Si fuera una cualquiera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Si fuera una cualquiera es una película mexicana dirigida por Ernesto Cortázar. Fue estrenada en 1950 y protagonizada por Meche Barba y Fernando Fernández. Es la secuela de la cinta del mismo año Amor de la calle.

Argumento[editar]

Fernando (Fernando Fernández) y Queta (Meche Barba) manejan el próspero negocio de la tortería Acá las tortas. La relación entre Fernando y Queta a pesar de vivir humildemente, se viene abajo cuando él se enreda con las traficantes dueñas de un cabaret, las cuales son protegidas por un policía corrupto que desea a Queta, y la convence de que baile en el cabaret. Fernando a verla bailar piensa que ella se ha convertido en una cualquiera. Fernando termina cantando en cabarets de quinta, mientras Queta busca la forma de convencerlo de su inocencia.[1]

Reparto[editar]

Comentarios[editar]

La película es una secuela de la cinta del mismo año Amor de la calle, también protagonizada por Barba y Fernández.

Referencias[editar]

  1. Revista Somos: Las Rumberas del Cine Mexicano (Meche Barba: Rumba a la mexicana). Editorial Televisa S.A de C.V. 1999. p. 36. 

Enlaces externos[editar]