Sigilmassasaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Sigilmassasaurus
Rango temporal: 100 Ma-94 Ma
Cretácico Superior
Sigilmassasaurus vertebra.png
Vértebra del medio del cuello.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
(sin rango): Tetanurae
Familia: Spinosauridae
Género: Sigilmassasaurus
Russell, 1996
Especie: S. brevicollis
Russell, 1996
[editar datos en Wikidata]

Sigilmassasaurus (“lagarto de Sijilmassa”) es un género representado por una única especie de dinosaurio tetanuro, que vivió a mediados del período Cretácico, hace aproximadamente 96 millones de años, en el Cenomaniense, de los que es hoy África. Encontrado en el Oasis Tafilalt, Región de Kem Kem, Marruecos, donde antiguamente se asentara la poderosa ciudad de Sijilmassa, hoy en ruinas. Dale Russell lo llamó Sigilmassasaurus en 1996, por esta ciudad. Una sola especie fue nombrada, S. brevicollisdebido a que el cuello de las vértebra encontrada es muy corto. Russell también nombra una posible segunda especie de Sigilmassasaurus, pero todavía no ha sido descrita debido a la naturaleza incompleta de los restos. Sigilmassasaurus fue un gran terópodo que pesaba posiblemente más que una tonelada.

Sigilmassasaurus proviene del sedimentos al sur de Marruecos, que han sido nombrados de distinta manera, incluyendo Grés rouges infracénomaniens, Camas rojas Continentales, camas bajas de Kem Kem. Estas rocas están fechadas en el Cenomaniense, la primera edad faunística del Cretácico Superior, de hace 100 a 94 millones de años atrás.[1]

Disputa sobre la validez[editar]

Reconstrucciones del cuello de Sigilmassasaurus (arriba) y Baryonyx.

El holotipo deS. brevicollis es una única vértebra del cuello a las que Russell refirió por lo menos quince más, provenientes de la misma localidad. Otro material ha sido hallado en Egipto y es conocido como "Spinosaurus B".[2] Russell consideró que el ejemplar egipcio es un Sigilmassasaurus o un animal muy cercano a este, creando una nueva familia Sigilmassasauridae para estos.[3] Las vértebras del cuello de estos dinosaurios son más anchas que largas. La exacta posición de Sigilmassasaurus dentro de los terópodos en incierta, pero sin lugar a dudas en un Tetanurae.

Algunos científicos no creen que Sigilmassasaurus sea un género válido. En 1996, Paul Sereno y colegas escribieron un cráneo de Carcharodontosaurus (SGM-Din-1) de Marruecos, y una vértebra del cuello (SGM-Din-3) que recuerda a la de "Spinosaurus B," que fue sinonimizado con Carcharodontosaurus.[1] En un trabajo posterior colocaron a Sigilmassasaurus como sinónimo más moderno de Carcharodontosaurus.[4] Sin embargo recientemente, se ha revelado que SGM-Din-3, que había sido usada para sinonomizar a Carcharodontosaurus y "Spinosaurus B" no se encuentra asociado a SGM-Din-1, la cabeza de Carcharodontosaurus descrita en 1996, y muestra claras diferencias con el holotipo de Carcharodontosaurus. Otras particularidades de "Spinosaurus B" son claramente diferentes a Carcharodontosaurus, lo que da sustento a que pertenecen a géneros separados y por lo tanto también a que Sigilmassasaurus es un taxón separado.[5]

El mismo estudio afirmó que las vértebras de la cola asignadas por Russell a esta especie eran realidad eran las de un iguanodontiano (Novas et al., 2005). Un estudio publicado en 2013 indicó que Sigilmassasaurus es un género válido, aunque sigue siendo un miembro indeterminado de Tetanurae.[6]

De acuerdo con el análisis de Ibrahim et al. (2014), los especímenes de Sigilmassasaurus fueron referidos a Spinosaurus aegyptiacus junto con "Spinosaurus B" mientras que el neotipo y Spinosaurus maroccanus fueron considerados como nomen dubium, siguiendo las conclusiones de otros artículos.[7] [8] [9] En una redescripción de 2015 del material de Sigilmassasaurus, este fue considerado como un género válido, y perteneciente a Spinosauridae. Spinosaurus maroccanus fue propuesto como un sinónimo más moderno de Sigilmassaurus.[10]

Paleobiología[editar]

Varios grandes terópodos, todos ellos de más de una tonelada, son conocidos del Cenomaniense del norte de África, de donde nace la pregunta como pudieron coexistir todos juntos. Spinosaurus, el más grande terópodo conocido, fue encontrado en Egipto y Marruecos, al igual que Carcharodontosaurus. Otros dos terópodo más pequeños, Deltadromeus y Bahariasaurus, también fueron encontrados en Marruecos el primero y Egipto el segundo y estando estrechamente emparentados o posiblemente sean sinónimos. Sigilmassasaurus, de Marrruecos y "Spinosaurus B", de Egipto, representan un cuarto tipo de predador. Esta situación se asemeja a la Formación Morrison de finales del Jurásico en Norteamérica con alrededor de seis grandes terópodos y varios géneros, más pequeños.[11] [12] Las diferencias de la forma y tamaño de la cabeza y del cuerpo dejan ver que los distintos géneros ocupaban nichos ecológicos distintos en la cadena alimenticia, de igual manera que hoy sucede en la sabana africana.[13]

Referencias[editar]

  1. a b Sereno, P.C., Dutheil, D.B., Iarochene, M., Larsson, H.C.E., Lyon, G.H., Magwene, P.M., Sidor, C.A., Varricchio, D.J., & Wilson, J.A. (1996). Predatory dinosaurs from the Sahara and Late Cretaceous faunal differentiation. Science 272: 986–991.
  2. Stromer, E. 1934. Wirbeltierreste der Baharíje-Stufe (unterstes Cenoman). 13. Dinosauria. Abh. bayer. Akad. Wissensch., math-naturwiss. Abt. N.F. 22:1–79.
  3. Russell, D. A. 1996. Isolated dinosaur bones from the middle Cretaceous of the Tafilalt, Morocco. Bulletin du Muséum National d’Histoire Naturelle, Paris, Série 4 18: 349–402.
  4. Sereno, P.C., Beck, A.L., Dutheuil, D.B., Gado, B., Larsson, H.C., Lyon, G.H., Marcot, J.D., Rauhut, O.W.M., Sadleir, R.W., Sidor, C.A., Varricchio, D.J., Wilson, G.P., Wilson, J.A. 1998. A long-snouted predatory dinosaur from Africa and the evolution of spinosaurids. Science 282: 1298–1302.
  5. Novas, F.E., de Valais, S., Vickers-Rich, P., & Rich, T.H. 2005. A large Cretaceous theropod from Patagonia, Argentina, and the evolution of carcharodontosaurids. Naturwissenschaften 92: 226–230.
  6. Bradley McFeeters, Michael J. Ryan, Sanja Hinic-Frlog & Claudia Schröder-Adams, 2013, "A reevaluation of Sigilmassasaurus brevicollis (Dinosauria) from the Cretaceous of Morocco", Canadian Journal of Earth Sciences doi: 10.1139/cjes-2012-0129
  7. dal Sasso, C.; Maganuco, S.; Buffetaut, E.; Mendez, M.A. (2005). «New information on the skull of the enigmatic theropod Spinosaurus, with remarks on its sizes and affinities». Journal of Vertebrate Paleontology 25 (4): 888–896. doi:10.1671/0272-4634(2005)025[0888:NIOTSO]2.0.CO;2. ISSN 0272-4634. 
  8. Ibrahim, Nizar; Sereno, Paul C.; Dal Sasso, Cristiano; Maganuco, Simone; Fabri, Matteo; Martill, David M.; Zouhri, Samir; Myhrvold, Nathan et al. (2014). «Semiaquatic adaptations in a giant predatory dinosaur». Science 345 (6204): 1613–6. doi:10.1126/science.1258750. PMID 25213375.  Supplementary Information
  9. Sereno, P.C.; Beck, A.L.; Dutheil, D.B.; Gado, B.; Larsson, H.C.E.; Lyon, G.H.; Marcot, J.D.; Rauhut, O.W.M.; Sadleir, R.W.; Sidor, C.A.; Varricchio, D.D.; Wilson, G.P; and Wilson, J.A. (1998). «A long-snouted predatory dinosaur from Africa and the evolution of spinosaurids». Science 282 (5392): 1298–1302. Bibcode:1998Sci...282.1298S. doi:10.1126/science.282.5392.1298. PMID 9812890. 
  10. Evers, S. W.; Rauhut, O. W. M.; Milner, A. C.; McFeeters, B.; Allain, R. (2015). «A reappraisal of the morphology and systematic position of the theropod dinosaur Sigilmassasaurus from the "middle" Cretaceous of Morocco». PeerJ 3: e1323. doi:10.7717/peerj.1323. 
  11. Henderson, D.M. 1998. Skull and tooth morphology as indicators of niche partitioning in sympatric Morrison Formation theropods. Gaia 15: 219–226.
  12. Holtz, T.R., Molnar, R.E., & Currie, P.J. 2004. Basal Tetanurae. In: Weishampel, D.A., Dodson, P., & Osmolska, H. (Eds.). The Dinosauria (2nd Edition). Berkeley: University of California Press. Pp. 71-110.
  13. Farlow, J.O. & Pianka, E.R. 2002. Body size overlap, hábitat partitioning and living space requirements of terrestrial vertebrate predators: implications for the paleoecology of large theropod dinosaurs. Historical Biology 16(1): 21–40.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]