Segunda Batalla de Angostura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Segunda Batalla de Angostura
Guerra de Independencia de Venezuela
Venezuela en 1810.jpg
Mapa de Venezuela en 1810.
Fecha 17 de julio de 1817
Lugar Actual Ciudad Bolívar, Venezuela
Resultado Victoria patriota decisiva
Consecuencias Los patriotas se apoderan de toda la provincia de Guayana, futura base de operaciones en el resto del país.
Beligerantes
Flag of Venezuela (1817 and 1859).svg Tercera República de Venezuela Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español
Comandantes
José Francisco Bermúdez
Manuel Carlos Piar
Manuel Cedeño
Luis Brión
Miguel de la Torre
Fuerzas en combate
2.000[1][2] 2.000[3][4]
Bajas
Desconocidas 1.000 militares y civiles capturados por la flota republicana[5]

Solamente 1.000 de los 4.000 angostureños y soldados llegan a la isla inglesa de Granada, el resto muere o es capturado.[6]
[editar datos en Wikidata]

La Segunda Batalla de Angostura fue un enfrentamiento militar sucedido en el contexto de la Guerra de Independencia de Venezuela entre las fuerzas patriotas y realistas el 17 de julio de 1817 con la victoria de las primeras, que consiguieron capturar la ciudad.

Antecedentes[editar]

Desde finales de 1816, el general Manuel Piar estaba convencido de la necesidad de conquistar la provincia de Guayana para dominar el delta del Orinoco y tener acceso al sistema de comunicaciones fluviales del interior del país, pero sólo después de la llegada de Bolívar los esfuerzos republicanos se centraron en la región. Contactaron con las guerrillas locales y se apoderaron de las misiones capuchinas.[7]​ Diversas partidas habían nacido durante los años anteriores, ninguna superaba el millar de combatientes en sus operaciones, pero tenían un fortísimo apoyo popular de los llaneros y refugiados. Los guerrilleros solían colaborar con ellos en el trabajo de las tierras comunales para conseguir suministros.[8]

Entre 1813 y 1818 se vivió un proceso de transformación en los ejércitos de ambos bandos con consecuencias decisivas. Entre los realistas, su tropa miliciana y guerrillera compuesta principalmente por mulatos, esclavos y mestizos muto a otra de soldados profesionales europeos, gracias a la llegada de la expedición de Pablo Morillo y el desdén demostrado por las milicias venezolanas. Entre los patriotas, la fuerza de milicianos criollos de los primeros tiempos fue reemplazada por otra de llaneros pardos pero en proceso creciente de profesionalización, especialmente entre sus oficiales. Así, la «guerra civil» se transformó en lo que buscaban los líderes revolucionarios con su guerra a muerte: una «patriótica y nacional». Los realistas empezaban a perder el absoluto apoyo popular que tuvieron alguna vez.[9]

En Barcelona, Bolívar reúne con rapidez una tropa de 1.500 guerreros que pone al mando de Santiago Mariño a cambio que éste reconozca su autoridad. Sin embargo, el 7 a 9 de febrero, 4.000 realistas al mando del brigadier Pascual del Real y los obligan a retirarse a Guayana.[10]​ Ahí Bolívar vio la oportunidad de consolidar la base de operaciones que estaba creando Piar, obtener comunicaciones marítima, granos y ganado, contactar con las guerrillas llaneras del interior y evitar quedar atrapado en Barcelona. Esta decisión lo enfrentó a Mariño, quien deseaba tomar Cumaná, distanciando a ambos.[11]

Sitio[editar]

El asedio de Angostura comenzó el 12 de enero, tras un fallido intento de asaltar la ciudad. El hambre terminó por llevar a los habitantes y defensores a sacrificar a todo animal que pudieron encontrar y a devorar cueros y hierbas. Temían ser aniquilados y sus mujeres violadas en caso de capitular. Los patriotas los bombardeaban constantemente desde el pueblo de Soledad.[6]​ Sin embargo, como Bolívar seguía en Barcelona y la flotilla realista aún controlaba los ríos regionales, la situación militar no cambió en gran medida. A inicios de abril el general La Torre llegó con 1.000 a 1.500 refuerzos españoles para la ciudad, pero al tratar de recuperar las misiones de Guayana fue vencido en la Batalla de San Félix.[12]​ Para esas fechas, el ejército patriota suma unos 2.000 hombres, la mayoría armados con lanzas y arcos, sólo 500 con fusiles.[2]​ Más de 1.000 eran reclutas de las misiones de Caroní, indios en su inmensa mayoría.[13]​ Entre tanto, Bolívar enfrentaba el desafío de Mariño, contrario a reconocer su autoridad, el caudillo oriental estableció el Congresillo de Cariaco el 8 de mayo para proclamar la restauración del sistema federal (que Bolívar despreciaba por considerarlo la causa fundamental de la caída de la Primera República y las Provincias Unidas). Brión y los demás que inicialmente apoyaron a Mariño pronto lo abandonaron y el caudillo se refugió en Margarita (12 de mayo).[14]

Todo cambio con la llegada del corsario Luis Brión al Orinoco a principios de julio con una flota de goletas y bergantines. Se bloquea el acceso de suministros por mar mientras que se establece una ruta permanente de comunicaciones y abastecimientos para los rebeldes.[14][15]​ Finalmente, el 17 de julio, el general La Torre ordenó a toda la población, 1.800 civiles y 2.000 soldados y marineros,[3][4]​ embarcarse en 30 bergantines, goletas, barcazas y curiaras fondeadas en el puerto,[3]​ subir las pertenencias, enseres, tesoros y archivos y dirigirse al delta del Orinoco. Sin embargo, las embarcaciones rebeldes de Brión, con órdenes de Bolívar, no dejaron de acosarlos. Más de la mitad de los habitantes y sus posesiones acabaron en el fondo del río.

Dos días después, Bolívar entraba en la urbe y encontraba únicamente algunos famélicos.[6]​ El asedio de Angostura fue el más sangriento de la independencia de Venezuela,[6]​ sólo comparable a los de Cartagena de Indias y El Callao.[16]​ Fue la mayor victoria desde la Campaña Admirable y sus réditos beneficiaron a Bolívar, quien arriesgó su vida y sufrió las mismas privaciones que las tropas. Sin embargo, gran parte del mérito correspondió a Piar.[7][14]

Los realistas inicialmente huyeron a la posición de Guayana La Vieja, pero el 3 de agosto debieron abandonarla para seguir a la isla de Granada.[5]

Consecuencias[editar]

La conquista de Angostura permitió a Bolívar consolidar una base de operaciones en Guayana y desde ahí expandir sus operaciones por toda la cuenca del Orinoco. A la larga esto daba la posibilidad de contactar con Páez en Apure y Barinas y atacar el interior de la Nueva Granada. También le permitió desplazar como posibles rivales a todos los jefes guerrilleros de la región, especialmente Piar, garantizando la unidad del mando en torno a su persona.[17]​ Fue durante esta campaña que se impone su mando definitivamente sobre los demás caudillos patriotas, todos personajes con victorias en su haber y numerosos seguidores, la mayoría habían permanecido en los Llanos venezolanos mientras él estaba en Nueva Granada o el Caribe.[14]​ El hecho más llamativo fue el enfrentamiento con Piar, quien acabaría encarcelado y fusilado por conspiración contra su superior el 16 de octubre.[18]​ Los patriotas controlan una provincia de 30.000 habitantes y aunque arruinada por la guerra, esto no les impedirá movilizar un ejército mal armado y hambriento de 3.000 a 3.500 hombres.[19]

Un papel clave jugaron los 7.000 indios de las 19 misiones de la provincia que vivían «enfeudados» en ellas y cultivaban las tierras más ricas de la comarca.[20]​ Las reformas liberales habían buscado igualarlos como ciudadanos con el resto de la población y sacarlos de su aislamiento, pero al eliminar todo el aparato legal que los protegía sus comunidades quedaron vulnerables ante las ambiciones criollas.[21]

Al momento de la caída de Angostura, José Antonio Páez tenía 3.000 llaneros a su mando para cercar Barinas, 2.000 a 3.000 indios y zambos en los llanos de Barcelona dirigidos por José Tadeo Monagas y Pedro Zaraza y otros 2.000 con Santiago Mariño operaban alrededor de Cumaná. Controlaban toda la Guayana, pero las principales ciudades y el resto del país seguían en manos realistas.[22]​ Estaba por comenzar la Campaña del Centro.

Referencias[editar]

  1. Rourke, Thomas (1942). Bolívar, el hombre de la gloria: Libertador de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia. Buenos Aires: Editorial Claridad, pp. 180.
  2. a b López Contreras, 2005: 92
  3. a b c Marley, David (2008). Wars of the Americas: A Chronology of Armed Conflict in the Western Hemisphere, 1492 to the Present. Tomo II. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 619. ISBN 9781598841008.
  4. a b McFarlane, Anthony (2013). War and Independence In Spanish America. Routledge, pp. 317. ISBN 9781136757723.
  5. a b López Contreras, Eleazar (2005) [1930]. Bolívar, conductor de tropas. Caracas: Presidencia de la República, pp. 93.
  6. a b c d Guerrero, Juan. “El sitio de Angostura”. El Universal. Publicado el 31 de julio de 2014. Publicado el 9 de octubre de 2015.
  7. a b Bushnell, David (2002). Simón Bolívar: hombre de Caracas, proyecto de América. Editorial Biblios, pp. 74. ISBN 9789507863158.
  8. McFarlane, 2013: 316
  9. Lucena, Manuel (2010). Naciones de rebeldes: Las revoluciones de independencia latinoamericanas. Penguin Random House Grupo Editorial España. ISBN 9788430615759.
  10. López Contreras, 2005: 89
  11. López Contreras, 2005: 89s
  12. Bushnell, 2002: 74; López Contreras, 2005: 91
  13. Thibaud, Clément (2003). Repúblicas en armas: los ejércitos bolivarianos en la Guerra de Independencia en Colombia y Venezuela. Bogotá; Lima: Planeta & Instituto Francés de Estudios Andinos, pp. 230. ISBN 9789584206145.
  14. a b c d Bushnell, 2002: 75
  15. Rourke, 1942: 183
  16. Blanco-Fombona, Rufino (1981). "La evolución política y social de Hispanoamérica". En Ensayos históricos. Caracas: Fundación Biblioteca Ayacucho, pp. 169. Edición de Rafael Ramón Castellanos y prólogo de Jesús Sanoja Hernández. ISBN 9788466000031. Otros eventos militares llamativos fueron el cruce de los Andes, realizado tres veces por Bolívar (1813 y 1819) y San Martín (1817).
  17. McFarlane, 2013: 318
  18. Bushnell, 2002: 76
  19. Thibaud, 2003: 266
  20. Pérez Ochoa, Eduardo (1982). La guerra irregular en la independencia de la Nueva Granada y Venezuela 1810-1830. Tunja: Vicerrectoría de Investigaciones y Extensión Universitaria de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia & Ediciones La Rana y el Águila, pp. 150.
  21. Pérez, 1982: 116
  22. Vargas, José María (1958). "Correspondencia privada. Trabajos históricos y pedagógicos. Diarios". En Obras completas. Tomo I. Edición de ‎Blas Bruni Celli. Caracas: Ministerio de Educación, pp. 246.

Véase también[editar]