Siestario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un siestario es un entorno especialmente creado para la toma de Power Naps, una siesta o descanso corto que se realiza con el objetivo de restaurar y revitalizar el organismo para continuar con las tareas diarias.

Descripción[editar]

El siestario propone un entorno ideal para maximizar el tiempo destinado al descanso. En líneas generales, son espacios equipados con sillones especiales acompañados de otros elementos que procuran estimular los cinco sentidos, promoviendo el ejercicio del hemisferio derecho del cerebro, vinculado a las sensaciones y lo creativo.

Origen del término[editar]

El concepto de Siestario se desarrolló en Argentina, pionera en Latinoamérica de Power Nap, de la mano de la empresa Selfishness. Si bien existen compañías que como ésta que brindan especialmente este servicio, en muchos casos las empresas e instituciones optan por ofrecer a sus empleados un espacio en el que pueden tomar un descanso reparador. En Argentina el personal de Google, Radio Metro, La Universidad Argentina de la Empresa (UADE), la Facultad de Diseño, Arquitectura y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) ya disponen de estos espacios de siesta.

Power Nap[editar]

Una Power Nap (en español “siesta reponedora”) es un sueño corto y cuidado que termina antes de entrar en el sueño profundo o sueño de ondas lentas, y que se realiza con la intención de revitalizar el organismo. Se trata de un descanso reparador que posibilita un mejor rendimiento una vez realizado. La expresión fue desarrollada por el psicólogo social de la universidad de Cornell James Maas.

Características[editar]

La Power Nap está pensada para maximizar los beneficios del sueño en poco tiempo. Es utilizada para complementar el sueño normal, especialmente en casos en los que el sujeto ha acumulado lo que se conoce como déficit de sueño. Si bien se recomiendan diferentes duraciones para las Power Nap, en sí se trata de períodos cortos que van desde los 10-15 hasta los 30 minutos.

Las Power Nap son cortas porque de lo que se trata es de evitar que el sujeto entre en el ciclo de sueño normal, si no cuenta con el tiempo suficiente para completarlo. Avanzar en las etapas del sueño sin completarlas, puede producir el fenómeno de inercia del sueño en el que el sujeto se despierta sintiéndose desorientado y con un cansancio mayor al que tenía antes de tomar la siesta. Las siestas cortas de 10-15 minutos pueden mejorar el estado de alerta y la atención justo después de despertarnos sin experimentar los efectos negativos de la inercia del sueño. Nuestros ritmos biológicos señalan de manera natural, que entre las 13.00 y las 15.00 horas aproximadamente sentimos una fuerte somnolencia y caída del alerta.

Aprovechar ese momento, con una siesta corta, controlada, que no exceda de 30 minutos, potencia y multiplica nuestra productividad el resto de la jornada. La duración y la calidad de nuestro descanso resultan vitales para obtener la mejor versión de nosotros mismos, mejorar nuestras capacidades adaptativas y generativas y maximizar nuestro potencial, tanto en la vida personal como en la laboral. Diversos estudios han demostrado que una siesta mejora el rendimiento mental, incluso luego de una noche de sueño completo. Existen sensores, alarmas y aplicaciones para celulares que facilitan la toma de Power Naps, estableciendo en el tiempo que se quiere descansar.

Beneficios[editar]

Las Power Naps de menos de 30 minutos de duración e incluso aquellas breves de 6 o 10 minutos, restauran la atención y promueven un mejor desempeño y disposición para el aprendizaje. Una siesta de 30 minutos tiene la capacidad de restaurar el impacto hormonal de una noche pobre de sueño. Un buen descanso favorece el buen humor y otorga una mayor energía física y mental. Además, facilita el aprendizaje, la toma de decisiones, el desarrollo de las tareas diarias, la creatividad y el rendimiento en general. También está comprobado que favorece los vínculos y relaciones sociales con otras personas e incrementa la capacidad de manejo ya que el reloj biológico se equilibra.