueden ser puestas de nuevo en circulación, por vía venosa, durante un esfuerzo intenso o cuando hay carencia de sustancias aportadoras de energía, y luego se transforman en energía. La hipodermis participa, al menos pasivamente, en la termorregulación, ya que la grasa es un aislante térmico.

Funciones[editar]

El sistema tegumentario tiene múltiples funciones para mantener el equilibrio del cuerpo. Todos los sistemas del cuerpo funcionan de manera interconectada para mantener las condiciones internas esenciales para el funcionamiento del cuerpo. La piel tiene un trabajo importante de protección del cuerpo y actúa como la primera línea de defensa del cuerpo contra infecciones, cambios de temperatura y otros desafíos a la homeostasis.[8][9]

Sus funciones principales incluyen:

Los invertebrados de cuerpo pequeño de hábitats acuáticos o continuamente húmedos respiran utilizando la capa exterior (tegumento). Este sistema de intercambio de gases, donde los gases simplemente se difunden dentro y fuera del líquido intersticial, se denomina intercambio tegumentario.

Significación clínica[editar]

Las posibles enfermedades y lesiones del sistema tegumentario humano incluyen:

 Referencias[editar]

  1. Martini, Frederic; Nath, Judi L. (2009). Fundamentals of anatomy & physiology (8th edición). San Francisco: Pearson/Benjamin Cummings. p. 158. ISBN 978-0321505897. 
  2. a b Kardong, Kenneth V. (2019). Vertebrates : comparative anatomy, function, evolution (Eighth edición). New York, NY. pp. 212-214. ISBN 978-1-259-70091-0. 
  3. a b «The Ageing Skin – Part 1 – Structure of Skin». pharmaxchange.info. 
  4. Pratt, Rebecca. «Integument». AnatomyOne. Amirsys, Inc. Consultado el 28 de septiembre de 2012. 
  5. a b Kim, Joyce Y.; Dao, Harry. «Physiology, Integument». StatPearls. StatPearls Publishing. 
  6. Yousef, Hani; Alhajj, Mandy; Sharma, Sandeep. «Anatomy, Skin (Integument), Epidermis». StatPearls. StatPearls Publishing. 
  7. Quay, Wilbur B. (1 February 1972). «Integument and the Environment Glandular Composition, Function, and Evolution». Integrative and Comparative Biology 12 (1): 95-108. 
  8. MeSH: Integumentary+System (en inglés)
  9. Marieb, Elaine; Hoehn, Katja (2007). Human Anatomy & Physiology (7th edición). Pearson Benjamin Cummings. p. 142.