Simón Iturri Patiño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Simón I. Patiño»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Simón I. Patiño
Información personal
Nombre de nacimiento Simón Iturri Patiño
Otros nombres "El Rey del Estaño"
Nacimiento 1 de junio de 1860
Bandera de Bolivia Santivañez, Bolivia
Fallecimiento 20 de abril de 1947
(86 años)
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Residencia Bolivia
Nacionalidad Bolivia
Familia
Padres Eugenio Iturri (padre)
María Patiño (madre)
Cónyuge Albina Rodríguez Ocampo
(m. 1889-1947)
Hijos René Patiño Rodríguez
(1892-1976)
Graziella Patiño Rodríguez
(1895-1980)
Antenor Patiño Rodríguez
(1896-1982)
Elena Patiño Rodríguez
(1905-1942)
Luzmila Patiño Rodríguez
(1909-1958)
Familiares Tomás Rodríguez (suegro)
Epifanía Ocampo (suegra)
Jaime Ortiz Patiño
(nieto 1930-2013)
George Ortiz Patiño
(nieto 1927-2013)
Educación
Educación Autodidacta
Información profesional
Ocupación Empresario y político
Patrimonio En 1940 entre los hombres más ricos del mundo
Obras notables Fundó el Banco Mercantil en Bolivia (1906); la Patiño Mines & Enterprises Consolidated, Inc. (1924) y el Comité Internacional del Estaño (1930).

Simón I. Patiño (Santibáñez, Cochabamba, Bolivia, 1 de junio de 1860 - Buenos Aires, Argentina, 20 de abril de 1947) fue un magnate de la minería del estaño. Patiño desarrolló empresas mineras en Bolivia y logró una importante integración vertical al ser inversionista en una fundición alemana y la británica Williams Harvey. También contaba con inversiones en la National Lead de EE.UU., importante compradora de estaño. Fue tambien el primer boliviano en desarrollar inversiones internacionales.

Biografía[editar]

Simón Iturri Patiño, nació en Santiváñez, Cochabamba, en junio del año 1860. Hijo de Don Julián Abasto y Doña María Patiño.

Trabajó como administrativo en la Compañía Minera Huanchaca antes de mudarse a Oruro, donde fue empleado de la firma comercial Hermann Fricke y Cia. Se trasladó a trabajar a la mina Huanchaca de Aniceto Arce, trabajando allí por algunos años, como laborero.

Se casó con Albina Rodríguez Ocampo en Oruro en 1889 y tuvieron tres hijas, Graziella, Elena y Luzmilla y dos varones, René y Antenor.[1]

Negocios[editar]

Su fortuna comenzó con el descubrimiento de una veta sumamente rica el año 1900, en la mina La Salvadora, en el cerro Llallagua (Departamento de Potosí). En los años siguientes fue adquiriendo otras minas y su fortuna creció vertiginosamente. Alrededor de 1910 había formado un complejo minero poderoso con las minas de Llallagua, Catavi, Uncía y Huanuni, entre otras. Además, para transportar minerales desde sus minas construyó el Ferrocarril Machacamarca Uncía en 1911.

Se dice que evadió impuestos en Bolivia para acrecentar su fortuna, con su fortuna, logró comprar grandes extensiones de tierras. Entre ellos la sede del Banco Mercantil en Cochabamba y el terreno donde erigió el Palacio Portales.

Durante la guerra del Chaco, su empresa, compró aviones de combate para el servicio de la Fuerza Aérera Boliviana, además de armamento para el ejército.

Patiño fue adquiriendo intereses de mineros chilenos en minas bolivianas mediante compras secretas en la bolsa de valores de Santiago (Chile). Una vez que logró adquirir la mayoría de las acciones de la Compañía Estañífera de Llallagua, hasta entonces en manos de capitalistas chilenos, se sintió orgulloso de “nacionalizar” la minería boliviana.

En julio de 1924 consolidó sus intereses en la Patiño Mines and Enterprises Consolidated, Inc. que registró en Delaware, Estados Unidos. En ella agrupó a la Compañía Estañífera Llallagua, La Salvadora y el citado ferrocarril.

Williams Harvey[editar]

El hecho más importante de la historia de la minería de Bolivia antes de la revolución del 1952, fue la compra por parte de Patiño de la fundidora inglesa Williams Harvey & Co. con sede en Liverpool, que controlaba un cuarto de los negocios de fundidoras y refinerías en el mundo.

También adquirió minas en Malasia. El caso de Patiño es poco común, porque los magnates sudamericanos raramente buscaron una integración vertical de sus intereses. Esta integración le permitió desempeñar un papel clave en la conformación del Comité Internacional del Estaño, que fue el primer cartel que intentó controlar el precio de una materia prima. Con tal motivo, fue conocido como El Rey del Estaño. En los años 1940 se encontraba entre los hombres más ricos del mundo.

Durante la Gran Depresión de 1929 jugó un papel importante en fundar el Comité Internacional de Estaño para regular la oferta de estaño e intentar proteger su precio.

En 1906, Patiño fundó el Banco Mercantil en Bolivia, que sigue existiendo, si bien no está relacionado a los intereses de sus herederos.

Barón del Estaño[editar]

Patiño, junto a Mauricio Hochschild y Carlos Víctor Aramayo, fueron conocidos como los barones del estaño y tuvieron una gran influencia política en Bolivia hasta la Revolución Nacional de 1952, que nacionalizó las empresas mineras.

Legado[editar]

Los herederos de Patiño crearon la Fundación Patiño que se dedica a labores culturales y beca a estudiantes bolivianos para seguir estudios universitarios en Suiza y Bolivia. La fundación está a cargo del Palacio de Portales, una mansión que Patiño hizo construir en Cochabamba que tardó en construir 15 años en la que pensaba descansar sus últimos días, pero murió en el viaje, ahora es utilizada para reuniones y abierta al público. La fundación también está a cargo de Villa Albina, una vivienda señorial en Pairumani, construida por Patiño para su esposa. Los esposos Patiño están enterrados en Pairumani. El centro Simon I. Patiño Santa Cruz situado en el casco viejo de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, nace con el objetivo de contribuir a la construccion de una ciudadania plena, innovadora, critica y proativa en torno a las artes y las ciencias. El Centro busca ser un espacio de encuentro, diálogo e interacción entre personas de diferentes orígenes, edades y género. La cohesión social se basa en intereses comunes alrededor del arte, la cultura y las ciencias humanas. En ese sentido, El Centro impulsa y difunde manifestaciones artísticas creativas y originales. De esta manera, se convierte en un espacio de formación a lo largo de la vida, donde se ofrece, de forma accesible, talleres, cursos y charlas que complementen y fomenten la curiosidad, el análisis crítico y las capacidades de la población en general. Se ofrece exposiciones, talleres, conciertos, charlas, proyecciones, comic lab, huerto lúdico, café comic y ludoteca infantil.

Americas[editar]

  1. Patiño en Geni, s/f; acceso 02.01.2013

Bibliografía[editar]

  • Geddes, Charles (1984). Patiño: Rey del estaño. Madrid: AG Grupo SA. ISBN 84-499-6850-X. 
  • Querejazu Calvo, Roberto (1978). Llallagua: Historia de una montaña. La Paz: Los Amigos del Libro. 

Véase también[editar]