Shaka de Virgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Shaka
シャカ
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento 19 de septiembre de 1970
Edad 20 años
Origen en Manga y Anime
Primera aparición Episodio 41 "¡La gran batalla decisiva del Santuario! La peor crisis de Atenea"
Saint Seiya
Altura 1,82 m (6 ft 0 in)
Peso 68 kg (150 lb)
Ocupación Caballero Dorado
Procedencia India
Familia
  • Maya (madre)
  • Mahaprajapati (Tía materna)
discípulos
  • Agora de Lotus
  • Shiva de Pavo
Seiyū
Doblador(es)
Habilidades especiales
Rango
Santo de oro
Constelación
Virgo
Técnicas
  • Fěnsuì Ba Wǒ De Shēngmìng
  • Agyō
  • Tenbu Hōrin
  • Tenma Kōfuku
  • Rikudō Rin'e
  • Tenkūhaja Chimimōryō
  • Kahn
  • Om
  • Tenpōrin'in
[editar datos en Wikidata]

Shaka es un personaje del manga y anime Saint Seiya. Fue el Santo de oro de Virgo. Durante su niñez recibió enseñanzas de Buda, dentro de la serie él fue el primero en despertar el octavo sentido. Según el Taizen, Shaka es el santo que posee el mayor cosmos entre los santos de oro, tanto así que es considerado el hombre más cercano a ser un dios.[1] [2] Por un error en el doblaje latinoamericano se le consideró el más cercano al Gran Maestro (Pontífice). Es considerado el Buda de su propia generación, ya que Buda fue su propio maestro y que al alcanzar la iluminación Buda deja el ciclo de reencarnaciones al morir.

Características[editar]

Shaka es un muchacho joven de ascendencia india, su cabello es largo y dorado y desde su infancia ha poseído una intensa iluminación ya que asegura ser la actual sagrada encarnación del dios de oriente, por ello lo caracteriza una actitud segura y carente de dudas que muchas veces hace difusa la línea de lo ético o piadoso en sus actos a pesar que siempre persigue el bien mayor para el mundo y de la misma forma no duda en prescindir de su vida si lo considera necesario.

Se le considera uno de los santos más temibles, incluso a pesar de su personalidad reservada, solemne y serena; quienes le han visto luchar saben que Shaka es en verdad un guerrero formidable y que puede llegar a ser extremadamente sanguinario y brutal si la situación lo requiere como lo demostró cuando destruyó sin miramientos a un grupo de espectros liderados por Giganto de Cíclope en la saga de Hades. La mayoría de las técnicas de Shaka se basan en despliegues enormes de energía, siendo muy raro verlo atacar físicamente o incluso moverse durante un combate, en los cuales siempre se apega a las enseñanzas y creencias budistas.

El poder de Shaka no es nada despreciable y aunque en el aspecto físico ha demostrado estar en igualdad de condiciones con otros santos, destaca por sobre los demás caballeros en el plano cósmico y mental, sus técnicas especiales son de cuidado incluso para otros caballeros de su mismo nivel.

Shaka fue capaz de enfrentar en la última guerra contra Hades a Shura, Camus y Saga, quien en diversas ocasiones fue calificado como "el santo más poderoso" por otros personajes a pesar que el autor jamás ha deseado señalar alguno de los santos dorados más fuerte que el resto,[3] por lo que eventualmente y a pesar de su poder no hay una concreta certeza sobre quien entre los santos dorados es el más poderoso.

Biografía[editar]

En Episode G[editar]

Aparece por primera vez conversando con el Patriarca del comportamiento de Aioria. De ahí en más tiene breves apariciones, en las que interactúa con los Santos y tiene más de una discusión con Aioria. Cuando Prox de Kyanos invade el Santuario, es Shaka quien intenta detenerlo pero Máscara de Muerte de Cáncer le ordena dejarlo pasar hasta su templo.[4]

Con el despertar de las bestias míticas Shaka le comunica al Patriarca su idea de hacer estallar su cosmos al máximo poder para así sellar a todos los monstruos. Para hacer explotar su cosmos, Shaka debe meditar durante un período en el cual estará completamente indefenso. Para que no sea asesinado, se envía a Aioria de Leo para que lo proteja, y este mantiene un combate con Ceo arriesgando su propia vida con tal de salvar al Santo de Virgo. Luego de que terminara la pelea, Aioria hubiera sido asesinado por los Gigantes Bronte de Meras y Anemos de Leucotes de no ser por la oportuna aparición de Shaka que los mata con su Tenma Kōfoku.[5]

Antes de las 12 Casas[editar]

En el manga, Shaka aparece por primera vez frente a Ikki de Fénix, por quien al parecer tiene un interés particularmente debido al poder que Ikki posee, luego de que este consiguiera su armadura del Fénix al derrotar a Jango y sus Santos Negros.

Al encontrarse cara a cara, el Fénix lo ataca enfurecido por la subestimación que sufre por parte de Shaka, pero el Santo de Oro recibe sin problemas el ataque de Ikki y lo deja malherido con su Kahn. Pero al momento de eliminarlo, Shaka le perdona la vida y borra su memoria de ese combate hasta el momento de que se vuelvan a encontrar. Más tarde, en la habitación del patriarca, interviene en la pelea entre Arles y Aioria de Leo. En eso Shaka aparece y empieza a pelear con el santo de Leo. Esta es una de las primeras batallas entre caballeros dorados, el Gran Maestro aprovecha esta batalla para controlar la mente de Aioria con su Satan Imperial.

En las 12 Casas[editar]

Seiya, Shiryū y Shun caen inevitablemente por el poder de Shaka cuando llegan a la Casa de Virgo. Shaka demuestra estar en un nivel muy por encima al de ellos a pesar que ya habían enfrentado a otros caballeros dorados.

Aunque sus esfuerzos son enormes, habrían sido asesinados de no ser por Ikki que aparece en la escena y tras lanzar una pluma de Fénix hiere la mano de Shaka. De la mano de Shaka caen algunas gotas de sangre y de pronto hay tanta sangre en la casa de Virgo que ya casi a cubierto por completo a Ikki, mientras Shaka permanece en una posición elevada. Shaka le dice a Ikki que se ahogará en la sangre como castigo por haberle herido pero este último hace arder su cosmos y la sangre se evapora. Luego, Ikki es enviado a los seis mundos que controla Shaka por medio del Sei Samsara. Ikki parece haber muerto pero se levanta y ataca con su ilusión diabólica de Fénix la cual no tiene ningún efecto en Shaka. Cuando Shaka nota que Ikki no puede ser derrotado por el Sei Samsara, decide utilizar el Tenbō Hōrin y quitarle todos sus sentidos.

Shaka abre sus ojos para liberar su cosmos con lo cual deja inmóvil a Ikki y le quita los sentidos uno por uno. Cuando Shaka ya le ha quitado los cinco sentidos y está a punto de darle el golpe de gracia es detenido por Shun. De pronto, Ikki se comunica mentalmente con Shun y le pide que no intervenga. A continuación, Ikki revela la razón por la que Shaka permanecía con los ojos cerrados y que usará ese conocimiento para invertir la situación. Al ir perdiendo los sentidos, Ikki estuvo elevando y almacenando su cosmos hasta el punto de alcanzar el séptimo sentido. Al final, Ikki sujeta por detrás a Shaka y hace estallar todo el cosmos acumulado de tal manera que ambos caballeros desaparecen de la casa de Virgo.

Mientras Seiya pelea contra Saga de Géminis en la habitación del Patriarca, se descubre que Fénix y Virgo fueron a parar a un universo paralelo. Mū de Aries siente como Shaka lo contacta desde este lugar pidiendo que ayude a rescatar a Fenix, cosa que extraña a Mu ya que su camarada posee la capacidad de regresar por su cuenta; Shaka explica que desea salvar a Ikki que se encuentra con él pero no posee la habilidad de teletransportar a otras personas aparte de él.

Tras volver a la casa de Virgo, Shaka devuelve los sentidos a Ikki y muestra un cambio de actitud, volviéndose aliado de Athena; cuando Ikki pregunta por esta nueva actitud el santo dorado comenta que mientras combatía en su mente despertó el sentimiento de la duda, una sensación que nunca había conocido, pero que para él fue prueba suficiente que los ideales y metas de Seiya e Ikki eran mas acertados y dignos de seguir.

Posteriormente, cuando la diosa resucita y recorre las doce casas hacia el palacio del santuario, es el cuarto caballero que se inclina ante ella jurándole lealtad y servicio. después de ello se mantiene en su casa a medida que Athena sube hasta el templo para presenciar el suicidio de Saga.

En Asgard y Poseidón[editar]

En estas sagas Shaka de Virgo aparece protegiendo el Santuario junto con los otros cuatro caballeros de oro sobrevivientes a las doce casas (Mu de Aries, Aldebarán de Tauro, Aioria de Leo y Milo de Escorpión) y no tiene una participación activa.

En Hades[editar]

Shaka es un personaje clave en esta saga, al principio se encarga de pelear a distancia con los revividos Saga de Géminis, Shura de Capricornio y Camus de Acuario. Cuando el trío llega a la Casa de Cáncer son atrapados por las ilusiones del Santo de Virgo hasta que Saga las hace desaparecer por completo y ataca a Shaka. El Santo logra protegerse con su Khan y los ataca a la distancia con su Tenma Kōufuku.

Cuando parecía que Saga, Shura y Camus habían sido eliminados, Shaka se encuentra con que en realidad fingieron su muerte y se camuflaron entre la tropa de Espectros que había entrado al Santuario. Shaka se encarga de matar a todos los Masei que estaban con ellos y les pregunta a los tres ex Santos de Atenea si en realidad sus intenciones son las de matar a la diosa. Ante la afirmación de Saga, Shaka decide pelear contra ellos en el Jardín de la Sala Gemela.

En un lugar como éste es donde se dice que murió Buda recostándose entre los 2 árboles. Es por ello que Saga cree que la intención de Shaka es morir en sus manos. Empieza el combate y Shaka, al percatarse de que le es imposible llevar una lucha contra tres santos dorados al mismo tiempo, se ve obligado a usar su Tenbu Horin. Mientras los ex Santos son afectados por la pérdida de sus sentidos (Saga sólo queda con su vista, Shura con el gusto, por lo tanto puede hablar, y finalmente Camus queda sólo con su oído), Shaka les dice que la única forma que tienen ahora de ganarle es usando la técnica prohibida, la Exclamación de Athena.

Al comprender las intenciones de morir de Shaka, terminan atacando a Shaka con la técnica prohibida justo en el momento en que éste iba a quitarles su quinto sentido. De pronto Shaka aparece de nuevo, Shura se acerca para terminar con él, los tres caballeros traidores se dan cuenta de que Shaka ya había desaparecido y la imagen de Shaka que estaba frente a ellos no era más que su espíritu, el trío termina llorando marchándose de la sala gemela no sin antes ver una mariposa del mundo de los muertos vigilando a Saga, Camus y Shura. El espíritu de Shaka escribe con su sangre en los pétalos la palabra "Arayashiki" la cual también es conocida como Octavo Sentido, y envía los pétalos con Atenea.

Más tarde, se revela que Shaka continúa con vida. Él había puesto en escena su propia muerte a manos de Saga, Camus y Shura, con el fin de entrar en el mundo subterráneo sin ser detectado. Shaka finalmente encuentra a Hades y se enfrenta al dios griego solo, amenazando con matar a Hades por su propia cuenta. Justo cuando Shaka estaba a punto de atacar a Hades es detenido por Atenea quien le dice que no quiere que alguien inocente como Shun muera. La diosa le propone a Hades sacrificarse con tal que este detenga el Gran Eclipse. Es en ese momento cuando el dios del Inframundo le ordena a Shaka que mate a la diosa con la lanza de Pandora que se encontraba allí.

El Santo de Virgo duda un momento pero termina atacando al dios del Inframundo, aunque la misma Atenea detiene la lanza con sus manos. Al hacer esto, la sangre de ella cae sobre el cuerpo de Hades quien empieza a sufrir por el contacto con una sangre tan pura y es expulsado del cuerpo de Shun llevándose a Atenea consigo a los Campos Elíseos.

Mientras tanto, Seiya encuentra a Shun y ambos se dirijen hacia el Muro de los Lamentos. Ahí encuentran a Shaka malherido, quien les explica que ha intentado destruir el Muro pero sólo ha conseguido lastimarse a sí mismo. Sin embargo, Seiya decide utilizar su vida si es necesario para destruir el Muro de los Lamentos pero Shaka se interpone; y le pide que se detenga porque será en vano, pero Seiya hace caso omiso y se lanza contra el Muro. Inmediatamente, Shaka con un movimiento sumamente sutil ataca el sistema nervioso de Seiya induciéndolo a perder el equilibrio y posteriormente la consciencia. Seiya ha caído y está fuera de combate. Tras lo cual, Shaka intenta destruir el Muro de los Lamentos usando todo su cosmos y fuerza vital, cuando lo detiene Dohko de Libra diciéndole que es inútil y que para ello usaran las armas de libra junto a Aioria, Mu y Milo. Aunque esta idea resultó siendo otro fracaso, aparecen los espíritus de los restantes Santos de Oro para que al fin los 12 reunidos sacrifiquen sus cuerpos y almas con tal de destruir el Muro de los Lamentos y así los Santos de Bronce puedan rescatar a Atenea.

Saint Seiya: Soul of Gold[editar]

Shaka aparece inesperadamente en Asgard luego de haber muerto en el Inframundo. Aparece para rescatar a un debilitado Milo de una muerte segura cuando Camus y otros Dioses Guerreros lo dan por muerto luego aparece frente a Mu de Aries y le habla sobre la armadura divina pero le dice que solo Saga, Shura , Camus, Afrodita y DeathMask pueden usarla sin la daga de Athena que Shaka le entrega a Mu.

Durante su pelea con los santos de oro, Loki se enfrenta a Dohko, Saga y Mu al mismo tiempo. En esta ocasión, de una patada reduce a Saga y con un puñete a Mu. Además, detiene el ataque de Dohko con solo un dedo. Luego, captura y tortura a Dohko con las raíces del Yggdrasill. En ese momento el lugar se llena de imágenes de Buda, es Shaka haciendo uso del Tenbu Hōrin lo que detiene al dios Loki por un breve espacio de tiempo. Mientras dura el Tenbu Hōrin, Shaka revela la identidad del enemigo que hasta ese momento era desconocida para el resto de caballeros. Loki termina por librarse del Tenbu Hōrin, crea tres esferas de energía con las que ataca a Shaka e inmediatamente lo constriñe con las raíces del Yggdrasill. Loki califíca de imprudente a Shaka por pensar que el Tenbu Hōrin podría derrotarlo pero Shaka deja ver que su intención era darles tiempo a Dohko, Saga y Mu de ponerse en pie para realizar la Exclamación de Athena.


Debido a que Saint Seiya: Soul of Gold aún se encuentra en desarrollo, la historia se irá modificando paulatinamente.

En Saint Seiya Next Dimension[editar]

El espíritu de Shaka aparece en Saint Seiya Next Dimension(la secuela de manga original), en ayuda de Shun de Andrómeda y Tenma de Pegaso que además de no poder pasar la barrera de la casa de virgo han caído en una ilusión. Entonces, Shijima usa el Tenbu hōrin y el Ungyo contra Shaka. Por otro lado, Shaka contraataca con el Tenbu hōrin y el Agyo. La oscuridad resultante del Ungyo, que en un principio se estaba tragando la casa de virgo, ahora está siendo contrarrestada por la luz del Agyo. Según Shijima, el encuentro entre el Agyo y el Ungyo no sólo daría lugar a una batalla de mil días sino a una batalla que se extendería por toda la eternidad. Mientras eso sucede, Shun en un intento por evitar la confrontación entre los dos santos de virgo decide interponerse junto con Tenma pero son absorbidos por la singularidad resultante de la unión de la luz y la oscuridad; y arrastrados hacia otra dimensión. La acción de Shun hizo que el balance entre la luz y la oscuridad se rompiera de esta manera evitó una batalla eterna entre los santos de virgo. Inmediatamente, Shijima y Shaka dejan de luchar. Luego de que Shijima aclarara que liberó el Agyo sólo para probar a su sucesor, Shaka le pide a Shijima que rescate a Shun y Tenma de la otra dimensión entre otras cosas porque Shun será quien herede la constelación de virgo después de él. Después de despedirse de Shijima, Shaka indica que regresará al nirvana. Shijima por su parte, reconoce a Shaka como el santo de virgo más poderoso desde la era mitológica, el hombre más cercano a ser un dios.

En las películas[editar]

Shaka tiene una mínima participación en la cuarta película, donde es derrotado como los otros dorados por los Seimatenshi. También aparece en la quinta película con su alma sellada en roca como sus demás compañeros dorados.

Saint Seiya: La leyenda del Santuario[editar]

Shaka tiene una aparición fugaz en la versión fílmica de 2014, es posible verlo informando al inicio de la historia al Patriarca que Aioros fue asesinado por Shura y que Saga murió en la batalla. Posteriormente interviene durante la pelea de Seiya y Aioria permitiendo al primero abandonar la quinta casa sin pelear y posteriormente liberar al caballero de Leo del control del Patriarca. Finalmente jura lealtad a Saori reconociéndola como la genuina Athena y tras esto enfrentaría junto a los demás caballeros dorados sobrevivientes al coloso de roca invocado por Saga.

Técnicas especiales[editar]

  1. Khan (カーン 'Kān'?, हूँ Lit: Hāṃ): esta es una técnica defensiva y ofensiva. Al pronunciar esta palabra, Shaka se envuelve con un poderoso campo de energía que lo protege de cualquier ataque. Este mantra también le permite ejercer control sobre los objetos y la energía. Un ejemplo de esto último es el dominio que ejerce sobre la cadena nebular de Andrómeda en la casa de Virgo.
  2. Om (オーム 'Ōm'?, ): Shaka utiliza este mantra para hacer estallar su cosmos antes de recurrir a un arcano como el Tenma Kōfuku.
  3. Tenpōrin'in (転法輪印? Dharmacakra Mudra / latinoamerica: Sello para absorber las enseñanzas de Buda): con este mudra Shaka borra cualquier duda en su mente.
  4. Tenma kōfuku (天魔降伏? Capitulación del Demonio / Latinoamérica: Bendición de las Tinieblas): en este ataque Shaka concentra en sus manos una esfera de energía para después liberar una poderosísima descarga de cosmos con un enorme nivel de destrucción.
  5. Rikudō rinne (六道輪廻? Los Seis Caminos del Samsara / Latinoamérica: Seis Samsaras): con este ataque, Shaka tortura psicológicamente a su enemigo destruyendo su mente haciéndole pensar que ha caído en uno de los 6 mundos del budismo hasta quedar atrapado en uno de ellos que son: El infierno, el mundo de la hambruna, el mundo de las bestias, el mundo de las guerras incesantes, el mundo de los humanos y finalmente el cielo. Curiosamente según Shaka, el cielo es el lugar más peligroso al que su enemigo puede caer. Si su enemigo no escoge el lugar a donde caerá, Shaka elegirá por él.
  6. Tenkuhaya chimimōryō (天空覇邪魑魅魍魎? Lit: Invocación de los espíritus de Ríos y Montañas / Invocación de Espiritus): con esta técnica, Shaka es capaz de invocar a una horda de espíritus que eliminan a sus enemigos en un instante.
  7. Tenbu hōrin (天舞宝輪? Mandala de Seres Celestiales / latinoamerica: El Tesoro del Cielo): la técnica final del Santo de Oro, combina perfectamente la ofensiva con la defensiva. Shaka abre los ojos liberando todo su cosmo acumulado sellando el cosmo del enemigo impidiendo que éste pueda atacar o escapar dejándole completamente a su merced, mientras Shaka con un simple movimiento de su mano se encarga de quitarle uno por uno sus cinco sentidos principales (tacto, olfato, gusto, vista y oído), aunque también puede suprimir el sexto y el séptimo sentido reduciendo a su enemigo a cadáver viviente para asestar el golpe final. Cuando Shaka activa este poder, el lugar se cubre de imágenes bidimensionales de Buda.
  8. Agyō (阿形 'आग्यो'?): la ejecución de esta técnica desata una enorme cantidad de energía que a su vez y sin razón aparente desencadena un fenómeno como lo es la distorsión del espacio-tiempo. Así es, quien fuera alcanzado por este poder sería arrastrado y correría el riesgo de vagar eternamente en otra dimensión. La poderosa luz que emana de esta técnica representa el nacimiento del universo, en oposición a la Ungyo de Shijima darían lugar no sólo a una batalla de mil días, como se conoce a la batalla entre dos santos de oro, sino a una batalla que se extendería por toda la eternidad.
  9. Fěnsuì ba wǒ de shēngmìng (粉碎吧我的生命? latinoamerica: Estallido Vital): Shaka debe concentrar todo su cosmos y fuerza vital para ejecutar esta técnica. La única vez en la que Shaka está cerca de usar esta técnica es cuando intenta destruir el muro de los lamentos pero es detenido por Dohko de Libra, de ahí que se sepa poco sobre su poder destructivo.

Habilidades[editar]

  1. Lanza ataques a la velocidad de la luz.
  2. Paraliza a sus oponentes.
  3. Curva el espacio-tiempo.
  4. Suprime uno a uno los sentidos de su enemigo con la posibilidad de después devolvérselos.
  5. Proyecta su cosmos a enormes distancias.
  6. Crea gigantescas y complejas ilusiones.
  7. Borra y devuelve la memoria de sus adversarios.
  8. Recita poderosos mantras.
  9. Medita en posición de loto con el objetivo de canalizar su cosmos.
  10. Posee psicoquinesia, telequinesia, telepatía, levitación y teletransportación.
  11. Autoprivación temporal del sentido de la vista para acumular y elevar su cosmos a niveles aún desconocidos.
  12. Inmune a todo tipo de ataques mentales.
  13. Viaja a través del espacio-tiempo.

Referencias[editar]

  1. Kurumada, Masami (2001). «Taizen». Saint Seiya. 
  2. «Enciclopedia Taizen». agosto de 2001. Consultado el 20 de octubre de 2015. 
  3. «Entrevista a Kurumada: Santo de oro mas poderoso». Saint Seiya. 22 de septiembre de 2008. Consultado el 7 de agosto de 2015. 
  4. Okada, Megumu (2003). «Saint Seiya Episodio G, Tankōbon #4». Japón: Akita Shoten. ISBN 4-253-23114-4. 
  5. Okada, Megumu (2003). «Saint Seiya Episodio G, Tankōbon #5». Japón: Akita Shoten. ISBN 4-253-23115-2.