Sergio Jaramillo Caro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sergio Jaramillo Caro
Sergio Jaramillo Caro.jpg
Información personal
Nacimiento 1966 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bogotá (Colombia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Colombiana
Lengua materna Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Filósofo, diplomático, filólogo y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Embajador en los Países Bajos Ver y modificar los datos en Wikidata

Sergio Jaramillo Caro, filósofo y filólogo, es el actual embajador de Colombia ante Bruselas, del gobierno de Santos y el gobierno de Duque

Familia[editar]

Nació en Bogotá en 1966. Es bichozno de José Eusebio Caro y chozno de Miguel Antonio Caro, pero a su vez es descendiente del liberal Luis Eduardo Nieto Caballero.

Estudios[editar]

Estudió filosofía en la Universidad de Toronto y es filólogo de la Universidad de Oxford. Tiene una maestría en Filosofía de la Universidad de Cambridge y fue candidato a doctor en Griego de la Universidad de Heidelberg en Alemania.[1]

Habla diversos idiomas entre ellos español, inglés, alemán y francés, de forma fluida y tiene conocimientos en italiano y ruso.[2]

Funcionario[editar]

Del 2000 al 2001 trabajó en la Cancillería, donde el Ministro Guillermo Fernández de Soto lo nombró su asesor para el programa de Diplomacia para la Paz.[3]

De 2001 a 2002 fue consejero político de la Embajada de Colombia en Francia, en donde trabajo con los embajadores Juan Camilo Restrepo y luego con Martha Lucía Ramírez.

De 2002 a 2004 fue nombrado asesor para asuntos políticos y estratégicos del Ministerio de Defensa Nacional, en cabeza de Martha Lucía Ramírez, y allí fue el encargado del desarrollo, la coordinación y redacción de la Política de Defensa y Seguridad Democrática entre 2002 y 2003.

Entre 2004 y 2006 deja de ser funcionario público y se convierte en director ejecutivo de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), un tanque de pensamiento. En la FIP fue el encargado de dirigir un equipo de trabajo que público la serie “Siguiendo el Conflicto”[4]​ que alcanzó una gran influencia dentro de los análisis del conflicto armado colombiano. Allí publicó 45 números de este boletín.[5]

Antes de dejar la dirección de la FIP publica en El Tiempo un artículo donde analiza el impacto de la presión por las bajas dentro de las FFMM (‘body count’) y sus peligrosas consecuencias.[6]

Entre 2006 y 2009 trabajó con Juan Manuel Santos como Viceministro para los derechos humanos y asuntos internacionales del Ministerio de Defensa. Su trabajo se centró en la denuncia de falsos positivos dentro del Ejército, promoviendo que la Fiscalía asumiera las investigaciones por homicidios y que se excluyera a la justicia militar, y su papel fue clave en la posterior expulsión de un grupo de 27 altos oficiales de las filas del Ejército, a su vez diseñó políticas como la de derechos humanos, que regula el uso de la fuerza; defensor de la política de consolidación con enfoque civil, y uno de los mayores impulsores de políticas de desmovilización.[5]

Entre 2009 y 2010 fue investigador de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, desde donde lideró la creación del grupo Amigos de La Macarena, como un mecanismo para trazar puentes entre la empresa privada y la política de consolidación territorial.

Entre 2010 y 2012 ejerció el cargo de Alto Asesor Presidencial de Seguridad Nacional, del gobierno Santos. En este cargo impulsó la reactivación del Consejo Nacional de Seguridad en donde hubo un especial énfasis en la lucha contra las bandas criminales (bacrim) y en el fortalecimiento de la Política de Consolidación Territorial. En este periodo también ejerció como encargado las funciones de Alto Comisionado para la Paz.

Desde 2010 y hasta el anuncio público en septiembre de 2012, fue la cabeza del equipo de gobierno encargado de liderar los acercamientos y la fase exploratoria de conversaciones con las FARC.

Fue responsable por las negociaciones secretas que llevaron a la firma del acuerdo marco “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto” entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC en agosto de 2012 y fue parte de la delegación del gobierno en las conversaciones en La Habana, Cuba.[2]

En septiembre de 2012 es designado en propiedad como Alto Comisionado para la Paz.[7]

Junto a Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno Nacional, fueron los encargados de liderar la estrategia conceptual de todo el proceso con las FARC hasta agosto de 2016.

Referencias[editar]