Sistema de fuertes del Biobío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El río Biobío es el más largo y caudaloso de la región.

El Sistema de fuertes del Biobío fue un dispositivo creado por el gobernador Alonso de Ribera desde 1600 para fijar una frontera segura en el río Biobío entre los españoles y los mapuches tras la Rebelión mapuche de 1598, ocasionada por la batalla de Curalaba durante la Guerra de Arauco. Este dispositivo era afín o complementario con la política llamada Guerra defensiva que el padre Luis de Valdivia intentó hacer tras la construcción de los fuertes.

Antecedentes[editar]

Durante la conquista Pedro de Valdivia fundó ciudades y fuertes en pleno territorio mapuche. Sin embargo, tras su derrota en Tucapel los mapuches comandados por Lautaro destruyeron la mayoría de estos y en su avance destruyeron Concepción y amenazaron Santiago, llegando hasta el río Mataquito.

Los españoles insistieron en la construcción de fuertes hasta 1598, cuando se produce el desastre de Curalaba y terminan todas las ciudades y fuertes destruidos al sur del río Biobío. El nuevo gobernador Alonso de Ribera decide entonces fijar una frontera segura y "fácil" de defender con varios fuertes en el Biobío. Estos fuertes debían ir lentamente avanzando sobre el territorio mapuche consolidando la conquista poco a poco.

Funcionamiento[editar]

Plano de Arauco en 1764. Se aprecian las fortificaciones de una población marcada por la guerra.
Fuerte de Santa Juana, aun en pié. Permitía controlar uno de los últimos vados del Biobío.

El dispositivo de fuertes estaba defendido por un ejército profesional y financiado por un impuesto especial llamado Real Situado, pagado en Lima por los comerciantes.

Los principales fuertes que conformaron el sistema que defendía La Frontera, luego del desastre español de Curalaba, eran:

Tropas españolas en la frontera del Bío Bío en 1695[editar]

Las tropas españolas en la frontera del río Bío Bío en 1695 fueron las siguientes.[2]

Lugar Tipo de implentación Número de tropas Posición respecto al río
Chillán presidio 84 norte
Concepción presidio 482 norte
Yumbel tercio 467 norte
Talcamavida fuerte 31 norte
Buena Esperanza fuerte 10 norte
San Cristóbal fuerte 21 norte
San Pedro fuerte 24 sur
Colcura fuerte 14 sur
Santa Juana fuerte 13 sur
Arauco tercio 436 sur
Tucapel fuerte 61 sur
Purén fuerte 224 sur
Nacimiento fuerte 18 sur

Consecuencias[editar]

  • Si bien lograron su objetivo de preservar el territorio, los fuertes no lograrán detener los malones ni las sublevaciones posteriores, siendo necesario reconstruir varias veces algunos de estos.
  • Los soldados de las guarniciones, no siempre bien pagados y abastecidos, incurrirán en abusos que provocarán nuevas insurrecciones.
  • La política de permitir malocas en territorio indígena para abastecerse de esclavos y riquezas será en complicidad o corrupción con las autoridades de los fuertes.
  • Por los compromisos de paz alcanzados en la celebración de varios Parlamentos, los españoles se vieron en la obligación de demoler o no reconstruir los fuertes ubicados al sur del río Biobío, al delimitarse este río como frontera.
  • Fracaso del plan de Ribera de ir avanzando sucesivas líneas de fuertes en el territorio mapuche para ir consolidando la conquista poco a poco.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • J.Fuentes, L. Cortés, F. Castillo (1989). Empresa el Mercurio, ed. Diccionario Histórico de Chile (Autorizada para Diario Últimas Noticias edición). Zig Zag. ISBN 956-12-0545-8 |isbn= incorrecto (ayuda).