Prostitución

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sexoservidora»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Prostitutas de Yokohama durante la Era Meiji. Fotografía de Kusakabe Kimbei.

La prostitución es la práctica de mantener relaciones sexuales a cambio de una compensación económica.[1][2]​ La prostitución es ejercida mayoritariamente por mujeres (llamadas prostitutas) y niñas (prostitución infantil), mientras que los clientes son mayoritariamente hombres.[2][3]​ También existe, en menor medida, la prostitución masculina, donde los clientes también son generalmente hombres.[2]

Tradicionalmente, la prostitución se ha ejercido en sitios destinados a este fin, llamados «burdeles» o «prostíbulos». Estos han sido habitualmente casas regentadas por un proxeneta, en las que hay prostitutas y habitaciones privadas para practicar la prostitución. También se practica en aceras de calles urbanas y laterales de carreteras industriales, así como en bares y discoteca, hoteles y a domicilio.[4]

La figura de la prostituta está frecuentemente ligada a la del proxeneta, persona que induce a la prostitución obteniendo un beneficio económico de ello.[5][6]​ Los proxenetas obtienen una parte de los beneficios de la prostitutas. Esta relación se puede dar de mutuo acuerdo a cambio de un servicio de mediación o protección, o bien se puede dar mediante extorsión,[7]​ violencia física o secuestro.[8]​ La prostitución forzada se engloba dentro del comercio ilegal de personas conocido como trata de personas.

La situación legal de la prostitución varía ampliamente en cada país. En la mayoría de los países se considera completamente ilegal. En otros la prostitución no es ilegal pero sí el proxenetismo. Algunos países nórdicos (Suecia, Noruega e Islandia) han adoptado un modelo donde el cliente comete un crimen, pero no la prostituta. También hay algunos países como Países Bajos o Alemania donde la prostitución es una profesión regulada.

Por otra parte, existen diferentes acepciones del término prostitución. Así, por ejemplo, prostituir puede también ser considerado como "deshonrar o degradar algo o a alguien abusando con bajeza de ellos para obtener un beneficio",[9]​ según el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española.

Etimología[editar]

El término «prostitución» proviene del latín prostitutio, que tiene el mismo significado que el actual y que a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente exhibir para la venta.[10]

A lo largo de la historia ha existido una gran cantidad de términos tanto para referirse a la prostitución como a las personas que la practican, a los clientes, a los lugares y a las actividades relacionadas. Los distintos países de habla hispana usan distintos términos coloquiales como sinónimo de prostituta, con mayor o menor carga despectiva, existiendo una gran cantidad de términos en cada variante dialectal del español, algunos empleados históricamente, y otros aún en uso.

El término coloquial más extendido en los países de habla hispana para referirse a una prostituta es puta, palabra que conlleva una fuerte connotación despectiva. De hecho, y debido a que suele emplearse como insulto, su uso ha sobrepasado el de la descripción de una profesión, y en muchos países se usa para adjetivar de forma grosera otro elemento, al estilo del término inglés fucking.

En el latín vulgar “puttus” (muchacha o muchacho), proveniente del latín clásico “putus” (niña o niño).[11]​ Existe un verso de fines del siglo I a. C. que usa dicha palabra con una connotación ofensiva, similar a la actual, donde se refiere a un “amor de calle”.[12]​ Sin embargo, en el portugués europeo, puto mantiene el significado de ‘muchacho’, sin connotación sexual alguna, mientras que en varios países de hispanoamérica esta forma masculina se aplica despectivamente a los varones homosexuales no necesariamente prostitutos.[12][13]

El término «loba» como equivalencia de «prostituta» viene de los ritos producidos en febrero en honor al dios Fauno Luperco. Eran llamadas lobas u originalmente lupas las que ejercían la prostitución sagrada con los sacerdotes de este dios, los luperci, en el Ara Máxima.[cita requerida]

De aquí deriva también «lupanar», que se emplea para referirse al prostíbulo (burdel o «casa de citas», es decir, el sitio al que llega el cliente a pagar por los servicios de una prostituta).[cita requerida]

Historia[editar]

Edad Antigua[editar]

Papiro Erotico De Turin, fechado en torno al reinado de Ramsés II (1279-1213 a.C.)

Antiguo Oriente Próximo[editar]

Una de las formas más antiguas de prostitución de la que existen registros históricos es la prostitución religiosa, practicada inicialmente en Sumeria. Ya desde el siglo XVIII a. C., en la antigua Mesopotamia se reconocía la necesidad de proteger los derechos de propiedad de las prostitutas. En el Código de Hammurabi se hallan apartados que regulan los derechos particulares de las hieródulas.[14][cita requerida]

Por su parte, los antiguos historiadores Heródoto y Tucídides documentan la existencia en Babilonia de la obligación para todas las mujeres, al menos una vez en su vida, de acudir al Templo de Ishtar para practicar sexo con un extranjero como muestra de hospitalidad, a cambio de un pago simbólico.[15]​ También en la Edad Antigua, la prostitución estaba bien presente en Cerdeña y Sicilia, así como en varias culturas fenicias, en las que se practicaba como rito religioso en honor de Astarté.[16]

Sin embargo, el alcance y la naturaleza de este fenómeno está en disputa entre los historiadores.[cita requerida]

Antigua Grecia[editar]

Cortesana y su cliente, Escena erótica. Espejo de bronce procedente de Corinto, mediados del siglo IV a. C.

La prostitución fue, desde la Época Arcaica, una actividad común en la vida cotidiana de las ciudades griegas más importantes. Particularmente en las zonas portuarias, daba trabajo, de forma legal, a un número significativo de personas, constituyendo una actividad económica de primer nivel. Ejercida tanto por hombres jóvenes como por mujeres de todas las edades, la clientela era mayoritariamente masculina.

Las prostitutas griegas pertenecían a distintas categorías, dependiendo de diversos factores relacionados con su trabajo: las pornai, las prostitutas independientes y las heteras; además, existía una categoría específica de los templos sagrados, la de las prostitutas sagradas, que se abastecía, habitualmente, de heteras.

Laspórnaieran, normalmente, esclavas propiedad de un proxeneta. Este propietario podía ser un ciudadano (también un o una meteco), para el que ese negocio constituía una fuente de ingresos como cualquier otra y por el que tenía que pagar un impuesto proporcional a los beneficios que le generaba. En la época clásica, las pórnai son esclavas de origen bárbaro; a partir del período helenístico, se incorporan al gremio muchas jóvenes esclavas, que solo dejarían de serlo cuando fuesen adoptadas por su amo. Su trabajo se desarrollaba en los prostíbulos, generalmente en los barrios conocidos por esta actividad, tales como El Pireo (puerto de Atenas) o el Cerámico de Atenas. Son frecuentadas por los marinos y los ciudadanos pobres.

Las prostitutas independientes trabajaban directamente en la calle. Estas prostitutas son de orígenes diversos: mujeres metecas que no encuentran otro empleo en la ciudad de llegada, viudas pobres, antiguas pornai que han logrado independizarse. En Atenas, debían estar registradas y pagar un impuesto. Se puede, también, incluir en esta categoría a las músicos y bailarinas que ofician en los banquetes masculinos. Aristóteles, en la Constitución de los atenienses (L, 2), menciona entre las atribuciones específicas de diez magistrados (cinco intra muros y cinco para el Pireo), el ἀστυνόμοι, astynómoi, o cargo de velar por que «las instrumentistas de flauta, de lira y de cítara no sean alquiladas por más de dos dracmas por noche»; queda así claro que los servicios sexuales eran claramente parte del alquiler cuyo precio, a pesar del control practicado por los astynomes, tiende a ser más elevado cuanto más corre el tiempo.

Las heteras constituyen la categoría más alta entre las prostitutas. A diferencia de las otras, no ofrecen sólo servicios sexuales y sus prestaciones no son puntuales. Comparables en cierta medida a las geishas japonesas, poseen una educación esmerada y son capaces de tomar parte en las conversaciones entre gentes cultivadas. Únicas entre todas las mujeres de Grecia, espartiatas aparte, son independientes y pueden administrar sus bienes.

La ofrenda a las divinidades en forma de mujeres-prostitutas no alcanzó en Grecia una amplitud comparable a la que existió en el Próximo Oriente antiguo; no obstante, se conocen varios casos. Por un lado, dentro del propio mundo griego, hubo prostitución sagrada en Sicilia, en Chipre, en el reino del Ponto o en Capadocia; por otro, la hubo también en Corinto, cuyo templo de Afrodita alojaba una importante tropa servil, al menos después de la época clásica. Así, en 464 a. C., un tal Jenofonte, ciudadano de Corinto y vencedor de la carrera a pie y del pentatlón en los Juegos Olímpicos, dedicó a Afrodita, en signo de agradecimiento, cien jóvenes mujeres al templo de la diosa.

Antigua Roma[editar]

Fragmento de pintura mural que muestra a dos amantes en la cama, de la casa de L. Caecilius Jucundus en Pompeya, ca. 50-79 AD, Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

La prostitución en la antigua Roma era símbolo de vergüenza.[17]​ La falta de reputación era reflejada en la ley, la cual, en la República Tardía y principios del Principado, la clasifica a sus practicantes como «infames» —traducido como «falta de reputación»—. Los fragmentos de fuentes legales sobre la prostitución son primariamente encontrados en el Cuerpo de Derecho Civil que fue compilado en los primeros años del siglo VI.[17]

La prostituta era un personaje sugestivo en la literatura de la antigua Roma. Era muchas veces invocada como una metáfora para un corrompido recurso literario.[18]​ Eran notadas por su vestimenta, vestidos chillones hechos de seda transparente. También se distinguían por usar una toga, que eran ropas usadas típicamente por hombres romanos. Por ende, se ha dicho que la prostituta no era ética para el hombre.[18]​ Para muchos escritores romanos, la prostitución representaba la más degradante forma imaginable de existencia para una mujer, representando lo más profundo de la impureza. Las asociaban con la suciedad, lo que realzaba aún más su bajo rango.[19]

Los proxenetas en la antigua Roma también eran sujetos de «infamia». El proxenetismo era el acto de obtener ganancia por las acciones de la prostituta. Esto era mediante el manejo de las mismas, buscando clientes o siendo dueños de un burdel. Estos tipos de asociaciones con la prostitución eran mirados con desdén y estigmatizados por la sociedad romana.[19]​ Esto era reflejado claramente en la ley romana: «La ocupación de un proxeneta no es menos degradante que la práctica de la prostitución[20]​ y el crimen por ello es incluido en las Leges Juliae, como una pena preservada contra el marido que tenga ganancias monetarias por el adulterio de su esposa».[21]

Juana de Arco expulsa a las prostitutas del ejército. Edición en miniatura del libro de Martial d'Auvergne, Las vigilias de Carlos VII, hacia 1484, BnF, Manuscrito francés 5054, folio 60 verso

Edad Media[editar]

Durante la Baja Edad Media la prostitución fue objeto críticas morales y una reglamentación más o menos permisiva. La prostitución podía estar confinada en determinados barrios y estar restringida en determinadas fechas, como la Semana Santa. La erradicación de la prostitución no se concebía posible, dado lo inevitable del pecado, y su papel de mal menor que evitaba que el deseo irrefrenable de los varones fuera en contra del honor de las doncellas y las mujeres respetables y se consideraba que evitaba la homosexualidad.[22]

Algunos burdeles eran regentados por los propios municipios, y desde mediados del siglo XIV, estos concejos o asambleas de vecinos regulaban la prostitución arrendando los establecimientos a los padres de la mancebía que controlaban rigurosamente a las prostitutas, que debían ser solteras, con buena salud y someterse regularmente a inspecciones sanitarias y de higiene corporal. Entre los padres de la mancebía se encontraban caballeros de alto rango que participaban en un negocio muy lucrativo.[23]

América Precolombina[editar]

Mientras tanto, en la América precolombina, las prostitutas del pueblo azteca se clasificaban entre aquellas que se prostituían como parte de un intercambio económico, y las que cumplían una función ritual como acompañantes de los guerreros, con quienes tenían la posibilidad de casarse.[24]

Edad Moderna[editar]

Siglos XVI y XVII[editar]

Prostitutas francesas llevadas a la comisaría, pintado por Étienne Jeaurat

Hacia finales del siglo XV se endureció la visión negativa de la prostitución. Un brote de sífilis en Nápoles durante 1494, que más tarda se extendería por Europa, podría haber tenido origen en el intercambio colombino.[25]​ La prevalencia de otras enfermedades de transmisión sexual a principios del siglo XVI emergió la asociación entre prostitutas, plagas y contagio, causando la prohibición de la prostitución y los burdeles por parte de las autoridades seculares.[26]​ El derecho canónico definía una prostituta como "una mujer promiscua, independientemente de elementos económicos."[27]​ La prostituta era considerada una “puta … disponible para la lujuria de muchos hombres,” y se asociaba estrechamente con la promiscuidad.[28]

La cortesana[editar]

Además de a una dama que vivía o servía en la Corte, cortesana también era en Occidente el nombre para las prostitutas de lujo, cuyos caros servicios solo podían permitirse hombres poderosos o adinerados.[29]​ Al principio aludía a las amantes que algunos reyes mantenían en palacio, y, por extensión, desde el siglo XVIII se convirtió en sinónimo de prostituta de lujo. Célebres cortesanas fueron las emperatrices Mesalina y Teodora, Madame du Barry, amante del rey Luis XV en el siglo XVIII, Marie Duplessis y Lola Montes en el siglo XIX y Liane de Pougy, La Bella Otero y Mata Hari durante la Belle Epoque.

Edad Contemporánea[editar]

Siglo XIX[editar]

En el siglo XIX se desató una polémica pública tras la aprobación en Francia y más tarde en Reino Unido de leyes de enfermedades contagiosas. Esta legislación obligaba a las mujeres sospechosas de ser prostitutas a someterse a exámenes pélvicos, tanto en Francia y Reino Unido como en sus colonias. Muchas feministas lucharon por derogar estas leyes, bien porque la prostitución debería ser ilegal y, por lo tanto, no regulada gubernamentalmente, o bien porque forzaba a las mujeres a someterse a exámenes médicos degradantes. La situación era similar en el Imperio Ruso.

El Reino Unido adoptó una política de segregación social en el Raj británico (actual India), pero mantuvieron los burdeles llenos de mujeres indias.[30]​ A finales del siglo XIX y principios del XX, existía una red que prostituía a mujeres chinas y japonesas en países como China, Japón, Corea, Singapur y el Raj británico. También existía una red que prostituía a mujeres europeas en India, Sri Lanka, Singapur, China y Japón durante el mismo periodo.[31]​ El destino más común para las prostitutas europeas en Asia eran las colonias británicas de India y Ceilán, donde cientos de mujeres y niñas de la europa continental y Japón servían a los soldados británicos.[32][33][34]

Siglo XX[editar]

Tres prostitutas en un portal de Rue Asselin, en el barrio rojo de París en 1924–25, fotografiadas por Eugène Atget

En 1921, la Liga de las Naciones firmó la Convención Internacional para la Supresión de la Trata de Mujeres y Niños. En esta convención, algunas naciones declararon reservas respecto a la prostitución.

Los principales teóricos del comunismo se oponían a la prostitución. Los gobiernos comunistas a menudo tomaron pasos para reprimir la prostitución, aunque la práctica persistió. En los países que siguieron siendo nominalmente comunistas tras la Guerra Fría, especialmente en China, la prostitución siguió siendo ilegal y, sin embargo, común.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados del Imperio del Japón participaron en prostitución forzada durante sus invasiones en Asia Oriental y Sudeste Asiático. El término "mujeres de consuelo" se convirtió en un eufemismo para entre 20.000 y 400.000 mujeres coreanas y japonesas que fueron forzadas a prostituirse en burdeles del Ejército Imperial Japonés durante la guerra.[35]

A finales del siglo XX emergió el turismo sexual como un aspecto controvertido del turismo occidental y la globalización. El turismo sexual es normalmente llevado a cabo por turistas internacionales provinientes de países más ricos.

Tipos[editar]

Callejera[editar]

Una prostituta callejera hablando con un cliente potencial en Turín, Italia, 2005.

En la prostitución callejera, la prostituta busca clientes en la vía pública, esperando en una acera o esquina. Una vez un cliente contacta, el sexo se da en el coche del cliente, en un lugar apartado en la calle o en una habitación alquilada. Los hoteles habituales alquilan habitaciones por horas.

En burdeles[editar]

Interior de un burdel, pintura de Henri de Toulouse-Lautrec.

Los términos burdel, lupanar, prostíbulo y mancebía designan uno de los tipos de lugar en donde se practica la prostitución. En algunos casos en el establecimiento no hay ninguna relación formal entre la prostituta y el local. Por costumbre, los clientes van a sabiendas de la alta concentración de prostitutas, y viceversa. En otros casos, el local y la prostituta tienen una relación establecida entre ambos, a cambio de un salario mínimo o de una comisión en las bebidas que le invitan. Ella debe cumplir con un mínimo de normas de la casa, como por ejemplo ir a "trabajar" un mínimo de días a la semana y cumplir con un horario mínimo. En ambos casos la prostituta termina su jornada en cuanto consigue un cliente dispuesto a contratar sus servicios.

Con frecuencia en los bares en donde la relación local-prostituta equivale a la relación entre un patrón y su trabajador(a), el cliente debe pagar una compensación para que la prostituta/o pueda excusarse del trabajo, bajo el concepto de que al marcharse, ella/el deja de generar invitaciones a bebidas por parte de los clientes, y al haber menos chicas/os, el bar pierde atractivo en la noche, por lo cual se reduce la clientela. En ambos casos, relación libre o formal entre el local y la prostituta, la prostituta se beneficia de un entorno de trabajo más seguro, mientras que el bar se beneficia de la atracción que ejercen ellas haciendo que aumenten la clientela y el consumo de bebidas.

Existe también la modalidad de los "salón de masajes", donde los "masajistas", además de los servicios de masajes se avienen a prácticas sexuales a cambio de dinero, ya sea como parte de un trato particular o como parte de la oferta del local. Las relaciones sexuales generalmente se realizan en los mismos apartados en los que se practican los masajes, aunque es posible efectuar tratos para llevar el servicio fuera del local. En estos casos, al igual que en los bares, el local recibe una compensación para que el masajista pueda retirarse o se considera como "comisión de servicio", por los que el local establece una tarifa mayor.

En algunas grandes ciudades los burdeles se concentran en los llamados barrios rojos. Zonas establecidas donde se tolera la prostitución.

Escorts[editar]

Los servicios de escort o chicas de compañía se diferencian de otras formas de prostitución en que las actividades sexuales no están publicitadas explícitamente como incluidas en el servicio. El pago está asociado a lo al tiempo y compañía de la escort. Sin embargo, es habitual la expectativa de que las actividades sexuales están incluidas. En este caso, los servicios sexuales pueden darse en el domicilio del cliente o una habitación de hotel, o bien en el domicilio de la escort. Las escort pueden ser independientes o trabajar para una agencia. Los servicios se suelen publicitar en Internet, en publicaciones regionales o guías telefónicas.

Turismo sexual[editar]

El turismo sexual consiste en viajar con el fin de tener relaciones sexuales con prostitutas o participar en otras actividades sexuales. Entre las razones por las que se recurre al turismo sexual se cuentan: una mayor tolerancia a la prostitución que en el país de origen, precios más bajos, privacidad o la preferencia por determinados grupos étnicos. También es una práctica extendida entre pederastas, que buscan una edad de consentimiento menor o permisividad respecto a la prostitución infantil.

Problemas socioeconómicos[editar]

Tráfico de personas[editar]

En la trata de personas algunas víctimas están obligadas a prostituirse. Frecuentemente se trata de un fenómeno relacionado con la inmigración ilegal donde las mafias operan para secuestrar y vender a estas personas a otros países para prostituirse. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha puesto en marcha varias iniciativas para luchar contra esta lacra del tráfico de personas, especialmente de mujeres y niños.

Esta oficina define, en su generalidad, la trata de personas como la acción de captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.[36]

Las Naciones Unidas, ya en 1949, promovieron una convención para el control de la prostitución y la lucha contra el tráfico de personas esclavizadas generado a su alrededor.[37]​ Las Naciones Unidas declaró en 2009 que las estimaciones muestran que podría haber alrededor de 270.000 víctimas de la trata de personas en la Unión Europea.[38]

Prostitución infantil[editar]

"La esclava blanca", escultura de Abastenia St. Leger Eberle sobre la prostitución infantil.

La llamada prostitución infantil consiste en la utilización de menores de edad con fines de prostitución. Es ampliamente considerado como una forma de explotación sexual[39]​ y está generalmente ilegalizada. La diferenciación legal respecto a la prostitución en adultos es dada por el hecho de que los niños por debajo de la edad de consentimiento no se consideran con capacidad de consentir relaciones sexuales, y por lo tanto cae en el ámbito legal del abuso sexual.

La amplitud del fenómeno es tal, que a nivel mundial son desarticuladas redes de prostitución de menores todos los años, a quienes además se les incautan regularmente material de pornografía infantil.[40]

Violencia[editar]

La mayoría de las prostitutas son víctimas de agresiones físicas o violaciones.[41][42]​ Las prostitutas callejeras están expuestas a un mayor riesgo de agresiones.

Posiciones[editar]

Las diversas posiciones se agrupan en torno a tres grupos pincipales: el prohibicionismo, el regulacionismo y el abolicionismo.

Prohibicionismo[editar]

El prohibicionismo consiste en perseguir la prostitución en todos sus aspectos. Considera la prostitución como una actividad inmoral y tanto las prostitutas como los clientes son considerados como criminales. Esta ha sido la posición más extendida tradicionalmente y en la que se basan las leyes en vigor en la mayor parte del mundo. Estas posiciones están asociadas a corrientes ideológicas conservadoras.

Regulacionismo[editar]

Las posiciones regulacionistas buscan regular la prostitución como una profesión legítima. La defensa del regulacionismo se da desde distintas corrientes de pensamiento liberales, progresistas y feministas. Desde un punto de vista liberal se puede considerar que prohibir la prostitución supone limitar la libertad individual de prostitutas, proxenetas y clientes. Desde un punto de vista progresista se argumenta que, aunque la prostitución pueda no ser deseable, la prohibición no consigue que la prostitución desaparezca, sino que empuja a las prostitutas a una clandestinidad en la que sus condiciones de vida empeoran.

Desde las posiciones regulacionistas se tiende a utilizar la denominación «trabajador sexual» para cualquiera que ejerza la prostitución, así como otras profesiones relacionadas con el sexo.

Abolicionismo[editar]

El abolicionismo considera la prostitución como una forma de violencia contra la mujer que debe ser abolida por completo. Por lo tanto, la prostituta no es vista como una criminal, sino como una víctima de explotación; mientras que los clientes y proxenetas son vistos como explotadores. El modelo nórdico, vigente en Suecia, Noruega e Islandia, es el reference legal actual de esta posición, ya que ilegaliza comprar sexo, pero no venderlo. De forma que se persigue a los clientes para reducir la demanda y no a las prostitutas.

Desde las posiciones abolicionistas se tiende a utilizar la denominación «mujeres prostituidas» o «mujeres en situación de prostitución».

Religión y prostitución[editar]

Por regla general, las religiones que rechazan el sexo sin intención reproductiva condenan abiertamente la prostitución, aunque su actitud hacia las prostitutas puede estar sujeta a cambios a lo largo de la historia.

La Iglesia católica, después de haber pasado por etapas de intransigencia total hacia las prostitutas, ahora incluso las considera sometidas a una forma de esclavitud de la que deben ser liberadas.[43]​ En el libro publicado en 2010, cuyo autor es el periodista alemán Peter Seewald, titulado La luz del mundo. El Papa, la iglesia y las señales del tiempo, el Papa Benedicto XVI admite el uso de preservativos en determinados usos como, por ejemplo, la prostitución.[44]

...puede ser un primer paso para abrir la vía a una sexualidad más humana, vivida de otro modo

Situación legal[editar]

Las posiciones y leyes sobre la prostitución varían ampliamente en diferentes países, reflejando distintas visiones de la victimización, explotación social, explotación laboral, desigualdad social, roles de género, igualdad de género, ética y moralidad, libertad de elección y normas sociales.

Actualmente, la prostitución es completamente ilegal en la mayoría de países. Los aspectos perseguidos y las penas varían notablemente, pudiendo ir desde la infracción administrativa con multa hasta la persecución penal con penas de prisión o incluso muerte. En otros casos, la prostitución no es ilegal, pero sí el proxenetismo.

En otros casos, la prostitución puede ser considerada una forma de explotación a abolir. Es la posición conocida como modelo nórdico, por su adopción en Suecia, Noruega e Islandia, donde es ilegal comprar servicios sexuales pero no venderlos. Es decir, el cliente comete un crimen, pero no la prostituta.

Por último, algunos países consideran la prostitución una actividad legítima y está regulada como una profesión, como ocurre en Países Bajos o Alemania.

En 1949, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena declarando que «la prostitución y el mal que la acompaña, la trata de personas para fines de prostitución, son incompatibles con la dignidad y el valor de la persona humana y ponen en peligro el bienestar del individuo, de la familia y de la comunidad.»[45]​ A fecha de 4 de junio de 2017, el convenio ha sido ratificado por 82 países.[46]


Prevalencia[editar]

La mayoría de países no tienen cifras oficiales del número de personas que ejercen la prostitución y, cuando estas existen, debido a la clandestinidad, suelen ser inferiores al número real. La Fondation Scelles, tras un estudio de la prostitución en 38 países en 2016[47]​ llegó a una estimación vaga a nivel global: «decenas de millones».[48]

El porcentaje estimado de mujeres que ejercen la prostitución oscila desde el 0'1% hasta el 7'5%, dependiendo del país.[49]

En cuanto a la prostitución forzada, según la Organización Internacional del Trabajo, el 98% de las víctimas son mujeres y niñas y el 2% hombres y niños. El 79% tienen 18 años o más, mientras que el 21% tienen 17 años o menos.[50]

Sanidad y riesgos[editar]

Ya que las prostitutas y los prostitutos mantienen habitualmente relaciones con un elevado número de clientes, la prostitución se asocia con la dispersión de enfermedades de transmisión sexual. Entre éstas, el sida es la que actualmente reviste un mayor riesgo.[51]​ Dicha enfermedad está considerablemente más presente entre los hombres y los transexuales que ejercen la prostitución.[52]

La mayoría de las prostitutas son víctimas de agresiones físicas o violaciones.[41][42]​ Además, a esta violencia se asocia el desarrollo de estrés postraumático y abuso de drogas.[53]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «prostitución : Actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero.». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 21 de mayo de 2017. 
  2. a b c Jenkins, John Philip. Enciclopedia Británica, ed. «Prostitution» [Prostitución] (en inglés). Consultado el 21 de mayo de 2017. «Prostitution, the practice of engaging in relatively indiscriminate sexual activity, in general with someone who is not a spouse or a friend, in exchange for immediate payment in money or other valuables. Prostitutes may be female or male or transgender, and prostitution may entail heterosexual or homosexual activity, but historically most prostitutes have been women and most clients men.» 
  3. Pato, Ignacio (28 de abril de 2015). «Clientes: el gran tabú de la prostitución». PlayGround. Consultado el 1 de junio de 2017. «cada año unas 40 millones de personas venden su cuerpo, voluntariamente o no, por dinero. El 80% de ellas son mujeres o niñas. Un 75% tienen solo entre 13 y 25 años. [...] En España, una Comisión del Congreso de los Diputados de 2007 cifró en unas 400.000 las personas que se prostituyen para una clientela en un 99,7% masculina.» 
  4. «Atención a las mujeres en contexto y ejercicio de la prostitución». espaciosdemujer.org. 2014. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  5. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «proxeneta : Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona.». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  6. «proxeneta». Diccionario de la lengua española en wordreference.com. Espasa-Calpe. 2005. Consultado el 1 de junio de 2017. 
  7. Altozano, Manuel (9 de febrero de 2014). «Soy un proxeneta, no un delincuente». El País. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  8. «Trata de personas». UNICEF. 2006. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  9. «Prostituir». Real Academia Española. 2016. Consultado el 10 de octubre de 2016. 
  10. «Prostitute». Etymological Dictionary (en inglés). Consultado el 10 de octubre de 2016. 
  11. Buich, Nora (21 de agosto de 2016). «Origen de la palabra “puta”». La Izquierda. Consultado el 10 de octubre de 2016. 
  12. a b «Puto el que lo lea…». Códice informativo. 22 de junio de 2014. Consultado el 10 de octubre de 2016. 
  13. «Puto, ta». Real Academia Española. 2016. Consultado el 10 de octubre de 2016. 
  14. Bartra, Agustí (1999). Para qué sirve la poesía?. p. 260. ISBN 9789682322037. Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  15. Schulz, Matthias (4 de abril de 2010). «Sexo en el templo: ¿mito o realidad?». La Nación (Chile) / Der Spiegel. Comunicaciones LANET. Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  16. Escacena Carrasco, José Luis (2006). Universidad de Sevilla, ed. Entre Dios y los hombres. p. 93. ISBN 9788447210268. Consultado el 3 de octubre de 2016. 
  17. a b Hallett and Skinner, Roman Sexualities (Princeton University Press) 1997:66.
  18. a b Hallett and Skinner, Roman Sexualities (Princeton University Press) 1997:81.
  19. a b Hallett and Skinner, Roman Sexualities (Princeton University Press) 1997:82.
  20. Lefkowitz & Fant, Women's Life in Greece and Rome (Johns Hopkins University Press) 2005:118.
  21. Lefkowitz & Fant, Women's Life in Greece and Rome (Johns Hopkins University Press) 2005:105-106.
  22. Gutiérrez Álvarez, Virginia (2012). «El origen del concepto historiográfico de la Edad media oscura». Universidad Autónoma de Madrid. p. 65. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  23. Pérez de Colosía, M.I. Constituciones para la Casa de Recogidas fundada por fray Alonso de Santo Tomás, Baética: Estudios de arte, geografía e historia, ISSN 0212-5099, Nº 25, 2003, págs. 575-588, Texto completo (pdf)
  24. Zúñiga, Itzel (24 de septiembre de 2013). «Prostitución tenía una finalidad distinta al del lucro en el México prehispánico». La Vanguardia. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  25. "Columbus May Have Brought Syphilis to Europe". LiveScience. 15 de enero de 2008.
  26. Lydia Otis, Leah (1985). Prostitution in Medieval Society: The History of an Urban Institution in Languedoc. Chicago: University of Chicago Press. p. 41. ISBN 0226640337. 
  27. London Commissary Court Act Books. London: Department of Manuscripts. 1470–1473. 
  28. Brundage, James (1989). Sisters and Workers in the Middle Ages. Chicago: University of Chicago Press. p. 81. 
  29. «Cortesana, definición. RAE». 
  30. How carnal desire put England on top. V. N. Datta. The Sunday Tribune. September 5, 2004.
  31. Fischer-Tiné, Harald (2003), «'White women degrading themselves to the lowest depths': European networks of prostitution and colonial anxieties in British India and Ceylon ca. 1880-1914», Indian Economic Social History Review 40 (2): 163–90 [175–81], doi:10.1177/001946460304000202 
  32. Fischer-Tiné, Harald (2003), «'White women degrading themselves to the lowest depths': European networks of prostitution and colonial anxieties in British India and Ceylon ca. 1880–1914», Indian Economic Social History Review 40 (2): 163-90, doi:10.1177/001946460304000202 
  33. Tambe, Ashwini (2005), «The Elusive Ingénue: A Transnational Feminist Analysis of European Prostitution in Colonial Bombay», Gender & Society 19 (2): 160-79, doi:10.1177/0891243204272781 
  34. Enloe, Cynthia H. (2000), Maneuvers: The International Politics of Militarizing Women's Lives, University of California Press, p. 58, ISBN 0-520-22071-4 
  35. «Comfort Women Were 'Raped': U.S. Ambassador to Japan». The Chosun Ilbo (English Edition). 19 de marzo de 2007. Archivado desde el original el 27 de junio de 2009. Consultado el 5 de abril de 2016. 
  36. UNODC.org (documento Trata de personas, publicado por la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas).
  37. «Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena». Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  38. «EU home to 270,000 human-trafficking victims». Press TV (en inglés). 18 de octubre de 2009. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  39. «Prostitución infantil». Humanium. Consultado el 2 de octubre de 2016. 
  40. «Protocolo facultativo sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía». Unicef. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  41. a b Koster, Katherine. «17 Facts About Sexual Violence and Sex Work». The Huffington Post (en inglés). Consultado el 29 de marzo de 2017. 
  42. a b «Unas ocho de cada diez prostitutas han sido violadas o han sufrido agresiones y el 70% tienen estrés postraumático». Europa Press. 25 de febrero de 2016. Consultado el 29 de marzo de 2017. 
  43. «Ier Encuentro Internacional de Pastoral para la Liberación de las Mujeres de la Calle». vatican.va. 21 de junio de 2005. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  44. «El Papa admite por primera vez el condón en ciertos casos». El Mundo. 20 de noviembre de 2010. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  45. «Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena» (pdf). Organización de las Naciones Unidas. 2 de diciembre de 1949. Consultado el 4 de junio de 2017. 
  46. «Convention for the Suppression of the Traffic in Persons and of the Exploitation of the Prostitution of Others». United Nations Treaty Collection (en inglés). 
  47. Fondation Scelles, 2016, p. 19.
  48. Fondation Scelles, 2016, p. 34.
  49. Vandepitte, Judith; Lyerla, Rob; Dallabetta, Gina; Crabbé, François; Alary, Michel; Buvé, Anne (2006). «Estimates of the number of female sex workers in different regions of the world». Sexually Transmitted Infections (en inglés) (The Medical Society for the Study of Venereal Disease) 82 (suppl 3): iii18-iii25. ISSN 1368-4973. doi:10.1136/sti.2006.020081. 
  50. Organización Internacional del Trabajo (2012). ILO Global Estimate of Forced Labour 2012: Results and Methodology [Estimación Mundial sobre el Trabajo Forzoso (2012): Resultados y Metodología] (pdf). Ginebra. pp. 14-15. ISBN 9789221264132. 
  51. Tardón, Laura (15 de marzo de 2012). «Las prostitutas tienen un riesgo 14 veces mayor de contraer VIH». El Mundo. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  52. De Benito, Emilio (13 de febrero de 2012). «Las enfermedades de transmisión sexual se elevan al perderse el miedo al VIH». El País. Consultado el 6 de octubre de 2016. 
  53. Farley, Melissa; Barkan, Howard (1998). «Prostitution, violence, and posttraumatic stress disorder.». Women Heath (en inglés) 27 (2): 37-89. PMID 9698636. doi:10.1300/J013v27n03_03. Consultado el 29 de marzo de 2017. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]