Señor Cautivo de Ayabaca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Señor Cautivo de Ayabaca es una escultura ubicada en el altar mayor del templo de Nuestra Señora del Pilar en la ciudad de Ayabaca, en el Perú. Está declarada patrimonio cultural de la Nación.

Origen de la leyenda[editar]

En 1751, el Párroco García Guerrero, tuvo la idea de darle al pueblo de Ayabaca una representación escultórica de su «Santo Patrón» y para este proyecto se formó una comisión entre los habitantes del pueblo. Se decidió encomendar la confección de dicha imagen a artesanos ecuatorianos, considerados en ese tiempo, excelentes escultores de imágenes religiosas.

Con este fin, una delegación partió con destino a Ecuador pero, luego de avanzar unas leguas, se encontraron con «unos caballeros de ropas blancas», que se identificaron como "escultores". Estos personajes misteriosos, acordaron la confección de la imagen bajo tres condiciones:

  • Que nadie los viera trabajar
  • Que alcanzaran los alimentos una vez al día y la cual sería al amanecer
  • Que el precio de la obra sería acordado al final de la misma

Al pasar varios días de no saberse nada, los habitantes del pueblo decidieron entrar en el "taller", encontrándose con que los artesanos habían desaparecido dejando una escultura que hoy es conocida como el "Señor cautivo de Ayabaca". Aquí empezó la leyenda de que la imagen del "Señor" fue obra de ángeles.

Altar Mayor[editar]

Decorado con fino tallado de pan de oro, en el altar mayor podemos contemplar al Señor Cautivo de Ayabaca acompañado de las imágenes de San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima y la Virgen del Pilar entre otros. En la parte posterior del altar se encuentra una pequeña escalera, la cual permite que los fieles veneren la imagen tocando el hábito sagrado.

Decreto Episcopal del 13 de octubre de 2002[editar]

"En el año de Nuestro Señor Jesucristo del dos mil dos, en la solemnidad del Señor Jesucristo "Cautivo de Ayabaca" trece de octubre, con la bendición de su Santidad el Papa Juan Pablo II: Yo Daniel Turley Murphy, OSA, obispo de la Díocesis de Chulucanas, en respuesta al pedido de miles de peregrinos y devotos del Señor Cautivo, solicitando se eleve el templo de Nuestra Señora del Pilar de Ayabaca a la categoría de Santuario y considerando la creciente madurez en la fé del pueblo de Dios. DECRETA: Elevar el templo parroquial a partir de la fecha a la categoría de SANTUARIO del Señor Cautivo de Ayabaca, tomando en cuenta las recomendaciones que para dicho fin establece, Daniel Turey Murphy OSA, Obispo de Chulucanas.

Festividad y peregrinaje[editar]

El 13 de octubre de cada año se celebra en Ayabaca la festividad en honor al «Milagroso Señor Cautivo» de dicha provincia de la serranía Piurana. En esos días de fiesta, Ayabaca es abarrotada por miles de personas que vienen de diferentes partes del Perú y del extranjero a pedir milagros a la imagen santa del Señor de Ayabaca. Esta festividad es objeto de una gran devoción que va desde peregrinos que llevan una cruz a cuestas a otros que llegan a dicha localidad apenas con sus mochilas. Con ellos traen instrumentos musicales y sus canciones atenúan la caminata del trayecto hacia la Tierra del Cautivo. Estos grupos de peregrinos son llamados "Hermandades". Las autoridades colaboran con la fe de los peregrinos, socorriéndolos durante el trayecto.

Se sabe de personas con delitos leves purgando cárcel y que obtienen permiso para retirarse de la penitenciaría y cumplir con su promesa de "peregrinar" hacia el Divino Cautivo. Cumplida tal promesa regresan a su prisión. [cita requerida]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]