Seven

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Se7en»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Se7en
Título Se7en, los siete pecados capitales (Hispanoamérica)
Seven (España)
Ficha técnica
Dirección
Producción Arnold Kopelson
Phyllis Carlyle
Guion Andrew Kevin Walker
Música Howard Shore
Fotografía Darius Khondji
Montaje Richard Francis-Bruce
Protagonistas Brad Pitt
Morgan Freeman
Gwyneth Paltrow
Kevin Spacey
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1995
Género Thriller, Neo-noir
Duración 127 minutos
Clasificación Bandera de los Estados Unidos R
Bandera de Argentina +16
Bandera de España +18
Bandera de Chile +18
Bandera de México C
Bandera del Perú +18
Bandera de Brasil +14
Bandera de Australia MA
Idioma(s) Inglés
Compañías
Distribución New Line Cinema
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Seven (nombre que suele estilizarse como Se7en) es una película estadounidense de suspense de 1995 dirigida por David Fincher, escrita por Andrew Kevin Walker (quien obtuvo una nominación al premio Bafta por el mejor guion original) y distribuida por New Line Cinema. La película es una mezcla de cine negro, psychothriller y buddy movies en la cual actúan Brad Pitt y Morgan Freeman en los papeles estelares, así como Gwyneth Paltrow y Kevin Spacey en los de reparto. Después de su estreno se rodó una serie de películas sobre psicópatas metódicos con un fin intelectual en sus crímenes, aunque ninguno de tales filmes logró el impacto que causó esta película.

Argumento[editar]

En una decadente ciudad no identificada, donde casi todo el tiempo llueve, al detective de Homicidios William R. Somerset (Freeman), que está a punto de retirarse, le es asignado como compañero el joven e impulsivo detective David Mills (Pitt), recientemente transferido.

Los detectives empiezan a investigar una serie de asesinatos relacionados con los siete pecados capitales. El primero de ellos es el de un hombre obeso que fue forzado a comer hasta morir y quien así representa la gula. En cada escena del crimen, Somerset y Mills encuentran nuevas pistas que los conducen al siguiente asesinato, razón por la cual creen que están tras un asesino en serie. Un conjunto de huellas encontradas en la escena del segundo asesinato, el de un acomodado abogado que fue obligado a cercenarse una parte del cuerpo y desangrarse y que representa la avaricia, conduce a los detectives a un apartamento donde se topan con un hombre demacrado atado a su cama. Al principio creen que está muerto, pero pronto descubren que el hombre ha sido mantenido vivo e inmovilizado por el asesino durante un año exacto. Otrora un traficante de drogas y abusador de menores, esta nueva víctima simboliza la pereza. Aunque el hombre no puede hablar con los detectives, estos concuerdan en que el asesino ha venido planeando todos estos crímenes durante más de un año.

Después, Somerset conoce a la esposa de Mills, Tracy (Paltrow), que no está contenta con haberse mudado a aquella ciudad. El veterano detective se convierte en el confidente de Tracy, con quien se reúne un día. Ella le confía que está embarazada y que no le ha dicho nada a su esposo, mientras que él le confiesa su aversión por la ciudad, que él no ve como un buen lugar para criar hijos. Le cuenta también que casi había llegado a casarse unos años atrás. Finalmente aconseja a Tracy que, si planea tener un aborto, no le diga nada a Mills, pero si decide tener al niño, que lo "mime cada vez que pueda".

Por medio de los registros de una biblioteca, los detectives ubican a un hombre llamado John Doe (Spacey), quien frecuentemente chequea libros relacionados con los pecados capitales. Cuando Doe encuentra a los detectives tocando a la puerta de su departamento, les dispara y huye. Mills lo persigue, pero Doe consigue emboscarlo y encañonarlo con su pistola. No obstante, opta por dejarlo ileso y fugarse. La Policía registra el departamento de Doe y encuentra una cuantiosa serie de volúmenes escritos a mano por este, con sus pensamientos perturbados y pistas sobre la próxima víctima potencial, aunque no se hallan huellas dactilares del sospechoso. Tarde llegan a socorrer a la siguiente víctima, que representa la lujuria, una prostituta asesinada por un hombre obligado por Doe a penetrarla sexualmente con un artefacto sadomasoquista dotado de cuchillas. Después los protagonistas investigan la muerte de una joven modelo cuyo rostro fue mutilado. La muchacha había optado por quitarse la vida en vez de seguir viviendo con el rostro desfigurado y se había convertido así en la quinta víctima, que era símbolo de la soberbia.

Justo cuando Somerset y Mills entran en la estación de Policía, Doe aparece y se entrega. Se encuentra sangre de la modelo y de una víctima no identificada en sus manos. También se descubre que el individuo se ha arrancado la piel de las yemas digitales para evitar dejar huellas. Por medio de su abogado, Doe hace un trato: conducirá a la Policía a los últimos dos cuerpos y confesará sus crímenes, pero con la condición de que los protagonistas lo acompañen a un lugar que les dirá solo a ellos. De lo contrario, alegará locura en su juicio. Aun con las reservas de Somerset, él y su compañero aceptan llevarlo adonde pide. Doe los dirige, pues, a un área desierta alejada de la ciudad. En el camino habla con los policías y les dice que tiene la misión divina de castigar a los malvados y de revelarle al mundo el pecaminoso lugar en que se ha convertido. También hace algunos comentarios oscuros sobre Mills que incomodan a este.

Finalmente llegan al lugar y esperan, cuando la camioneta de un servicio de correo expreso se acerca. Somerset intercepta al conductor y deja solos a Mills y a Doe. El conductor de la camioneta explica que tiene instrucciones de dejar un paquete en ese preciso lugar y a esa precisa hora. Mientras tanto, Mills apunta su pistola a Doe, y este le confiesa a aquel cuánto lo admira. Somerset abre el paquete y se horroriza al ver en su interior. Corre hacia Mills y urge a este a que no escuche a Doe, pero el psicópata habla y revela que la caja contiene la cabeza de Tracy, la esposa de Mills; que él mismo representa el pecado de la envidia, por ambicionar la vida de Mills; y que mató a Tracy luego de haber intentado, sin éxito, jugar el papel de esposo con ella. Luego menciona que la mujer estaba embarazada, dato que Mills desconocía y termina de sacarlo de quicio. Somerset ya no puede controlar a su compañero, quien finalmente mata a Doe y se convierte así en el símbolo de la ira, el último pecado capital. Mills es arrestado por homicidio.

La historia concluye ese día, al atardecer, cuando Somerset se retira de aquella escena de crimen citando una frase de Por quién doblan las campanas, de Ernest Hemingway: «"El mundo es un bello sitio por el que vale la pena luchar". Yo estoy de acuerdo con la segunda parte».

Reparto[editar]

Producción[editar]

En una entrevista con la revista Cinefantastique, el guionista Andrew Kevin Walker dijo que la mayor influencia que tiene el guion proviene de su estancia en la ciudad de Nueva York, tiempo que dedicó a escribir. «No me gustó mi estancia en Nueva York, pero es verdad que si no hubiese vivido allí probablemente no habría escrito Seven».

Las calles llenas de gente, habitantes ruidosos y una opresiva lluvia que parece interminable fueron parte fundamental de la película. Fincher quería mostrar una ciudad que fuese «sucia, violenta, contaminada y a menudo deprimente. Visualmente y estilísticamente esa fue la forma en que quisimos retratar este mundo. Todo lo necesario para ser tan auténtica y cruda como fuese posible».

A este fin, Fincher trabajó con Arthur Max para crear un mundo sombrío. «Creamos un escenario que refleja el decaimiento moral de sus habitantes», dice Max. «Todo se está cayendo a pedazos y nada está funcionando adecuadamente». La melancolía de la película, oscura, fue creada mediante un proceso llamado bleach bypass, a través del cual la cantidad de brillo en la película se vincula dependiendo de la oscuridad, imágenes sombrías en la película e incremento global de calidad tonal.

Pecados[editar]

  • Gula: el hombre obeso que encuentran asesinado fue obligado a comer y seguir comiendo, ya que John le apuntaba con una pistola y una vez lo golpeó con esta. También paró la tortura dos veces para ir a comprar comida. Tenía un balde para el vómito. La garganta se inflamó y hubo hemorragia interna, lo que causó su muerte.
  • Avaricia: un abogado que en palabras de John Doe era «un sinvergüenza que se pasó la vida liberando asesinos, violadores y secuestradores». Basándose en la obra de Shakespeare El mercader de Venecia, que en un texto decía «una libra de carne, sin huesos ni nervios», refiriéndose a una libra de carne que habría de arrancarse, decidió que la carne que sobraba era de su vientre y provocó un desangramiento hasta la muerte.
  • Pereza: un tipo que se hacía llamar Victor. Encuentran sus huellas en la escena del crimen de «la avaricia», por lo que van a investigar. En su apartamento descubren su cuerpo, amarrado a una cama y con fotos, la primera de un año antes exactamente. Le falta una mano que había sido usada en la escena del crimen para inculparlo. Un policía, al acercársele mucho, se lleva un susto, pues Victor no está muerto, sino en coma. El médico dice que no puede hablar, pues la capacidad cerebral se ha visto dañada por culpa de la tortura; además, se ha arrancado la lengua a mordiscos y sus músculos están atrofiados.
  • Lujuria: John Doe había mandado fabricar un cinturón con una cuchilla por delante. Un hombre y una prostituta son obligados a copular usando la cuchilla, lo que provoca heridas fatales en la vagina y órganos internos. El cuerpo de la prostituta no se muestra, pero el hombre que fue obligado a tener sexo con ella está seriamente perturbado y no puede hablar, además de que la policía tiene bien cuidada la escena del crimen.
  • Soberbia: el asesino le corta la cara a una mujer que era reconocida por su rostro y tiene dos opciones: llamar a emergencias y vivir, pero sin su rostro, o tomar unas pastillas que tiene en la otra mano y morir. La mujer toma las pastillas. (*aunque tiene la cara desfigurada*).
  • Envidia: John Doe es el penúltimo pecado y la esposa de Mills la última víctima que han de encontrar. Luego de que una camioneta de servicios postales se acerca al lugar donde suponen que encontrarán los cuerpos, Mills se queda con John. Cuando Somerset se da cuenta de lo que tiene la caja, corre hacia Mills. John, a base de indirectas, le hace saber a Mills que fue a visitar a su esposa, pues envidiaba su vida. Quiso jugar a ser un esposo ejemplar, pero no lo consiguió, y se llevó de recuerdo su cabeza, matándola y también matando al bebé que hubiera llegado a nacer.
  • Ira: David Mills es el último pecado tras hacer de John Doe la víctima. Después de comunicarle a Mills el asesinato de su mujer, éste comienza a balbucear, mientras Somerset, que está regresando de la furgoneta donde acaba de ver la cabeza de la esposa de Mills en una caja recibida por mensajero (el espectador no ve la cabeza), no para de gritarle que tire la pistola con la que apunta a Doe. Somerset trata de convencerlo de que, si dispara a John, éste habrá ganado. Mills, cegado por «la ira», le dispara varias veces. Es arrestado y conducido en un coche de policía, seriamente perjudicado mentalmente, a la cárcel, dónde le esperará la pena capital. La muerte de David Mills, se presupone para que se cumpla la obra de John Doe, dónde los 7 pecadores capitales hallan la muerte como castigo.

Recibimiento[editar]

Seven fue estrenada el 22 de septiembre de 1995 en 2.441 cines, donde recaudó 13,9 millones de dólares en su semana de estreno. Continuó recaudando 100,1 millones en Norteamérica y 227,1 millones en el resto del mundo, para llegar a un total de 327,3 millones de dólares recaudados.

La película recibió críticas negativas por parte de muchos periódicos pero fue generalmente bien recibida por los críticos. Actualmente tiene una puntuación del 85% en Rotten Tomatoes y se encuentra en el número 22 en el ranking de las 250 películas votadas por los usuarios de IMDb.

Premios[editar]

New Line Cinema reestrenó Seven en Westwood, California en navidad y en Nueva York el 29 de diciembre de 1996, para intentar generar posibles nominaciones en los Premios Óscar para Freeman, Pitt, Fincher y Walker.

Walker recibió una nominación para los premios BAFTA y ganó los Saturn al mejor guion original. Richard Francis-Bruce fue nominado para los premios Óscar por su montaje. Y el extensivo uso del bleach bypass realizado en la película por el director de fotografía Darius Khondji ha sido destacado como una gran influencia para las técnicas fotográficas del cine contemporáneo, especialmente a finales de la década de los 90. La película ganó un MTV Movie Award como mejor película.

DVD[editar]

Para la publicación del DVD Seven fue remasterizada y presentada en formato widescreen, preservando el aspecto de su exhibición original en los cines. Las opciones de audio incluyen Dolby EX 5.1, DTS ES Discrete 6.1 y Stereo Surround Sound.

Banda sonora[editar]

La música de la introducción es un remix hecho por Coil de la canción “Closer” de Nine Inch Nails. La canción que se escucha durante los créditos finales es “The hearts filthy lesson” de David Bowie. La música original de la película fue escrita por Howard Shore.

  1. “Now's the time” - Charlie Parker
  2. “Straight, no chaser” - Thelonious Monk
  3. “Portrait of John Doe” - Howard Shore
  4. “Suite from Seven” - Howard Shore

Enlaces externos[editar]