Siempre te amaré (telenovela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Siempre te amaré fue una telenovela mexicana producida por Juan Osorio para la empresa Televisa en el año 2000, adaptación del clásico Lo imperdonable por Consuelo Garrido y Georgina Tinoco, que contó con las actuaciones protagónicas de Laura Flores, Fernando Carrillo (en su primera etapa) y Arturo Peniche (en la segunda), y con las participaciones antagónicas de Alejandra Ávalos, Ofelia Guilmáin, Rafael Rojas, Alejandro Tommasi, Frances Ondiviela y Arturo Vázquez.

Argumento[editar]

Victoria Robles y Mauricio Castellanos son esposos y viven felices su relación matrimonial, aunque con ciertas tensiones debido a que Mauricio es extremadamente celoso con su esposa, además Doña Úrsula Grajales vda. de Castellanos, la madre de Mauricio, desaprueba rotundamente a Victoria como su nuera (la soporta a regañadientes) y prefiere a Gilda, una ex enamorada de Mauricio, a la que quiere como a una hija. Asimismo, Gilda y Victoria nunca se llevaron bien desde la universidad y por otro lado, Martín Mendízabal, amigo de Mauricio, siempre estuvo envidioso del éxito de él, además de estar enamorado de Victoria también.

La pareja de esposos, tienen un par de hijos: Eduardo y Antonia, a los que quieren mucho. Pero el destino se encargaría de jugarles una mala pasada, cuando reciban la visita del pintor Julio Granados, de quien Sabina (hermana de Mauricio) queda enamorada. Julio la convence de huir con él en un tren, pero ella desiste a último momento. Victoria, que había ido en busca de Sabina al andén, entra accidentalmente al tren y el vehículo marcha con ella y Granados dentro. A la noche se da una tormenta y el tren es alcanzado por un rayo, descarrilándose y matando a todos los que iban a bordo, incluyendo a Granados, pero Victoria sobrevivió.

Mauricio, al saber de lo del tren, queda destrozado creyendo muerta a Victoria y dándoles la trágica noticia a sus hijos. Victoria, mientras tanto, perdida, cae en manos de un demente llamado Rex, que la confunde con su esposa muerta y la retiene en su guarida. Tras lograr escapar, vuelve a la casa Castellanos, sólo para ser maltratada por doña Úrsula, quien le dice que para toda la familia, ella está muerta. Desconsolada, vaga por las calles, hasta que es encontrada por Román Castillo, un exitoso empresario teatral, quien le abre las puertas al mundo artístico, convirtiéndola en una distinguida actriz de teatro, bajo el seudónimo de Amparo Rivas.

Pasan 10 años y Mauricio se encuentra casado con Gilda y tanto Eduardo como Antonia ya son jóvenes y exitosos. Él trabaja en el bufete de abogados de los Castellanos, y ella se dedica a su carrera de fotógrafa. Antonia extraña mucho a su madre y la recuerda con cariño, pero Eduardo (incentivado por su padre) odia recordar a su madre, creyendo firmemente que traicionó a la familia. Cuando Amparo Rivas, llega a México para unas funciones teatrales, se reencuentra con los 2 jóvenes en diversas circunstancias, hecho que provoca en Victoria que ella emprenda de nuevo, la búsqueda de sus hijos y de su imagen deteriorada.

Antonia se vuelve la fotógrafa personal de Amparo y muy amiga de la actriz, ignorando que es su madre. Esto molesta a Eduardo, Gilda y doña Úrsula. Las dos últimas, descubren que Amparo es en realidad Victoria, y planean artimañas para alejarla de sus vidas de nuevo.

Gilda, pese a su aspecto de ser una refinada y respetada mujer, es una peligrosa psicópata, capaz de cometer las más terribles atrocidades, con tal de conseguir lo que quiere. Para ello, disfrazada de hombre, intenta matar en 2 ocasiones a Victoria, aunque sin éxito. Asimismo, asesinó cruelmente a Nayeli De la Parra, la mejor amiga de Antonia, porque descubrió el lazo materno de Amparo con Antonia y Eduardo al leer el diario de su abuela Constanza, y a Fausto, el hijo de un ex amante suyo que conocía sus crímenes y la estaba chantajeando. El panorama comienza a despejarse y tanto Antonia como Eduardo por fin, conocen la verdad de su madre y vuelven con ella y tras un intento, logran reconciliar a sus padres. Para ese momento; doña Úrsula, Sabina y los demás se dan cuenta la clase de mujer que es Gilda y logran meterla en la cárcel.

La felicidad ha vuelto a la casa Castellanos. Victoria y Mauricio se van de luna de miel, y en ese período de tiempo, se enteran de que Gilda murió en la cárcel. Pero un par de semanas después, también se enteran de que Jonás, el médico de la cárcel de mujeres, ha sido encontrado muerto en la bañera de su casa, sin saber que fue asesinado por Gilda. En el viaje de placer que tuvieron, Mauricio le presenta a Victoria, a un viejo amigo suyo de la infancia: Luis Miguel, con quien congenian rápidamente. Gilda, que había fingido su muerte y adoptado una nueva personalidad, Martha Laura Izaguirre, va en búsqueda de la pareja, que había salido a navegar a Altamar, atrapa a Mauricio y lo asesina. Victoria queda destruida por completo y Luis Miguel se hace cargo de ella.

Es en estas circunstancias que aparece en la vida de la familia Castellanos un hombre poderoso y malvado llamado Octavio Elizondo, quien después de ver a Victoria en una actuación de teatro queda totalmente obsesionado de ella y la quiere convertir en su esposa. Es así que se hace amigo de Eduardo y logra ponerle trampas para llevar el bufete Castellanos a la ruina. Luis Miguel le hace frente para que Victoria logre ver quien es en realidad Octavio Elizondo, pero ella viendo el bienestar de su familia primero decide casarse con Elizondo.

Las desgracias vuelven a caer sobre los Castellanos, ya que la casa de la familia, mediante una artimaña tramada por Gilda y Octavio, termina en llamas y Martín Mendizábal, quien había sobrevivido a un intento de asesinato por Gilda, pasó todo su tiempo vigilando cada uno de sus pasos y asesinatos después de que ella había escapado de la cárcel al fingir su nombre y cambiar su identidad, pero Gilda lo descubrió poco después, más tarde, Martín le revela a Victoria, Francisco y a Sabina todo lo que sabía de Gilda y el hecho de que está viva para prevenirlos y finalmente resulta ser asesinado por Gilda en su departamento. Luis Miguel descubre al fin que Martha Laura, es Gilda: la causante de las desgracias de Victoria y su familia.

Durante la luna de miel de Victoria y Octavio, Victoria logra saber qué clase de persona es Octavio, pero este mediante amenazas la tiene secuestrada. Luis Miguel viendo el peligro en que se encuentra Victoria logra darle alcance junto con Olmos, produciéndose una gresca entre Luis Miguel y Octavio, mientras Olmos logra llevarse a Victoria para ponerla a salvo.

Ante esto, Gilda logra tenderle una trampa a Victoria, en las afueras de la ciudad; mata a Olmos y la secuestra. Luis Miguel logra entregar a Octavio a la policía, pero después se entera que Gilda mató a Olmos. Es así que él y varios oficiales de policía van al rescate de Victoria y llegan a un cementerio, donde Victoria se escondía para huir de Gilda.

Esta última, al ver que la policía llegó, decide esconderse dentro de un féretro para poder escapar. Pero se ensartó, ya que el féretro fue cerrado con llave y depositado 3 metros bajo tierra. Gilda, desesperada, chilla, grita dentro del ataúd para poder salir y no lo consigue, encontrando la muerte de ésta manera y pagando sus maldades con creces, atormentada por el recuerdo de todas sus víctimas a las que mató.

La paz reina una vez más sobre todos. Eduardo y Antonia son felices con sus parejas (Berenice y Leonardo, respectivamente), Doña Úrsula arrepentida, le pide perdón a Victoria por la manera que la trató siempre,y ella comienza una maravillosa relación con Luis Miguel, demostrando así, que no hay mal que dure cien años, y que siempre llega la felicidad.

Personajes[editar]

Equipo de producción[editar]

  • Historia original: Caridad Bravo Adams, Fernanda Villeli
  • Adaptación libre y libreto: Consuelo Garrido, Georgina Tinoco, Alberto Aridjis
  • Edición literaria: Juan Carlos Tejeda, Rosita Bouchot, Isabel Soriano
  • Supervisión literaria: Álvaro Cueva
  • Tema de entrada: Sigue sin mí
  • Letra, música e intérprete: Marco Antonio Solís
  • Tema de salida: Perdóname
  • Letra, música e intérprete: Fernando Carrillo
  • Música de fondo: Raúl Elizalde
  • Escenografía y ambientación: Arturo Flores, Claudia Rodríguez
  • Diseño de vestuario: Michelle Díaz, Bertha Romero
  • Diseño de imagen: Televisa San Ángel
  • Editor: Ricardo Rodríguez Bautista
  • Musicalizador: Miguel Ángel Mendoza
  • Coordinación musical: Saúl Torres
  • Jefes de producción: Guadalupe Chávez, Roy Rojas
  • Gerente de producción: Jorge Calderón
  • Gerencia administrativa: Claudia Calderón
  • Coordinación de producción: Jorge Sosa Lanz
  • Coordinación general: Ramón Ortiz Quiñónez
  • Dirección de cámaras en foro: Enrique García
  • Dirección de cámaras en locación: Alejandro Álvarez Ceniceros
  • Dirección en locación: Alberto Rojas 'El Caballo', Xavier Marc, Julián Pastor
  • Dirección en foro: Patricia Reyes Spíndola, Roberto D'Amico
  • Productor asociado: Ramón Ortiz Quiñónez
  • Productor ejecutivo: Juan Osorio Ortiz

Otras versiones[editar]


Enlaces externos[editar]